Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Crescenzo Luciano FilosofiaGriega Vol 1

Crescenzo Luciano FilosofiaGriega Vol 1

Ratings: (0)|Views: 2,050|Likes:
Published by Marga

More info:

Published by: Marga on Apr 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2015

pdf

text

original

 
LUCIANO DE CRESCENZO
 Historia de la filosofía griega
(Los presocráticos)
Estas cosas escribo, como a me parecen ciertas, porque los cuentos de losgriegos son, a mi parecer, muchos yrisibles.H
ECATEO
fr. 1 J
ACOBY
1
 
PRÓLOGO
Querido Salvador:
*
Tú eres un filósofo y no lo sabes. Eres un filósofo porque tienes una forma completamente personal de afrontar los problemas de la vida. Sentado esto, creo que puede serte útil conocer laHistoria de la Filosofía Griega y, por esta razón, he decidido escribir una para tu uso y consumo.Mi esfuerzo será el de narrar con palabras sencillas el pensamiento y la vida de los primerosfilósofos.¿Por qué los griegos? Empecemos diciendo, querido Salvador, que tú no eres italiano, sinogriego. Sí, señor, repito griego, y me atrevería a añadir «ateniense». Grecia, si la entendemoscomo un modo de transcurrir la vida, es un enorme país mediterráneo hecho de sol y deconversación que, en lo que se refiere a nuestra península, se extiende más o menos hasta laribera del Volturno (véase fig. 1). Más allá de este límite geográfico y de comportamiento, vivenlos romanos, los etruscos y los centroeuropeos, gentes que son algo distintas de nosotros y conlas que no siempre es posible entablar un diálogo. Para comprender mejor la esencia de estadiversidad te invito a reflexionar sobre un verbo existente en la lengua griega que, no teniendoequivalentes en ninguna otra, es de hecho intraducible, a menos que se recurra a oracionescomplejas. Este verbo es
«agorazein».«Agorazein»
quiere decir «ir a la plaza para ver qué se dice» y, por lo tanto, hablar, comprar,vender y verse con los amigos; pero también significa salir de casa sin una idea precisa,holgazanear al sol a la espera de que llegue la hora de la comida; en otras palabras,
«intalliarsi»,
como se dice entre nosotros, es decir, rezagarse hasta formar parte integrante de unmagma humano hecho de gestos, miradas y ruidos.
«Agorazonta»,
en particular, es el participiode este verbo y describe la forma de caminar de aquel que practica el
«agorazein»:
el avanzalento, con las manos detrás de la espalda y siguiendo un recorrido casi nunca rectilíneo. Elextranjero que por razones de trabajo o de turismo se encontrase de paso por un pueblo griego,ya fuese Corinto o Pozzuoli, se quedaría muy asombrado al ver un grupo tan nutrido deciudadanos caminando arriba y abajo por la calle, deteniéndose cada tres pasos, discutiendo envoz alta y volviendo a andar para volverse a parar de nuevo. Esto le llevaría a creer que habíallegado en un día especial de fiesta, cuando, en realidad, estaría asistiendo a una escena normalde
«agorazein».
Pues bien, la filosofía griega debe mucho a esta costumbre peripatética de losmeridionales.«Querido Fedro», dice Sócrates, «¿a dónde vas y de dónde vienes?».«Estaba con Lisias, el hijo de Céfalo, oh Sócrates», responde Fedro, «y ahora me voy de paseo fuera de la muralla. Así, por consejo de nuestro común amigo Acumeno, me doy unavuelta al aire libre porque, dice, fortalece más que pasear bajo los pórticos».Así empieza uno de los más bellos diálogos de Platón:
 Fedro.
La verdad es que estosatenienses no hacían nada productivo: paseaban, conversaban, se preguntaban qué era el Bien yel Mal, pero en cuanto a trabajar, a construir algo práctico que se pudiera vender o usar, nisiquiera hablaban de ello. Por otro lado, no olvidemos que en aquella época Atenas tenía 20.000habitantes y la friolera de 200.000 individuos de serie B, entre esclavos y metecos.
1
Había, por lo tanto, quien pensaba en trabajar y llevar adelante el «negocio». En compensación, ellos, losatenienses, no contagiados todavía por el virus del consumo, se contentaban con poco y se podían dedicar a los placeres del espíritu y de la conversación.Pero volvamos a la filosofía y al porqué de este esfuerzo mío.La filosofía es una práctica indispensable del vivir humano, útil para afrontar los pequeños problemas de cada día y cuyo estudio, desgraciadamente, no ha sido declarado obligatorio comoel servicio militar. Si de mí dependiera, la incluiría en los programas de los últimos cursos de laeducación general básica; en cambio me temo que, siendo considerada una asignatura superada
* Salvador es el «vice-sustituto-portero» de Vía Petrarca, 58, Nápoles donde reside el profesor GennaroBellavista (cfr.
 Así habló Bellavista).
1 Metecos: forasteros que residían de forma estable en Atenas.2
 
