Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Revista Vamos - La Familia en Misiones

Revista Vamos - La Familia en Misiones

Ratings: (0)|Views: 12 |Likes:
Published by Sammis Reachers
Revista que busca crear conciencia misionera en la iglesia cristiana latina
Sociedad Internacional Misionera - http://misionessim.org/
Revista que busca crear conciencia misionera en la iglesia cristiana latina
Sociedad Internacional Misionera - http://misionessim.org/

More info:

Published by: Sammis Reachers on May 26, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/03/2013

pdf

text

original

 
Todos los sábados una vocecita se apodera de los micró-fonos. Se sienta frente a su consola, contesta las llamadas,y a través de la radio, animacon música a niños y ado-lescentes de la ciudad deLoja. Es Alison Martínez,una jovencita que tiene un programa llamado Rainbowen la estación radial cristiana“Ondas de Esperanza”.Ella es una de las hijas deDavid y Rocío Martínez,misioneros de SIM que seencuentran en Loja, Ecuador.Alison empezó este proyecto junto a su herma-na menor, Abigail, cuando tenían 8 y 6 años deedad. Primero lanzaron un programa de 30 mi-nutos con un par de canciones y una historia dela Biblia. Luego, fueron invitando amigos de suedad para colaborar y el programa creció. HoyAlison y Abigail tienen 15 y 13 años. Alisoncontinúa con el programa radial y Abigail apoyaen otros servicios.Por otro lado está Wendy, la mayor de lashermanas. Ella empezó a los 15 años de edad. “Estabaestudiando Comunicación Social cuando mi papá me pidióinvolucrarme en el ministerio de radio y apoyar con misconocimientos.”Hoy Wendy tiene 27 años, es esposa, madre y conductorade un programa magazine. Desde que empezó a trabajar en la radio no ha parado de servir a Dios con esfuerzo y
 Familia en las Misiones
Por: Sandra Chiang Gomero
Marzo2010
familia en mision
A travéz de las ondas radiales
Los Martínez trabajan hace demás de 8 años en el ministeriode radio “Ondas de Esperanza”.El ministerio radial les haabierto las puertas de lacomunidad, a la que llegan adiario con programasespirituales, de salud y parala familia. Además de darlesconsejería a los oyentes que lanecesiten y apoyar endistintas actividades sociales.
alegría, volcando todo lo aprendido en sus programasradiales.Sus padres las involucraron en el ministerio desde queeran muy pequeñas y les dejaron colaborar en el serviciocon sus dones y talentos. “Siempre me he sentido muycontenta, de tener un hogar diferente, de servir a Dios,de conocer mucha gente, muchos lugares y ayudar a losdemás”, dice Wendy Martinez. El ejemplo de ellos nosenseña que sí se puede servir a Dios comofamilia y enseñar a los hijos que el serviciotrae gozo a pesar de las adversidades.“No importa lo duro que parezca ni lo quedigan los demás, la mejor recompensa es laque Dios nos da”, dice Alison Martínez.
“Creo que ser misionero signica que vas
a dejar a tu familia, a tus amigos, que vas acomer lo que te den, que vas a estar dispues-to a ayudar en lo que sea, dormir en dondesea. Si lo hacemos para Dios no importa loque tengamos que hacer”, Abigail dice.
“Ser misionerosignifca hacer ydejar muchas cosasen nuestra vida perosi lo hacemos paraDios no importa loque tengamos quehacer”.
-
 Abigail 
 
Marzo 2010
 
2
Ten tiempos en familia con Dios:
Separa un tiempo diario con tu familia para buscar aDios, para orar por la obra y tener en claro la visión queÉl tiene para ustedes. Hazles entender la importancia deesta tarea y que se comprometan con ella.
“Siempre supimos que iríamos a las misiones porque desdemuy pequeños nuestros padres nos hablaban de ir a Turquíay orábamos por ese motivo”, dicen los hijos del misioneroNicky, quien trabaja en Turquía en una naciente iglesia ACYM.
Respeta sus decisiones:
Escucha a tu familia. Toma encuenta sus opiniones y decisiones.A través de ellas también Dios puede estar mostrándote Su Volun-tad. Comparte con tu familia loslugares o campos blancos donde pueden ir y después de un tiempode oración y búsqueda de Dios de-cidan en unidad (si es que Dios noles habló antes sobre algún lugar 
específco).
Involúcralos en el servicio:
Visita con ellos a las familias,llévalos a reuniones, servicios yotras actividades para que puedanentender mejor el servicio, se iden-
tifquen con la misión y vean que
son útiles. El problema de no ir con la familia a los lugares dondesirves es que se forma una brechaentre el hogar y el trabajo.De esta forma, la familia nocomprende en qué se está traba- jando y por qué tanto esfuerzo, ylos hermanos a los que sirven noconocen a la familia ni compren-den sus necesidades.
Guíalos a descubrir su lugar:
El conyugue y los hijos tienen dones que Dios les hadado. Permíteles que los usen y si no saben cuáles son,ayúdalos a que los descubran. No los limites a servir en loque tú quieres, ni los restrinjas cuando quieran participar.Guíalos a entender lo que es el servicio y cómo quiereDios usarles con lo que Él les ha dado.
Demuéstrales que es grato servir:
Hay momentos duros en el ministerio. Cuida el corazónde tus hijos, evita hablar mal de la gente. Recuerda quelos niños son esponjitas y pueden interpretar tus palabrasy actitudes de manera negativa y en un futuro no querer servir al Señor o a Su iglesia. Hazles entender el privi-legio de servir a Dios y a su pueblo. Cuando los niños
hayan crecido o sean maduros, explícales de las difcul
-tades y obstáculos pero también muéstrales cómo Dios teayudó y la recompensa del servicioa Dios.
Muéstrales el amor por la gente:
Hazles ver a las personas tras lamisión que realizas. Que puedan
identifcarse con las personas más
que con las tareas. Si ellos no com- prenden que están haciendo una obrade amor, no le tomarán importancia.
“Mi papá me dijo que estaba obede-ciendo a su llamado de hacer misiones.Y que amaba bastante al pueblo deIndia”, comenta Marko Aguirre, quienue con sus padres a los 8 años comomisioneros a la India. Hoy tiene 20años.
Respeta el día familiar:
 No permitas que el trabajo en laobra sature tu tiempo con la familia.Cultiva tiempos en los que la familiase fortalezca y crezca. Esta unidadayudará en la misión.
Nicky, misionero junto a su amilia en Turquía nos dice que no se deben sacri-fcar las relaciones amiliares por hacerla obra, porque tarde o temprano, setendrá que dejar la obra por salvar a laamilia.
Motívalos para que sean los futuros misioneros:
Los hijos no siempre serán lo que los padres han sido; pero el llamado a las misiones es para todos. Así que,debes enseñar a tus hijos a amar las misiones. Enséñalesque lo que están haciendo como familia salva vidas. Queellos puedan descubrir si todas estas vivencias los estánguiando a un llamado personal.
Extractos de Conerencia Misionera Alianza -“Involucrando a la Familia en la Misión” - César Arrunátegui
Si uiste llamado para ir al campo misionero con tu amilia o estás en el proceso, acá tenemosalgunas pautas que te ayudarán a involucrar a tu amilia en esta emocionante aventura.
No olviden que
los hijos 
sonparte
de las
 
