Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Mi Hitoria

Mi Hitoria

Ratings: (0)|Views: 2|Likes:

More info:

Published by: Diego Ernesto Ibáñez Irribarra on May 12, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/22/2015

pdf

text

original

 
 
Mi historia, por Diego Ibáñez.Provengo de una familia de campo, mis raíces se remontan a Miraflores, pueblito pequeño, entre Linares yLongaví, justo llegando al Km 310 por la carretera 5 Sur. De ahí son mis padres, ahí viven mis abuelos. Yo soyel primero en nacer en Santiago, tengo 3 hermanos, más bien 2 hermanos, uno mayor y otro menor, y unahermana, que es la más pequeña. Nací en la Clínica Alemana, cuando vivíamos en la Florida, luego por pegade mi papá nos fuimos a Saladillo, y posteriormente nos vinimos a mi casa actual, en la que vivimos hace yacasi 20 años. Soy un Peñalolino de corazón, mi comuna, además de tener vistas hermosas, posee algo quemuchas no; mucha diversidad.Hijo de una Profesora de Lenguaje y un Ingeniero Electrónico, desde pequeño pude acceder a una buenaeducación. Partí en el jardín infantil de mi villa (el Gato Cósmico, que para mi sorpresa, casi 8 años después,gracias a las series de televisión del CHV supe que se llamaba Doraemon), luego tuve un paso por el colegio
 –
ahora liceo- República de Siria, en Ñuñoa, de donde me tuve que cambiar porque al ser de media jornadano calzaba con los horarios de la familia. Así es como inicia, a mi parecer, una etapa que marca bastante loque soy hoy en día, me fui al naciente colegio Latinoamericano Cordillera, proyecto que recién comenzabacomo iniciativa de los profes del histórico Latinoamericano de Integración que queda en los Leones.Yo no cachaba mucho en dónde me metía, dejaba atrás el uniforme típico con su pantalón gris y zapatosduros, patio repleto de gente y kioskos con comida chatarra. Comencé a usar un cómodo buzo con mezclasplomas y azules, y una paloma en la insignia, que aún no entendía su significado.La identidad y misión del Latino se puede divisar analizando su más grande tragedia, uno de los hechos quemás impactaron a la opinión pública en la dictadura, cuando el 29
de Marzo del 85’
, literalmente en laspuertas del colegio cuando los niños entraban a clases, la DICOMCAR (Dirección de Comunicaciones deCarabineros) secuestra a dos profesores dirigentes de sindicato, para luego, el 30 de Marzo, aparecer suscuerpos degollados camino a Quilicura, junto a otro profesional trabajador de la Vicaría de la Solidaridadsecuestrado días antes. Esto se conoce como el caso Degollados. Yo era un cabro chico, entraba a segundobásico, no sabía nada de esto, no sabía que el profe con el que practiqué canotaje, quien hacía música yandaba siempre con una sonrisa, con palabras de apoyo, había recibido un tiro en el abdomen al tratar derescatar a sus compañeros en hechos de hace 14 años atrás. No lo supe hasta varios años después, eso es lointeresante, no fue necesario saber estas historias trágicas para que en mí calaran los valores del colegio: lasolidaridad, el respeto, la tolerancia y el compañerismo.Pasé ahí, yo creo, una etapa bastante feliz, plantábamos árboles, salíamos de excursión, hacíamos obras deteatro, se potenciaba la creatividad, el deporte. Desde chico comencé a hacer canotaje, deporte quepracticábamos en la Laguna Carén, ahí descubrí que tenía una capacidad de enfoque que me hacía seguiraunque me doliera todo el cuerpo. También desarrollé partes de mi personalidad a punta de tener variasveces el papel principal en las obras de teatro que tanto preparábamos. Escribíamos y tocábamos canciones,pintamos murales, todo siempre de manera colectiva. Hice grandes amigos en ese colegio, conocí grandesprofesores, y me dejó las enseñanzas que me siento feliz de haber adquirido, las que me definen.Pasaron los años y me volví a cambiar de colegio, nuevamente por cosa de horarios, creo que es complejocoordinar la vida de 4 hijos (jejeje xD), pero así nació una nueva oportunidad de crecer, conocer más de estarealidad en que vivimos y juntos construimos. Así fue como luego de dar muy nervioso una prueba entré a7mo básico del Instituto Nacional, liceo emblemático y con casi 200 años de historia. Imagínense ese cambiopara un cabrito de 12-13 años. Fue complejo, pero ahí caché que me gustaban los nuevos desafíos.
 
