Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Manifiesto Laboral (2013)

Manifiesto Laboral (2013)

Ratings: (0)|Views: 185|Likes:
Published by eternobaragua

More info:

Published by: eternobaragua on Apr 30, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/11/2013

pdf

text

original

 
Adicionalmente, se im-puso una agenda ten-diente a flexibilizar lascondiciones de trabajopara garantizar a las em-presas amplios gradosde libertad para organi-zarse, contratar, despe-dir, fijar remuneracionesy establecer número defunciones polifuncionali-dad).Por otra parte, la pro-gresiva apertura de losmercados internaciona-les generó sobre los tra-bajadores la presión decompetir con aquellaseconomías con menoresprotecciones laboralesy, por ende, con meno-res costos asociados.Junto a esto, entre 1978y 1979 se impuso el de-nominado
“Plan Labo-ral”
que, luego de 6
años de prohibición dela negociación colectiva,instauró un modelo derelaciones laborales ra-dicalmente distinto alque se había ido cons-truyendo democrática-mente en las décadasanteriores. Este plan fueelaborado por la JuntaMilitar y sus asesores,
 
sin legitimidad alguna ycuyo objetivo fue des-
Introducción
Han pasado más de 10años desde la últimareforma en materia sin-dical, la que en su mo-mento fue presentadacomo un gran esfuerzopolítico para acordarnuevas reglas que mo-dernizarían las relacio-nes laborales. Sin em-bargo, aspectos estruc-turales del modelo derelaciones laborales notuvieron modificación.Hoy
no existen los con-
sensos técnicos y políti-cos
acerca del diagnósti-co, ni las soluciones quepermitan estableceracuerdos relevantes enmateria laboral. Si bienhan aparecido distintaspropuestas en el últimotiempo,
ha faltado undebate abierto
que
ponga de manifiesto losprincipios que haydetrás de cada una deellas y que considere lavisión y planteamientosde los trabajadores.En nuestra opinión, Chi-le no podrá alcanzar elDesarrollo ni construiruna verdadera democra-cia si no se plantea se-riamente la construc-ción de un Nuevo Mode-lo de Relaciones Labora-les. Un modelo que re-conozca la divergenciade intereses y el conflic-to inherente a la rela-ción capital-trabajo, y ellegítimo poder de lostrabajadores organiza-dos de manera autóno-ma, generando cambiosestructurales a la actualnormativa autoritaria.
 Antecedentes
Con el golpe militar de
1973 se adoptó en Chile
una estrategia de desa-rrollo basada en el dog-ma del libre mercado,instaurando uno de lossistemas más radicalesdel mundo dentro deese paradigma, consis-tente en el estableci-miento de un
Estadosubsidiario, una grandesregulación normati-va y la apertura exter-na.
 
Esto tuvo enormes re-percusiones sobre lostrabajadores, principal-mente porque se supri-mieron
algunos dere-chos que habían sidoconquistados
en las
décadas anteriores.
Por un Nuevo Modelo de Relaciones Laborales
MANIFIESTO LABORAL
ABRIL, 2013
 
mantelar la fuerza de los sindicatos
. Se
trató de una institucionalidad diseñadapara que el mercado operara sin con-trapesos en el mundo del trabajo.La acción de la dictadura, entonces,provocó una violenta redistribución delpoder entre sectores sociales, favore-ciendo los grandes intereses económi-cos. Posteriormente, los
gobiernos dela Concertación no modificaron sus-tantivamente esta situación
, apoyando
argumentos y políticas en las que pri-maban los equilibrios macroeconómi-Por lo demás, durante los últimos años,se ha cristalizado en Chile una
“nuevacuestión social” marcada por la cre-
ciente precarización del empleo
. El
país ha construido una formalidad en-deble, cuya cara visible se sustenta enaumentos en tasas de participación,ocupación y disminución del desempleoinvoluntario. Sin embargo, dicho para-digma es discutido a nivel mundial, pro-moviéndose el análisis de la calidad delempleo. Ahí nuestro país tiene impor-tantes déficits por superar:
1) El trabajo flexible bajo condiciones
de tercerización, ha incrementado suincidencia sobre el total del empleoasalariado en cerca de un 46%, pasandode un 11,5% en el trimestre enero -marzo 2010, a un 16,8% en el trimestreoctubre - diciembre 2012 (análisis basa-do en cifras oficiales del INE). En Chile,los regímenes de subcontratación, su-ministro de trabajadores y enganchetemporal, aumentan la probabilidad detener empleos precarios en términosde menor protección y mayor subem-pleo visible (trabajo de tiempo parcialinvoluntario).
2) Al medir la protección en el empleo
asalariado (estabilidad y seguridad so-cial), los datos indican que para el tri-mestre octubre - diciembre de 2012,tan solo un 54,5% de los asalariadostienen contrato indefinido de trabajo,cotización de salud, pensiones y segurode cesantía. Además de un evidenteincumplimiento normativo, el resultadoda luces de una avance en la segmenta-ción contractual (tiempo definido vstiempo indefinido), situación que desdela OIT se promueve combatir a travésde sistemas robustos de negociacióncolectiva.
3) La seguridad en ingresos es otro défi-
cit característico de la realidad chilena.
“ 
 Hoy un gerente general de un gran empresa chilena gana más de 100 veces loque un trabajador que  gana el salario mínimo
” 
 
