Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Dimension Economica Del Tercer Sector en America Latina

La Dimension Economica Del Tercer Sector en America Latina

Ratings: (0)|Views: 4|Likes:

More info:

Published by: Maria Rosa Ledesma Mattes on Mar 28, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/13/2014

pdf

text

original

 
 
LA DIMENSION ECONOMICA DEL TERCER SECTOR EN AMERICA LATINA.
Luis Razeto M.
1. Contribución a la crítica y al rescate de la expresn"tercer sector".
El propósito de este trabajo es hacer un aporte a lareflexión sobre el "tercer sector", con particular referencia asu dimensn ecomica, y tanto desde un punto de vistaconceptual como en la pespectiva de su constitución ydesarrollo real en América Latina. Para ello sonimprescindibles algunas precisiones conceptuales previas sobrelo que puede entenderse en general como "tercer sector", unaexpresión no carente de ambiguedad, compuesta de dos palabrasdiscutibles, y en todo caso necesitada de elaboración teórica.Es discutible hablar de un
"tercer"
sector, como si fuerael último, el menos importante, el s pequo, cuando larealidad que se quiere identificar con esta expresn esconstituida por formas de organización social y económicahistóricamente anteriores y axiológicamente superiores a lasformas empresariales y estatales que serían constitutivas delprimero y el segundo sector; ades, dependiendo de ladefinición del concepto tal vez el "tercer" sector sea el másgrande en cuanto a la cantidad de personas participantes, y enuna perspectiva de tiempos históricos largos pueda reconocerseen él uno de los fenómenos organizativos más importantes parael desarrollo humano y social. Calificarlo de "tercero", noobstante sea éste un término aparentemente neutro en razón desu naturaleza numérica, es una operación puramente ideológicaporque establece un ordenamiento de la realidad sin explicitarlos criterios con que se hace. Ello queda aún más patente en elhecho que algunos consideren como "primero" al sectorempresarial o al mercado y otros al sector público o al Estado.Hablar de "tercer" sector tiene, además, resonancias quepodrían asociarlo a la "tercera vía" como concepción políticaque postula una suerte de proyecto intermedio entre elcapitalismo y el socialismo, una asociación de ideas que nohace sino aumentar la confusión que genera una expresión de porsí ambigua e imprecisa.Por otro lado, resulta discutible hablar de un tercer
"sector"
, porque la idea de sector alude a una realidad,femeno o proceso que se encuentra separado de otros yrespecto de los cuales mantiene una dinámica independiente. Elproblema reside en que aquello que más o menos intuitivamentesuele llamarse "tercer sector" incluye empresas y entidadespolíticas, y de hecho es parte integrante tanto del mercado
 
