Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Tesis - Cap VII Espacio Percibido y Cierre

Tesis - Cap VII Espacio Percibido y Cierre

Ratings: (0)|Views: 461|Likes:
Published by feminaria

More info:

Published by: feminaria on Apr 18, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/15/2013

pdf

text

original

 
 
EL ESPACIO PERCIBIDO Y EL CIERRE
El discurso cartográfico
“cualquier sistema de representación es una
espacialización de esta índole que, automáticamente,congela el flujo de la experiencia y, al hacerlo, distorsionaaquello que se esfuerza por represe
ntar” 
(Harvey 1998)
Cuando los
esquemas espaciales
se han convertido ya en categorías depercepción, visión y división (Bourdieu, 1999), se configura una
matriz de sentido delarga duración
que articula
categorías espaciales
e
identitarias
, construyendo espacios
nuestros
y
espacios otros
. Las imágenes no sólo reproducen esta articulación desentido sino que también lo re-crean y lo subvierten, pero quizás sea su capacidad degenerar
experiencias visuales
concretas, la que le permite un anclaje en la memoria yla subjetividad del espectador. Desde un lenguaje propio las imágenes construyen las
distancias
, los
espacios vacíos
y la
percepción religiosa
del espacio.El mapa, en tanto imagen, posee la facultad de representar el espacio de modosintético, de hecho
“el principal atractivo de los mapas consis
tía en que ofrecían copias,y
s precisamente, copias en miniatura o modelos a escala de la realidad” 
(Alonso2009: 76). El mismo ofrece pues, en un sólo impacto visual lo que el discurso escritonos proporciona como relato extendido, en él el espacio se cristaliza de manerasincrónica y estática. El plano cartográfico se presenta como un vacío objetivo, neutro,inmóvil sobre el que, utilizando conocimientos e instrumentos específicos, se ha
plasmado una “visión exacta del mundo”. El desarrollo de una “codificación” o lenguaje
propio hace que el discurso cartográfico posea, en palabras de Lois, una
“elocuencia” o“transparencia” propia: “
(…)
la imagen del mundo constituida en un mapa
(…)
generaciertos efectos de sentido
efecto de verdad, de atemporalidad, de cientificidad entreotros
que superan el del 
‘ 
mensaje
’ 
 
explícito que propone presentar.” 
(Lois, 2000: 99).
Otro de los recursos del mapa que refuerzan ese “efecto de verdad” es lo que se ha
dado en llamar
mirada absoluta
o
 
punto de vista alto
que garantiza el dominiosimbólico sobre vastas regiones
 
(Penhos, 2005, 2006). Esto ha sido trabajado porCerteau (2000) como
dominio de la vista panorámica
, característica del “lugar propio”
.El
contexto de producción
de la imagen marca su
recepción
, ya que elobservador comprende que se trata de una reproducción a escala, fidedigna a larealidad, de allí que el mapa a menudo pierda su dimensión histórica y social.
 
Harley harealizado una critica desde el propio campo cartográfico, señalado cómo el mapa ponede manifiesto un conjunto de creencias acerca del mundo (León García, 2006). El autorva mas allá al mostrar que éstos constituyen una
forma manipulada de conocimiento
”,
 
El espacio percibido y el cierre
 
126
ya que su contenido, sus modalidades de representación y su uso, han sido influidos,sino determinados, por el poder (Harley, 2005)
96
. Así, el mapa es un producto culturalelaborado desde un lugar de
saber
y
poder
, orientado no sólo a reproducir sinotambién a
dominar
un espacio. En efecto, tal como lo señala Boxaidó
s
la cartografíaadquirió un valor fundamental para conocer, reconocer, intervenir, planificar y controlar el espacio constituyéndose en un instrumento de registro y control 
(…)
.
” 
(Boxaidós, 2006: 17).
 
