Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
10Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
DEL PARADIGMA CLÁSICO A UNA APERTURA SIGNIFICACIONAL EN EL MOTIVO DE LAS RUINAS A TRAVÉS DE LA POESÍA DE FERNANDO DE HERRERA

DEL PARADIGMA CLÁSICO A UNA APERTURA SIGNIFICACIONAL EN EL MOTIVO DE LAS RUINAS A TRAVÉS DE LA POESÍA DE FERNANDO DE HERRERA

Ratings: (0)|Views: 891 |Likes:
Gregorio Cabello Porras. Universidad de Almería
Gregorio Cabello Porras. Universidad de Almería

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Antonio García Megía on Mar 28, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial No-derivs

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/08/2013

pdf

text

original

 
Gregorio Cabello Porras – Universidad de Almería - 2
D
EL PARADIGMA CLÁSICO A UNA APERTURA SIGNIFICACIONAL EN EL MOTIVO DELAS RUINAS A TRAVÉS DE LA POESÍA DE
F
ERNANDO DE
H
ERRERA
.
El estudio de la función que cumple el motivo de las ruinas en la obra poética de Femandode Herrera se ha venido apoyando normalmente sobre dos ejes: el primero aplicaríaindiscriminadamente las categorías conceptuales que definen tópicamente el motivo, sin atender aunas composiciones concretas que de manera obvia las rechazan en algunos aspectos esenciales
1
; elsegundo, como complemento del anterior, insertaría a Herrera, sin mayores matizaciones, en lacadena poética que parte del soneto
Superbi colli e voi sacre ruine
de Castiglione y determina enbuena parte la tematización peninsular de las ruinas, olvidando conexiones y fuentes ajenas a dichosoneto y a los poemas inspirados en él
2
.Una clara muestra de la superposición descontextualizada de esquemas sumarizadores detópicos a la poesía de las ruinas en Herrera la podríamos encontrar en 0. Macrí, cuando escribe queeste tema barroco "va entretejido con el atávico motivo senequista, y por lo tanto contrarreformista,de la
vanitas vanitatum
, de la contricción espiritual, de la conversión a la virtud y a lo absoluto;barroco, pero desarrollado y variado en diversas formas y tonos dentro de aquella especie de prerro-manticismo hispalense que, en la segunda mitad del XVI, fomentó y enriqueció el humanismo y elclasicismo con un vivo interés por el mundo del arte eterno, y al propio tiempo pasajero, por lahistoria nacional, la popular, la arqueología, numismática, heráldica, y las diversas accionescoleccionísticas"
3
. En el marco de este comentario de O. Macrí se mezclan conceptos tan diferentesrelacionados con el tema de las ruinas como el de la
vanitas
senequista y la
vanitas
barroca, además
1
Me refiero a todo intento de hacer valer en Herrera categorizaciones generalizadoras en extremo, del tipo de las querealiza J. A. Maravall,
 La cultura del Barroco
, Barcelona, Ariel, 1975, pp. 380-381, y 423; o H. Hatzfeld,
 Estudios sobreel Barroco
, Madrid, Gredos, 1973, p. 113, ejemplos, sobre todo el primero, de recolección desde una perspectivaparcialista, de las connotaciones tradicionales del motivo de las ruinas.
2
Esta línea tendría su puntal teórico en el artículo de M. Morel-Fatio, "Histoire d'un sonnet",
 Revue d'histoire littérairede la France
, I (1894), pp. 97-102; se continúa en el de R. Foulché Delbosc, "Notes sur le sonnet
Superbi colli
",
 Revue Hispanique
, XI (1905), pp. 225-243. Este será recogido y amplificado, tanto en sus tesis centrales como en la antologíade poemas, por J. G. Fucilla, "Notes sur le sonnet
Superbi colli
(Rectificaciones y Suplemento)", en
 Boletín de la Biblioteca Menéndez y Pelayo
, XXXI (1955), pp. 51-93.
3
O.Macrí,
Fernando de Herrera
, Madríd, Gredos, 1972
2
, p. 506.
 
