Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Monte Chingolo

Monte Chingolo

Ratings: (0)|Views: 3 |Likes:
Published by Txente Rekondo

More info:

Published by: Txente Rekondo on Apr 28, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/28/2013

pdf

text

original

 
Monte ChingoloEL ASALTO AL ARSENAL EL 23 DE DICIEMBRE DE 1975
En diciembre de 1975 el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP)emprendió el mayor combate librado en Argentina entre la guerrilla y lasfuerzas estatales. Por el despliegue de efectivos y medios, la duración delos enfrentamientos y el amplio teatro de operaciones que abarcaron, elataque al Batallón de Arsenales “Domingo Viejobueno”, próximo a lalocalidad bonaerense de Monte Chingolo, y las acciones que loacompañaron, constituyeron una verdadera batalla.
"Es posible decir que el saldo impresionante (…) del episodio de MonteChingolo, produjo en muchos un sentimiento de alivio: cien muertos soncien enemigos menos, y si fueron más mejor, cualquiera haya sido lamanera de su muerte" 
(Editorial de la revista católica Criterio del 22 deenero de 1976.)
Argentina, diciembre de 1975
 Por Alberto AmatoFue la semana en la que vivimos en peligro. Un anticipo despiadado de lavida en peligro que nos esperaba de allí en más. Entre el 18 y el 23 dediciembre de 1975 el país fue sacudido por la violencia: un intento degolpe de Estado encarado por la Fuerza Aérea intentó derrocar al gobiernode la entonces presidente María Estela Martínez de Perón. Cinco díasdespués, el mayor ataque guerrillero contra una instalación militar, elarsenal Domingo Viejobueno de Monte Chingolo, terminó en desastre paralos irregulares y marcó el final del accionar armado del ERP (EjércitoRevolucionario del Pueblo) diezmado ya en los montes tucumanos.Tres meses después de estos dos hechos, el 24 de marzo de 1976, elgolpe militar de las fuerzas armadas lideradas por Jorge Videla, EmilioMassera y Orlando Agosti no sólo derrocaría a la viuda de Perón:instauraría en el país el terrorismo de Estado, la práctica de secuestrar,torturar, asesinar y ocultar luego los cadáveres de miles de opositores aquienes se calificó con el eufemismo de "desaparecidos". La pesadilla de lamás cruel tiranía padecida por la Argentina terminaría, seis años después,con la derrota de Malvinas a manos de Gran Bretaña.Pero todo eso parecía imposible en diciembre de 1975. Un año y medioantes, junto con Juan Perón, habían muerto en el país las últimasesperanzas de un renacer de la democracia y de un sistema civilizado deconvivencia.
1
 
