Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Educación Pública en Chile

Educación Pública en Chile

Ratings:

5.0

(2)
|Views: 8,934 |Likes:
Published by Kheiron
La Realidad de la Educación Pública en Chile. Los Avances de la
Reforma Educacional. Perspectiva Integral de la Educación. 2003
La Realidad de la Educación Pública en Chile. Los Avances de la
Reforma Educacional. Perspectiva Integral de la Educación. 2003

More info:

Published by: Kheiron on Mar 17, 2007
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/21/2013

pdf

text

original

 
 
1
 “La Realidad de la Educación Pública en Chile. Los Avances de laReforma Educacional. Perspectiva Integral de la Educación”.
Ponencia en el Seminario “Educación y Trabajo Social”, organizado por la Escuelade Trabajo Social de la Universidad Academía de Humanismo Cristiano. 12 deNoviembre del 2003.
Eusebio Nájera MartinezNoviembre 2003En primer lugar, quiero dar mis agradecimientos a las organizadoras por lainvitación. Mi experiencia como docente de una escuela de trabajo social ymi reflexión de la educación desde la pedagogía social desde hace yavarios años, me motivan a participar de este espacio.En segundo lugar, deseo resaltar la importancia de estar reflexionandosobre educación desde escenarios propios al trabajo social.Es muy innovador tanto para los trabajadores sociales como para loseducadores construir puentes interdisciplinarios, abrir cauces académicostransversales, avanzar en visiones más integrales de la realidad. Losservicios sociales, la acción socioeducativa, las intervenciones sociales,todas ellas, tienen aportes que realizar al mundo docente y a laescolarización del siglo XXI.Además resulta estimulante plantearse si este esfuerzo no debaextenderse hacia otras áreas disciplinarias, de tal modo de dar cuerpo auna expresión más compleja de los problemas educativos. Dialogar desdeángulos, líneas, escuelas y posiciones aún contradictorias entre sí.Por último, acercar este encuentro a las escuelas y liceos, dando pie a unaproducción de conocimientos entrelazados en redes que retroalimenten laconstrucción de prácticas docentes significativas para estos tiempos.Estos tiempos nos invitan a “enredarnos” y crear prácticas colaborativas.Una exigencia que deviene tanto de los desafíos de competitivadeconómica como de las necesidades de fortalecer una convivencia socialfuerte.Quisiera resaltar previamente un alcance al título de mi exposición. Enrealidad, el tema que desarrollaré se refiere fundamentalmente a abordarla realidad de la educación pública en nuestro país desde una perspectivapedagógica integral de la educación. Considero que otros expositores de
 
 
2
este seminario pueden exponer con mayor propiedad respecto a losavances de la reforma educacional en marcha.Asimismo, Uds. tendrán en la tarde exposiciones acuciosas respecto a lasrealidades juveniles involucradas en el tema del seminario por lo que heoptado por no desarrollar este punto.Bueno, permítanme iniciar mi exposición, compartiendo con Uds. unfragmento de una carta escrita en estos meses, por la hasta hace pocoMinistra de Educación y Culturas de Ecuador, Rosa María Torres, destacadaeducadora e investigadora latinoamericana. No me anima otra intenciónque la de motivar la atención de Uds. hacia nuestro problema de reflexión:la realidad educativa pública y su capacidad de aminorar desigualdades.
 “¿Que pasaría si quienes deciden las políticas educativas tuvieran a sus hijosen planteles públicos?”,
titula esa misiva.Dice Rosa Maria Torres:
 “Entre broma y broma, no obstante, es precisotomarse el asunto en serio. Otro sería en efecto el estado y el destino de laenseñanza pública si los altos mandos del poder, los decisores de políticas yde medidas educativas, tuvieran a sus hijos e hijas en planteles públicos.Otra serían las energías financieras y sociales invertidas en evitar los parosdel magisterio, o bien en resolverlos de inmediato, aplicando no solo el rigorde la ley sino el de la coherencia entre el discurso y la práctica.” 
Agrega más adelante:
 “El día que presidentes, vicepresidentes, ministros,directores, subdirectores, asesores, jefes, dirigentes gremiales y autoridadesde todo tipo tengan a sus hijos y nietos en planteles públicos, empezará amodificarse en serio el panorama de la enseñanza pública. Entonces vendrála urgencia, afluirá el dinero, sé encontrarán los expertos, se afinarán losestudios, se apurarán las gestiones, se ejecutarán las decisiones. ¿Seríamucho pedir que el gabinete, los dirigentes gremiales del magisterio, losdefensores de los derechos de la infancia, los promotores de una educaciónbásica de calidad para todos, empezaran dando el ejemplo?”.
 Irónicamente, la autora a través de su reflexión, nos invita a involucrarnosen el tema desde nuestra experiencia y condición humana.Lo público no se diseña desde espacios privados seguros y resguardadosde las inequidades o de la peor calidad de los servicios.Lo público es nuestro propio espacio como ciudadanos, donde todos nosinsertarmos y responsabilizarnos de hacer de él un espacio mucho mejor alque tenemos hoy.
 
 
3
No sólo se lo debemos a los miles de jóvenes que colocan sus esperanzasde futuro a través del sistema público de enseñanza o de aquellos que lahan perdido y estamos tratando con grandes esfuerzos de que la recobren.También estamos nosotros que queremos compartir con ellos sindiferencias ni discriminaciones el mismo territorio e identidades de lascuales somos parte.Así, al hablar de lo público nos estamos refiriendo a lo que nos une, a locomún, al “nosotros”. Los Informes de Desarrollo Humano en Chile dePNUD, han recalcado permanentemente en estos últimos años, lanecesidad de construir este nosotros, actualmente debilitado, comocondición de sustentabilidad futura.Los datos a la fecha nos hablan de una bajísima confianza social, de unaalta sensación de inseguridad, de un débil capital social y un escaso capitalhumano. Según PNUD lo que está en juego es la posibilidad de queseamos “nosotros” los que dirijamos realmente nuestro destino común.Para esto, tenemos que diseñar un “proyecto país” que nos dé sentido yorientación.Un nosotros se sustenta en un imaginario colectivo que actúa comoandamiaje facilitador del desarrollo de los proyectos vitales de laspersonas y articulador de las redes asociativas con los otros-extranjeros.Un nosotros se construye a través del fortalecimiento de las confianzasindividuales, el aumento de la seguridad humana y la animación de unaparticipación ciudadana local, nacional y global.Un nosotros reconoce una historia con un antes, un ahora y un después. Elpasado y el futuro son proyecciones del relato que nos constituye comosujetos colectivos. Pero a diferencia de otras épocas, en esta, lasubjetividad cobra una gran relevancia para perfilar dicha identificación.Entonces, un primer punto de arranque de nuestra reflexión es el quesurge de una pregunta desafiante: ¿Cómo construimos hoy una sociedaddonde todos tendríamos cabida, por nuestra igual condición humana yciudadana?La educación pública es parte de este desafío.La educación pública es parte del imaginario histórico de los chilenos. Lasmayorías hemos vivenciado la vida en sus aulas.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->