Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
12º Grace me lleva a una tienda....pdf

12º Grace me lleva a una tienda....pdf

Ratings: (0)|Views: 289 |Likes:
Published by Fabyfer Garcia

More info:

Published by: Fabyfer Garcia on May 21, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/22/2013

pdf

text

original

 
.....CAPÍTULO Nº 12 DE..... "EL ORIGEN DE GREY"...(Contando la niñez y adolescencia de Christian)ACÁ LA TRAUMÁTICA NIÑEZ DE NUESTRO 50 SOMBRAS....(Compartido por SARAY-del grupo Christian Grey aldescubierto)---------------------------------------------------------
 Grace me lleva a una tienda y me compra másgalletas con trocitos de chocolate. Galletas comolas que comí en su casa. Estaban buenísimas.Me compra un libro. Está lleno de dibujos. La tapaes de diferentes colores. Me regala también unbolígrafo azul. Alguna vez he tenido lápices decolores e incluso ceras, pero nunca antes unbolígrafo. Me siento orgulloso. Es un bolígrafocomo el que utilizan los mayores.Estoy muy contento con todos los regalos, aunqueaún no sé por qué nos hemos ido tan rápido delmédico. En realidad no me importa, prefiero ir conGrace a los columpios. Hay mucha gente en elparque; grandes como Grace y pequeños como yo.Hace un día muy soleado y puedo ver que el parquees muy grande y muy bonito. Tiene muchos juegos yárboles. También hay flores por el suelo. Todo elmundo está sonriendo. Me gusta mucho estar aquí.Me gusta estar contento.Me coge de la mano y caminamos juntos hasta unbanco de madera. Frente a nosotros hay otro bancoigual al banco en el que estamos sentados. Entreambos, hay una mesa. Todo el conjunto está hechode una única pieza. No es una mesa tradicional.Nos sentamos.
“Bien”
- me dic
e Grace, “he pensado que
podríaenseñarte a escribir. Así podremos comunicarnos.Así podremos escucharte y entender todo lo que nos
quieras decir”.
Puedo ver en sus ojos como tan solo la idea de
 
pensar en ello la hace feliz. Estoy muy intrigadopor saber en qué vamos a escribir, y si voy asaber hacerlo bien. No sé por qué estaba enfadadaantes, pero ya no lo está.Abre el cuaderno y le quita el tapón al boli y locoloca en el otro extremo. Me lo da para que locoja. Después abre el paquete de las galletas ycoge una. No me importa que también coma. Me gustapoder compartir las cosas con ella. Cada vez quelo hacemos, cada vez que compartimos algo, sientoque somos amigos.
“¿Recuerdas lo que escribimos la última vez,cariño?” Lo recuerdo. Rec
uerdo que lo último queintentó enseñarme resultó ser demasiado difícilpara mí. Boli en mano, trato de repetir los únicosgarabatos que sé hacer: mi nombre, mi apellido.A, B y C. No recuerdo más.Miro el espacio en blanco que no he sabidorellenar con más letras. Me entristezco. Nuncallegaré a ser tan listo como Elliot. Al levantarla mirada Grace me sonríe. Está muy contenta. Esome hace feliz.
“Wow, Christian, ¡recu
erdas muchas letras! Eres unchico muy listo, lo vamos a pasar genial
aprendiendo a escribir.” Me siento orgulloso.
Orgulloso de que a ella le agrade lo que hago.Estoy contento. Muy, muy contento.Grace coge el bolígrafo y empieza a escribir máscosas después de mi C. Sus letras son muy bonitasy las escribe muy fácilmente. También coge el bolide una forma peculiarMis dedos no son capaces de sostener el boli así.Tengo que apretar mucho. Aprieto el boli en elcentro de mi puño tan fuerte como puedo, pero nopuedo evitarlo, a veces se me cae.
“D
espués de la C viene la D, como la primera letrade la palabra dulce
.” Después me
enseña muchas
 
letras más y jugamos a buscar palabras que yoconozca y que empiecen por esas letras. Así meresultará más fácil recordarlas, dice.Luego hacemos un pequeño dibujo al lado de cadauna de las letras. He pensado que llevaré elcuaderno siempre conmigo. Así podré utilizarlocada vez que quiera decir algo y no pueda.Cuando acabamos se ha hecho tarde. Tengo la cabezay las manos calientes por haber estado tanto ratoal sol. Tengo sed. Quiero beber agua. Miro lashojas y están llenas de dibujos y letras. Puedoacordarme de muchos de esos dibujos nada másmirarlos.Nos hemos comido todas las galletas, pero sigoteniendo hambre.
“Es la hora de comer,
cielo, seguiremos
practicando cuando volvamos a casa.” Otra vez ha
sabido qué era lo que estaba pensando. No hetenido que decírselo. Me levanto dispuesto aseguirla. Miro los columpios al pasar y me giro.Miro a Grace.Me siento en el suelo. Abro el libro para dibujarel columpio y a mí balanceándome en él. Grace seagacha sorprendida y al ver el dibujo me pregunta
“¿Qué es?
¿Es que quieres
columpiarte?” Asiento
con la cabeza para decir que sí. Ella sonríehaciendo ver que no entiende lo que eso significa.Es extraño. Sé que me ha entendido.Entonces me acuerdo que me ha dicho que ahorapuedo utilizar las letras para comunicarme. Ya nonecesitaré mover la cabeza nunca más. Vuelvo acoger el cuaderno y escribo SÍ y lo levanto paraenseñárselo.Grace está muy contenta de ver lo que acabo de
hacer. “¿Quiere
s volver a jugar en los columpios?¡Perfecto, cariño! Pero no nos quedaremos muchorato, porque se acerca la hora de comer y has de

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->