Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
25Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
ESTUDIO BIBLICO SOBRE LA MUERTE

ESTUDIO BIBLICO SOBRE LA MUERTE

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 18,944|Likes:
Published by Fleur du Monde
Em espanhol.
Em espanhol.

More info:

Published by: Fleur du Monde on Mar 31, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/15/2013

pdf

text

original

 
1
Mucho se ha hablado y se ha es-crito sobre este tema, y un sinnú-mero de opiniones y pensamien-tos se han suscitado a raiz delmismo, y con todo, una cosa esinnegable, y es que la muerte nosafecta a todos.La muerte nos es a menudo re-presentada como una cosa sinies-tra, como una figura tenebrosa yrepulsiva que, con su guadaña,acude a cortar nuestra existencia,a terminar nuestros días.La mayoría de las personas lateme, muchos ni tan sólo quierenoir hablar de ella; otros intentandarle un cariz natural y amable,como si la muerte fuese la conclu-sión lógica de la vida; ...pero enrealidad nadie la quiere, y todapretensión de su bondad sedifumina en los rostros de aque-llos familiares y de aquellos ami-gos que despiden el cuerpo sinvida al lado de la tumba...Al horror del fin de la vida seañade el temor de la incertidum-bre: Y después, ¿qué? La plumade Shakespeare, quien tan bienconocía al alma humana, ponía enboca de Hamlet, aquel príncipe aquien las amarguras de la vida ha-cían desear acabarla, el temor detodos los mortales: «
¿...quién car-gas soportara, para gemir, sudar bajo una fatigosa vida, no fueraque el temor del más allá, país por descubrir de cuyo linde nin-gún viajero vuelve, la voluntad confunde, haciéndonos sufrir másbien las penas que tenemos, queescapar a otras que ignoramos?
»(Hamlet, acto 3º, esc. 1
a
, 76-80).¿Estamos, pues, abandonadosen la oscuridad del misterio de lamuerte? ¿Somos dejados a cami-nar por esta vida con la incerti-dumbre de qué hallaremos cuandoésta llegue a su fin?Dios, creador nuestro y de to-das las cosas, no lo ha queridoasí, y se ha complacido en reve-larnos las respuestas a estas cues-tiones inquietantes. En la Biblia,la Palabra de Dios, Él nos hacepartícipes de nuestra propia reali-dad, y nos da a conocer nuestrodestino.
* * *
¿QUÉ DICE, PUES, LABIBLIA SOBRE LAMUERTE?
Podemos considerar en primer lu-gar el porqué de la muerte. La Pala-bra de Dios nos lo dice muy clara-mente: «
Porque la paga del peca-do es muerte.
» (Romanos 6:23). Espor tanto la muerte la sentencia delDios santo y justo sobre el hombrepecador y culpable; fruto de la re-beldía del hombre contra su Crea-dor, la muerte es el castigo divinosobre una raza caída. «
Por tanto,como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado lamuerte, así la muerte pasó a todoslos hombres, por cuanto todos pe-caron.
» (Romanos 5:12).En el libro de Génesis podemosver como al principio Dios puso alhombre en el jardín de Edén, y ve-
Estudio Bíblico
Sobre la muerte
 Páginas para la divulgación de la Palabra de Dios • N 
 o
1
 
