Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Algunas consideraciones sobre el Código PABI de México

Algunas consideraciones sobre el Código PABI de México

Ratings: (0)|Views: 646 |Likes:
El objetivo perseguido en este ensayo es el de analizar el Código de Autorregulación de Publicidad de Alimentos y Bebidas No Alcohólicas dirigida al Público Infantil, llamado “Código PABI”, que se dio a conocer en México en septiembre de 2008 y que entró en vigor a partir de este 1 de enero de 2009.
El objetivo perseguido en este ensayo es el de analizar el Código de Autorregulación de Publicidad de Alimentos y Bebidas No Alcohólicas dirigida al Público Infantil, llamado “Código PABI”, que se dio a conocer en México en septiembre de 2008 y que entró en vigor a partir de este 1 de enero de 2009.

More info:

Published by: Fernando García Sais on Apr 02, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/31/2013

pdf

text

original

 
EL CÓDIGO PABI BAJO LA LUPA: LOS CONSUMIDORES OLVIDADOSFernando GARCÍA SAIS
1
La autorregulación publicitaria como actividad –usualmente espontánea— del sector empresarial, éste generalmente integrado de manera tripartita (anunciantes, agencias de publicidad y medios de comunicación) encuentra justificación en la medida que cumplacon la finalidad de difundir mensajes comerciales que se apeguen a las normas vigentes.Inclusive, en ese ánimo autorregulador, los códigos de autorregulación incorporan principios y reglas que “van más allá” de lo que el Derecho ya les impone.Es decir, la autorregulación nace por el deseo de corregir fallas que surgen por lasconductas de cualquiera de los anunciantes, agencias o medios, al violentar el marco jurídico que les regula su quehacer. Asimismo, la autorregulación tiene su origen en laintención de corregir 
ex ante
dichas fallas a efecto de evitar verse inmerso en un procedimiento administrativo sancionador (como puede ser el caso de Profeco oCofepris), privilegiando un procedimiento interno que culmine con una sanción(económica o moral). Por último, la autorregulación tiene como meta cumplir con ciertos paradigmas éticos o morales que el grupo que la asume estima valiosos: generalmentecumplir con los derechos y satisfacer los intereses de los consumidores destinatarios desu publicidad.En las disciplinas afines al Derecho de los Consumidores, como lo es la publicidad,cualquier pretensión autorreguladora que se aparte de cualquiera de los tres justificantesmencionados (corregir fallas, privilegiar un procedimiento interno, proteger a losconsumidores), corre el riesgo de ser inútil por ineficaz.Derivado de dichos justificantes, observamos que la autorregulación publicitariainvolucra, habitualmente, tanto aspectos sustantivos como adjetivos;
i.e.,
los códigos deautorregulación prevén disposiciones que dicen lo que una publicidad puede o no puedecontener (texto, sonido, imágenes, etc.), pero también establece un mecanismo privado,confiado a un ente colectivo (un jurado de la publicidad) para encausar aquellos deslicescometidos por algún agremiado y disponer que el agremiado deba suspender o corregir lacomunicación comercial de que se trate y/o imponer a manera de reproche social unasanción moral como la eventual expulsión del gremio.Entonces, cuando hablamos de “autorregulación” lo mismo nos referimos a su ámbitossustantivo y procesal e irremediablemente, dentro de este último, se comprende al aspectoinstitucional, entendido en términos amplios como el aparato organizacional queadministra el código de autorregulación.
1
Licenciado en Derecho, ITAM. Estudios del Doctorado en Derecho Patrimonial, Universidad PompeuFabra. Ha sido profesor de Derecho de los Consumidores y Responsabilidad por Producto en la Maestría deDerecho Administrativo y de la Regulación en el ITAM desde 2005. Fue Director de Publicidad de laProfeco. Contacto: fernando@garciasais.com.mx 
1
 
