P. 1
Arcana Mundi-Alta Extraneza

Arcana Mundi-Alta Extraneza

Ratings: (0)|Views: 1,157 |Likes:
Published by Scott Corrales
No todo encaja en su sitio: la realidad nos depara sorpresas que rompen los esquemas de lo habitual y acostumbrado - civilizaciones que se escapan a los libros de historia, criaturas extraordinarias, eventos imposibles. Este es el mundo de la alta extrañeza.
No todo encaja en su sitio: la realidad nos depara sorpresas que rompen los esquemas de lo habitual y acostumbrado - civilizaciones que se escapan a los libros de historia, criaturas extraordinarias, eventos imposibles. Este es el mundo de la alta extrañeza.

More info:

Published by: Scott Corrales on May 03, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/07/2014

pdf

text

original

 
Por Scott CorralesInstitute of Hispanic Ufology(IHU)
 
Alta Extrañeza
2
Capítulo 1
 – 
La vejez del nuevo mundo
Basta con abrir cualquier libro de historia universal que aborde el tema de lascivilizaciones que existieron en el continente americano antes de lallegada de Colón aGuanahaní en 1492 (o la llegada de Leif Erikson a Vinlandia, si se prefiere). Las tierrasque van desde el estrecho de Bering hasta el golfo de México, nos informarán los textos,estaban mayormente vacías, pobladas por escasas tribus que vivían en las planicies o enlos bosques, dedicados a la caza y la agricultura. La construcción de grandescivilizaciones estaba reservada a Mesoamérica y la cordillera de los Andes, cunas deculturas impresionantes y cuyo adelanto superaba por leguas elde las tribus que existíanmás allá de sus fronteras.En América del Norte conocemos estas tribus poco avanzadas por sus nombres: los inuitque persisten hasta nuestros días en el circulo polar, los chippewa de los Grandes Lagos,los iroquois de los bosques de lo que sería Nueva York y cientos de agrupacionespequeñas, algunas que formaron comunidades religiosas impresionantes como Cahokia ylos aún desconocidos Anazasi, cuyas ruinas aún pueden verse en el desierto del suroestede Estados Unidos. Nos dejaron puntas de flechas, un poco de cerámica, algunos objetosde culto y nada más. Las leyendas de estas tribus, sin embargo, siempre dejan claro quelas tierras que ocupan en la actualidad fueron ocupadas por otras culturas de las que seconoce pocoEstados Unidos Antes de CristoLa jovencísima misionera mormona no dejaba de sonreir al vez que me entregaba cada vez
más y más panfletos sobre su fe. “¿Ha oido hablar de nuestra religión?”
Acto seguido, pasó a pronunciar un discurso bastante bien memorizado sobre las virtudes ymetas de la Iglesia de los Santos de los Ultimos Días y el mensaje que el libro de Mormónguardaba para mi. Uno de los materiales que tuvo a bien de darme esa mañana deprimavera sí consiguió llamar mi atención: se trataba de una estampa mormona que
ilustraba un evento ocurrido en la “América primitiva” en la que los danitas y nefitas se
disputaban el control del continente desde urbes con nombres como Cumorah y Zarahemla.Indagaciones posteriores revelarían la existencia de grupos de investigación mormonaenfrascados en la labor de precisar la ubicación exacta de estos imperios antiguos
 – 
algunosasignándolos a la region de los indios pueblos en el suroeste de Estados Unidos, otros conla cultura maya del Yucatán, y aún otros con la imponente Cahokia en el centro del país,una verdadera metrópoli indígena que supuestamente dio refugio a doscientos cincuentamil habitantes.
 
Alta Extrañeza
3
Los antropólogos se desternillan de risa ante todo esto, aunque hay detalles un tantoinexplicables sobre los hechos sucedidos en Norteamérica en eras anteriores a la actual:osamentas gigantes, algunas de ellas con cuernos; ciudadelas olvidadas por el paso de lossiglos; carreteras perfectamente trazadas que se remotan a eras desconocidas...¿pruebas deque existió una civilización avanzada en esta parte del mundo hace milenios, o purasuperchería?
“Através de los valles de los ríos Mississippi y Ohio se encuentran todas clases deestructuras antiguas”, escribe el destacado autor John A. Keel en su obra
 Disneyland oftheGods
(Nueva York: Amok Press, 1987), “y los restos de una civilizacion que pudo haberse
comparado a las primeras civilizaciones del valle del Indo en la India y en el Nilo de Egipto.Las investigaciones en las capas superiores de los llamados «montículos indios» hanrevelado artefactos de hierro, cobre y distintas aleaciones. Los indios norteamericanoscarecían de conocimento alguno sobre la metalurgia, y se limitaban a forjar hachas de hierrometeórico, una sustancia tan poco común que las hachas sereservaban para ocasionesreligiosas y ceremoniales. Sin embargo, se han encontrado armaduras de cobre, diestramenteconfeccionadas de tubos de cobre, en algunos montículos. Existe un gran número deesqueletos con narices de cobre, aparentemente parte delrito de entierro; preparaciones tan
delicadas y complejas como el procedimiento egipcio de la momificación”.“En la región de los Grandes Lagos existe una red de antiguas minas de cobre”, prosigueKeel. “Algunas de éstas minas estaban en uso hace dos mil
años, y debieron haberrequerido miles de obreros para extraer y refinar el mineral. La cultura india giraba entorno a puntas de flecha de sílex y pieles de animal, no a la minería y a la metalurgia...Laevidencia concreta que hallamos através de todo elcontinente señala que una culturaadelantada floreció aquí mucho antes de la llegada de los indios através de su crucemítico del estrecho de Bering. Debido a que los montículos, templetes etc., sonsorprendentemente parecidos a los que se encuentran en Europa, Asia y hasta las lejanasislas del Pacífico, podemos especular que dicha cultura fue mundial. Probablementealcanzó su cenit antes de la glaciación hace diez mil años, y deterioró debido a lascatástrofes geológicas. Esta cultura realizó mapas del planeta entero, y fragmentos deesos mapas sobrevivieron el paso de los siglos hasta que llegaron a las manos de Colón.Los gigantes, que una vez habian cargado enormes bloques de piedra de un lugar a otro, yconstruyeron los monolitos que aún se yerguen sobre todos los continentes, gradualmentedecayeron a un estado salvaje y fiero, motivados a ello por la necesidad de sobrevivir.Posiblemente la Atlántida no se haya hundido bajo el mar. Tal vez estemos viviendo en
ella.”
Pero...¿siempre fue así?A pocoskilómetros de dónde se escribe este trabajo existe una formación rocosa naturalque fue modificada por la mano del hombre en épocas desconocidas. Conocida como
“Rock City” (ciudad de las piedras) esta fortificación natural fue utilizada por los
indígenasque lucharon contra los ingleses en el siglo XVIII, pero estos defensores no

Activity (11)

You've already reviewed this. Edit your review.
Antonio Jesus liked this
1 thousand reads
hervas34 liked this
1 hundred reads
CHIMBO25 liked this
carlosqscribd liked this
Dani González liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->