Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
LO1-Gomez

LO1-Gomez

Ratings: (0)|Views: 132 |Likes:
Published by Flor

More info:

Published by: Flor on May 06, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/27/2013

pdf

text

original

 
Carlos Mario Gómez Gómez
En este trabajo se realiza un recorrido a través de algunas de las discusiones actuales sobre eldesarrollo sostenible, poniendo el énfasis en aspectos como el crecimiento económico, laescasez, la degradación del medio ambiente y el crecimiento demográfico, relacionándolosdesde la óptica económica.El autor defiende la importancia del modo de adaptación de la sociedad a los problemasplanteados por la escasez relativa, ya que el mayor crecimiento actual no se traducenecesariamente en menores posibilidades de crecimiento en el futuro, ni la abundanciaderecursos naturales constituye siempre una ventaja relativa para el desarrollo económicodelos países.
Lan honetan gaur egun garapen jasangarriaren inguruan puri-purian dauden eztabaidetako batzuk jorratzen dira, hazkunde ekonomikoa, eskasia, ingurugiroaren narriadura eta hazkunde demografikoa bezalako alderdietan arreta berezia jarriz, eta horiek guztiak ikuspegi ekonomikotik elkar-lotuz.Autoreak azpimarratzen du eskasia erlatiboak planteaturiko arazoen aurrean gizarteak egokitzeko duen moduak garrantzi berezia duela, ez baitago erlazio negatiborik hazkunde ekonomikoaren eta ingurugiroaren gaineko eraginaren artean, eta baliabide naturalen ugaritasunak ez baitu abantaila erlatiborik suposatzen herrialdeen garapen ekonomikorako.
Población, Medio Ambientey Crecimiento Económico:¿Tres Piezas Incompatiblesdel Desarrollo Sostenible?
 
I.INTRODUCCIÓN
El estudio sobre la posibilidad de hacer com-patible el crecimiento económico, simultánea-mente, con el crecimiento demográfico y con laconservación del medio ambiente tiene una lar-ga tradición en el pensamiento económico, quese remonta a los orígenes de la propia discipli-na. Así, por ejemplo, aunque los economistasclásicos fueron defensores acérrimos de la librecompetencia, también compartieron una visiónpesimista sobre la posibilidad de mantener nive-les elevados de bienestar en el largo plazo.Tal vez el autor que mejor reflejó esta visiónpesimista fue Thomas Robert Malthus. Durantelos primeros años de la revolución industrial enInglaterra, Malthus sostuvo que, con la expan-sión económica, un número creciente de sereshumanos ejercerá una presión cada vez mayorsobre la tierra de cultivo, obligando a la agricul-tura a intensificar la presión sobre las tierras cul-tivadas y a incorporar nuevas tierras de una cali-dad cada vez más pobre. Aunque Malthus creíaque, en el corto y mediano plazo, la mayor liber-tad de mercado y el avance de la división del tra-bajo podían servir para aumentar la oferta de ali-mentos
per cápita,
también pensaba que estoaceleraría el crecimiento demográfico y, tarde otemprano, los rendimientos marginales decrecien-tes de la agricultura terminarían por imponerse,disminuyendo la productividad y los salarios has-taniveles próximos al de subsistencia.Así, en el peor, y a la postre más conocido,de los escenarios anticipados por Malthus, elcrecimiento demográfico dependía sólo del po-tencial de crecimiento biológico estimulado porla mejora en las condiciones de vida de la claseobrera. Este crecimiento demográfico sólo sedetendría en un estado avanzado, ya en la fasede rendimientos decrecientes de la agricultura,como consecuencia de desastres masivos, ham-brunas, guerras o epidemias. En definitiva, latensión entre el crecimiento poblacional, impul-sado por “el instinto de reproducción” y la exis-tencia de unos recursos naturales dados, repre-sentados en la “avaricia de la naturaleza”, haríaimposible el crecimiento sostenido en el largoplazo y todo ello conduciría a un estado estacio-nario a todas luces indeseable desde el puntode vista colectivo.Este punto de vista maltusiano nos ofrece laprimera visión simple y comprensiva de tres pro-cesos complejos que caracterizan la evoluciónde la civilización humana: el crecimiento demo-gráfico, el agotamiento de los recursos naturalesy el crecimiento económico. Al aumentar la po-blación, la presión creciente sobre unos recursosproductivos escasos disminuye la productividadmedia del trabajo y esto, a través de su efectosobre la producción de alimentos, terminará porconducir a una situación de estancamiento en laque, tal vez demasiado tarde, se reducirá tambiénla tasa de crecimiento de la población. Comoconsecuencia, en el futuro se alcanzará un nivelestable de la población que “disfrutará”, al mis-mo tiempo, de un medio ambiente degradado yde un ingreso próximo al nivel de subsistencia.Aunque no para la economía ambiental,para algunos autores el razonamiento maltu-siano mantiene su vigencia como forma deanalizar el problema de “los límites al creci-miento económico”. Evidentemente, los concep-tos maltusianos no han sobrevivido sin adap-tarse. Malthus, por ejemplo, utilizaba una visiónminimalista del medio ambiente, propia de suépoca, que necesariamente ha debido ser refi-nada con el paso del tiempo. Durante los años70, los Informes del Club de Roma sobre loslímites del crecimiento reemplazaron la tierrade cultivo por la base de recursos no renovables.En dichas teorías, sobre las que volveremosmás adelante, se concluye que la dotación derecursos naturales, y no solamente la tierra decultivo, impone un límite efectivo al crecimientoeconómico. Según el Club de Roma, el crecimien-to de la población y de la producción reducen laproductividad marginal del trabajo a medida quese agotan los recursos de buena calidad y losrestantes se utilizan de un modo cada vez másintensivo.Más recientemente, la discusión se ha cen-trado en una definición aún más amplia delmedio ambiente y de su degradación. Más alláde la tierra de cultivo y de los recursos naturalessingulares, en la actualidad el punto de interéses la calidad ambiental en sí misma, ya se tratede la abundancia de bosques tropicales, de lacalidad del aire o de la composición de la atmós-fera. Aparte de ser todos ellos bienes útiles ynecesarios para la producción, también se lesconsidera bienes cuya calidad se degrada comoconsecuencia del crecimiento. Así, por ejemplo,la presión demográfica puede considerarse unacausa importante de la deforestación, ya que alaumentar la demanda de tierra de cultivo, lleva ala destrucción de las masas forestales nativas
(1)
.También el crecimiento demográfico, y la expan-
245
(1) En el siguiente apartado desarrollaremos más en detalle esta visión contemporánea del medio ambiente.
 