en el tiempo, se quiere sustituirla por las hoy más de moda «ciencias humanas y sociales». Es un poco como si se quisiera abolir el estudio de la aritmética dado que los charcuteros hacen lascuentas con una computadora.¿Pero qué es esto de la filosofía? Bien, así de repente, no es tan fácil dar una definición deella. El hombre ha alcanzado las más altas cimas de civilización a través de dos disciplinasfundamentales: la ciencia y la religión. Ahora bien, mientras que la ciencia, recurriendo a larazón, estudia los fenómenos de la naturaleza, la religión, satisfaciendo una necesidad íntima delalma humana, busca algo absoluto, algo que supere la capacidad de conocer a través de lossentidos y del intelecto. Pues bien, la filosofía es una cosa que está a medio camino entre laciencia y la religión, más cerca de una o de otra según se trate de los filósofos llamadosracionalistas o de los que se inclinan más hacia una visión mística de las cosas. Para BertrandRussell, filósofo inglés de escuela racionalista, la filosofía es una especie de Tierra de Nadieentre la Ciencia y la Teología, y expuesta a los ataques de ambas.Tú, Salvador queridísimo, no habiendo cursado el bachillerato, no sabes nada de filosofía.Pero no te aflijas, no eres el único. La verdad es que de filosofía nadie sabe nada. En Italia, por  poner un ejemplo, de cincuenta y seis millones de habitantes, apenas ciento cincuenta milconseguirían decir cuatro cosas sobre las diferencias sustanciales entre el pensamiento de Platóny el de Aristóteles (en la práctica, los profesores de filosofía y los estudiantes que en esemomento estén
 
de exámenes). La mayor parte de los demás, con un pasado de estudios clásicos,se limitaría a hablar de amor platónico y te diría que se trata de ese tipo de relación sentimentalentre un hombre y una mujer en la que, desgraciadamente, no se acuestan juntos, mientras quesobre ese asunto el bueno de Platón tenía unas ideas mucho más amplias y desenvueltas.Si la filosofía constituye una especie de «agujero negro» en la preparación cultural media delos italianos, tendrá que haber alguien a quien echarle la culpa; a mi parecer, el mayor inculpadono es tanto la materia, de por sí dura e incomprensible, como los especialistas del sector que,voluntariamente y de común acuerdo, han decidido que no se conozca demasiado por estos pagos. Obviamente, no me he leído todas las historias de la filosofía editadas en Italia; de todasformas, entre las que he tenido en mis manos, a excepción de la
 Historia de la FilosofíaOccidental 
de Bertrand Russell, he tenido siempre serias dificultades para descifrar la prosaespecializada de los profesores. A veces tengo la sospecha de que los autores escriben más parasus colegas que para los estudiantes de filosofía.Esto del lenguaje técnico es una antigua jactancia que invade todas las ramas del saber (iba adecir «de lo escible», después me he acordado de que tú no tienes ni idea de qué es «lo escible»,y he preferido utilizar un vocablo más corriente). En efecto, desde que el mundo es mundo,siempre ha habido alguien que ha pronunciado su «abracadabra» para impresionar a los noiniciados. Se empezó con los sacerdotes egipcios de hace 5.000 años y se continuó con todas lasclases de directores de hospital que, cuando son entrevistados en TV, nunca dicen «fiebre», sinoque prefieren utilizar un más sofisticado «temperatura corporal».El lenguaje especializado compensa, da importancia y aumenta el poder de quien lo usa. Hoyno existe grupo, asociación o cofradía que no tenga su lenguaje técnico. Esta mala costumbre notiene límites. En los aeropuertos, por ejemplo, si hay que anunciar un retraso en las salidas
 ,
lafrase ritual es ésta: «A causa del retrasó en la llegada de la aeronave, el vuelo AZ 642, etc., etc.»Ahora bien, yo querría saber de ese
 
funcionario que fue el primero en acuñar la frase, si él, en sucasa, cuando tiene que ir de viaje suele utilizar el mismo lenguaje con su mujer. «Cati, mañana por la mañana tengo que ir a Milán, cogeré la aeronave de las nueve cincuenta y cinco.» No,señor, él con su mujer utilizará el término «avión», reservando para nosotros, pobres usuarios, la palabra «aeronave», y esto porque sabe que frente a un vocablo inusual como «aeronave» elviajero común cae en un estado de profunda cohibición y ya no tiene valor para protestar por elretraso; casi como si alguien le dijera: «¡Pero para qué te quieres enterar tú de los retrasos, pedazo de ignorante! ¿Te das cuenta de que ni siquiera sabes cómo está hecha una aeronave?¡Cállate y da gracias a Dios de que te dirijamos la palabra!»Otros ejemplos: cuando hubo cólera en Nápoles, se echó la culpa a los mejillones; sinembargo, por la televisión llamaron a los mejillones «mitílidos» y entonces ocurrió que todoslos napolitanos, que no sabían lo que eran los mitílidos, continuaron impertérritos comiendomejillones. Otra vez, estaba yo en casa de mi sastre, Saverio Guardascione, viendo en el
3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->