Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Las Bandas Criminales y el Crimen Organizado en Colombia

Las Bandas Criminales y el Crimen Organizado en Colombia

Ratings: (0)|Views: 349|Likes:
Este artículo presenta algunas reflexiones sobre la criminalidad organizada en Colombia, particularmente sobre los riesgos y retos que para la sociedad plantean las bandas criminales (Bacrim).
Este artículo presenta algunas reflexiones sobre la criminalidad organizada en Colombia, particularmente sobre los riesgos y retos que para la sociedad plantean las bandas criminales (Bacrim).

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Joaquín Vicente Ramos Rodríguez on May 25, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/16/2013

pdf

text

original

 
  p  o   l   i  c  y  p  a  p  e  r   4   7
Marzo de 2013
Las Bacrim y el crimenorganizado en Colombia
C
arlos
a
ndrés
P
rieto
*
Resumen ejecutivo
•
Este artículo presenta algunas reflexiones sobre la criminalidad organizadaen Colombia, particularmente sobre los riesgos y retos que para la sociedadplantean las bandas criminales (Bacrim). A partir de un diagnóstico sobre estefenómeno en la actualidad, el autor identifica varios
niveles de alerta
sobrela existencia y el funcionamiento de estos grupos, expone para cada nivel losavances del Estado en diferentes frentes de acción, así como las debilidadesde sus estrategias y los desafíos que deberá enfrentar.
•
Algunas de las recomendaciones presentadas para frenar y combatir la re-producción de estos grupos y reducir su impacto en los contextos locales yregionales incluyen caracterizar adecuadamente el fenómeno, estudiar sus di-námicas locales en términos de crimen organizado, unificar los criterios usadospara investigarlas, y contar con recursos suficientes que permitan fortalecerla investigación judicial (especialmente en materia de corrupción y lavado deactivos) y la coordinación interagencial e intergubernamental, y prevenir elreclutamiento forzado de niños, jóvenes y adolescentes, entre otros
1
.
El diagnóstico: entre lugares comunes e ideas nuevas
Concentración
A la par con el fin del proceso de desmovilización de los grupos paramilitares enColombia, en 2006 las autoridades iniciaron el monitoreo de las acciones degrupos que eran considerados o bien
reductos
de los grupos desmovilizados, o es-tructuras armadas que nunca se desmovilizaron dentro del proceso que se adelan-tó con las Autodefensas Unidad de Colombia (AUC), o grupos de desmovilizadosque se habían
rearmado
como
nuevos grupos
, aprovechando el vacío de poder
 
Marzo de 2013, Página 2
   P  r  o  g  r  a  m  a   d  e   C  o  o  p  e  r  a  c   i   ó  n  e  n   S  e  g  u  r   i   d  a   d   R  e  g   i  o  n  a   l
 
Fuente: Policía Nacional de Colombia, 2012.
Gráfico 1. Bacrim: cantidad de integrantes y número de grupos,2006-2012
dejado por los paramilitares en las regionesdonde tenían presencia
2
.Desde ese entonces (2006) hasta la ac-tualidad, el diagnóstico ha vivido cambioscuantitativos importantes como resultadode: 1) la ofensiva estatal y sus golpes a lascadenas de mando, los mercados y las ru-tas relacionadas con el negocio del narco-tráfico, y 2) de las estrategias desarrolladaspor la criminalidad organizada para aco-modar, violentamente o no, sus estructurasy repertorios delincuenciales a los retos quele impone la acción de la fuerza pública y ala necesidad de aumentar o mantener susmárgenes de ganancia, control territorialy social. Mientras en 2006 las autoridadesidentificaban treinta y tres bandas que ha-cían presencia en ciento diez municipiosdel país mediante un pie de fuerza de cua-tro mil hombres, en 2012 se reconocen cin-co bandas criminales (Urabeños, Rastrojos,disidencias del Erpac, Renacer y Machos)que hacen presencia entre ciento noventay doscientos municipios con cerca de 4.800hombres en sus filas
3
.En comparación con 2006, desde el puntode vista oficial, se observa un escenario endonde menos grupos criminales han pasa-do a controlar más hombres y a tener pre-sencia en más territorios. En otras palabras,una concentración del mando complemen-tada con herramientas efectivas de recluta-miento y financiación, mediante las cualesel número de hombres aumentó y el radiode influencia se amplió (gráfico 1).
Naturaleza y alcance
En los últimos cinco años, numerosos estu-dios académicos sobre las Bacrim se con-centraron en caracterizar el fenómeno a laluz de sus similitudes y diferencias con losgrupos paramilitares de mediados de losnoventa y principios de la década pasada.Además de las conclusiones respecto al ori-gen, tipo de organización, objetivos o re-pertorios de violencia que distinguen a lasBacrim de otros grupos armados, y de don-de surge todo un universo de denomina-ciones (neoparamilitares, paramilitares detercera generación, nuevos grupos narco-paramilitares, nuevos grupos armados ile-gales o simplemente bandas criminales nar-cotraficantes), hay consenso en dos puntos
 