Acosada por su incapacidad, por los militares, por el poder económico quevació las góndolas de los supermercados, por los gremios que corrían enpos de igualar los salarios a los caprichos de una inflación desorbitada ycon una causa judicial pendiente por una presunta defraudación, Isabel, laviuda de Perón, se debatía en vano por continuar al frente de lapresidencia y se negaba a renunciar.El Congreso, con mayoría peronista, se negaba a iniciarle un juiciopolítico. Las fuerzas armadas, que ya tenían planificado el golpe e, incluso,la fecha del alzamiento, esperaban cruzadas de brazos a que "todo sedeteriorara más", como reveló este diario en 1998 al analizar una serie dedocumentos de la época cruzados entre la Embajada de los EstadosUnidos y el Departamento de Estado de ese país.El 17 de diciembre el gobierno decidió anticipar las elecciones generalesde 1977 para el 17 de octubre de 1976. Fue la salida ideada por elgabinete de la viuda de Perón como un intento de aplacar al golpismo enacecho. Era tarde. Y fue inútil. Ese mismo día, el general Antonio Bussi sehizo cargo de la V Brigada de Infantería de Tucumán, el general LeopoldoGaltieri asumió como segundo jefe del Estado Mayor del Ejército y elgeneral Reynaldo Bignone se hizo cargo del Colegio Militar. Al díasiguiente se sublevó la Fuerza Aérea.Los golpistas obedecían al brigadier Jesús Orlando Capellini, un militarnacionalista que detuvo al jefe de la fuerza, Luis Fautario, en plenoAeroparque Jorge Newbery. El gobierno designó a Agosti como jefe de lafuerza mientras los golpistas dejaban en claro sus pretensiones: "1)Considerar totalmente agotado el actual proceso político que agobia alpaís; 2) Desconocer las autoridades que detenta el gobierno nacional y 3)Requerir que el comandante del Ejército asuma en nombre de las FF.AA.la conducción del gobierno nacional."Los sublevados sobrevolaron la Casa de Gobierno y arrojaron panfletosmientras el gabinete de Isabel (el actual senador Antonio Cafiero y el hoygobernador de Buenos Aires Carlos Ruckauf eran entonces ministros deEconomía y Trabajo) intentaba superar la crisis. La Armada y el Ejército semantuvieron al margen. Todavía no era la hora. Videla instó a "dar unejemplo de cohesión, disciplina, desinterés y responsabilidad", cualidadesque echaría por la borda tres meses después.La sublevación militar terminó el lunes 22, después de que los amotinadosse refugiaran en la base aérea de Morón, que fue bombardeada. La débilreacción del entonces poderoso sindicalismo y la indiferencia con la que laciudadanía siguió el levantamiento llevaron tranquilidad al golpismo: elensayo general del 24 de marzo de 1976 había sido perfecto.El martes 23, a menos de veinticuatro horas de superado el alzamientoaeronáutico, la guerrilla lanzó su golpe más ambicioso de los tantos que
2
 
había dado desde finales de los años 60. Un grupo de cerca de 270guerrilleros, en su mayoría del ERP (se dijo en su momento que habíatambién miembros de la guerrilla peronista Montoneros), intentó copar elBatallón de Arsenales 601, Domingo Viejobueno.Los estaban esperando. Un agente de inteligencia del Ejército, Juan "Oso"Ranier, infiltrado en el ERP, había anticipado el golpe guerrillero. Lamadrugada del miércoles 24 encontró la zona sur del Gran Buenos Airesen pie de guerra. Tanques, aviones, incluso tropas de la Armada tomaronparte de una batalla por la recuperación del cuartel. Las tropas ingresaronluego a una villa miseria cercana donde, se dijo entonces, se habíanrefugiado los atacantes. Se cree que al menos 85 irregulares murieron esanoche, lo mismo que un número nunca determinado de inocentesalcanzados por los tiroteos que se extendieron por Lanús, Villa Dominico yLomas de Zamora. También murieron un capitán, un teniente primero, unsargento ayudante, cuatro soldados y dos policías.La noche del 24 de diciembre, desde Tucumán, Videla dijo observar "conla sana rabia del verdadero soldado, las incongruentes dificultades en lasque se debate el país, sin avizorarse la solución"El país estaba helado por la sorpresa. Oscilaba entre el desconcierto y elterror. Intentaba descifrar las andanzas de un dólar financiero especial($82,45) y otro dólar financiero ($58). Y también intentaba sobrevivir,claro. La clase media pugnaba por el dos ambientes ($650.000 en Devoto)o por el Citroen 2CV ($85.000 un usado) y hasta arañaba de vez encuando un traje de fibra poliester ($3.199). Tampoco veía soluciones. Y nisiquiera avizoraba lo que Videla y compañía tenían en mente. Tambiénintentaban sonreír.En el Teatro Astros, dos grandes de la revista, Alfredo Barbieri y DonPelele, apostaban a la esperanza. Cada noche salían con sus disparates arepresentar: "Entre julepe y julepe llegaremos al 77"Pero no, no llegamos.Clarin, 2000
Qué pasaba en la Argentina en 1975
El deterioro del gobierno de Isabel Perónaumenta cada día más. Este año hay
860muertos
por causas políticas y la inflaciónalcanza al 330 por ciento.El país tiene cuatro ministros de Economía
3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->