Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Sí lloren por mí Argentina

Sí lloren por mí Argentina

Ratings: (0)|Views: 15|Likes:
Published by Suryasukra
Presenta el mal estado de la mala administración, la norma de las prácticas devocianles en los templos de ISKCON en Argentina
Presenta el mal estado de la mala administración, la norma de las prácticas devocianles en los templos de ISKCON en Argentina

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Suryasukra on Mar 18, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2013

pdf

text

original

 
 Una actitud crítica hacia el Movimiento Hare Krishna
por Radha Krishna dasReconozco que en El Tambor Rugiente no hemos hecho suficientemención sobre ciertas cosas que están sucediendo en algunos sitios deLatinoamérica. Un caso específico es el de Argentina. No sé la razón detal omisión. Quizá sea porque nunca he visitado el país (se aceptaninvitaciones), o porque a los devotos argentinos que conozco me los heencontrado en el extranjero y no hago la conexión persona-país, oporque sus líderes a partir de los 1980s nunca fueron santos e midevoción, como Harikesa (por loquito), o Bhakti-bhusana (portaimadito). Sin embargo, siento un gran respeto por el yatra argentino.A finales de 1972 pasó por México Hanuman, entonces Swami, rumbo aArgentina para abrir el templo allá. Se llevó de aquí a PrakasanandaPrabhu como ayudante en la misión. Yo había hecho sankirtan con Prakadesde el día siguiente que ingresé al templo, así que las noticias quevinieron de allá posteriormente siempre me interesaban.En 1973 yo trabajaba aquí en la producción de los libros del Movimiento.Había que traducirlos, diseñarlos, imprimirlos y distribuirlos. Misupervisor era el presidente del templo, Haihaya das, por cierto deorigen argentino. Una de nuestras responsabilidades era enviar libros atodos los templos de habla hispana, que eran Caracas, Buenos Aires ySan Juan Puerto Rico. Y allí estaba yo, comprando cajas, llenándolas delibros, y llevándolas a la agencia aduanal para su exportación, algunasde la cuales iban para Argentina.Mi siguiente experiencia argentina fue cuando llegó una oleada dedevotos de allá a México con motivo de la visita de Srila Prabhupada en1975. Se les puede ver a todos en las fotos oficiales de Iskcon de esavisita.En 1976 las cosas no se veían bien en el horizonte argentino. Llegó ladictadura militar y el movimiento recibió ciertos ataques que loobligaron a entrar en la clandestinidad. Continuaba habiendo devotos,pero los programas no eran públicos y ellos se reunían sigilosamentepara no provocar a las autoridades.
 
 Yo era el presidente el templo en México y en una ocasión vino unreportero a entrevistarme. En algún punto me preguntó qué opinaba deque los Hare Krishna hubieran sido prohibidos en Argentina. Esto losabíamos todos porque hubo notas periodísticas que hablaban de gruposreligiosos prohibidos allá, como los Testigos e Jehova, los Mormones, ylos Hare Krishna.Yo le respondí que la prohibición no tenía nada que ver con la naturalezade los Hare Krishnas ni de los otros grupos, sino con la naturalezaintolerante y totalitaria de la junta militar que se había adueñado delpoder en Argentina. Le sugerí que esperara y viera cómo se iban adesarrollar las cosas allá. En efecto, el poder militar resultó serincompetente y abusivo, y años después finalmente tuvo un colapso,regresando Argentina a la democracia y una vida más normal.Sin embargo, lo anterior no evitó que surgiera la diáspora argentina deIskcon. Los devotos estaban allí, pero poco podían hacer paradesarrollar su yatra. Así que en 1977 surgió un plan, aprobado por SrilaPrabhupada, para utilizar miles de dólares, creo que del BBTnorteamericano, para reubicar a muchos devotos argentinos en otrospaíses, en particular en India.Yo en aquel momento vivía en Bogotá, y por allí pasaron algunos deellos, que me dieron una excelente impresión. Recuerdo a KaivalyaSvarupa, Sadhya Srestha, Gunesvara, etc. También paso por allí Kesava(ahora Swami) rumbo a México. Y cuando luego me fui a vivir a LosAngeles y viajé más, tuve forma de conocer a muchos de ellos que sehabían quedado a vivir en distintos países.Argentina retomó el crecimiento en los 1980s. Escuché que había fincas,templos nuevos, marcas internacionales de sankirtan, etc. Luego lascosas parecían estables allá y al mismo tiempo yo regresé a México avivir, lo que disminuyó la cantidad de información que podía tener alrespecto.A finales de los 1990s pasó por aquí una devota polaca discípula deHarikesa, que iba rumbo a Iskcon Venezuela para vivir allá con su nuevoesposo. Pero ya aquí estaba hecha un guiñapo, pues la reciente caída deHarikesa
quien se había proclamado junto con su terapeuta personalMónika como La Pareja Divina
la había destrozado anímicamente. Enese momento me puse a pensar sobre lo que pasaría en Argentina, puessiempre que grandes gurus se habían caído, y esto es algo que habíaocurrido frecuentemente, los yatras bajo su yugo habían quedado

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->