Marzo de 2013, Página 3
   L  a  s   B  a  c  r   i  m   y  e   l  c  r   i  m  e  n  o  r  g  a  n   i  z  a   d  o  e  n   C  o   l  o  m   b   i  a
respecto a la naturaleza de estas bandas: laausencia de una razón de ser contrainsur-gente o de cualquier objetivo político que justifique su accionar; y su esencia criminalapuntalada en la expansión del narcotráfi-co y de otros mercados ilegales mediante eluso selectivo de violencia.De hecho, fuentes oficiales y medios decomunicación han puesto en evidencia lasalianzas temporales y circunstanciales entrealgunas Bacrim en diferentes departamen-tos con frentes guerrilleros, identificando,por ejemplo, alianzas entre Urabeños y losfrentes 5 y 58 de las Farc en la zona de Ura-bá, pactos con frentes de guerra del ELN enChocó y Nariño, o del antiguo Erpac (Ejérci-to Revolucionarios Popular AnticomunistaColombiano) en los Llanos orientales conlos frentes 39 y 43 de las Farc
4
.La definición oficial más reciente de estosgrupos es la que los delimita como “estruc-turas delincuenciales nacionalmente des-articuladas, con un alto poder corruptor,intimidador y armado que han combinadola producción y comercialización de drogascon la afectación violenta de los derechosy las libertades de los ciudadanos en laszonas rurales y en la periferia de algunoscentros urbanos del país”
5
.A pesar de la persistencia del debate entreorganizaciones y expertos sobre la natura-leza y alcance de estos grupos, las Bacrimse reconocen públicamente hoy, en unsentido amplio,, como: 1) un fenómenode crimen organizado representado por 2)organizaciones criminales construidas alre-dedor del narcotráfico y otras fuentes definanciación (legales e ilegales, como la mi-nería, la microextorsión o el microtráfico),3) desligadas teóricamente de las lógicasdel conflicto armado en términos jurídicosy militares (no aplicación del derecho in-ternacional humanitario), 4) de bajo perfil,urbanas, con estructuras en su mayoría nomilitares pero con capacidad para admi-nistrar territorios y ejercer amplio controlsocial local, 5) con capacidad para haceralianzas transitorias con grupos guerrille-ros en el ámbito nacional y con carteles yredes criminales internacionales, 6) infiltrarinstituciones y corromper miembros de lafuerza pública y funcionarios públicos, y 7)responsables de un número significativo demasacres, homicidios, desplazamientos for-zados, extorsiones y reclutamiento forzadode menores, entre otros hechos delictivos
6
.
Composición, organización y distribución territoria
Existen múltiples vacíos de informaciónrespecto al perfil de los miembros de lasBacrim. Una primera aproximación muestrados realidades frente a su composición: endistintas zonas del país han sido captura-dos un número creciente de jóvenes entrelos dieciséis y los veinticinco años de edad,por su pertenencia o participación en acti-vidades delictivas ligadas a estas organiza-ciones. Un seguimiento de medios duranteel segundo semestre de 2012 en los depar-tamentos de Antioquia, Córdoba, Valle delCauca o La Guajira confirma esta primeratendencia.Segundo, un 14% de desmovilizadoshace parte funcional de estas estructurascriminales: de acuerdo con informaciónde la Policía Nacional, de las casi 12.100capturas de miembros de estas bandas en-tre 2006 y 2012, alrededor de 1.700 sondesmovilizados
7
. Numerosos jefes estuvie-ron vinculados o relacionados de algunaforma con los grupos paramilitares prece-dentes:
Don Mario
, los
Mellizos
,
 AlbertoGuerrero
,
Cuchillo
,
Pablo
,
Martín Llanos
,los hermanos Úsuga (
Otoniel 
y
Giovanni 
),entre otros casos. Según la Fiscalía Generalde la Nación, a septiembre de 2012 el ma-yor número de desmovilizados capturadospertenecían a alguno de los siguientes blo-ques de las otrora autodefensas: Mineros,Nordeste Antioqueño, Héroes de Granada,Elmer Cárdenas, Córdoba, Cacique Nutiba-

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->