Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Leal 2008 La hipótesis de trabajo y el trabajo de la hipótesis.pdf

Leal 2008 La hipótesis de trabajo y el trabajo de la hipótesis.pdf

Ratings: (0)|Views: 71|Likes:

More info:

Published by: Fernando Leal Carretero on May 14, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/26/2013

pdf

text

original

 
La hipótesis de trabajo y el trabajo de la hipótesis
*
 
Fernando Leal CarreteroDepartamento de Estudios Socio-UrbanosUniversidad de Guadalajara
El libro que el lector tiene entre sus manos tiene el propósito de abordar cuestiones relativas a lametodología de la investigación a partir de la experiencia vivida de los autores invitados acontribuir a él. Para mi contribución he elegido un aspecto central de la investigación —laformulación y elaboración de la hipótesis— porque en mi experiencia es la más delicada y peor comprendida. Ahora bien, dicha experiencia es doble: por un lado la de exponer, explicar ydiscutir el lugar de la hipótesis en mi calidad de docente que he sido de la materia de metodologíadurante más de quince años en diversos programas de posgrado, por otro lado la de plantear, justificar y utilizar hipótesis en mi calidad de investigador. El primer tipo de experiencia explicatal vez el tono didáctico, inevitablemente árido, de muchas de las cosas que diré en este capítulo; pero confío en que ese tono se vea algo dulcificado por las narrativas que he intercalado sobre elsegundo tipo de experiencia. Los títulos de los apartados en que se divide este capítulo resumenlo que en mi opinión son las cinco proposiciones nucleares de aquella parte de la metodología dela investigación que trata de las hipótesis.
1
El propósito del texto que sigue es explicarlas eilustrarlas con algún detalle.T
ODA HIPÓTESIS ES LA RESPUESTA A UNA PREGUNTA
 Toda hipótesis es la respuesta a una pregunta, pero no toda respuesta a una pregunta es ya
ipso facto
una hipótesis. De hecho, la pregunta misma, si es que vamos a poder buscar una respuesta aella que constituya propiamente una hipótesis, debe llenar ciertos requisitos. Para empezar, notoda pregunta que se nos ocurra es una pregunta de investigación. Como bien observó el premio Nobel Sir Peter Medawar, la ciencia es el arte de lo soluble; es decir, no se trata de preguntar cualquier cosa, sino sólo aquello que podamos responder. ¿De qué sirve una pregunta que notiene respuesta? Tal vez el primer defecto que tienen la mayoría de los anteproyectos de
*
Publicado en:
 Experiencias y reflexiones desde la investigación social
, coordinado por Silvia Ayala Rubio,Universidad de Guadalajara (
CUCEA
), 2008, pp. 49-101.
1
En todo este capítulo podría añadirse a cada paso la frase “en las ciencias sociales”, ya que de ella sola me ocupoaquí. Omito con frecuencia esa frase por dos razones. Una es de estilo: las repeticiones cansan. Otra es de principio: la metodología de la investigación científica es dondequiera la misma. Hay sin duda peculiaridades decada ciencia, pero el nivel de la discusión aquí es general, ya que en mi experiencia es en este nivel general dondehay menos claridad. En cuanto al título de este trabajo, pretendo con él llamar la atención del lector sobre la dobleidea de que (1) hablamos de hipótesis
de trabajo
precisamente porque es una herramienta de trabajo en lainvestigación, y (2) no basta con
 formular 
una hipótesis, y ni siquiera con
defenderla
o
 justificarla
—aunque ambasson actividades indispensables—, sino que se requiere
elaborarla
para que cumpla la función central que lecorresponde en todo proyecto de investigación.
 
