Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
VI de Pascua C

VI de Pascua C

Ratings: (0)|Views: 254|Likes:
Published by sagradafamiliaes958

More info:

Published by: sagradafamiliaes958 on May 04, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/22/2013

pdf

text

original

 
Domingo VI de Pascua (ciclo C)
Vendremos a él y haremos morada en él
Hech 15, 1-2. 22-19; Sal 66; Ap 21, 10-14. 21-23; Jn 14, 23-29.Jesús nos deja claro cual es el propósito del amor, de amar con ese amor verdadero yesforzado, fiel y sacrificado, del que nos hablaba el domingo anterior: “
vendremos a él y haremos morada en él 
”. Se trata de la “inhabitación” o presencia interior del Señor en nuestrocorazón como en su lugar más apropiado, pues el único que puede realmente penetrar en lospliegues más profundos e íntimos de nuestro ser es el Señor, pues ni nosotros mismos somoscapaces de comprender muchas veces lo que pasa en nuestro interior. Sólo el genial creadorde nuestra vida puede dirigir esta nave, pero para ello debe tomar el control absoluto denuestra voluntad o decisión, sentarse en el trono de la morada interior, donde muchas vecesreina mi pequeño y caprichoso ego, que poseído por todo tipo de impulsos y malos espíritus,nos conduce a la ruina y a la destrucción. Mas hay una condición para que el Señor puedaponer su morada en nosotros: “
el que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará
”, esdecir, hacer lo que Él nos dice, seguir las instrucciones de Cristo, que dejarán el caminodespejado de demonios para que el Señor pueda ocupar mi ciudad interior.Las enseñanzas de Cristo nos han sido transmitidas por dos medios: la Sagrada Escrituray la Tradición, intérpretes auténticos de la palabra de Cristo. Para guardar las palabras de Cristoes necesario conocer concretamente qué nos dice, cómo actuar, qué hacer, y con la literalidadde lo que hay escrito en la Biblia no es suficiente, por eso el mismo Señor ya nos había dichoque tendríamos un “
Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quienos lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.
” El Espíritu es el Maestro y lamemoria de la Iglesia, que hará que no confundamos las palabras de Cristo y hará que estasse mantengan frescas y actuales en cada época. El libro de los Hechos nos transmiteprecisamente un ejemplo de cómo en la Iglesia el Espíritu ha ido conduciendo la inteligenciade la revelación para abordar los conflictos, dudas y vacilaciones que pudiéramos tener a lolargo de los siglos. El Señor prometió de un modo concreto a los apóstoles, como hemosescuchado, esta asistencia especial del Espíritu Santo para tomar las decisiones adecuadas. Así vemos que ante un conflicto surgido en la Iglesia con los judaizantes, los apóstoles ypresbíteros reunidos -lo que hoy sería el Magisterio de la Iglesia, los obispos y el Papa, así comolos concilios- adoptan una serie de decisiones que consideran inspiradas por el mismo Señor:
Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponeros más cargas que las indispensables:que os abstengáis de carne sacrificada a los ídolos, de sangre, de animales estrangulados y dela fornicación. Haréis bien en apartaros de todo esto.
” El modo en cómo transmiten a todos losfieles las decisiones tomadas, por medio de una carta que será leída en las asambleas, son elorigen de lo que hoy son las encíclicas de los Papas, los cánones de los concilios y lasenseñanzas del Catecismo. De tal manera que si rechazamos o no hacemos caso a estosescritos y enseñanzas, es como si estuviéramos rechazando una carta de los apóstoles o laspalabras mismas de Cristo. Ya nos ha advertido Jesús que “
El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió
”. Disentir,desobedecer, dudar, de las enseñanzas actuales de la Iglesia manifiesta poco amor a Cristo,porque si en verdad queremos ser fieles a Él y amarle como Él nos ama, agradeceremosprofundamente que hay dejado a los pastores de la Iglesia la misión de aclarar las dificultadesy dudas que vayan surgiendo a lo largo del tiempo, para que tengamos la certeza de que vamos

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->