como del Estado. En efecto, el espacio del mercado y del Estadoen cuanto instancias articuladoras de la vida social a niveleconómico y a nivel político, no es otro que la sociedad mismaen toda su extensión. Del mismo modo puede decirse que tambiénel "tercer sector" se extiende por toda la sociedad, en cuantoen alguna medida todas las personas forman parte de la
sociedad civil
, porque todo individuo es integrante de familias,comunidades y organizaciones intermedias, todas las personastienen necesidades de participacn y convivialidad quesatisfacer, y en su actuar ponen de manifiesto cierta ética yalgunos valores de cooperación y solidaridad. La distinciónentre Estado, mercado y sociedad civil es una distinciónsolamente analítica, y sus referentes empíricos no constituyenlo que parece quererse identificar al hablar de "tressectores".Ahora bien, estando conscientes de su imprecisn yambiguedad debemos reconocer que la expresión "tercer sector"ha tenido cierto éxito y está en curso de afirmación cultural ysocial. Este relativo éxito no es independiente del carácterideológico de la expresión; al contrario, parece ser este mismocarácter ideológico el que sustenta su difusión y aceptación,especialmente en un contexto en que faltan y muchos resientenla ausencia de alternativas de cambio y de proyectos socialesnuevos. Nada de extraño hay en ello, si consideramos que suelenser más bien los conceptos rigurosamente científicos los queencuentran mayores dificultades para afirmarse socialmente.Por otro lado, el hecho de que el carácter ideológico dela expresión "tercer sector" se encuentre oculta en su aparenteneutralidad matemática y en la ausencia de cualquier explícitaafirmación de valores y contenidos fuertes que comprometan, lohace especialmente aceptable en un ambiente cultural y políticoen que las grandes propuestas revolucionarias y totalizanteshan cdo en el descdito, y en que por ello tienden apredominar las definiciones
light
, que no establecen deslindesnítidos entre lo que está dentro y lo que se queda fuera, entrelo que la expresión incluye y lo que excluye. Por lo demás, elmismo hecho de autodefinirse "tercero" y "sector", junto a dara quienes lo buscan un cierto aunque indefinido y midosentido de identidad, alternativa y novedad, es muy aceptablepara quienes se ponen fuera de él, no lo comparten oabiertamente lo obstaculizan. En efecto, lo que es "tercero"por autodefinición no parece constituir una amenaza seria, y loque es desde un principio "sector" no parece tener capacidad nifuerza para incidir sobre el todo, y ni siquiera sobre locentral o más importante.Hecha esta crítica dura, ¿tiene sentido continuar hablandodel "tercer sector", y sobre todo, tiene sentido convocar a
 
muchas personas y organizaciones a identificarse con él y adiscutir sobre lo que sea o pueda o no llegar a ser en elfuturo? ¿No sería más apropiado sugerir que lisa y llanamenteabandonemos la expresión y busquemos otra mejor que lasustituya? Aunque parezca descortés en esta sede, la preguntaes legítima y seguramente muchos de los presentes se la hanplanteado. Pero la respuesta puede ser muy distinta a la quepareciera desprenderse de la crítica efectuada. En efecto, unareflexión más profunda sobre el tema puede llevarnos en una muydistinta dirección, y concretamente a valorar decididamente loque parece invalidado por la crítica, y a rescatar lo queparece hundirse.Una razón que puede ser algo mezquina pero no por ellocarecer de validez, es utilizar la expresión "tercer sector"precisamente porque es fácilmente acogida en el contexto de laactual cultura que torna escasamente convocante lasdefiniciones ideológicas más fuertes y más decididasvaricamente. Pero aceptar sin s este motivo pragticopresenta el problema de que su validez depende de que laexpresn "tercer sector" continúe en su actual estado deindefinición. Además, mediante una convocatoria en torno acontenidos tan débilmente definidos no parece poderse articularalguna realidad social que pueda aspirar a una mayorsignificación histórica y política.El hecho es que la expresn "tercer sector" requierealgún grado de precisión conceptual y contenidos específicosque le otorguen una más clara identidad y mayor fuerzaproyectual. Esto no puede obviarse si se espera que laexpresión tenga un sentido unívoco que permita incorporarla aun discurso o texto racional, y sobre todo si se quiere quesuscite algún sentido de identidad y pertenencia por parte deactores, sujetos y organizaciones sociales.Ahora bien, como la expresión "tercer sector" en sí mismano dice casi nada, es preciso atribuirle un contenido, lo cualconstituye una operacn exquisitamente ideogica. Talatribución de contenido, en efecto, no puede ser sino efecto deuna voluntad potica, resultado de un acto o proceso deafirmacn de una identidad compartida, que lo puedenrealizar quienes por algún motivo u otro se sienten convocadosa participar en esta búsqueda y a integrarse a la configuraciónsocial en formación que adopta ese nombre.Cabe señalar la extraordinaria importancia que tiene esteproceso de atribución de contenidos que conduce a la definiciónde la identidad del "tercer sector". En efecto, de ellodependen: a) qué actores y sujetos sociales puedan ser ysentirse parte de él; b) cuál sea la naturaleza de su accionar,

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->