Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Magazine24Abr2013CONSENSOS AL MARGEN.docx

Magazine24Abr2013CONSENSOS AL MARGEN.docx

Ratings: (0)|Views: 0|Likes:
Published by Joaquín Córdova

More info:

Published by: Joaquín Córdova on Apr 26, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/28/2014

pdf

text

original

 
CONSENSOS AL MARGENJoaquín Córdova Rivas
“E
l incentivo de un buen maestro lo constituye el avance de sus estudiantes, esa essu mayor satisfacción y lo que da sentido a sus afanes. Un buen maestro es aquelque tiene la pasión, el compromiso de lograr que sus estudiantes progresen porquelos valora como personas, porque los respeta y los aprecia. Si un maestro tiene estaactitud vital, y el Estado garantiza las condiciones laborales y materiales adecuadas,lo demás vendrá por añadidura. Los reconocimientos, las promociones, los estímuloseconómicos
 – 
conceptos que dirigen a la mal llamada reforma educativa
 – 
, sonsobornos que se practican en los medios empresariales (y en otros ámbitos) paralograr que los trabajadores realicen tareas que en sí mismas no les interesan, lesdesagradan, los enajenan. Para los patrones, los trabajadores son sus subordinados,sus empleados (según la etimología de esta palabra, sus doblegados); sin lossobornos no es previsible que hagan las cosas como quiere el patrón o el jefe. Estano es la relación que ha de establecerse entre el Estado y el magisterio.
” Manuel
Pérez Rocha en
¿Es privatizadora la reforma?
Diario la Jornada 18 de Abril 2013.En el trato noticioso se privilegian los bloqueos carreteros, las tomas de casetas de peaje, la destrucción material de ventanales y mobiliario, la movilización y difusiónforzosa de mensajes radiofónicos, la pérdida de horas de clase. Todo eso es cierto,no se puede negar, hay evidencias; pero también refleja la descomposición por décadas de un sistema educativo que no es el único que enseña.Por debajo se percibe una dispersión teórica, pedagógica, de proyecto, que poco a poco ha ido confluyendo en consensos que pocos se han encargado de señalar.Como si el magisterio estuviera deshaciéndose de prejuicios, rompiendo los paradigmas que lo han encorsetado por lo menos los últimos 30 años. Uno de elloses el señalado al principio, de autoría del académico e investigador Manuel PérezRocha. Los profesores no somos mercenarios, no se nos debe desviar de nuestroobjetivo con tácticas provenientes de otros ámbitos laborales, no fabricamostornillos. Somos ejemplos, buenos y malos, de lo que puede ser un ciudadano.El problema es que esos consensos se están procesando por fuera de los canalesinstitucionales, quizás porque estos no existen. Nuestras autoridades se hanempeñado en atizar la animadversión contra el sector magisterial para aprovechar eimponer su visión empresarial de la educación. Y muchos no estamos de acuerdo.
Dejemos las generalidades, vamos a lo concreto: “Los valores definidos por el
artículo tercero de la Constitución, tal como lo redactó el Constituyente surgido de laRevolución, están en el polo opuesto del individualismo y la competencia que reina
en el mundo empresarial […]
La reforma impuesta con precipitación irresponsable por los intereses políticos del nuevo gobierno institucionaliza antivalores que
 
contradicen esta filosofía. Consagra al
maestro como “
homo economicus”
y a laescuela como una estructura jerárquica en la cual el director es considerado como unlíder (sic) que ha alcanzado este puesto de privilegio, esta promoción, por medio dela rivalidad con sus colegas (concursos). Los maestros quedan como empleadoscuyos ingresos y permanencia están sujetos a los resultados de evaluaciones. Haquedado desechada como una utopía, o una ingenuidad, una organización escolar horizontal, democrática, que permita la construcción de comunidades deaprendizaje.
  No se niegan los vicios, las corruptelas, por lo menos desde el lado de los profesores, en que cayó la educación pública a partir de esa relación enfermiza entreSNTE y gobiernos de los distintos niveles. No es tolerable la venta o herencia de plazas, tampoco la confusión perversa entre funcionarios y burocracia sindical, o los
miles de “comisionados” que hacen fontanería electoral o dedican sus afanes al
control político y económico de los que sí trabajan, o los privilegios tolerados que sedisfrazan de derechos adquiridos. Pero hay otros temas que no son tratados porquecuestionan lo hecho y lo que se quiere hacer.Una investigación de Laura Poy Solano, periodista experta en educación, encuentra
que los cambios implementados desde la década de los 70’s del siglo pasado,acelerados en el sexenio salinista: “h
an propiciado que se pierda el sentido social de
la formación (de los maestros). Al proceso educativo se le despojó de una ética”. En
entrevistas a diferentes especialistas para un artículo publicado, entre otros, en LaJornada del 22 de abril de este año, relata que «Lucía Rivera Ferreiro, profesora dela UPN y experta en el sistema educativo nacional, señaló que pasamos de laconstrucción, en los años 30 y 40, del docente como un agente comunitario con elcompromiso de impulsar un proyecto de nación, a vi
vir la docencia “como una
 profesión de riesgo, donde lo importante es no meterse en problemas y mantener un
empleo en condiciones cada vez más precarias”. Agregó que el deterioro de la
calidad educativa en el aula se profundizó con la firma en 1992 del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica, con la que el ex presidente
Carlos Salinas de Gortari “dio un golpe maestro” […]Se impulsa una
transformación, agregó Lucía Rivera, de gran calado donde la educación deja de ser concebida como un derecho humano y un bien social cuya responsabilidad en el
acceso, pertinencia y permanencia recae en el Estado, a “ver la educación como unservicio, una mercancía, un objeto de asistencia social, e incluso, de caridad”
».Tanto para la burocracia de la SEP como para la sindical, recordar que Elba Esther Gordillo pidió la desaparición de las escuelas normales, donde se forman losmaestros, la formación docente tenía que cambiar a la par del contexto neoliberal ysucede lo que señala Ruth Mercado, experta en formación docente del Cinvestav«hay una escasa atención a muchos de los programas para los cuales los docentes no
son capacitados, los cuales “llegan siempre a las escuelas sin considerar las

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->