Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Reflexiones Sobre La Revolucion en Francia

Reflexiones Sobre La Revolucion en Francia

Ratings: (0)|Views: 21 |Likes:
Published by Nehmm Mack

More info:

Published by: Nehmm Mack on Apr 22, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/14/2014

pdf

text

original

 
REFLEXIONES SOBRE LA REVOLUCIÓN ENFRANCIA
Edmund Burke
Publicado en 1790
 
PRIMERA PARTE 
Introducción
Quizá no esté de más informar al lector que las Reflexiones que siguentuvieron su origen en una correspondencia mantenida por el autor con un muy joven caballero de París el cual le hizo el honor de solicitar su opinión acercade los importantes acontecimientos que entonces, y a partir de entonces, hanocupado en tan gran medida la atención de todos los hombres. Una primerarespuesta a su solicitud fue escrita durante el mes de octubre de 1789, pero,debido a consideraciones de prudencia, el autor decidió guardarla. A esa cartase alude al comienzo de las páginas siguientes. Ya ha sido remitida a sudestinatario. Las razones de este retraso en cursarla han sido expuestas enuna breve nota que también le fue enviada al mismo caballero. Esto dio lugar auna nueva solicitud por su parte, instando al autor a seguir expresando sussentimientos.El autor inició, pues, un segundo y más completo comentario sobre el mismoasunto. Había tenido la idea de publicarlo al comienzo de la primavera pasada,pero al ir entrando en el tema, se dio cuenta de que había emprendido unatarea que no lo excea las dimensiones de una carta, sino que suimportancia requería una consideración más detallada de la que en aquelmomento tea tiempo de concederle. Sin embargo, como sus primerospensamientos sobre la cuestión habían sido expresados en forma de epístola,cuando se sentó de nuevo a escribir, al haberlo hecho antes en forma de cartaprivada, le resuldicil cambiar el modo de hacerlo, ahora que sussentimientos se habían multiplicado en gran medida y habían tomado otradirección. El autor es consciente de que quizá un plan diferente hubiera sidomás favorable a una conveniente división y organización de la materia.
1. Los amigos ingleses de la Revolución en Francia
.Estimado señor:Se ha complacido usted en solicitar de nuevo, y con alguna urgencia, mispensamientos acerca de los últimos acontecimientos que han tenido lugar enFrancia. No le daré razones para imaginar que yo pienso que mis sentimientosson de tanto valor como para hacerme desear que se me pregunte acerca deellos. Son pensamientos de demasiada poca importancia para secomunicados o para ser silenciados. Fue la atención hacia usted, y sólo haciausted, lo que me hizo vacilar cuando por primera vez expresó usted el deseode recibirlos. En la primera carta tuve el honor de escribirle a usted; lo queescribí no fue para ningún otro tipo de hombres, ni tampoco fue inspirado por hombre alguno. Tampoco lo será en esta ocasión. Mis errores, si los hay, seránerrores míos. Sólo mi reputación habrá de responder por ellos.
 
Verá usted, señor, por la larga carta que le mando, que aunque deseo contodas mis fuerzas que Francia sea animada por un espíritu de libertad racional,y aunque pienso que ustedes, sirviéndose de una política honesta, constituiránun sistema permanente en el que pueda residir ese espíritu y un organismoeficaz mediante el que pueda ponerse en práctica, albergo, por desgracia,grandes dudas acerca de varios puntos concretos contenidos en los últimosacontecimientos de su país.Imaginaba usted, cuando me escribió la última vez, que quizá pudiera yo ser contado entre quienes dan su aprobación a algunas cosas que están pasandoen Francia, por la solemne aprobación que tales acontecimientos han recibidode dos asociaciones de caballeros londinenses, llamadas la SociedadConstitucional y la Sociedad Revolucionaria.Ciertamente, tengo el honor de pertenecer a más de un club en el que laConstitución de este Reino y los principios de la gloriosa Revolución
1
sonaltamente reverenciados; y me cuento entre los más dedicados en lo que serefiere a mi celo por mantener esa Constitución y esos principios en su máximapureza y vigor. Es precisamente por esto por lo que estimo necesario que nohaya errores. Quienes respetan la memoria de nuestra Revolución y sonafectos a la Constitución de este Reino, cuidarán mucho el modo de asociarsecon personas que, bajo pretexto de un celo en favor de la Revolución y de laConstitucn, se desvían con demasiada frecuencia de los verdaderosprincipios de las mismas, y en toda ocasión están dispuestos a apartarse delfirme, pero cauteloso y deliberado espíritu que produjo la primera y que presidela segunda. Antes de pasar a responder a las cuestiones más notables de sucarta, le ruego me permita ofrecerle la información que he sido capaz deobtener acerca de los dos clubs que han estimado oportuno intervenicorporativamente en los asuntos de Francia, no sin asegurarle primero que nipertenezco, ni he pertenecido nunca a ninguna de esas dos sociedades.La primera, que se da a sí misma el nombre de Sociedad Constitucional oSociedad de Información Constitucional, o un título parecido, creo que llevaexistiendo siete u ocho años. La misión constitutiva de esta sociedad pareceser de una naturaleza caritativa y, hasta el momento, loable. Fue establecidacon el propósito de procurar la circulación, a cargo de sus socios, de muchoslibros que muy pocos individuos harían el gasto de comprarlos y que de otromodo se quedarían en manos de los libreros, con gran pérdida para un útilmero de hombres. Que esos libros, tan caritativamente puestos encirculación, fueran o no fueran leídos con un espíritu igualmente caritativo, esalgo que está más allá de lo que sé. Posiblemente varios de ellos fueronexportados a Francia y, como otros productos que no están aquí en demanda,quizá encontraran allí un mercado con ustedes. He oído hablar mucho de lasluces que se sacan de los libros que se envían desde aquí. Qué mejoras hanexperimentado esos libros al pasar de un país a otro (como se dice quemejoran algunos licores al cruzar el mar), yo no lo podría decir; pero nunca heoído a ningún hombre de normal capacidad de juicio o de un mínimo grado deinformacn, pronunciar una palabra elogiando la mayor parte de las
1
Revolución en Inglaterra que resultó en la deposición de Jacobo II y la ascensión al trono de GuillermoIII y María II (N.del T.)

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->