Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
OCEP Frente a la ofensiva de recomponer el modelo de dominación y el gremialismo

OCEP Frente a la ofensiva de recomponer el modelo de dominación y el gremialismo

Ratings: (0)|Views: 3|Likes:

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/21/2013

pdf

text

original

 
1
Análisis de Coyuntura y Declaración OCEP
La ofensiva por recomponer el modelo de dominación y el peligro de la gremialización en PsicologíaSantiago, 12 de Septiembre 2012
1. Las tomas secundarias: como organización del malestar colectivo y la estrategia del gobierno
Las reiteradas críticas que los medios masivos decomunicación y el gobierno han realizado a las tomas y re-tomas realizadas por los secundarios, omite, desconoce ynaturaliza la condición de marginalidad que, obligatoriamente,los secundarios padecen. Esta marginalidad los excluye tantodel debate público como del actuar socio-político, sin que elloevite que sean, junto con sus familias, los sujetos que viven lasconsecuencias del lucro, el endeudamiento y desigualdadasociados a la educación básica y media, como también de laspolíticas sistemáticas de exterminio y desmantelamiento de laeducación pública, las cuales en su conjunto dejan a la sociedaddesprovista de un sistema que garantice el derecho a laeducación.La marginalidad padecida por los secundarios se anclaprincipalmente en su condición etaria y de clase, la cual no sólolos margina de los derechos de participación en la política, sinoque, los condiciona al disciplinamiento de la estructuraformativa de los establecimientos educacionales. Los colegios,particulares-subvencionados y públicos, son estructurasaltamente normativas, autoritarias y jerárquicas, las cualesmediante sus métodos de instrucción y disciplinamiento,coartan y marginan a los estudiantes de la actividad pública delpaís, manteniéndolos aislados del campo social y político. Estaexclusión los obliga a padecer a diario las consecuenciasnegativas de los intereses de la clase política dominante, sintener derecho y posibilidad alguna de participación o manifestación que se escape a la crítica y criminalización.En este contexto, la toma de colegios, no es un acción rupturista o violenta por si misma, sino quecorresponde a la acción y al instrumento necesario y fundamental con el cual los secundarios pueden interrumpir
 
2
los procesos de disciplinamiento cotidiano, recuperando la autodeterminación que les permite articularse orgánica ypolíticamente, constituyéndose en un agente social relevante que pone en debate las necesidades del estudiantado ysus familias. Desde una mirada política, la toma, la paralización y la movilización constituyen también unaherramienta de lucha efectiva políticamente. Tanto el 2006, como el 2011 la toma de colegios no sólo permitió laarticulación de los secundarios como un agente socio-político clave del movimiento social por la educación, sinoque, también rompió el cerco mediático de la prensa, y principalmente, interrumpió el sistema de ingreso de dinerosestatales a los dueños de los colegios particulares-subvencionados, combatiendo de forma directa uno de lossistemas del lucro, ancla central de las políticas educativas neoliberales instauradas durante la dictadura.Para el caso de los colegios municipales, si bien hay que reconocer que las tomas generan efectivamente unéxodo menor de estudiantes hacia colegios particulares-subvencionados (cuestión que contenta al gobierno y a lasclases dominantes), no obstante, la preocupación al daño indirecto que la toma pueda generar, no puede ser unalimitante que justifique el renunciar a la condición que posibilita a los estudiantes secundarios como agentes socio-políticos. Tampoco corresponde un argumento válido, sino más bien tramposo, el que se culpe al movimientoestudiantil del deterioro de la educación pública, en condiciones donde, las innumerables leyes que se han realizado
para el “fortalecimiento de la educación”
, son las que protegen el capitalismo neoliberal en el sistema educativo y elestatismo burócrata y tecnocrático en lo publico, lo que finalmente es lo que potencia el aniquilamiento de laEducación Publica.La validación de las tomas y las diferentes formas de lucha, debe ser comprendida no sólo desde un puntode vista socio-estructural y político, sino que también implica reconocer el rol fundamental que los estudiantessecundarios han tenido en el proceso histórico de levantamiento y organización del movimiento social por laeducación.Desde el año 2000, con la creación de la ACES (Asamblea Coordinadora de Estudiantes), los estudiantessecundarios iniciaron un proceso instituyente refundando sus organizaciones de representación y participaciónpolítica, desarrollando una crítica sistemática a liderazgos monopólico, caudillistas e instrumental que los partidospolíticos institucionales y traidores, y en específico la izquierda institucional melancólica y reformista, ejerció sobrelas agrupaciones estudiantiles. Esta critica derivó en el inicio de un proceso re-constituyente que democratizó lasorgánicas estudiantiles favoreciendo la participación activa y horizontal, en lo posible, de todos los estudiantes, porsobre una centralización autoritaria que excluyera a las bases de la conducción de las organizaciones y acciones delestudiantado. Este proceso permitió el desarrollo de fuerzas críticas que dio su primer estallido el 2006, siendo unhito en la historia de los movimiento estudiantiles y sociales postdictadura, y marcando el inicio de una re-organización social masiva, crítica y de oposición al modelo neoliberal y al régimen político chileno, cuyaconsolidación se manifestó de forma significativa durante el 2011 en diferentes campos sociales.Pese a la fuerza y lineamientos que la articulación socio-política de los secundarios ha marcado en elproceso de re-articulación social, sus propuestas y organizaciones han sido marginadas permanentemente del debatepolítico, sobre todo de los sectores más radicales, forzando su invisibilización. Esta invisibilización, ha excluido deldebate político las demandas de
desmedicalización
que la ACES ha proclamado en su proyecto educativo,quedando oculto uno de los puntos del debate que interpela directamente los intereses gremiales de las disciplinasprofesionales y los interés mercantiles de lastransnacionales farmacéuticos, validando el modelo deeducativo represor y reafirmando el rol político que lapsicología ejerce sobre la comunidad educativa.Tal como señala en su proyecto educativo, laACES denuncia la existencia de un sobre-diagnóstico delSíndrome de Déficit Atencional en los colegios de Chile, ypor lo tanto una sobre-medicalización, registrando enalgunos casos un 40% de estudiantes diagnosticados enaula. En contraste, la evidencia internacional señala queeste síndrome tiene una prevalencia en aula que no superael 3%.Este sobre-diagnóstico, no sólo ubica en el debatesobre educación el
supuesto “
rol necesario de lapsicología
, en tanto profesión encargada de diagnosticaral interior de los colegios, si no que también cuestiona la
 
