Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Mijaíl Bakunin - Escrito Contra Marx

Mijaíl Bakunin - Escrito Contra Marx

Ratings: (0)|Views: 17|Likes:
Published by Gian Piero
Anarquía, Política, Estado, Sociedad
Anarquía, Política, Estado, Sociedad

More info:

Published by: Gian Piero on Apr 12, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/01/2014

pdf

text

original

 
Escrito contra MarxMijaíl Bakunin
 
 __________________________________________________________________Archivo Miguel Bakuninhttp://miguelbakunin.wordpress.com2
Escrito contra Marx.
(…) una explotación y necesariamente, también, para unacomprensión solidaria a través de todas las diferencias políticasactualmente existentes entre muchos Estados.Siendo la explotación burguesa solidaria, la lucha contra ellatambién debe serlo; y la organización de esta solidaridad militante entrelos trabajadores del mundo entero es el único fin de la Internacional.Este objetivo tan simple y tan bien expresado por nuestros primerosestatutos generales, los únicos legítimos y los únicos obligatorios paratodos los miembros, secciones y federaciones de la Internacional, hareunido bajo la bandera de esta Asociación, en el lapso de ocho añosapenas, mucho más de un millón de adherentes y la ha convertido enuna verdadera potencia; una potencia con la cual los monarcas máspoderosos de la tierra se ven, hoy en día, obligados a contar.Pero toda potencia atrae a los ambiciosos y el señor Marx y compañía, que pareciera que jamás se han dado cuenta de lanaturaleza y las causas de esta potencia a la vez tan joven y tanprodigiosa de la Internacional, se han imaginado que podrían hacer deella un trampolín o un instrumento para la realización de suspretensiones políticas. Marx, que ha sido uno de los iniciadores de laInternacional –he aquí un titulo de gloria que nadie podrá discutirle- y que durante ocho años ha constituido prácticamente solo todo elConsejo general, hubiera debido comprender sin embargo, mejor quenadie, dos cosas que saltan a la vista, y que sólo la ceguera inherente ala ambición vanidosa ha podido hacerle desconocer:1.° Que la Internacional no ha podido desenvolverse y extenderse de una manera tan maravillosa sino porque ha eliminado desu programa oficial y obligatorio todas las cuestiones políticas y filosóficas; y 2.° que no ha podido hacerlo sino porque, fundadaprincipalmente en la libertad de las secciones y las federaciones, carecíade todos los
beneficios 
de un gobierno centralizador, capaz de dirigir, esdecir, de impedir y paralizar, su desenvolvimiento; no habiendo sido elConsejo general hasta 1870 precisamente en el período de mayordesarrollo de la Asociación más que una especie de rey Yvetot, quesiempre razonaba después de golpear, y se dejaba llevar, no por falta depretensiones ambiciosas sino por impotencia y porque nadie le hubieraescuchado, a remolque del movimiento espontáneo de los trabajadoresde Bélgica, Francia, Suiza, España e Italia.En cuanto a la cuestión política, todo el mundo sabe que, si hasido eliminada del programa de la Internacional, ello no es en absolutoresponsabilidad del señor Marx. Como podía esperarse de parte delautor del famoso programa de los comunistas alemanes, publicado en1848 por él y su amigo, su confidente, su cómplice, el señor Engels, noha dejado de plantear esta cuestión en primer término en la
 
 __________________________________________________________________Archivo Miguel Bakuninhttp://miguelbakunin.wordpress.com3
proclamación inaugural publicada en 1864 por el Consejo generalprovisional de Londres, proclamación de la cual Marx ha sido el únicoautor. En esta proclama o circular dirigida a los trabajadores de todoslos países, el jefe de los comunistas autoritarios de Alemania no havacilado en declarar que
la conquista del poder político era el primer deber de los trabajadores 
; en ella incluso ha puesto de manifiesto sutendencia
 pangermanista 
, agregando que actualmente el fin políticoprincipal de la Asociación Internacional de Trabajadores debía sercombatir contra el Imperio de todas las Rusias, fin sin duda muy legítimo y noble –al cual como amigo del pueblo ruso que soy suscribocon todo mi corazón, persuadido como estoy de que ese pueblo nodejará de ser in miserable esclavo, mientras ese Imperio exista-, peroque en principio no debería convertirse, sin desnaturalizarcompletamente su carácter y objeto, en el de la Asociación Internacionalde Trabajadores, y que, en segundo lugar, para ser planteado de unamanera verdaderamente justa, seria y útil para la causa de lostrabajadores, debería determinarse de otra manera.Si Marx hubiera declarado la guerra a todos los estados, o almenos a los estados monárquicos, despóticos, militares, como los dePrusia, Austria, como la Francia Imperial o incluso la actual Franciarepublicana, si hubiera dicho que era necesario poner en primer lugarentre ellos al Estado Modelo, el Imperio de todas las Rusias, nohubiéramos podido acusarle de pangermanismo. Pero haciendoabstracción del despotismo alemán, un despotismo muy insolente, muy brutal, muy glotón, y excesivamente amenazante para la libertad de lospueblos vecinos, como todo el mundo puede verlo hoy en día, y esforzándose por volver la indignación de los trabajadores de todos lospaíses contra el despotismo ruso, con exclusión de todos los otros,pretendiendo inclusive que era la única causa de aquello que siempreha reinado en Alemania desde que ésta existe atribuyendo en fin, todaslas vergüenzas y todos los crímenes políticos de ese país de la ciencia y la obediencia proverbiales a las inspiraciones de la diplomacia rusa,Marx se ha manifestado en principio como un historiador muy deficiente y poco verídico, y además, no como un revolucionariosocialista internacional, sino como un ardiente patriota de la granpatria de Bismarck.Se sabe que el primer Congreso de la Internacional, que tuvolugar en Ginebra en 1866, ha hecho justicia a todas esas veleidadespolíticas y patrióticas de aquel que se constituye hoy en día en dictadorde nuestra gran asociación. Nada de ello ha quedado en el programa nien los estatutos votados por ese Congreso, y que conforman en losucesivo la base de la Internacional. Tomaos el trabajo de releer losmagníficos considerandos que se encuentran a la cabeza de nuestrosestatutos generales, y no encontraréis más que estas palabras en que sehace mención a la cuestión política.“Considerando:

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->