Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
16Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El saltamontes verde

El saltamontes verde

Ratings:

4.0

(1)
|Views: 11,087|Likes:
Published by Vicen
Lectura castellana.- Primer capitulo del libro.- Actividades sobre la lectura.-
Lectura castellana.- Primer capitulo del libro.- Actividades sobre la lectura.-

More info:

Published by: Vicen on Mar 10, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/18/2013

pdf

text

original

 
 Autora :
Ana María MatuteDibujos: Cesca JaumeEditorial: Circulo de LectoresPáginas: 66Recomendado: Todas las edadesCapítulos: Cinco
 
RESUMEN
Esta es la historia de Yungo, un huérfano a quien alguien le robóla voz al tercer día de nacer. Los otros chicos no querían jugar con él. Por eso Yungo empezó a soñar con un país inventado por él, El Hermoso País”Un día conoció a un pequeño saltamontes verde, y juntosemprendieron un misterioso viaje en busca de su voz...
 
CAPITULO I 
Una vez existió un muchacho llamado Yungo. Vivía en una granjagrande, cercana a los bosques. La granja estaba llena demuchachos de todas las edades, los unos hijos de los granjeros,los otros de los criados.Yungo era un huérfano adoptado por la granjera. Lo recogiósiendo muy pequeño, pues sus padres se ahogaron en el ríocuando empezaba el deshielo, y la corriente se desbordó.La granjera estaba siempre muy atareada, con la cabeza llenade cuentas y cálculos- era una mujer muy ambiciosa-, que nopodía acordarse en qué año ni día nació Yungo.A primera vista Yungo parecía un niño como los demás, perolos muchachos dejaban pronto de jugar con él, y las gentes nosolían hablarle ni pedirle nunca nada. Y es que Yungo no teníavoz, (...)Más, aunque Yungo hubiera perdido su voz, lo oía y comprendíatodo. No era mudo como el muchacho que acompañaba al mendigopidiendo limosna por los pueblos. Yungo sabía que alguien le robóla voz, que en algún lugar estaría, quizá aguardándole. Y muchasveces soñaba con ello.Al principio Yungo era un muchacho más bien alegre, perocomo siempre le dejaban solo, acabó volviéndose abstraído y unpoco huraño. A veces en sus trajines, la granjera pasaba por sulado y le veía sentado en un rincón, o apoyado en la pared delsol, pensativo, con las manos en los bolsillos. Entonces la granjerale decía:-¿Qué haces ahí, tan solo? ¡Anda a jugar, chico, que muypronto te obligarán a trabajar!Yungo se alejaba y procuraba esconderse en algún lugarapacible. Entre las varas del huerto, o allí, en el bosque, dondenadie fuera a decirle cosas estúpidas o malvadas. 

Activity (16)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Mercedes Charles liked this
tousjose liked this
Lab Cultural liked this
carmencerezo liked this
M_Arriazu liked this
abrahamkric liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->