3
medicalización de los estudiantes diagnosticados, identificándola como un mecanismo de segregación y controlsocial, que operando al interior de los colegios, oculta los problemas estructurales de la educación y de la sociedad,diagnosticándolos como problemas del estudiante y su biología, psicologizando el malestar social, individualizandola injusticia y patologizando la disidencia. Esta interpretación que culpa al estudiante del problema educativo yomite el contexto de desigualdad que constituyen al sistema educativo nacional, es la expresión sofisticada delmodelo de dominación para proteger de críticas las diferencias de clases que estructura a nuestra sociedad.
2. Se inaugura la ofensiva por recomponer el modelo de dominación
La criminalización de la lucha social y popular constituye un mecanismo de dominación histórico empleadopor los sectores dominantes y poderosos. El objetivo es deslegitimar las demandas del movimiento de masas y susformas de lucha, para incitar a su despolitización y aumentar el rechazo de las mayorías sociales, ubicándonos en ellugar de una masa irracional
, enferma, “de mala clase”
, y hoy más fuerte que nunca, como terrorista y criminales,invisibilizándo de este modo nuestras reivindicaciones y propuestas, enfocando el movimiento en la violencia, ydeslegitimando, en consecuencia, el ejerciciode autodefensa del pueblo.El movimiento estudiantil y social es
acusado como “potencial criminal”,
delmismo modo que la infancia medicalizadacon Ritalín (Metilfenidato) es promovida paraprevenir posibles delincuentes y jóvenes sincontrol de impulsos. De igual modo, lapermanente criminalización actúa como un justificativo o certificado de medidas de
fuerza “preventivas”,
asumiendo la estéticadel proyecto médico y científico de laprevención para el bienestar común, comoOrden Público. Esto precisamente deriva enla normalización de la violencia ejercidadesde el Estado y el Gobierno, a través de susdistintas expresiones de fuerza, tantorepresivas como ideológicas. Por ejemplo, la aplicación de la ley antiterrorista en el proceso judicial de los presospolíticos mapuche y la iniciativa de la Cumbre de Seguridad por La Araucanía que se caracteriza por el aumentosignificativo del contingente policial en el territorio mapuche y se traduce, evidentemente, en el recrudecimiento dela violencia ejercida por el Estado, es una de las expresiones más claras de esta unidad entre el aparato represivo eideológico; por otro lado, el montaje fracasado conocido como
Caso Bombas
es también otro modelo que une deforma grosera lo represivo y lo ideológico, como combate al anarquismo combinado con el caos y el odio, y suconsecuente persecución y castigo.En una senda distinta, desde el marco más electoral encontramos también el montaje político a dirigentessociales como Lautaro Guanca, como referente que hoy también estaría cuestionando, desde una perspectivainstitucional, el régimen de dominación y de democracia excluyente a través del acercamiento a los sectorespopulares, cuestión que lo tiene actualmente a él y a su partido
“I
gualdad
en pleno montaje criminal por lasfuerzas de la clase política en el poder. En este camino, el Proyecto de Ley Hinzpeter opera también en esta línearepresiva e ideológica a favor de las clases dominantes. Esta ley da una categoría explicita de autoridad por sobre elpueblo a las fuerzas represivas, y castiga cualquier intento de deslegitimación de estas por su condición deautoridad. Esta ley también busca prohibir sofisticadamente la expresión y protesta social, la ocupación legítima dela calle y de cualquier recinto educacional que son los espacios validos de reunión, organización y lucha estudiantily social. Esta ley es una de las síntesis (entre otras que vendrán en el mediano plazo) de la política represiva eideológica por volver a recomponer el modelo de dominación represivo que hoy se encuentra en crisis delegitimidad frente al despertar social crítico de los estudiantes y el pueblo.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->