investigación de nuestros estudiantes de posgrado es justamente que o no plantean preguntaalguna, o bien la que plantean es insoluble. A veces, en efecto, el candidato al posgrado se parece a la persona que asiste a una conferencia y llegada la hora de las preguntas se levanta yafirma una serie de cosas más o menos relacionadas con el contenido de lo dicho, pero queliteralmente no contienen ninguna interrogante. Todos hemos estado en conferencias donde estose produce y hemos compadecido al conferencista: ¿cómo va a responder a una pregunta que nose ha planteado? Otras veces lo que ocurre es más sutil, por cuanto el candidato parece estarse preguntando algo, es decir que su forma de expresión tiene efectivamente la forma de una pregunta; pero los términos que emplea son tan obscuros, tan vagos, tan ambiguos, o tan vacíosque no podemos realmente entender de qué está hablando. Finalmente, en ocasiones hay claridadrelativa en la formulación, y justo por eso podemos decirle al estudiante que la pregunta esinteligible y hasta interesante, pero el estado del conocimiento no nos permite responderla oincluso imaginar de qué tipo pudiera ser una respuesta posible.
 La claridad y precisión de la hipótesis depende de la claridad y precisión de la pregunta
De hecho, hasta una pregunta que parece clara puede encerrar problemas insospechados a primera vista. Sea la pregunta:
¿Por qué hay tantos pobres en México?
A primera vista es clarolo que se está preguntando, pero un poco de reflexión enseña que no lo es tanto. Para empezar, la palabra “tantos” tiene una cierta carga moral: quien plantea la pregunta probablemente piensa quehay demasiados pobres, que debería haber menos pobres, e incluso que no debería haber ningún pobre. Todo esto puede expresar sentimientos admirables, pero no es ciencia. Para que podamoshablar de investigación necesitaríamos al menos asignar a esa palabra “tantos” un sentido más preciso, p.ej. ¿por qué hay treinta millones de pobres en México?, o aún mejor: ¿por qué el 30%de la población mexicana es pobre? Digo mejor, porque si bien treinta millones de pobres pueden ser algo indeseable de cualquier manera, no es lo mismo treinta de cien millones quetreinta de sesenta millones o treinta de mil millones; lo segundo es más indeseable que lo primeroy lo tercero es menos terrible que uno y otro.E importa ya aquí decir que no se trata nada más de hablar con precisión, sino que esta precisión podría tener implicaciones teóricas: la explicación de la pobreza podría depender de sumagnitud relativa. Después de todo, sabemos que la pobreza fue la condición normal de lainmensa mayoría de la humanidad desde los orígenes hasta la segunda mitad del siglo XVIII, quees cuando comienza a revertirse la tendencia, primero muy despacio y no sin recaídas, luego cadavez de manera más rápida y sostenida.
2
Existen teorías que explican al menos parte de este proceso, y algunas de ellas van acompañadas de ciertos cálculos cuantitativos, los cuales podríanser relevantes para discutir con seriedad las diferencias porcentuales.
3
 
2
Cf. Maddison 2001 y 2003. En un libro más reciente Paul Collier (2007) sugiere que el progreso económico delmundo está resolviendo el problema de la pobreza para todos los países excepto una cincuentena, que comprendeaproximadamente mil millones de personas o la sexta parte de la humanidad, para la que esos mecanismos nofuncionan por causas que debemos explicar con modelos teóricos particulares a cada situación.
3
Aprovecho la ocasión de utilizar por vez primera aquí la palabra “teoría” para hacer algunas aclaraciones cuyanecesidad me ha hecho ver mi experiencia docente. Se trata de una palabra que se usa de muchas maneras. Sinembargo, en su sentido propio una teoría es siempre un
conjunto de proposiciones
claras, precisas y bien
2
 
