Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Susan Andersen - Diarios de La Hermandad 02 - Sin Normas

Susan Andersen - Diarios de La Hermandad 02 - Sin Normas

Ratings: (0)|Views: 87 |Likes:
Published by Maca Basualdo

More info:

Published by: Maca Basualdo on May 05, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/25/2013

pdf

text

original

 
Susan AndersenSusan Andersen
DD
IARIOSIARIOS
 
DEDE
 
LALA
 
HERMANDADHERMANDAD
, 2, 2
SIN NORMASSIN NORMAS
 
S
USAN
A
 NDERSEN
S
IN
 
 NORMAS
 
Prólogo
Querido diario: Jamás entenderé por qué la gente pinta las paredes desus casas de blanco. Si por mí fuera, colorearía el mundoentero.13 de junio de 1992
—¿Pero en qué demonios estás pensando?Aferndose a la escalera desde la que estaba pintando, PoppyCalloway, una adolescente de trece años, se volvió hacia la amiga queacababa de hacerle esa pregunta. Apenas se la veía, enfundada en unabata de pintor. Del pasador con el que pretendía apartar el pelo de surostro, escapaban algunos mechones de su melena lisa y castaña. Janemiraba a Poppy desde la pared oeste, donde ella había estado pintandolaboriosamente los parteluces de las ventanas. A través de los cristales seveía que la bahía estaba cubierta de nubes de lluvia. Sin embargo, un cieloazul celeste enmarcaba la Space Needle, la famosa torre de Seattle.—Está perfecto, Jane —la alabó Poppy, admirando el contraste delcolor crema de la madera con el verde de las paredes—. Pintar los marcoses lo más difícil —resopló para apartar un rizo de sus ojos y le brindó a suamiga una sonrisa radiante—. Por eso te dejo a ti ese trabajo.Al serio rostro de Jane asomó una sonrisa irónica.—¿Así que yo soy la tonta de la Hermandad?—Qué va. Pero sabía que tú harías bien este trabajo —se volvió haciasu otra amiga, Ava. La adolescente pelirroja estaba comiendo una barritade chocolate al tiempo que bailaba al ritmo del
Smells Like Tenn Spirit 
deNirvana, que sonaba en el radiocasete que se habían llevado a la mansiónde la señorita Agnes—. ¿Piensas echarnos una mano en algún momento?—la urgió Poppy.Ava miró a Poppy desde el otro extremo de la habitación sin dejar demover en ningún momento sus generosas caderas y los brazos.—Un momento. Ahora mismo estoy en comunión con Kurt Cobain.—Has estado comunicándote con él desde que te compraste la cintade Nevermind ¿hace cuánto? ¿Seis meses? Puedes continuar estando encomunión con un rodillo en la mano.—Lo siento, Poppy, ya sabes que no se me dan bien los trabajosfísicos.—¡Vaya! —observó los fluidos movimientos de Ava—. ¿Y no eras tú laúnica que bailaba lo suficientemente bien como para aparecer en un vídeo
- 3 -

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->