Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
175Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Que Es Constructivismo Mario Carretero

Que Es Constructivismo Mario Carretero

Ratings:

5.0

(2)
|Views: 20,623 |Likes:
Published by transcritique

More info:

Published by: transcritique on Apr 05, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/29/2013

pdf

text

original

 
 1
 
¿Qué es el constructivismo?
Carretero, Mario
Desarrollo cognitivo y aprendizaje”
Constructivismo y educación
 en: Carretero, Mario.Progreso.México, 1997. pp. 39-71Recuperado en:
(19 DE Mayo del 2004).
1.1
 
Constructivismo y Reforma educativa
Puesto que este libro versa sobre algunos de los conceptos psicológicos fundamentales en losque se basa la Reforma educativa de nuestro país, parece pertinente traer a colación los motivosesenciales de muchos de los procesos de reforma. Cuando se tiene la oportunidad de compararsistemas educativos de diferentes países y sociedades, tanto desde el punto de vista teórico comoaplicado, resulta muy interesante encontrar que, aunque existen diferencias notables, tambiénhay semejanzas impresionantes. Las diferencias suelen tener que ver con la estructura de lossistemas, pero algunas de las semejanzas nos hablan de más elementos en común de los quepodríamos suponer. He aquí algunos de ellos:a)
 
Casi todos los sistemas educativos, inspirados en el modelo occidental, logran despertar elinterés de los alumnos en los primeros años, mediante la presentación de actividades queresultan motivadoras y que parecen cumplir una función importante en su desarrollopsicológico general. De esta manera, si visitamos cualquier centro escolar de Europa,América, África u otros lugares, veremos que los alumnos de cinco a diez años,aproximadamente, se encuentran realizando juegos semiestructurados y otras actividades enlas que utilizan sus habilidades lingüísticas y cognitivas de manera más bien informal. Engeneral podría decirse que se produce una relación adecuada entre las capacidades deaprendizaje espontáneas del alumno y los objetivos que se deben alcanzar en este segmentode la educación.b)
 
Sin embargo, esta situación suele cambiar en cuanto comienza el período escolar quecorresponde, aproximadamente, a la edad de diez años. A partir de esa edad, los contenidosse van haciendo cada vez más académicos y formalistas y se produce una clara pérdida deinterés por parte de los alumnos. Es decir, parece como si hasta la edad citada los distintossistemas educativos hubieran tenido en cuenta al aprendiz intuitivo que existe en cadapersona, mientras que a partir de los diez años se pretendiera que el alumno se fueraconvirtiendo paulatinamente en un aprendiz académico, que debe tener en
 
cuenta lasseparaciones formales entre disciplinas, así como sus lenguajes propios. Por supuesto, estaesquemática caracterización no nos permite entrar en múltiples diferencias que se puedenencontrar, ya que estamos exponiendo solamente las grandes semejanzas de los sistemaseducativos.c)
 
En cualquier, caso, lo que también resulta bastante claro es que con la entrada en laadolescencia, la tendencia mencionada se intensifica y se produce una ruptura muypronunciada entre los intereses habituales del alumno y los contenidos y las actividades que
 
 2
le ofrece el sistema escolar. Ello suele ir acompañado de materias extremadamenteacadémicas que tienen mucho más en común con la enseñanza universitaria que con lacapacidad de comprensión del alumno. Hasta cierto punto, puede decirse que muchos de loscontenidos que suelen aparecer en muchos sistemas escolares entre los doce y los dieciséisaños, son meros resúmenes de los, contenidos universitarios.d)
 
Por tanto, en este punto nos encontramos con la siguiente paradoja: por un lado, el alumnoposee mayor capacidad cognitiva que en edades anteriores, y ha adquirido también mayorcantidad de información sobre numerosas cuestiones. Sin embargo, en términos generales surendimiento global y su interés por la escuela suele ser mucho menor que en los primeroscursos. En definitiva, es como si el sistema educativo estuviera desaprovechando la mejoraque se ha producido en la mente de los alumnos y en vez de obtener un mejor partido,estableciera las condiciones para producir lo contrario.e)
 