Esto nos lleva a otro asunto. Cuando preguntamos por qué hay tantos pobres
en México
,este complemento circunstancial que acabo de subrayar podría simplemente indicar el lugar donde el candidato planea llevar a cabo su investigación, y en ese sentido no tener muchaimportancia para la pregunta como tal.
4
Por otra parte, el complemento circunstancial “enMéxico” podría más bien indicar la voluntad de comparar el caso de México con algún otro caso,y entonces podemos decir que pertenece por pleno derecho a la pregunta (si bien por lo mismoésta se ha formulado de manera incompleta). Digamos que interesa contrastar a México, paísdonde hay 30% de pobres respecto de la población total, con Costa Rica, país donde los pobresson el 15%, o con Haití, donde son el 80%. Y aquí comienzan de nuevo las dificultades: ¿Quiénmidió la pobreza en cada uno de estos lugares? ¿Se midió de igual manera en todos los lugares?¿Cuántas y cuáles maneras hay de medir la pobreza? ¿Significa lo mismo ser pobre aquí, allá yacullá? Estas y parecidas preguntas nos llevan finalmente al corazón del asunto: ¿Qué es la pobreza? A poco que se piense en esto, se verá que la pregunta de la que partimos no es tan clarani tan precisa como nos pudo parecer a primera vista.
5
Y eso que no hemos siquiera comenzado a analizar las dos palabras que hacen de esta pregunta la pregunta que es, a saber: ¿Por qué? Cuando alguien pregunta por qué hay tantos pobres en México, o incluso por qué hay el doble de pobres en México de los que hay en Costa
encadenadas lógicamente que pretende describir y explicar un conjunto de fenómenos. Mientras más extenso elconjunto de fenómenos descritos y explicados por la teoría, más importante y poderosa es ella. Las teorías másnotables en este sentido son las de la física, comenzando por la teoría gravitacional de Newton y culminando con laelectrodinámica cuántica. Sin embargo, todas las teorías —incluso las más grandes— tuvieron un origen históricohumilde. El pensamiento humano produce inicialmente modelos teóricos particulares que describen y explican porciones modestas de los hechos observables: cuando Galileo produjo su modelo teórico de la caída libre de loscuerpos tal vez no imaginó que algún día sería incorporada a una teoría tan poderosa como la que Newton propuso yque incluye muchos más fenómenos a primera vista completamente dispares (el movimiento de las mareas, latrayectoria de la luna alrededor de la tierra, el sistema solar, los cometas). De hecho, esta estructura de engarce valetambién para los modelos teóricos mismos; así, el de Galileo se extiende a proyectiles, planos inclinados y péndulos.A partir de mini-modelos llegamos paso a paso, a través de modelos cada vez mayores, hasta las grandes teorías.Cada modelo recibe ocasionalmente también el nombre honorífico de “teoría”, aun cuando el alcance relativo varíemucho de un modelo a otro. E incluso a veces, gracias al enorme poder condensador del lenguaje, podemos resumir el contenido de una teoría en una sola proposición (p.ej. la teoría de Newton puede resumirse, como lo hace Kant enla
Crítica de la razón pura
, diciendo simplemente que todos los cuerpos son pesados), a la cual podemos entoncesdignificar también con el nombre de “teoría”. Hacer esto no es erróneo, siempre y cuando no olvidemos que en rigor la teoría sólo puede exponerse en forma de
muchas proposiciones
lógicamente encadenadas. Olvidarlo, y entoncescreer que la mera enunciación de una proposición ya constituye teoría, eso sí que es un error. Un error mayor aún eshablar como si una mera colección de conceptos fuese una teoría; pero este es un error que desgraciadamente secomete con gran frecuencia en ciencias sociales (cf. Homans 1967). Por cierto, conviene repetir aquí que decir de unconjunto de proposiciones que es una teoría, e incluso una buena teoría o una gran teoría, no es lo mismo que decir que es verdadera. Una teoría puede ser perfectamente falsa y ser sin embargo muy útil en la investigación; pero setrata de un tema que no tengo espacio para desarrollar aquí.
4
Tiene sin duda importancia emocional: somos mexicanos, vivimos en este país, y eso hace que nos preocupemos por sus habitantes. Pero desde el punto de vista científico, esto no es el punto. De hecho, desde un punto de vistaestrictamente ético tampoco deberíamos exagerar su importancia: el sufrimiento humano nos concierne sin importar dentro de qué arbitrarios límites políticos él ocurra.
5
La célebre antropóloga Mary Douglas pudo escribir todo un libro para recordarnos lo poco que entendemos este problema y lo fácilmente que lo ignoramos o pasamos por alto sobre la base de supuestos dudosos y perspectivas particulares (Douglas & Ney 1998).
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->