Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Thomas Mann - Doktor Faustus.pdf

Thomas Mann - Doktor Faustus.pdf

Ratings: (0)|Views: 25 |Likes:
Published by Non_Serviam_

More info:

Published by: Non_Serviam_ on Mar 15, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/02/2014

pdf

text

original

 
THOMAS MANN Doktor Faustus 
Título original: Doktor FaustusTraducción: Eugenio Xammar  © Editorial Sudamericana, S.A., 1984
 
 
I  Aseguro resueltamente que no es en modo alguno por el deseo de situarmeen primer lugar que hago preceder de algunas palabras sobre mí mismoesta crónica de la vida del difunto Adrián Leverkühn, esta primera yciertamente sumaria biografía de un hombre querido, de un músico genialque el destino levantó y hundió con implacable crueldad. Me empuja ahacerlo únicamente la suposición de que el lector —mejor diré: el futurolector, ya que por ahora no existe la más leve probabilidad de que mi originalllegue a ver la luz pública, a no ser que un milagro permita hacerlo salir denuestra Europa, fortaleza asediada, para llevar a los de afuera un soplo delos secretos de nuestra soledad—, únicamente, repito, la suposición de queel lector deseará conocer, aunque sólo fuere superficialmente, algo sobre elquién y el cómo del que esto escribe, me impulsa a apuntar, a modo deintroducción, algunos datos sobre mi persona —aun temiendo, claro está,que con ello he de suscitar en el lector la duda de si ha caído en buenasmanos, es decir, si en atención a lo que ha sido mi vida soy el hombreindicado para una tarea hacia la cual me atraen los impulsos del corazónmucho más que una afinidad cualquiera de temperamento.Vuelvo a leer las líneas que preceden y no puedo dejar de observar en ellascierta inquietud y una respiración difícil, signo evidente ambas del estado deespíritu en que me encuentro hoy, 27 de mayo de 1943, dos años despuésde la muerte de Leverkühn, quiero decir dos años después del día en que delas profundas tinieblas de su vida descendió a la más profunda noche,cuando, en Freising del Isar y en la modesta pieza que desde largos añosme sirve de cuarto de trabajo, tomo asiento con el propósito de empezar anarrar la vida de mi desdichado amigo que ahora descansa —así sea— enla paz de Dios. Signo de un estado de espíritu, digo, en el que se mezclandel modo más oprimente el deseo impetuoso de contar lo que sé y el temor a las insuficiencias de mi trabajo. Creo poder decir que soy hombre detemperamento moderado, sano, humano, inclinado a la templanza, a laarmonía, a la razón, un estudioso, un «conjurado de las legiones latinas» nodesprovisto de enlace con las bellas artes (toco la viola de amor), en suma,un hijo de las Musas, según el sentido académico de la expresión, que gustade considerarse como un descendiente de aquellos humanistas alemanesque se llamaron Reuchlin, Crotus von Dornheim, Mutianus y Eoban Hesse.Sin pretender, ni mucho menos, negar el influjo de lo demoníaco en la vidahumana, lo he considerado siempre como extraño a mi ser, lo he eliminadoinstintivamente de mi panorama universal y nunca he sentido la más ligera
 
inclinación a entrar temerariamente en contacto con las fuerzas infernales, nimucho menos la de provocarlas con jactancia o de ofrecerles mi dedomeñique cuando han llegado hasta mí sus tentaciones. En aras de esesentimiento he consentido sacrificios, tanto en el orden ideal como en el delaparente bienestar, y es así como sin vacilación, renuncié un día a miquerida profesión docente sin esperar a que fuera patente la demostraciónde su incompatibilidad con el espíritu y las exigencias de nuestra evoluciónhistórica. Desde este punto de vista estoy contento de , Pero estaresolución, o si se quiere limitación, de mi persona moral, no hace más quereforzar las dudas que abrigo sobre mi idoneidad para la tarea que trato deemprender.Apenas acababa de poner en movimiento la pluma y ya se le habíaescapado una palabra que secretamente me desumido en ciertaconfusión: la palabra «genial». Hice referencia al genio musical de mi difuntoamigo. Sin embargo, esta palabra, «genio», aun cuando extremada, eseufónica, noble y sanamente humana, y a hombres como yo, aun cuandoprivados de entrar por sí mismos en tan elevadas regiones y sin haber jamáspretendido ingresar en la gracia del
divinis influxibus ex alto
, del soplo divinovenido de las alturas, nada debiera razonablemente privarles de hablar ytratar de lo genial con un sentimiento de gozosa contemplación y respetuosaconfianza. Así parece. Y no obstante, es innegable, y nadie ha pretendidonegarlo nunca, que en esa radiante esfera la participación de lo demoníaco ycontrario a la razón es inquietante; que existe una relación, generadora deun suave horror, entre ella y el imperio infernal, y que los mismos adjetivosque he tratado de aplicarle, «noble», «humanamente sana», «armónica», noacaban de encajar perfectamente, incluso cuando —he de reconocerloaunque no sin dolor— se trata de una sublime y genuina genialidad, dada, oimpuesta, por Dios, y no de una genialidad adquirida y perecedera, de laconsunción pecaminosa y enfermiza de dones naturales, del cumplimientode un oneroso contrato de enajenación...Me interrumpe aquí un sentimiento de insuficiencia y de inseguridad artísticaque me avergüenza. No es probable que el propio Adrián, en una de sussinfonías, pongo por ejemplo, hubiese indicado semejante tema tanprematuramente; en todo caso, lo hubiese hecho en forma delicadamenteoculta, apenas perceptible, y anunciándolo desde lejos. Lo que a mí medecidió a descubrirme podrá parecerle, por otra parte, al lector, una oscura ydiscutible indicación y a mí mismo como una forma grosera de entrar enmateria sin rodeos. Para un hombre como yo es difícil, y en cierto modo casifrivolo, adoptar sobre una cuestión que estima vital y que le quema los dedosel punto de vista del artista compositor y tratarla con la natural ligereza del

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->