Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Caso Toledo

Caso Toledo

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 132 |Likes:

More info:

Published by: www.iestudiospenales.com.ar on Apr 16, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/31/2014

pdf

text

original

 
IIIJorge Miguel Toledo: preso político en Caseros durante la últimaDictadura Militar
 
 por Claudia Marcela Nervi
*
 
Sumario§1.- Prólogo.§2.- Recreando la historia en esta historia.§3.- El castigo en la sociedad civilizada.§4.- El panóptico.§5.- El mito de Bentham.§6.- La cárcel panóptica de Caseros.§7.- Técnicas empleadas por la doctrina del terror de Estado.§8.- Reglamentos carcelarios.§9.-
La primavera del ’73 en Olavaria.
 §10.-
El “negrito” Toledo, un chico brillante
.§11.- Cómo era vivir en Caseros para los presos políticos.§12.- Qué significaba resistir la cárcel para el preso político.§13.- Conclusiones.Bibliografía.AgradecimientosAnexo.
§1.- Prólogo.
El presente trabajo muestra como la cárcel y su aparato fueron , y aún son, pero másdisimuladamente ,al menos para un observador común, una de las tantas herramientasde coacción que emplea el poder político de turno para doblegar la voluntad contraria desus gobernados, fuera de las previsiones del Código Penal . Como época históricadelimito la de la última dictadura militar, casi en sus finales. Mas no dejo de tener encuenta que cada período anterior de gobierno iba preparando los gobiernos de facto posteriores apoyados por los Estados Unidos, país al que le proporcionaban un mejor control regional.Se favorecía el etiquetamiento de cualquier argentino que se opusiera abiertamente alrégimen, aprovechando el último gobierno del General Perón e Isabel de Perón pararecabar datos, y no se demoraron en seguir fabricando cuerpos de presos políticos, para poner en la picota el ejemplo listo para aterrorizar y controlar a la sociedad de entonces.30.000 fueron las almas víctimas del proceso. La historia, desde el punto de vistarepresor, era la de otros tantos subversivos prestos a deshacer en violencia a nuestra
*
Abogada, UNLZ.
 
sociedad , un ejército organizado que de ser así hubiera diezmado las filas en loscuarteles militares. No insistiré en el dicho algo popularizado de que, con esos 30.000 argentinos sedestruyó la flor y nata de la sociedad de entonces, pero al documentarme respecto de lasactividades sociales de los años 70, vacilo en no adherir a tal sentencia al conocer lasacciones sociales entusiastas dirigidas a mejorar el entorno, aires nuevos y benéficosque tenían en la juventud sus más entusiastas planificadores y realizadores. Qué fuerzasolidaria , no tan diferente a la de la minoría de la juventud de hoy, los animaba, de
dónde les venía…. La protesta, la correlación de fuerzas ,el coraje , y, entre tantos
muchachos de principios éticos elevados , estaba Jorge Miguel Toledo, movilizandogran cantidad de personas para enaltecer su standard de vida, allá, en su Olavaria natal.Era un muchachito brillante, quizás un líder natural. Una cabeza que debía decapitar ladictadura, porque no se doblegó aún encarcelado en CaserosHabía que suprimirlo disimuladamente: era necesario, ya que había ingresado en lamira de las organizaciones de Derechos Humanos, que de todas maneras, no lo salvarona pesar de tanta denuncia efectuada, puesto que se suicidó en su celda.Tal es el objeto de este trabajo, una cárcel panóptica, insalubre, la dictadura , para lacual esta cárcel fue un instrumento más de represión, y un preso político, el jovenContador Jorge Miguel Toledo, que tuvo valor y altura moral para negarse a lamanipulación del poder gobernante.-
 Hoy me sacaron la capucha
¿cómo
voy a llorar ahora justo ahoraque tengo, ganas de llorar?¿dónde esconderé las lágrimas ahora?ahora que me sacaron la capucha
1
.
 
§2.- Recreando la historia en esta historia.
Hace unos años atrás, en el año 2008, me habían mencionado brevemente en
―Capítulos de Psiquiatría y Criminología ―, charlas dispensadas por los profesionales
del Hospital Moyano, la historia de Jorge Toledo, haciendo referencia a la participaciónde la ciencia médica en los manejos del poder; en este caso , al desplegado por la
1
www. muldia.com La canción de los presos. Eduardo Galeano. Entrevistas y artistas, 1962-1987.
 
dictadura militar de la última época, bastante parecido al régimen nazi con sustortuosos galenos , lo que consigné al pasar como unos dichos más a comprobar a futuro. Por qué este joven perduró en mi mente no lo sé exactamente, pero tal vez será porqueviví mi adolescencia bajo la dictadura y aún recuerdo su impronta de manera indirectamediante el terror y la estigmatización. He visto llevarse gente de sus hogares paradevolverlas malamente golpeadas. Para un niño, que a un vecino lo golpeen y se le
explique que ―algo habrá hecho‖, no es demasiado convincente aún tratándose de una
mente en formación. Tal vez sea por eso , o bien , porque de alguna manera puede , ennuestra cíclica Historia Argentina , reaparecer otro Toledo ,en cualquier momento ,vegetando en una cárcel alejada o bien, porque está ya comprobado que la cárcel y suaparato sirven para que se ponga en aislamiento a ciertas personas cuyo modo de pensar es diferente y constituyen un peligro para los dichos y hechos de losgobernantes del momento. Y somos tan tontos que aún creemos en los etiquetamientos,a pesar de que ya se demostró todo por el método empírico de pruebas y errores; aúntendemos a condenar por lo externo y superficial.Lo primero que recabé en la reunión de materiales, fueron los pedidos reiterados de laAsamblea Permanente por los Derechos Humanos a los Cardenales Aramburu yPrimatesta, explicitando el suicidio- el segundo producido en Caseros - del jovenToledo , y la situación comprometida en lo psiquiátrico de los presos allí detenidos, conmás la ausencia de luz solar , de vital importancia y la reclusión en sus celdas por 21horas seguidas, además del aislamiento del trato con los otros compañeros presos y larecepción de una atención médica inadecuada. Entre otras cosas ,pide esta Asociación asus Eminencias que se pronuncien públicamente sobre la cuestión y pida la libertad delos detenidos por razones políticas. Por supuesto, en la contestación que dan susEminencias a este pedido desesperado, no hay nada que ayude a superar esa situaciónde angustia de los presos mencionados. No me detengo a consignarla, por hallarla sinvalor moral, y los dejo librados a su propia conciencia, haciendo un paréntesisrespetuoso por todos los religiosos que, como algunos sacerdotes , entre los cualesincluyo a la Orden de los Palotinos, creían y practicaban que Jesús nos enseñó el amor y no la matanza.Afortunadamente, recibí otras informaciones que hicieron que Toledo aparezca ante mícomo la persona que era y no ya una idea. Y de alguna manera que aparecieran sussueños rotos. Lamentablemente su vida aún llena de sentido y noción de servicio seesfumó en esa cárcel llena de hongos que los vecinos temen hoy día que se destruya por 

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
estacion andromeda added this note
Sencillamente EXCELENTE
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->