sión de las actividades productivas y de consu-mo, al aumentar la presión sobre la capacidadde asimilación del medio ambiente, puede con-siderarse la principal causa de la contaminacióndel aire, del agua y del suelo. Si sustituimos elconcepto original de Malthus, la tierra de cultivoagrícola de distintas calidades, por el conjuntocomplejo de servicios que presta la biosfera alas actividades económicas, podremos utilizar lamisma línea de razonamiento para concluir quelas causas de la degradación del medio ambien-te se encuentran tanto en la escala creciente delas actividades económicas como en el creci-miento demográfico.Para algunos, la consecuencia lógica de todoel razonamiento anterior es que el control demo-gráfico es un instrumento importante para con-seguir la mejora en la calidad ambiental. El puntode vista maltusiano enfatiza la incompatibilidaddel crecimiento demográfico con la conserva-ción de recursos y, a través de esta relación, laincompatibilidad también del crecimiento econó-mico, el crecimiento demográfico y la mejora enla calidad ambiental. Una vez aceptado que dispo-nemos de una base limitada de recursos am-bientales, el crecimiento económico sostenido seconvierte entonces en un imposible lógico. Todaestrategia de desarrollo sostenible debe entoncespartir del reconocimiento explícito de los límitesal crecimiento económico y, sin llegar a superar-los, se debe convenir en un nivel de bienestar yun tamaño de la población que sean compati-bles con un nivel de conservación natural que ga-rantice, al menos, las mismas posibilidades paralas generaciones futuras.El conjunto de ideas anteriores resume lospresupuestos básicos del enfoque del desarrollosostenible presente, por ejemplo, en los infor-mes sobre los límites del crecimiento del Clubde Roma (Meadows
et al.
1972, 1992) y en lasposiciones defendidas desde la llamada econo-mía ecológica (Daly, 1992, Christensen, 1994,Georgescu-Roegen, 1997).La economía ambiental ha seguido otrosderroteros. Sin descartar
a priori 
la posible vali-dez de las predicciones pesimistas que puedanderivarse de un razonamiento de corte maltusia-no, la investigación se ha centrado en explorar afondo las interacciones entre las distintas varia-bles del modelo, centrándose en objetivos deinvestigación más acotados y, ciertamente, menosgenerales. Así, por ejemplo, sin presuponer nadamás, muchos autores se han concentrado eninvestigar, exclusivamente, la relación entre elcrecimiento económico y la escasez de recur-sos; otros han preferido tratar de identificar elimpacto ambiental del crecimiento económico, olas consecuencias sobre la biodiversidad y lacalidad ambiental, de una presión demográficacreciente. Todo esto ha servido para matizar,cuando no para descartar definitivamente, algu-nas de las previsiones que pueden deducirse dela teoría de los límites al crecimiento económico.Sin duda alguna, en la economía ambiental,el estudio parcial de los distintos problemas delcrecimiento sostenido y sostenible se ha logradoa costa de renunciar a una teoría general. Sinembargo, cualquier síntesis teórica, así comocualquier respuesta a la cuestión de cómo sealcanza el desarrollo sostenible, debe ser elresultado, y no el comienzo, de un procesocolectivo de investigación que, al menos segúnla economía ambiental, todavía se encuentra enproceso de elaboración. Por todo ello, no cabeconcluir que, por oposición a las visiones másecológicas, la economía ambiental defiendaposturas optimistas o considere que el creci-miento sostenido es
posible ad eternum 
. Simple-mente en la economía ambiental todos estosson temas de discusión que han de evolucionaren función de la investigación teórica y empírica.Con la vista puesta en la contraposición deestas dos formas de razonamiento, la apoyadaen el paradigma maltusiano y la que se susten-ta en el punto de vista ambiental, en este traba- jo nos proponemos presentar algunas de las dis-cusiones actuales sobre el problema deldesarrollo sostenible. Así, en el apartado II pre-sentamos la discusión sobre el crecimiento eco-nómico y la escasez de recursos naturales, unamateria importante para ganar perspectiva yentender el modo de razonamiento de la econo-mía ambiental. A continuación (apartado III), noscentramos en la relación entre el crecimientoeconómico y la degradación medioambiental paradiscutir el impacto ambiental del crecimientodemográfico (apartado IV). Seguidamente (apar-tado V) discutimos algunas hipótesis sobre larelación entre crecimiento económico y creci-miento demográfico y, a continuación (apartadoVI), sometemos a examen la hipótesis, implícitaen el razonamiento maltusiano, de que los paí-ses con una mejor dotación de recursos natura-les cuentan con mejores perspectivas de pro-greso económico. El artículo finaliza con algunasconclusiones.
II. EL CRECIMIENTO ECONÓMICO YEL MEDIO AMBIENTE
El medio ambiente, definido en un sentidoamplio, presta a los seres humanos un conjunto
246

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
Flor liked this
Flor liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->