Page 2
MANIFIESTO LABORAL
cos más que la democracia y la calidadde vida de los trabajadores. Bajo esaóptica, los derechos laborales siguieronsiendo percibidos como obstáculos yrigideces para la actividad económica yno como un elemento sustantivo quedebe ser resguardado por la sociedad.El enorme desequilibrio de poder quemarca actualmente a la sociedad chile-na, se manifiesta con mayor claridad enla escasa o nula capacidad de los traba- jadores de incidir en la distribución dela riqueza y en las decisiones sobre suspropias condiciones de vida y de traba- jo. La evidencia nos muestra que la
des-igualdad se explica en mayor medidaen el mundo del trabajo
. A modo de
ejemplo, hoy un gerente general de ungran empresa chilena gana más de 100veces lo que un trabajador que gana elsalario mínimo. Ninguna política quepase por alto esta realidad podrá tenerefectos relevantes.
 
Según la última encuesta CASEN, el
50% de los trabajadores obtiene menos
de $251.620 al mes. En caso de consi-derar sólo a los trabajadores depen-dientes no estatales, la cifra se reduce a
$218.800.-4) La desigualdad en el mundo del tra-
bajo, es otro rasgo visible: de acuerdo alas encuestas CASEN, entre 2011 y
1990, las personas que pertenecen al
5% de la población más rica del país
han aumentado la brecha de ingresosautónomos en un 100% respecto dequienes pertenecen al 5% más pobre.En parte, esta desigualdad, se ha vistoestimulada por la presencia de un exce-dente productivo que no ha sido remu-nerado a los trabajadores (los incre-mentos en productividad han superadoel aumento real de las remuneracionesen igual período (2011-1990).
5) Durante los últimos 20 años, se ha
presenciado un progresivo desalojo delos instrumentos colectivos con dere-cho a huelga. De acuerdo a los registrosadministrativos de la Dirección del Tra-bajo, a diciembre de 2011, un 31,4% delos trabajadores involucrados en nego-ciaciones colectivas lo hacía bajo la op-ción sin derecho a huelga. En 1990, eraun 13,7%.
En síntesis, ni el crecimiento económi-co ni contar con un empleo aseguran,por sí solos, el bienestar social
.
Tal como ocurre con las relaciones la-borales, se observa además que las
principales instituciones chilenas man-tienen y profundizan la exclusión so-cial
y son limitantes para el ejercicio
pleno de la democracia y de los dere-chos humanos. El modelo previsional,la educación, el sistema tributario y elsistema electoral, entre otras, son
“instituciones capturadas” por los gru-
pos económicos
que ejercen una inci-
dencia directa en las políticas que asu-men los gobiernos. Por esto, resultasintomático que la élite se cierre tajan-temente a la posibilidad de generarcambios estructurales en estos ámbi-tos.
“Según la última
encuesta CASEN, el 50%de los trabajadores obtiene menos de $251.620 al 
mes” 
 
Page 3
ABRIL, 2013
Los “nudos” críticos de la insti-
tucionalidad laboral 
En Chile el
sindicalismo
se encuentra
fuertemente limitado por la legislaciónlaboral, que
circunscribe su ámbito deacción principalmente a la empresa
. Si
bien la ley no prohíbe la negociacióninter-empresas, ésta sólo se puede lle-var a cabo si hay venia del empleador,con lo que se discrimina a los otros ti-pos de sindicato (inter-empresa y detrabajadores temporales) que debenesperar la voluntad del empleador paranegociar.Actualmente, las
organizaciones sindi-
cales son cada vez más fragmentadas ypequeñas
, con un promedio de 75 so-
cios. Además, en una de cada cuatroempresas se registra más de un sindica-to, mientras en las empresas de menortamaño se carece de representación.Por otro lado, la legislación laboral chi-lena permite que
grupos de trabajado-res
negocien en empresas que cuentan
con sindicatos vigentes, con lo cual seproduce una competencia desleal en la
medida que no suponen “costos” para
los involucrados. Al mismo tiempo, estogenera una situación de desamparo de

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->