2
mos también que Dios lo puso aprueba; era una prueba muy senci-lla, pero llena de significado: «
mandó Jehová Dios al hombre, di-ciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de laciencia del bien y del mal no come-rás; porque el día que de élcomieres, ciertamente morirás.
»(Génesis 2:16,17). Si el hombreamaba a Dios de todo corazón,como la criatura debe amar a suCreador, confiaría en Él, y le obe-decería; si le desobedecía, era por-que no confiaba en Su palabra, ypor tanto no le amaba. Y el hom-bre, impelido por el diablo, Satanásel enemigo de Dios, falló. Y talcomo Dios se lo había advertido, sehizo acreedor de la maldición:«
Con el sudor de tu rostro comerásel pan hasta que vuelvas a la tie-rra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volve-rás.
» (Génesis 3:19).No puede ser entonces la muer-te una cosa agradable, ni el finalnatural de la vida. La muerte noformaba parte de la Creación. Sa-bemos también que la tendencianatural del hombre es vivir; elhombre querría vivir para siempre,y no morir, y si se enfrenta al he-cho de la muerte, es porque no tie-ne otra opción, pero ciertamente noporque sea algo natural, ni muchomenos deseable. Dios «
todo lo hizohermoso en su tiempo; y ha puestoeternidad en el corazón de ellos.
»(Eclesiastés 3:11).
* * *
PERO, ¿EN QUÉCONSISTE LA MUERTE?
¿Es quizás la aniquilación totaldel ser? ¿Se acaba todo con lamuerte, como algunos afirman?En la Bíblia podemos leer unadisertación del rey Salomón, llenade alegorías, acerca del envejeci-miento y el ocaso de la vida delhombre, y en la conclusión diceasí, de forma llana: «
 y el polvovuelva a la tierra, como era, y elespíritu vuelva a Dios que lodio.
» (Eclesiastés 12:7).Vemos aquí que el cuerpo sedestruye, pero no el espíritu: elser continúa existiendo despuésde la muerte.
* * *
¿Y QUÉ PASA,ENTONCES, DESPUÉS DELA MUERTE?
«
 Está establecido para los hom-bres que mueran una sola vez, ydespués de esto el juicio.
»
 
(He-breos 9:27).
«Porque Dios traerátoda obra a juicio, juntamente contoda cosa encubierta, sea buena osea mala.
» (Eclesiastés 12:14).Dios nos advierte en Su palabraque después de la muerte habremosde rendirle cuentas de nuestra vida,ya que habrá un juicio. Pero ade-más nos advierte también de que,debido a nuestra condición pecami-nosa, estamos perdidos, «
 por cuan-to todos pecaron, y están destitui-dos de la gloria de Dios.
» (Roma-nos 3:23).Si, Dios creó al hombre y éstele desobedeció, incurriendo en mal-dición. «
 He aquí, solamente esto hehallado: que Dios hizo al hombrerecto, pero ellos buscaron muchas perversiones.
» (Eclesiastés 7:29).Dios es santo y justo, y por lotanto no puede tolerar nuestro pe-cado, nuestra maldad; Dios debecastigarlo, de otro modo, ¿dóndeestaría Su justicia, Su santidad?«
 Muy limpio eres de ojos paraver el mal, ni puedes ver el agra-vio.
» (Habacuc 1:13). «
Porque laira de Dios se revela desde el cie-lo contra toda impiedad e injusti-cia de los hombres que detienencon injusticia la verdad.
» (Roma-nos 1:18). «
 Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es segúnverdad.
» (Romanos 2:2).Además, este castigo es algo te-rrible, toda la santa ira de Dios con-tra nuestra corrupción: «p
ero ira yenojo a los que son contenciosos yno obedecen a la verdad, sino queobedecen a la injusticia; tribula-ción y angustia sobre todo ser hu-mano que hace lo malo.
» (Roma-nos 2:8,9). «
Y vi a los muertos,grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, yotro libro fue abierto, el cual es ellibro de la vida; y fueron juzgadoslos muertos por las cosas que esta-ban escritas en los libros, segúnsus obras. Y el mar entregó losmuertos que había en él; y la muer-te y el Hades entregaron los muer-tos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según susobras. Y la muerte y el Hades fue-ron lanzados al lago de fuego. Estaes la muerte segunda. Y el que nose halló inscrito en el libro de lavida fue lanzado al lago de fuego.
»(Apocalipsis 20:12-15). «
 Así seráal fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entrelos justos, y los echarán en el hor-no de fuego; allí será el lloro y elcrujir de dientes.
» (Mateo13:49,50).Queda poco espacio, pues,para pensar que la muerte sea un
 
