Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El_Misterio_de_P.H._Fawcett-y-las-Ciudes-Perdidas-del-Amazonas.pdf

El_Misterio_de_P.H._Fawcett-y-las-Ciudes-Perdidas-del-Amazonas.pdf

Ratings: (0)|Views: 32|Likes:
Published by anntonninno

More info:

Published by: anntonninno on Apr 17, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/22/2013

pdf

text

original

 
1
EL MISTERIO DE P.H. FAWCETTY LAS CIUDADES PERDIDAS DEL AMAZONAS
El 29 de mayo de 1925, un exultanteexplorador inglés escribió: “Esperamos atravesar esta región en pocos días y acamparemos aquísólo dos jornadas, para hacer los preparativos delregreso de los peones que están ansiosos devolver, pues están hartos de viajes y yo no loscensuro. Continuaremos con ocho animales: tresmulas de montar, cuatro de carga y una madrinao animal guía, que mantiene reunido a los otros.Jack está en buenas condiciones pese a que sufrede las picaduras de insectos. Yo mismo estoymordido o picado por las garrapatas, y por estos piums, como se llama aquí a las diminutas. Perosiento ansiedad por Raleigh. Aún tiene una pierna vendada, más no quiere regresar. Hastaahora tenemos abundancia de alimentos y nonecesitamos caminar, pero no estoy seguro hastacuando durará este estado de cosas.Los animales encontrarán muy pocoque comer. No creo vaya a soportar esteviaje mejor que Jack o Raleigh; sin embargotengo que hacerlo. Los años pesan noobstante el entusiasmo. Calculo queentraremos en contacto con los indios en unasemana o diez días más, cuando podamosllegar a la cascada que tanto se ha hablado.Estamos en el campamento de CaballoMuerto latitud 11º 43’ S. y 54º 35’ W., lugar en que murió mi caballo el año 1920. Ahorasolo quedan sus huesos blancos. Aquí nos podemos bañar, pero los insectos nosobligan hacerlo rápidamente. Sin embargo laestación es buena. Hace mucho frío denoche y fresco en la mañana; los insectos yel calor llegan al mediodía. Desde esa horahasta la seis de la tarde el campamento setransforma en un infierno. No temas quefracasemos …”.Firmada por P.H. Fawcett, sería la última misiva que escribiría a su esposa,desapareciendo luego en la selva amazónica bajo misteriosas circunstancias. Apenas lefaltan dos meses para cumplir 57 años. El sueño de descubrir una civilizacióndesaparecida en el infierno verde sudamericano, quedaba trunco para siempre. Sin
 