misiones 
. ¡Inclúyanlos!
“Los hijos en una familiamisionera, son la siguientegeneración de creyentescomprometidos con lasmisiones, ya sea para iral campo o para enviar aotros al campo. Los padrescumplimos un rol muyimportante en todo esto. “
Nicky, misionero en Turquía
 
Marzo 2010
 
3
yo y mi casa
serviremos al Señor
A los 8 años de edad,Marko, hijo de misioneros,fue junto a su familia a laIndia. Para él no fue difícilaceptar la misión, ya queentendió que no era sóloresponsabilidad de sus padres, sino que él tambiénera parte de esa tarea.“Sé que cada uno tieneun llamado diferente al desus padres, pero mientrasestén junto a sus papás,aprovechen cada momentoal máximo. Estas cosas nole suceden a cualquier per-sona y hay que agradecer aDios por ello”, dice MarkoAguirre, quien actualmentetiene 20 años.Las familias puedencumplir un tremendo roldentro de misiones y ser demucha utilidad.Tú tienes la responsabili-dad de preparar a tu fami-lia para asumir el llamado.Jorge y Ana Aguirre, padres de Marko, fueronllamados a salir a la Indiacuando tenían dos de sustres hijos. Sabían que latarea como padres iba aser dura, por eso hicieronsu parte cuando sus hijostodavía estaban chicos.Oraban con ellos todoslos días y les decían quealgún día, irían a la India.
¿Cuáles fueron lostemores que enfrentaronen cuanto a sus hijospara ir a las misiones?
 
Teníamos temor de que les pasara algo, que se enferma-ran. También por sus estu-dios; pues iban a estudiar enotro idioma. Lo difícil que eraadaptarse a una nueva cultura,el rechazo... Así que habla-mos con ellos de los cambios.Dios nos ayudó a enfrentar ese proceso de adaptación dela mejor manera.
¿Qué recomendacionesles darían a las familiasque son llamadas a ir alas misiones?
Orar y conversar abierta-mente sobre el tema. Se debetener una convicción para de-cidir cuándo salir y a dónde,
confando en el Señor. Buscar 
consejeros al pasar por ese proceso sin dejar de orar, ¡Esvital!
La FamiliaArrunátegui sirveen la sierra delPerú, en Quilla- bamba. Vienentrabajando juntoa una nacienteiglesia con lamisión Alianza.A pesar de las
difcultades como
familia, ellos de-cidieron obedecer el llamado delSeñor y salieronal campo misionero con sus dos pequeños
hijos (10 y 13) y una hija de 16 años con
 parálisis cerebral. Todo un ejemplo de que noimportan las limitaciones cuando dispones tucorazón para servir al Señor.Dios puso primero en mi corazón comoesposo y padre la carga por el interior denuestro país. Estuve orando, se lo compartía mi familia y luego de un tiempo el Señor  preparó todo y abrió las puertas.Un consejo para los padres es que debenmantener una relación abierta con sus hijos ycompartir la palabra de Dios. El testimonio yla seguridad de los padres es fundamental. Noolviden que los hijos son parte de las misio-nes. ¡Inclúyanlos!Aunque la tarea requiere esfuerzo, amor y perseverancia. Todo ese esfuerzo no se com- para con el gozo de ver a tu familia involucra-da en la obra del Señor.
no hay
limitación
paraservir al Señor
“El llamado deDios es perso-nal, puede ser al esposo o esposa,sin embargo, el conyugue y loshijos también seunen, comparten y llevan a cabo el llamado, orando,dando y yendoa donde Dios losquiera usar”.
-César Arrunátegui
Karla y César y sus hijos David,Keyla y Renato (izq. a derecha)Fam. Aguirre: Ana, Marko,Prianka, Rut y Jorge.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->