Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Milpa en Mesomerica La Jornada

La Milpa en Mesomerica La Jornada

Ratings: (0)|Views: 100|Likes:
Published by Animalgen

More info:

Published by: Animalgen on Apr 10, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/22/2014

pdf

text

original

 
 
17 de julio de 2010 Número 34
La milpa y la cosmovisión de los pueblosmesoamericanos
 
César Carrillo Trueba
 
E
s sabido que el maíz fue domesticado en Mesoamérica alrededor deocho mil años a.C., pero con frecuencia se olvida que siempre estuvoacompañado de otras plantas, que su cultivo y diversificación sedesarrollaron en todo el territorio bajo el sistema de milpa, es decir, quemilpa, maíz y cultura nacieron y crecieron juntos en esta parte delmundo.
 
De hecho, las primeras especies que presentan cambios debido amanipulación humana son el guaje y la calabaza, seguidos del chile y elaguacate, y una presencia constante de frijol silvestre. En Tehuacán losdos primeros eran sembrados en las barrancas que mantenían unamayor humedad, mientras el chile se plantaba en los márgenes del río, junto con el aguacate, que no es nativo de esa región. El maíz hace suaparición en este sitio, al igual que en Tamaulipas y Oaxaca, alrededor de dos mil años después, bajo la forma de una pequeña mazorca conminúsculos granos, comparados con los actuales que, se piensa, debensu tamaño a una mutación súbita resultado de la estructura genética deesta planta, aunque hay polémica al respecto.
 
La domesticación de plantas era parte de una estrategia
que buscabanivelar las variaciones entre la cantidad de productos obtenida delmanejo de la vegetación en la estación de secas y en la de lluvias con elfin de mantener una cierta abundancia a lo largo del año, un rasgo que
 
se observa en todos aquellos lugares donde se originó casisimultáneamente la agricultura en el orbe.
 
No se sabe cómo ocurrió, pero el cultivo de maíz en milpa, junto confrijol, calabaza, chile y otras plantas más fue adoptado por pueblos dedistinto origen y lengua
 –
pertenecientes a 16 familias lingüísticas
 –
queingresaron a lo que es actualmente territorio mexicano en diferentesépocas y ocuparon las muy diversas regiones: semiáridas, templadas,cálidas y húmedas, etcétera. Allí moldearon su hábitat, creando paisajestan diversos como el territorio mismo, en donde el maíz ocupó un sitioprivilegiado y tramó relaciones con los cultivos propios de cada región yotras plantas silvestres. La conjunción de estos vegetales y las presas decaza, el pescado y otros recursos propios de cada zona conformó dietasmuy variadas y estilos culinarios distintos. Las muy distintas variedadesde maíz que han existido en Mesoamérica y aún persisten, así como lossistemas empleados para su cultivo, dan fe desemejante diversidad.
 
Sin embargo, hay una unidad en la maneracomo se siembra tradicionalmente, ya que esmuy similar en todo el territoriomesoamericano: se hace un pequeño hoyocon bastón plantador 
 –
conocido tambiéncomo coa, espeque y otros nombres
 –
y secoloca uno o varios granos para asegurar quealguno brote, manteniendo cierta distanciaentre cada hoyo a fin de intercalar otroscultivos, principalmente calabaza, frijol y chile,pero también chayote, cebollín y muchos más, ya sea al mismo tiempo ocuando el maíz haya alcanzado cierta altura.
 
La manera de preparar el terreno depende de distintos factores, perosobre todo del sistema empleado, lo cual ha variado a lo largo del tiempo
 –
han existido de camellones, chinampas, terrazas, de riego, etcétera
 –
;sin embargo, el más sencillo y difundido parece ser el conocido comoroza, tumba y quema, en donde se devasta una pequeña porción debosque o selva, se cortan árboles y arbustos y se queman. Al cabo de unbreve lapso, al inicio de las lluvias, se realiza la siembra, después de locual es preciso cuidar regularmente la milpa, removiendo las hierbas queimpiden el crecimiento del maíz y alejando aquellos animales que loperjudican. La cosecha se efectúa a mano, sin ayuda de instrumentoalguno.
 
 
Esta forma de cultivo, que difiere por completo de la empleada en lamayoría de los cereales y se asemeja más a las llamadas prácticas dehorticultura
 –
como el cultivo de tubérculos
 –
fue un factor fundamental enla conformación de la manera de ver el mundo en Mesoamérica, en laforma de relacionarse dentro de las comunidades y de los distintospueblos y entre éstos.
 
Génesis de una cosmovisión.
El maíz yaceasí en el centro de la cosmovisión de lospueblos mesoamericanos y la estructura. Esun elemento fundamental de los mitos deorigen
 –
en algunos de ellos, el ser humanoestá hecho de maíz o procede de esta planta
 –
, y su aparición marca un antes y un despuésen la historia humana. Es metáfora de la vidamisma, en especial del nacimiento,crecimiento, reproducción y muerte del ser humano. Su cultivo en milpa rige el cicloanual, alrededor del cual se estructura laobservación del movimiento de los astros, ycuya característica principal es la alternanciade la temporada de lluvias y la de secas, eltiempo de preparación de la parcela y el iniciode la siembra, el transcurso del crecimiento y la cosecha. Este rasgoconstituye la impronta de su origen
 –
en una zona de fuerte contrasteestacional
 –
, y se arraiga en las raíces de la visión dualista lluvias/secasconsolidándola, por lo que, aun cuando en parte del territoriomesoamericano se lleva a cabo la siembra de invierno en la época desecas, las principales fiestas son en todas partes la de la Santa Cruz y ladel Día de Muertos, que marcan, respectivamente, el fin de la época desecas y el fin de la de lluvias.
 
Tan preponderante era el maíz como metáfora de la vida misma que,cuenta Sahagún, entre los nahuas del siglo XVI, cuando nacía un niño sele encomiaba d
iciéndole, “es tu salida el mundo. Aquí brotas y aquífloreces”, y se le cortaba el ombligo sobre una mazorca de maíz. “Es
verosímil
 –
explica Alfredo López Austin
 –
que los antiguos nahuascreyeran que pasaba al maíz parte de la fuerza de crecimiento de la queestaba cargado el recién nacido. En efecto, la mazorca quedaba ligada ala vida del niño. Los granos se guardaban para su siembra, y su cultivoera sagrado. Los padres del niño usaban los frutos para hacerle el primer atole. Después, cuando el niño crecía, un sacerdote guardaba el maíz

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->