Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Anonimo - Historia de La Economia Argentina

Anonimo - Historia de La Economia Argentina

Ratings: (0)|Views: 8 |Likes:
Published by CarlosTeoPastoral

More info:

Published by: CarlosTeoPastoral on Mar 18, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/02/2014

pdf

text

original

 
Historia de laHistoria de laEconomía ArgentinaEconomía Argentina
 1) Analizar las principales consecuencias de la Revolución de Mayo y surepercusn económico-social a nivel nacional. Diferenciar aspectoscoyunturales y estructurales.
La marcha hacia la independencia entre 1810 y 1820 implicó un proceso dedescolonización. El área rioplatense pasó de su condición periférica a tomar un papelcentral. Fue en Buenos Aires donde este cambio se hizo más notorio por su condiciónde centro revolucionario y cabeza del nuevo poder.
ASPECTOS SOCIALES
Hacia 1810 Buenos Aires constituía, con excepcn del Alto Pe, el cleo dehabitantes más importante del Virreinato. Su población excedía las 40 mil personas delos que los blancos representaban un 70%, los negros el 25%, los mestizos el 3% ylos indios el 2%. Hacia el norte el numero de mestizos crecía en detrimento de losblancos puros. También hacia el interior disminuía el número de extranjeros. En elnoroeste argentino y el Alto Perú abundaban los indios como también en las zonas nocolonizadas del sur.La nota característica de la sociedad del período revolucionario es la inexistencia deuna aristocracia propiamente dicha. La nobleza no era representativa como clase ysolo contaba con individuos aislados.La cúspide social pertenecía a la burguesía. Predominantemente territorial en elinterior y mercantil en los puertos, estaba dividida en dos estratos distintos: la clasealta y la clase media. Entre ellas no había diferencias étnicas y solo se distinguían porel mayor o menor grado de poder económico o social.La clase alta estaba integrada por comerciantes, estancieros ricos, profesionales eintelectuales y los militares de graduación superior. También la integraban altosfuncionarios eclesiásticos y sacerdotes cultos que ejercían cargos docentesimportantes y que tuvieran actuación política.Según señala Zorraquín Becú hacia 1810 nadie se titulaba hacendado, circunstanciaque evidenciaba que los estancieros no tenían influencias decisivas en la vida urbanade entonces. Esta situacn se irá transformando muy lentamente en los ossiguientes.
 
La clase media estaba integrada por pequeños comerciantes, industriales, pequeñosestancieros, militares de menor graduación, maestros y resto del clero. Laparticipación de esta clase en la cosa pública aumento durante el decenio.Vicente F. López distingue la clase baja clase baja en dos grupos. Uno constituido portrabajadores independientes, artesanos libres y propietarios pobres de los suburbios alos que designa plebe. El otro al que denomina gente baja estaba formado portrabajadores serviles libres, menesterosos, vagos, y demás desheredados sociales.La escala social terminaba en los esclavos (negros y mulatos), de los que poco a pocoy como consecuencia de la guerra de la independencia se desprendieron los libertos,que haan ganado su nueva condicn por el servicio militar a la causa de larevolución.La clase baja, esclavos y libertos no tenían intervención activa en la sociedad. La plebelogró un grado progresivo de participación a través de la formación de los cuerpos decívicos, quienes influyeron en el posterior desarrollo político.Las cabezas de la sociedad rural eran: estancieros, funcionarios civiles y militares.Tambn eran de importancia ciertos comerciantes proveedores de vituallasnecesarias. El pulpero o bolichero rural no era un elemento bien afamado.El campesinado se dividía en dos sectores. Uno lo forman los paisanos, ya fueranpropietarios pequeños o peones de establecimientos mayores. El otro lo constituye elgaucho, elemento casi nómade, sin trabajo permanente, indisciplinado y pendenciero.En el campo el indio tenía una presencia indiscutida, era considerado como elementomarginal a la sociedad.La conmoción revolucionaria alteró esquemas sociales y creó nuevas tensiones. Deuna sociedad jerarquizada se quiso pasar a otras basadas en el mérito personal ydonde igualitarismo e individualismo fueran notas fundamentales.Luego de la revolución la situación del extranjero se hace marcadamente favorable. Selo mira como un elemento de progreso, a veces incluso como un aliado en la guerracontra los españoles europeos. Extranjeros han dejado testimonios del trato amistosoque se les prodigaba en Buenos Aires. Tal vez fue consecuencia de esto que ellos noformaran grupos cerrados y apartados de la sociedad. Los grupos mas numerososeran ingleses, franceses y portugueses.A la inversa de lo anterior existía una fobia hacia los españoles europeos, que seacrecentó con el desarrollo de la guerra de la independencia. La vida llegó a ser muydura para ellos, salvo que la urbanidad de la clase alta les pusiera parcialmente acubierto de persecuciones. Hasta se les prohibió casamientos con hijas del país paraque no influyeran con sus ideas sobre ellas. Se exceptuaba de esto a aquellospeninsulares conocidos por sus ideas liberales y su adhesión al régimen. Para los otrossolo hubo un descanso parcial entre 1814 y 1815 en que la acción oficial se mostróclemente hacia ellos, como parte de su iniciada política de transacción.Cierto desafecto se insinuaba entre pobladores urbanos y rurales como consecuenciade la diferencia de bitos y cultura, pero estas diferencias tardarían n enmanifestarse claramente.Todas esas oposiciones fueron menos notorias en el interior, con excepción de laresistencia al porteño, hombre ideológicamente distinto, socialmente diferente y quepretendía heredar para su ciudad el papel de metrópoli que había detentado contítulos mas legítimos la lejana España.
Página 2 de 22
 
