Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Adopción de mayor de edad por una acción de filiación

Adopción de mayor de edad por una acción de filiación

Ratings: (0)|Views: 25|Likes:
Published by Francisco Estrada

More info:

Published by: Francisco Estrada on Mar 17, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/18/2013

pdf

text

original

 
 Adopción de mayor de edad por una acciónde filiación
"... Hay dos cuestiones interesantes en este caso. Primero, el uso torcidode acciones y pruebas de filiación para constituir una filiación adoptiva.Segundo, los límites de la ley Nº 19.620, de 1999, para la adopción demayores de edad..."
Miércoles, 31 de octubre de 2012 a las 9:51
 
María Sara Rodríguez
El Cuarto Juzgado de Familia de Santiago ha acogido recientemente una demanda deimpugnación y reclamación de paternidad por posesión notoria del estado civil(artículos 208 y 200 del Código Civil). Los hechos se salen del supuesto previsto por laley para estas acciones y prueba. La demandante, mayor de edad, deduceimpugnación de paternidad en contra de su padre no matrimonial, y de reclamaciónen contra del marido de su madre. En el juicio se demuestra mediante documentos ytestigos que la demandante nació cinco años antes del matrimonio de su madre con eldemandado, y que fue reconocida voluntariamente por el padre biológico. Sinembargo, desde el matrimonio de su madre con el demandado vivió en su casa, fueconsiderada y tratada por él como hija. Fue considerada por él como hermana de losdos hijos que posteriormente tuvo el matrimonio. Socialmente usó el apellido deldemandado y fue conocida por más de 20 años como hija suya. El padre biológico fue
 
notificado legalmente pero el juicio se siguió en su rebeldía. En la audienciapreparatoria del juicio el demandado de reclamación se allanó a la demanda. Eltribunal resolvió acogiendo la demanda de impugnación y estableciendo una nuevapaternidad respecto del marido de la madre, por posesión notoria del estado civil. Apartir de ese momento en la partida de nacimiento de la actora aparece subinscrita la
sentencia, “debiendo figurar como su padre” el demandado de reclamación.
 Hay dos cuestiones interesantes en este caso. Primero, el uso torcido de acciones ypruebas de filiación para constituir una filiación adoptiva. Segundo, los límites de la leyNº 19.620, de 1999, para la adopción de mayores de edad. En primer lugar hay quereferirse al uso de acciones de filiación para obtener una paternidad adoptiva. Lasacciones de filiación tienen por finalidad la determinación de la filiación natural obiológica cuando ésta no está determinada por reconocimiento voluntario, o no sepresume por el matrimonio de la madre. El reconocimiento voluntario del padrebiológico puede ser
repudiado 
en un año desde que el hijo reconocido llega a la mayoredad y sabe del reconocimiento (artículo 191). La repudiación tiene por objeto evitarreconocimientos interesados. Es de presumir que la demandante no repudió elreconocimiento.La filiación establecida por reconocimiento todavía puede ser impugnada en juicio parademostrar que no corresponde a la verdad biológica, en el plazo de dos años desdeque el hijo reconocido alcanza la mayor edad (artículo 216). Sin embargo, laimpugnación judicial solo podría fundarse en que esa paternidad no es real obiológica, hecho que en el caso que estamos comentando es imposible demostrar porser contrario a la verdad. Todos estos antecedentes parece que conducen a lademandante a utilizar la acción conjunta de impugnación y reclamación (artículo 208),aprovechando la imprescriptibilidad de esta última acción (artículo 195, inciso 2º, delCódigo Civil), para obviar las dificultades de una sola impugnación que no dedujooportunamente.El problema es ahora determinar la paternidad respecto del demandado, el marido desu madre, que no es su padre biológico. Para esto existen las pruebas de filiación quetienden a demostrar el hecho positivo de una filiación o el hecho negativo de una falsapaternidad. En este caso, ni se piden, ni se decretan de oficio por el tribunal, pruebaspericiales de orden biológico. Se acredita el nacimiento y el reconocimiento voluntariode la demandante mediante la correspondiente partida; el matrimonio de la madre conel demandado por medio de un certificado. Sin embargo, para acreditar la paternidad
 
se utiliza únicamente la prueba de testigos que declaran sobre los elementos queconfiguran posesión notoria del estado civil: nombre, trato y fama (artículo 200). Laposesión notoria del estado civil es una de las posibles formas de probar la filiaciónnatural mediante la presunción de que la conducta del demandado con respecto aldemandante ha sido y es la de padre. Lo llamativo de este caso es que se utiliza laposesión notoria para probar una filiación que no tiene su fundamento en lageneración natural; y el tribunal no decreta de oficio las pruebas biológicas. Todas laspartes parecen estar coludidas en torno a constituir un estado filiativo formal.Por otra parte, la posesión notoria se acredita únicamente por prueba testimonial, loque contradice el artículo 198 (es insuficiente por sí sola la prueba testimonial; laspresunciones deben ser más de una, y graves, precisas y concordantes). A pesar detodas estas irregula
ridades, el tribunal considera que: “La verdad validada
socialmente, atendido el nexo de afectos y sentimientos existentes entre la
demandante y el demandado” debe preferir a la verdad biológica, por lo que
corresponde acoger la demanda para que la demanda
nte “goce de la verdad jurídicaque corresponde a su realidad social” (Considerando Décimo Tercero de la sentencia).
 Es cierto que el artículo 201 del Código Civil dispone que la posesión notoria del
estado civil, debidamente acreditada, “preferirá a las
pruebas periciales de carácter
biológico en caso de que haya contradicción entre unas y otras”. Pero en este caso no
hay pruebas de carácter biológico en el proceso. Esta contradicción es de difícilsolución. Pero puede afirmarse que la norma rige para no sacar a un niño de laprotección de un padre que lo ha cuidado y tratado como hijo en la convicción de serrealmente suyo, cuando hay contradicción entre la prueba biológica y el statu quo exante. Pero no para que predomine una filiación formal cuando es conocida la verdadbiológica.Un último asunto irregular es la calidad de la filiación adquirida por la demandante.Ella deduce impugnación contra el padre biológico y reclamación contra el padre
 “adoptivo”. Pero no reclama una filiación matrimonial por
que no demanda a la madre(artículo 204, inciso 2º del Código Civil). El resultado es la irregularidad de ser hija nomatrimonial de padre y madre casados entre sí. ¿Por qué hubo que recurrir a estaconstrucción artificiosa de acciones y pruebas? Probablemente porque la ley N° 19.620de 1999, sobre adopción de menores, no permite la adopción de personas mayores deedad. La ley N° 19.620 derogó la ley N° 7.613 de 1943. Esta ley permitía la adopciónde personas mayores de edad por convención entre el adoptante y el adoptado

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->