Por ello, a la hora de valorar la pretendida eficacia para-normativa de la autorregulaciónes viable hacerlo a partir de cualquiera de esos tres referentes (el sustantivo, el procesal yel institucional).A la luz de lo anterior, el objetivo perseguido en este ensayo es el de analizar el Códigode Autorregulación de Publicidad de Alimentos y Bebidas No Alcohólicas dirigida alPúblico Infantil, llamado “Código PABI”, que se dio a conocer en México en septiembrede 2008 y que entró en vigor a partir de este 1 de enero de 2009.
Valoración de los aspectos sustantivo
En el quinto párrafo de la Introducción del PABI se dice que dicho código “complementala legislación vigente” (es decir, que cubre alguna laguna del derecho vigente) y por otrolado que “establece mecanismos concretos y prácticos para garantizar el control y laaplicación de las normas éticas que plantea (o sea, que contiene un procedimiento internode control).Si partimos de la base de que el sistema jurídico no es un sistema coherente, cerrado, enel que la posibilidad de lagunas no es viable, en virtud del dogma del “legislador racional”, la idea de emitir un código –privado o no— que venga a completar al derechovigente, no tiene cabida. Sin embargo, todos sabemos que los sistemas normativos lejosde ser coherentes y completos, se presentan en la realidad como sistemas en los que laslagunas, las redundancias, las vaguedades y ambigüedades normativas son frecuentes.A partir de lo anterior, la función de complementar al Derecho puede ser entendida comouna mera función llenadora de lagunas o interpretativa respecto de las vaguedades yambigüedades normativas. Por otro lado, por “complementar” al Derecho podemosentender un papel dinámico de la actividad legislativa, en la medida que se reconoce quelas necesidades y las situaciones reguladas se mueven tan rápidamente que la normaemitida en el pasado por el legislador pronto entra en desuso (cuando el legislador regulaba la publicidad telefónica, llegó el Internet y el spam).¿A qué se refiere el digo PABI, entonces, cuando incorpora la funcn decomplementar la legislación vigente?Si el redactor del Código PABI pretendió incorporar el primer significado (funciónllenadora de lagunas o interpretativa de vaguedades y ambigüedades), debió al menosdecirnos cuáles fueron las lagunas, vaguedades y ambigüedades que resolv.Lamentablemente nada de eso se menciona en el digo. ¿Será mera rerica orepresenta el Código un ejercicio banal?Si el redactor pretendió, por el contrario, reconocer que el Derecho es un sistemadinámico de normas y que, mientras que el legislador se pone al día, tenemos el CódigoPABI para cubrir todas esas nuevas necesidades sociales que el Derecho no había previsto, parece que el redactor volvió a ser omiso, ya que no se incluye en el cuerpo del2
 
Código ninguna situación que no hubiere estado prevista o hubiera podido ser inferida dealguna norma jurídica vigente.Por ejemplo, el artículo 1 del PABI establece que la publicidad deberá ser orientadora yeducativa y promover los valores sociales positivos. Este mismo principio lo encontramosen la Ley Federal de Radio y Televisión (“LFRT”) en su artículo 5, primordialmente ensus dos primeras fracciones, que dicen:
“Artículo 5o.- La radio y la televisión, tienen la función social de contribuir al fortalecimiento dela integración nacional y el mejoramiento de las formas de convivencia humana. Al efecto, através de sus transmisiones, procurarán:I.- Afirmar el respeto a los principios de la moral social, la dignidad humana y los vínculosfamiliares;II.- Evitar influencias nocivas o perturbadoras al desarrollo armónico de la niñez y la juventud;[…]”
En materia de publicidad infantil, es el artículo 59 Bis de la LFRT el que dice:
Artículo 59-Bis.- La Programación General dirigida a la población infantil que transmitan lasestaciones de Radio y Televisión deberá:I.- Propiciar el desarrollo armónico de la niñez.II.- Estimular la creatividad, la integración familiar y la solidaridad humana.III.- Procurar la comprensión de los valores nacionales y el conocimiento de la comunidadinternacional.IV.- Promover el interés científico, artístico y social de los niños.V.- Proporcionar diversión y coadyuvar el proceso formativo en la infancia.Los programas infantiles que se transmiten en vivo, las series radiofónicas, las telenovelas oteleteatros grabados, las películas o series para niños filmadas, los programas de caricaturas, producidos, grabados o filmados en el país o en el extranjero deberán sujetarse a lo dispuesto enlas fracciones anteriores.La Programación dirigida a los niños se difundirá en los horarios previstos en el reglamento deesta Ley.”
Por su parte, el artículo 67 de la LFRT establece ciertos principios, entre los que seencuentra (i) “la no difusión de publicidad engañosa” (fracción III)
2
, previsto de igualmanera en el artículo 32 de la Ley Federal de Protección al Consumidor; (ii) la difusiónde publicidad libre de violencia (fracción IV)
3
 y (iii) la publicidad que no distorsione loshábitos de la buena nutrición (fracción IV)
4
. La dicción del artículo 67 es la siguiente:
Artículo 67.- La propaganda comercial que se transmita por la radio y la televisión se ajustará alas siguientes bases:I.- Deberá mantener un prudente equilibrio entre el anuncio comercial y el conjunto de la programación;II.- No hará publicidad a centros de vicio de cualquier naturaleza;
2
 
Cfr 
. artículos 5, 6, 7, 11, 12, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28 del PABI.
3
Esto lo encontramos en el artículo 4 del PABI.
4
 
Cfr 
. artículos 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20 del PABI.
3

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->