Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
0Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Sistemas constructivos

Sistemas constructivos

Ratings: (0)|Views: 74|Likes:

More info:

Published by: Juan Luis Hernandez Aranda on May 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

05/07/2013

pdf

text

original

 
 SISTEMAS CONSTRUCTIVOS Y SOSTENIBILIDAD
Abordar la realización de una idea arquitectónica implica la definición desistemas constructivos capaces de materializar la imagen inicial; un proyectosostenible obliga además a concebir el edificio bajo estrictos principios derespeto al entorno - el próximo y el lejano -, con los que interaca y de los quese debe servir sin malograrlos. Para ello es necesario atender a una serie depautas y criterios que ordenan e informan la actuación arquitectónica. Dealgunos de ellos daremos cuenta en las líneas siguientes.Hasta ahora, en la construcción de edificios, se ha atendido a la redacción delproyecto y a su ejecución, incorporándose no hace mucho, recomendacionespara su adecuado uso y mantenimiento. Las nuevas directrices normativashacen hincapié en estos aspectos y empiezan a interesarse por lo queacontece al final de la vida útil del edificio; los planes de gestión de residuostanto a nivel nacional, como autonómico o local, pretenden ordenar ycontrolar la enorme cantidad de materiales desaprovechados, tanto en losprocesos de construcción como en los de demolición, que tienen comodestino habitual el vertedero (incontrolado en numerosos casos).Si en esta última fase empezamos a considerar la posibilidad de cerrar el cicloy utilizar nuestros residuos para generar nuevas construcciones, sabiendo quepueden ser susceptibles de ser incorporados de nuevo al mercado, bien comoelementos reutilizados bien como elementos reciclados, conseguiremos aliviarla presión sobre la obtención de nuevas materias primas (minimizando loscostes ambientales de las cadenas productivas) y lograremos también reducirlos vertidos, con lo que evitamos la saturación de los vertederos. Tenemos por tanto cuatro puntos cardinales que cierran un ciclo completo:proyecto, construcción, uso y derriboEn general, el
proyecto
debería atender, en primer lugar y como elementointegrado en el diseño, a la incorporación de estrategias pasivas deacondicionamiento ambiental que reduzcan la factura energética en el tantopor ciento a que hubiera lugar, sea el que fuera. Eso que nos ahorramos.Después, tendríamos que recurrir a la utilización de energías de carácterrenovable, alternativas, las cuales aportarían el tanto por ciento restante quepermita llegar a los objetivos globales de confort. Si el hábitat aún demandaremás cantidad de energía podríamos acudir a la utilización de fuentesenerticas convencionales; siempre eligiendo la menos contaminante, su usorepresentaría un pequeña fracción de la energía global consumida. Todo untriunfo para la calidad ambiental del planeta.De igual manera, el proyecto, como concreción de una idea arquitectónica,también debería atender a la utilización de una serie de criterios en la elecciónde materiales y sistemas constructivos que impliquen la reducción, tanto deemisiones nocivas como de recursos consumidos en su fabricación; algunos de
 