2embargo su legado inspiraría a legiones de exploradores de todo el mundo, quecontinuarían sus pasos tras aquellas culturas perdidas.Percy Harrison Fawcett vino al mundo (1867), en Torquay, Devon Inglaterra,hijo de hijo de Edward B. y Myra Fawcett. Su padre nacido en la India, era miembro dela Sociedad Real de Geografía. Su infancia transcurrió solitaria, y sin mucho afectofamiliar, como él mismo relata en Exploración Fawcett: “quizás haya sido para mejor elque mi infancia en Torquay se haya deslizado huérfana de cariño materno y paterno, porque esta circunstancia me hizo más circunspecto, aunque pasé espléndidos ratos conmi hermano mayor y mis hermanas. Hubo también años escolares en Newton Abbot queen nada alteraron la visión que me había formado sobre el mundo. Vinieron después losaños de cadete en Woolwich, y en 1880, cuando tenía diecinueve, fui destinado a laArtillería Real, pasando mis primeros años de juventud en la guarnición deTrincomalee, Ceilán. Aquí fue donde conocí a mi futura esposa, cuyo padre en esaépoca era juez de distrito en Gálle”. En 1901 contraería matrimonio.Cuando se trata de reconstruir su vida muchos olvidan algunos detallesesenciales que marcaron la posterior formación de Fawcett, y futuras inclinaciones.Ceilán, actual Sri Lanka, fue un punto clave, como veremos a continuación.Esta información llega gracias a los oficios del infatigable arqueólogoinconformista de origen norteamericano David Hatcher Childress, que en “Las ciudades perdidas de Lemuria”, narra lo siguiente: “En 1893, un joven oficial británico llamadoPercy Fawcett se halla destinado en Ceilán. Sentía un gran interés por la arqueología, lahistoria y el budismo, y a menudo salía de Trincomalee para dar largos paseos, que aveces duraban días hacia las lejanas junglas de la isla. Durante una de sus excursiones lesorprendió una tempestad que le obligó a refugiarse debajo de unos árboles con laintención de pasar allí la noche. Al amanecer de un día nuevo y soleado, se encontrócerca de una roca inmensa que estaba cubierto de extrañas inscripciones de carácter ysignificado desconocidos. Fawcett copió las inscripciones y más tarde se las mostró a unsacerdote budista. El sacerdote le dijo que la escritura se parecía a la que utilizaban losantiguos budistas Asokas, y que estaba en clave, una clave que solo aquellos antiguossacerdotes podían entender. Su afirmación la confirmó diez años después un eruditooriental cingalés en la Universidad de Oxford, el cual afirmó que podía ser el únicohombre vivo que podía entender la escritura.El joven Percy Fawcett, que más adelante sería un respetado coronel y uno delos exploradores de la América del Sur más famoso de todos los tiempos, creía que lasletras que había visto en la antigua roca de Ceilán procedían de un antiguo alfabetosanzar”.Según agrega Childress, Fawcett estaba convencido que las letras de Ceilántenían relación con las ciudades perdidas que luego buscaría en el Brasil.Para interpretar correctamente este párrafo, debemos dirigir nuestra mirada haciala Teosofía, que tuvo una influencia notable en la vida del futuro explorador. El lazoque une a Fawcett con la Sociedad Teosófica viene a través de la figura de su hermano,Douglas, quién tuvo un papel más que importante dentro de poderosa entidad. Veamos. No contamos con demasiados datos sobre Edagard Douglas Fawcett (1866-1960). Creemos que recibió una educación similar a la de Percy, aunque su formación
 
3se orientó hacia el campo de la literatura, y filosofía. Sabemos sin embargo con certeza,que abrazó de llenó al nacimiento movimiento teosófico, fundado por la escritora deorigen ruso Helena Petrovna Blavatsky. Como miembro alcanzó uno de los cargos másaltos, y su erudición era tal, que la misma Blavastky le pidió colaboración en laredacción de la Doctrina Secreta. En este amplio tratado se cita como fuente importantea las Stanzas de Dzyan, un antiquísimo manuscrito de origen tibetano, que según se creeestaba redactado en sanzar, la famosa lengua de civilizaciones primigenias, que se decíaera el idioma de los atlantes y otras razas anteriores.Además de estas actividades, Douglas fue un eximio escritor en especial deciencia ficción, llegando a publicar varias obras, una de las cuales se hizo muy conocidacomo Hartmann the Anarchist (1893).Es evidente que la etapa ceilandesa de Percy Fawcett adquiere mayor claridad, yse entiende su entusiasmo en cuanto a desentrañar misterios olvidados, debido a latemprana lectura teosófica que tuvo como mentor a su hermano Douglas. La idea decivilizaciones desaparecidas y mundos perdidos, es una constante en la DoctrinaSecreta, y que para el joven Percy, se convirtió en un ideal de vida. Debemos mencionar que la teosofía estaba muy arraigada dentro del clan Fawcett. Más adelante veremos porque.Continuando connuestro biografiado.Después de su boda con Nina Paterson, que ledaría tres hijos, Jack,Brian y Ruth, se trasladóhacia Africa del Norte para realizar tareas deinteligencia militar. Susiguiente ruta fue Maltadonde se capacitó entopografía. Luego de otrosdestinos recaló finalmenteen Bolivia, arribando en1906. Allí se dedicó adelimitar las fronteras, enrepresentación de la Real Sociedad Geográfica
1
, árbitro elegido por el gobierno boliviano para llevar adelante las demarcaciones solicitadas. De inmediato secompenetró con el ambiente sudamericano: “Estos mismos países están ahora en plenovigor de la juventud y comienzan a ocupar su verdadero puesto en el mundo; los juguetes de la infancia y las pedanterías de la adolescencia han sido ya dejados de lado para siempre, y sus pueblos, una sola raza, aunque separados por fronteras políticas,adquirirán, inevitablemente, conciencia de unidad. La grandeza que les espera está sóloun poco más allá del horizonte, si no se encuentra ya ante nuestra vista”.
1
Fawcett fue su co- fundador.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->