Existe una visión de un viajero inglés en 1817 que evidenciaba la escasez de varones jóvenes en la capital, como consecuencia de haberse convertido a la carrera de lasarmas. La visión es extensible a todo el país.
ASPECTOS ECONÓMICOS
La revolución no produjo una modificación drástica de la estructura económica niexpuso tampoco un programa definido. Pero si trajo, cambios importantes tanto en ladetentación del poder económico como en el juego de los intereses y puso de relievede una manera antes no entrevista los defectos de la estructura económica del ex-Virreinato.En efecto, si la relación de dependencia con España había permitido hasta entoncessuplir ciertas deficiencias y compensar otras en beneficio del semimonopolioimperante, cuando el nuevo Estado revolucionario se vio librado a sus propias fuerzasy pretendió alcanzar el status de una "nueva y gloriosa nación", se hicieron patenteslas limitaciones que imponían la organización subsistente y las dificultades paramodificarlas.El poder económico seguía residiendo en los comerciantes mayoristas, pero con unainteresante modificación. Al establecerse un sistema de libre comercio con todas lasnaciones y ante la situación caótica en la que se encontraba España, los grandescomerciantes, agentes importadores de Cádiz pasaron a ser importadores de laprincipales casa de comercio inglesas. Al mismo tiempo muchos comerciantes inglesesse instalaron en Buenos Aires, solos o asociados con comerciantes criollos. En 1811 secrea una Cámara de Comercio británica, único organismo en que se manifestó elparticularismo británico. Así la clase comercial dominante se amplio en su integración,y criollos, españoles peninsulares y extranjeros se enriquecieron con el nuevo régimende libre comercio. Con el cambio los españoles europeos perdieron, no solo por el finde su situación de privilegio, sino también por las trabas que les impuso el gobiernopor razones políticas e ideológicas.Nuevos elementos entran a competir en la detentación del poder económico: lospropietarios de los saladeros y sus proveedores, los grandes ganaderos. Esto va acrecer y se va a poner de manifiesto en uno de los grandes debates económicos de laépoca, el Abasto de la ciudad que condujo al cierre momentáneo de aquellosestablecimientos.La demanda creciente de carne salada llevo al perfeccionamiento de la industriasaladeril aprovechando carne, cuero, cebo y astas. Se establecieron en zonas cercanasa la ciudad de Buenos Aires pagando precios mayores que los simples matarifesdedicados al Abasto urbano. Los ganaderos se preocuparon por la marcación de lahacienda y de proveer ganado homogéneo periódicamente. Algunos se asociaron a laexplotación saladeril y por primera vez en nuestra historia aparece el propietario ruralenriquecido con la producción de sus campos. De esta manera al final de la década,saladeristas y ganaderos participan del poder económico en forma conjunta, aunqueminoritaria, con los comerciantes.Este hecho tuvo honda trascendencia en el futuro. Los saladeros iban a conducir almejoramiento de la calidad de los vacunos. Al adquirir poder económico el granpropietario rural llego al poder político, lo que se puso de manifiesto con la elección deMartín Rodríguez para gobernador de la provincia en 1822.
Problemas de estructura
Página 3 de 22

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->