ellos (coordinación dimensional en base al modulo, prefabricación yestandarización de componentes, calidad y durabilidad de los materiales...)se expondrán de manera breve en párrafos posteriores.La ejecución de la
construcción
, la obra, representa una de las fases asumidassecularmente por los técnicos como directamente ligadas a la concreción delproyecto arquitectónico y la asunción de sus competencias no tiene discusión.Sin embargo es una fase en la que se producen con frecuencia desajustes quellevan al despilfarro de recursos.Lograr una “buena práctica” en esta fase, obliga por una parte a unaadecuada planificación de residuos que conlleve una eficaz gestión desobrantes y desde luego a la información, concienciación y coordinación delpersonal de obra.El
usuario
, el gran olvidado del proceso, marca esa frontera en la que seempezaban a desvanecer las repercusiones del proyecto (del libro de uso ymantenimiento del edificio, hemos podido comprobar que su destinatario finalno tiene ni las más mínima referencia). Esta situación toma nuevos derroterosen las actuales redacciones normativas, donde se atribuye al usuario unamayor consideración y protección. Algunas cuestiones todavía generanmuchas dudas, pero a buen seguro, el tiempo y la razón, centrarán lassoluciones.En cualquier caso el usuario debe implicarse definitivamente en elfuncionamiento de su edificio. No puede funcionar adecuadamente si él.Debe entenderlo y gestionarlo de manera eficaz, y el proyecto debe aportarlos instrumentos para que esto sea posible. Resulta envidiable la concienciaque del mantenimiento de la vivienda tienen algunas colectividades, mientrasque en nuestras latitudes es habitual recurrir a labores de mantenimiento tansolo cuando un auténtico ecosistema anida en los canalones de nuestrascubiertas.La puesta en escena del cuarto punto cardinal, el derribo, representa todauna novedad en este punto del discurso. Según los parámetros de laconstrucción convencional, nada pinta aquí. Es un tema aparte, y enocasiones, incluso menor.La gran novedad de la construcción sostenible consiste en traerlo a colacióncomo continuación del discurso, ligándolo a su vez con el primer puntocardinal: el proyecto. La planificación del derribo, la selección y separación deelementos reutilizables, reciclables o desechables, y su posibleaprovechamiento, permite su inclusión en la concepción inicial del proyecto,cerrando un ciclo que hasta ahora permanecía abierto. Estas posibilidadeseran desdeñadas desde modelos anteriores que estaban inspirados en lacreencia de la existencia inagotable de recursos y el despilfarro energético.En la actualidad ya existen algunas soluciones ensayadas, pero es necesariocontar con mayores inversiones, en recursos de todo tipo para, avanzar conmayor determinación.
 
 
CONSIDERACIONES PARA LA SOSTENIBILIDAD DE LOS SISTEMASCONSTRUCTIVOS.
Realizar una revisión de los criterios imperantes en la construcción actual paralograr su adaptación a los nuevos tiempos será labor ardua y lenta, peroinaplazable. Sabemos que no podemos actuar ahora con las mismas actitudesen cuanto a consumos energéticos y a contaminación del entorno comohace tan sólo 20 años; ni tenemos la energía que se demandará, ni la tierraresulta ser un sumidero de desechos sin fondo. Por ello, es conveniente elrecuerdo de algunas consideraciones, expresadas ya en multitud de foros, quecorrigen algunos desajustes y ponen freno a buen número de desvaríos.La consideración del
material
en sí es fundamental, no sólo por la influenciaque en el entorno pueda tener la obtención de su materia prima, sufabricación, manipulación o puesta en obra, sino por el comportamiento quecomo residuo tenga al final de su vida útil. Un cerramiento, una partición o unaestructura portante, resulta ser siempre la asociación de varios materiales, porlo que con frecuencia es más importante comprobar la repercusión de estaasociación que su comportamiento aislado; el yeso como tal, resulta sermaterial de buena reciclabilidad, pero su asociación con materialescerámicos o pétreos invalidan o lastran a éstos como residuo de fácilaprovechamiento.
Aislamiento de corcho
La segunda de las condiciones resulta ser obvia; si la primera tenía que ver conla calidad la segunda tiene que ver con la cantidad:
consumo justo
dematerial. El empleo de secciones correctamente dimensionadas sin loshabituales excesos de material empleado y sin ningún beneficio funcional, esmoneda corriente en nuestras construcciones. Se pueden realizar distintasconformaciones estructurales de un mismo objeto, todas con un buenfuncionamiento mecánico y sin embargo albergan consumos de material muydistintos, por lo que recurrir al de aportes más bajos resulta ser buena prácticasostenible a la par que económica. Además, la ejecución debe ser limpia yprecisa, obligando a todos los agentes de la construcción a realizar su tareacon precisión previendo los problemas y desajustes que toda puesta en obratiene.La utilización de
recursos materiales reemplazables,
renovables, se justifica porsí sola. La materia prima se cultiva o se regenera en ciclos más o menos largospero predecibles y controlables. La fuente no tiene caducidad. Su uso resultailimitado, si se realiza bajo criterios sostenibles de gestión (recordando la ideainicial de obtener réditos inmediatos o cercanos en el tiempo, sin comprometernecesidades futuras).

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->