De esta manera, aquí entenderemos al mapa como producto social privilegiadopara estudiar las representaciones espaciales, pero además como hito clave para unestudio del
espacio percibido
. Y es que, en tanto
metáfora social
97
,
 
no
 
agrega un plusde sentido sobre la realidad, sino que ella misma es parte de la producción y fijación delos sentidos sociales. Justamente, una de las cualidades principales del mapa, es sucapacidad de generar en los observadores una
potencia visiva
, es decir, la construcciónde una imagen mental a partir de los datos proporcionados por la vista (Penhos, 2005).Así, al observarlo se activa el pensamiento analógico que lo conecta inmediatamentecon conocimientos previos
 
o
banco de memoria
(Lois, 2009) y a partir de allí se puedendecodificar y reconocer los referentes geográficos a los que remite. Ahora bien, ese re-conocimiento no se apoya en la evidencia empírica ni en la experiencia sensible, yaque, aunque creemos conocer la Tierra, o porciones de ella, en realidad, nunca lahemos visto tal cual es representada (Lois, 2009). Desde este lugar, tomamos el mapacomo una
fuente
etnohistórica excepcional para estudiar el anclaje de lasarticulaciones de sentido en la subjetividad.
 
La geografía y la cartografía eran algunos de los campos de conocimientos a losque la Compañía le dedicó especial atención. En efecto, la
Ratio Studiorum
establecíacinco años de estudios básicos en las áreas de gramática y humanidades, a los queseguían los estudios superiores, filosóficos y científicos. Dentro de estos últimos seincluían saberes vinculados a la cosmografía, con sus dos ramas fundamentales: laastronomía o ciencia de los cuerpos celestes y la geografía o ciencia de la tierra (Capel,1980). La Compañía impartió la enseñanza de la náutica, contribuyendo al desarrollo de
96
Esta cualidad del mapa se desarrollo a partir del siglo XVII y XVIII donde el lazo con el Estado fue mayory con ello se generalizaron formas de descripción orientadas a la posibilidad del control directo delterritorio y sus formas de ocupación.
97
Nosotros hacemos opción por el concepto de
metáfora social
, en los términos que ya hemosenunciado, otros autores han estudiado este mismo aspecto bajo la noción de
heterotropía
(hetero: otroy tropo: figura del lenguaje)
“ 
El concepto trabaja fundamentalmente sobre alegorías, metáforas y otrostropos a partir de los cuales tanto la identidad como la otredad pueden ser producidas en diversoscontextos histórico
–culturales” 
(Dabove y Jaugueri, 2003)
 
 
El espacio percibido y el cierre
 
127
la marina en algunos países europeos (Capel, 1980)
98
. La Compañía contaba pues, congrandes cartógrafos que inauguran en Sudamérica un sistema de representacióncartográfico (Furlong, 1939). La cartografía jesuítica por lo tanto, se erige como unlugar privilegiado para estudiar la percepción del espacio tucumano.
Figura 1. Mapa de la Provincia Jesuítica atribuido al Provincial Diegode Torres (1609), versión de Joannes Jansson.
El primer mapa que estudiaremos, es el segundo que los jesuitas realizaron enel Paraguay (ver Figura 1). Para Furlong, el mismo habría sido levantado nada menosque por el Provincial Diego de Torres, quien la incluye en su carta anua de 1609 junto auna descripción exacta de la carta geográfica. De acuerdo a este autor, la obra fueconfeccionada en los primeros años del siglo XVII, en primer lugar, por el uso de untítulo latino, y en segundo, por la ausencia de reducciones guaraníticas y localidadesfundadas después de 1596.El caso de la ciudad de Esteco, permite apoyar tal datación, ya que la mismaaparece con el nombre Nuestra Señora de Talavera. La ciudad fue fundada en 1566bajo el nombre de Cáceres, siendo rebautizada al año siguiente como Nuestra Señora
98
En España por ejemplo, los jesuitas se introdujeron en este campo, tan esencial en la Europa del sigloXVII, apoyándose en el Colegio Imperial y consiguiendo el apoyo financiero del Consejo de Indias (Capel,1980).

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->