Gregorio Cabello Porras – Universidad de Almería - 3
de la visión clasicista, y periodos como el barroco y el prerromanticismo
4
.Indudablemente, la
vanitas
se encuentra íntimamente conectada a la poetización de las ruinasy así lo han puesto de manifiesto muchos de acercamientos al tema
5
. Pero la particular función quecumplía esta idea en el interior de la conciencia estoica del clasicismo romano no permite -homologarla al contrarreformismo religioso barroco, aun teniendo en cuenta los intentos de«cristianizar» a Séneca. Y mucho menos homologarla a la proyección del tema en Herrera, queintentaré desentrañar más adelante.Herrera se nos presenta distanciado ya de las reflexiones e imágenes que despiertan lasruinas en la literatura clásica latina y en la delprimer renacimiento, incluyendo aquí desde Petrarca ante las bóvedas de las termas de Diocleciano
6
hasta el Nebrija que canta a Emérita y a Itálica
7
. Yano nos enfrentamos a la observación directa de unas ruinas que conducen a la contemplaciónhistórica, al "entusiasmo arqueológico"
8
, a "un ferviente sentimiento patriótico", o a "una emociónelegíaco-sentimental"
9
que las recrea en su pasado esplendor, bajo un recuerdo idealizante, y lasconfirma como soporte alegórico, no retórico, de la impotencia del hombre ante el destino.Tampoco es posible ver en las ruinas de Herrera una presencia barroca, puesto que susentimiento de la temporalidad es radicalmente distinto al de este periodo, además de que en él noaparecen las connotaciones estoico religiosas de las que se impregna el tema en la primera fase delsiglo XVII. No existe asimismo una contemplación emocional de ruinas cercanas, trascendiendohacia una desolación existencial, tal como ocurriera en Rodrigo Caro
.
4
O. Macrí,
op. cit.
, p. 507, asocia el
 pathos
romántico al "panorama arqueológico" de Herrera.
5
Cf. J. Bialostocki, "Arte y
Vanitas
", en
 Estilo e iconografía (Contribución a una ciencia de las artes)
, Barcelona,Barral, 1973, pp. 186-214.
6
El Petrarca que nos describe J. Burckhardt en
 La cultura del Renacimiento en Italia
, Madrid, Edaf, 1990, pp. 140-147.
7
Cf. su composición
 De Emerita restituta
, recogida por J. Alvarez y Sáenz de Buruaga, "Las ruinas de Emérita y deItálica a través de Nebrija y Rodrigo Caro', en
 Revista de Estudios Extremeños
, XXXIII (1949), pp. 566-567. M.Bataillon,
 Erasmo y España
, México, Fondo de Cultura Económica, 1966, p. 26, menciona como Nebrija, en ladedicatoria a la reina Isabel de la tercera edición de su
 Introductiones latinae
"alude a sus trabajos arqueológicos sobre lasantigüedades de España".
8
No se hallará en Herrera esa «psicología del
coleccionista
» que O. Spengler,
 La decadencia de Occidente
I, Madrid,Espasa-Calpe, 1976, p, 39, estudia en Petrarca, quien "coleccionaba antigüedades, monedas, manuscritos, con una piedad,con una contemplativa devoción, que son propios sólo de esta cultura. Petrarca sentía lo histórico, volvía la mirada hacialos mundos lejanos, anhelaba toda lontananza".
9
Cf. J. Burckhardt,
op. cit.
, pp. 140-141 y 147.
10
Como apunta A. del Campo, "Problemas de la
Canción a Itálica
", en
 Revista de Filología Española
, XLI (1957), pp.47-139, Rodrigo Caro poseía una considerable reputación de arqueólogo y anticuario (p.94), pero "lejos está Caro de serun pasajero curioso, ni un puro arqueólogo, ni siquiera un poeta contento de haber dado con un bonito tema" (p. 116). Apesar de esta semejanza con Petrarca, los separa la distancia que va desde un humanismo lúcido a una angustia existencialde la fugacidad que cobra expresión a través de las ruinas, obviando lo que el tratamiento del tema pudiera tener deejercicio retórico y competitivo en las academias literarias sevillanas (pp. 82-83).

Activity (10)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Diego Mtx liked this
yugoyestrella liked this
Ruth Farias liked this
yugoyestrella liked this
bugmenot540 liked this
vampirex79 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->