De esta manera, lo que se ha sólido denominar «fracaso escolar» —término ambiguo dondelos haya— suele estar muy vinculado precisamente a este fenómeno de desconexión entre laactividad habitual del alumno y los contenidos que se le ofrecen, que cada vez se le presentande manera más formalizada y, por ende, con menos relación con la vida cotidiana.Por supuesto, lo que acabamos de exponer sólo es una visión muy resumida y simplificada delas constantes que pueden encontrarse en muchos sistemas educativos, pero creernos que no porello es menos cierta. Por otro lado las condiciones sociológicas y culturales de los diferentesmedios pueden imponer algunos cambios y restricciones a la situación que acabamos decomentar. Por ejemplo, pueden citarse los casos de clases desfavorecidas en los que el fracasoescolar es casi la norma, bastante antes de la adolescencia; o el caso de las sociedades indígenasen las que se ha impuesto un modelo educativo occidental, sin ninguna consideración por sucultura autóctona. Sin embargo, en nuestra opinión dichas variables no afectan a los problemasanteriormente expuestos en el sentido de que sólo indican modificaciones producidas porcondiciones sociales, pero no alteran el núcleo del problema comentado en los puntos anteriores.En resumen: dicho problema consiste en que la mayoría de las sociedades contemporáneas hanemprendido reformas educativas porque, entre otras razones, existe una enorme distancia entrelo que los alumnos pueden, y tienen interés por aprender, y lo que les presenta la instituciónescolar.Creemos que la búsqueda de solución a los problemas mencionados es lo que suele subyacera la utilización de conceptos y teorías psicológicas en los procesos, de reforma educativa. Así,cualquier profesor que haya consultado el
 Diseño Curricular Base
(1989) del Ministerio deEducación habrá podido comprobar que en dicho documento se establece una serie de principiosde intervención educativa (pág. 31-34). En sus páginas se intenta explicitar los principiosgenerales que dan fundamento a lo que suele denominarse la fuente psicológica del currículo, esdecir, los elementos que deben tenerse en cuenta a la hora de elaborar y concretar una serie deactividades y elementos que conciernen a las capacidades y disposiciones del individuo queaprende. Dichos principios tienen como base los conocimientos y resultados hallados en lasinvestigaciones de la Psicología Evolutiva y de la Instrucción. En concreto, en las páginasmencionadas se hace referencia a las siguientes
 
cuestiones:1.
 
Partir del nivel de desarrollo del alumno.2.
 
Asegurar la construcción de aprendizajes significativos.
 
 3
3.
 
Posibilitar que los alumnos realicen aprendizajes significativos por sí 
 
solos.4.
 
Procurar que los alumnos modifiquen sus esquemas de conocimiento.5.
 
Establecer relaciones ricas entre el nuevo conocimiento y los esquemas de conocimiento yaexistentes.En realidad, todo este conjunto de formulaciones implica un tipo de enseñanza bastantedistinta de lo que se ha entendido habitualmente por enseñanza tradicional. De hecho, suaplicación supone la puesta en marcha de un compendio de actividades y decisiones educativasque supondrían no sólo una adquisición de conocimientos por parte de los alumnos sino tambiénla formación de ciudadanos con mejor capacidad de solución de problemas y capacidad crítica.Sin embargo, siendo realistas, es preciso reconocer que implementar un conjunto de principioscorno el mencionado resulta un objetivo encomiable, pero sumamente difícil. Una de las razonesde ello es probablemente que las bases conceptuales en que dichos principios se fundamentan noestán suficientemente difundidas entre el profesorado. Como se ha indicado en la introducción,este libro pretende contribuir precisamente a la divulgación de dichas cuestiones. Nuestraintención es cumplir este objetivo intentando allanar el camino en uno de los obstáculos máshabituales en la utilización del conocimiento psicológico. Es decir, en lo referente a la relaciónentre los principios psicológicos generales, como los que aparecen en el
 Diseño Curricular Base
,y los problemas concretos de la práctica educativa.En términos generales, la mayoría de los principios mencionados puede considerarseconstructivista. Resulta, por tanto, imprescindible tratar de analizar en qué consiste elconstructivismo. Antes de nada conviene indicar que no puede decirse en absoluto que sea untérmino unívoco. Por el contrario, creemos que puede hablarse de varios tipos deconstructivismo. De hecho, es tina posición compartida por diferentes tendencias de lainvestigación psicológica y educativa. Entre ellas se encuentran las teorías de Piaget, Vygotsky,Ausubel y la actual Psicología Cognitiva, cuyas aportaciones se encuentran en buena medidareflejadas en posteriores capítulos de este libro, Por tanto, pensamos que, cuando en losdocumentos de la Reforma se habla de constructivismo, se hace en un sentido laxo y no en unsentido estricto, que es probablemente lo que tiene coherencia para la mayoría de los educadores,puesto que, en última instancia, las diferentes tendencias mencionadas poseen más elementos encomún que diferencias.
1.2. La noción de esquema
¿Qué es el
constructivismo?
Básicamente
 
puede decirse que es la idea que mantiene que elindividuo —‚tanto en los aspectos cognitivos y sociales del comportamiento como en losafectivos— no es un mero producto del ambiente ni un simple resultado de sus disposicionesinternas, sino una construcción propia que se va produciendo día a día como resultado de lainteracción entre esos dos factores. En consecuencia, según la posición constructivista, elconocimiento no es una copia de la realidad, sino una
construcción
del ser humano. ¿Con quéinstrumentos realiza la persona dicha construcción? Fundamentalmente con los esquemas
 
que yaposee, es decir, con lo que ya construyó en su relación con el medio que le rodea.Esta construcción que realizarnos todos los días y en casi todos los contextos en los que sedesarrolla nuestra actividad, ¿de qué depende? Depende sobre todo de dos aspectos, a saber: dela representación inicial que tengamos de la nueva información de la actividad, externa o interna,

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->