 
Nunca me compré mucho el royo chovinista con el que impregnan a los estudiantes, pienso que con el fin decrear un respeto y sentido de deber hacia la institución, para así mantener la excelencia. Como bien dijo unchico que salió el año pasado, nos hablan de toda la cantidad de presidentes que salieron de ahí, pero nonos dicen que entre ellos está Pedro Montt, que en su gobierno se realizó el mayor genocidio de la historiaen tiempos de paz: la Matanza de Santa María de Iquique. Tampoco nos hablaban de Salvador Allende,quien muriera a no más de dos o tres cuadras del colegio, en la Moneda, tras un golpe de estado quetransgredió la democracia y hundió a nuestro país en 17 años de oscuridad.Erase el año 2004, entré a cursos que llegaban en ocasiones hasta la R y cada uno con 45 estudiantes.Vestido de terno y corbata me abría paso en viajes de una hora en micro para llegar al liceo ubicado atrás dela Casa Central de la que luego sería mi Universidad, en pleno centro de Santiago. Fue ese mismo año en quemi caligrafía se fue al demonio gracias a profesores que te hablaban toda la clase y tenías que escribir lo másrápido posible para no quedarte atrás. Reaprendí a jugar a la pelota en canchas con 500 personas y 50balones de plástico, aprendí a dormir en pupitres de madera donde el respaldo de tu silla es el pupitre deatrás. Aprendí a copiar con maestría en las pruebas, de las maneras más descaradas pero sigilosas delmundo. Aprendí a tomar micros amarillas en tercera fila y en movimiento. Aprendí que el sistema público,incluso en uno de sus mejores exponentes, está indiscutiblemente precarizado. Aprendí que la lógicacompetitiva es hostil, que los estudiantes mayores te ven como pendejos y tú los ves con miedo. También,ante un claro recorte del desarrollo artístico, incursioné en mi pasión formando mis primeras bandas.
Así fue como me adapté a este desafiante nuevo mundo, donde ya no existía el “tío” o “mami y
 
papi”,
donde el aprender a vérselas por uno mismo era fundamental.Terminó mi enseñanza básica, comenzó la media, comenzó un año 2006 que a nadie dejó indiferente. En elNacional siempre estábamos discutiendo sobre el movimiento estudiantil y temas internos, las figuras depresidente y delegado de curso, el CAIN (Centro de Alumnos del Instituto Nacional) históricamente hantenido bastante peso, siempre hubo asambleas y coordinación con el movimiento, todo eso se reflejó ypotenció ese año. Recuerdo haber sido de los más chicos en las tomas y paros, un mundo nuevo se habría, laorganización estudiantil y el empoderamiento como estamento. Marchas, barricadas, tomas, asambleas,paros, votaciones, recolección de plata, y, por sobre todo, el apoyo de toda una sociedad. Fue tiempos delocos, conferencias de prensa dentro del colegio, todo un establecimiento movilizado. Cabros chicosmovilizando un país. Eso nos pasó la cuenta, si bien teníamos las consignas, instalamos ideas, nos faltómanejo para instalar y concretar los contenidos. Pero aunque los logros fueron escasos, se logró romper conun gran paradigma: Los estudiantes sí se organizan, sí se mueven, si luchan por lo que es justo, la educaciónestaba en crisis.Vinieron los otros años, el movimiento estudiantil siempre fue una constante, comencé a practicar karate,en la tónica de siempre hacer deporte (antes jugando fútbol). En tercero me fui al curso Matemático, mepuse a pololear con una chica, fui presidente del TAIN (Tribunal de Alumnos del Instituto Nacional) yseguimos movilizados. Forje mis más grandes amistades en el colegio, conocí a grandes maestros, conocí loque era la diversidad de opinión y las diferencias de realidades. Fui compañero de hijos de ministros e hijosde maestros de la contru. En 4to medio vinieron las crisis vocacionales, el estudio y el Preu. Mi pasión por lasciencias me llamaba a la astronomía, por lo que miraba Plan Común en la Chile como mi meta, mi difícilmeta (tenía NEM 5.9). Todo un año de preparación rindió frutos, el Puntaje Nacional en Matemáticas setransformó en una de mis anécdotas para la posteridad y me abrió las puertas de la Universidad de Chile.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->