3
sueño apacible, un dulce descansodespués de la vida.
* * *
ASÍ PUES, ¿NO HAYESPERANZA? ¿ES LACONDENACIÓN ETERNANUESTRO DESTINO?
Leamos ahora en su totalidad eltexto de Romanos 6:23, «
Porquela paga del pecado es muerte,
 mas la dádiva de Dios es vidaeterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
» Dios es santo y justo,«
 Dios es luz
» (1
a
Juan 1:5), y almismo tiempo «
 Dios es amor 
» (1
a
Juan 4:8). «
Vivo yo, dice Jehováel Señor, que no quiero la muertedel impío, sino que se vuelva elimpío de su camino, y que viva.
»(Ezequiel 33:11).Dios, si bien odia el mal, sibien aborrece el pecado, ama alhombre, y ha provisto un caminode salvación por medio de SuHijo Jesucristo. «
Porque de talmanera amó Dios al mundo, queha dado a su Hijo unigénito, paraque todo aquel que en él cree, nose pierda, mas tenga vida eter-na.
» (Juan 3:16). Dios dio a SuHijo para que muriese en nuestrolugar en la cruz del Calvario, paraque llevase nuestra condenación ypagase nuestra culpa con su san-gre, derramada allí. Dios se hizohombre en la persona de Cristo, ytomó nuestro lugar de castigo.«
Porque Cristo, cuando aún éra-mos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, ape-nas morirá alguno por un justo;con todo, pudiera ser que algunoosara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para connosotros, en que siendo aún peca-dores, Cristo murió por noso-tros.
» (Romanos 5:6-8). «
Porquetambién Cristo padeció una solavez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios.
» (1a Pedro 3:18). «
 La san-gre de Jesucristo su Hijo nos lim- pia de todo pecado.
» (1a Juan1:7).¡He aquí el amor de Dios!Hasta tal punto deseó librarnos dela condenación, que, para quemanteniendo Su santidad y cum-pliendo Su justicia, irrenun-ciables, pudiera perdonarnos,«
cargó en él el pecado de todosnosotros.
» (Isaías 53:6). «
 En estoconsiste el amor: no en que noso-tros hayamos amado a Dios, sinoen que él nos amó a nosotros, yenvió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
» (1
a
Juan4:10).Asimismo, Dios resucitó a Je-sucristo, en prueba de aceptaciónde Su sacrificio por nosotros, ypara que creamos en Él, «
el cual fue entregado por nuestras trans-gresiones, y resucitado paranuestra justificación.
» (Romanos4:25); «
 por cuanto ha establecidoun día en el cual juzgará al mun-do con justicia, por aquel varón aquien designó, dando fe a todoscon haberle levantado de losmuertos.
» (Hechos 17:31). Espues la base de la salvación «
queCristo murió por nuestros peca-dos, conforme a las Escrituras; yque fue sepultado, y que resucitóal tercer día, conforme a las Es-crituras.
» (1
a
Corintios 15:3,4). Ytodos los que creen en Cristo,aquellos que depositan su con-fianza en Él, serán objeto de la re-surrección de vida: «Y Dios, quelevantó al Señor, también a noso-tros nos levantará con su poder.»(1
a
Corintios 6:14).«
 No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todoslos que están en los sepulcros oi-rán su voz; y los que hicieron lobueno, saldrán a resurrección devida; mas los que hicieron lomalo, a resurrección de condena-ción.
» (Juan 5: 28,29). Pero ve-mos también la solemne adverten-cia de Dios para aquellos que re-chazan Su gracia, que no aceptanel sacrificio de Cristo Su Hijo;para estos también habrá resurrec-ción de entre los muertos, peropara condenación: «
 El que en élcree, no es condenado; pero elque no cree, ya ha sido condena-do, porque no ha creído en elnombre del unigénito Hijo de Dios. Y esta es la condenación:que la luz vino al mundo, y loshombres amaron más las tinie-blas que la luz, porque sus obraseran malas.
» (Juan 3:18,19). «
 Elque cree en el Hijo tiene vidaeterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sinoque la ira de Dios está sobre él.
»(Juan 3:36).¿Has aceptado a Cristo como tuSalvador? Es necesario que lo ha-gas, si quieres recibir la vidad eter-na, si no quieres sufrir la condena-ción por toda la eternidad por tupecado. ¿No te acogerás a Su sacri-ficio de amor? Mira a Cristo, col-gado en la cruz, muriendo; mira susangre derramada, y hallarás pazcon Dios. Mira a Cristo Jesús, «
aquien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre.
»(Romanos 3:25). Jesucristo te ofre-ce la verdadera libertad, ser libera-do del pecado, de la muerte y de suhorror. «
 Así que, por cuanto los hi- jos participaron de carne y sangre,él también participó de lo mismo, para destruir por medio de lamuerte al que tenía el imperio de la

Activity (25)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Rey Jesus liked this
Antonio Valverde liked this
David Duran liked this
Ely Perez liked this
Ludwin Cabrera liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->