Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Consideraciones a cerca debate zonas rojas y PROSTITUCIÓN

Consideraciones a cerca debate zonas rojas y PROSTITUCIÓN

Ratings: (0)|Views: 23 |Likes:
Entre abril y mayo de 2013 en el Consejo Deliberante de Salta, convocados por la Comisión de Derechos Humanos, desde la Asociación Ragone intervinimos en debates a cerca de una solución a la tensión entre ‘vecinos’ y travestis por la actividad prostibular en algunos barrios de la ciudad.
Entre abril y mayo de 2013 en el Consejo Deliberante de Salta, convocados por la Comisión de Derechos Humanos, desde la Asociación Ragone intervinimos en debates a cerca de una solución a la tensión entre ‘vecinos’ y travestis por la actividad prostibular en algunos barrios de la ciudad.

More info:

Categories:Types, Research
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/06/2013

pdf

text

original

 
 
Consideraciones acerca del debate ‘zonas rojas’
y la consecuente re categorización de la PROSTITUCIÓN.
 Abril 
– 
mayo 2013
1
Consideraciones acerca de
l debate ‘zonas rojas’
y la consecuente re categorización de la PROSTITUCIÓN.
Entre abril y mayo de 2013 en el Consejo Deliberante deSalta, convocados por la Comisión de Derechos Humanos,intervinimos en debates a cerca de una solución a la
tensión entre ‘vecinos’ y travestis por la actividad
prostibular en algunos barrios de la ciudad.
Síntesis
: Sobre las zonas rojas - Un problema social que implica políticas publicas transversales - Ellugar de la enunciación - El contexto y la propuesta - El aporte de los hombres nuevos y laprostitución - La historia y las soluciones - Descriminalización y vida policial
Sobre las zonas rojasLa ciudad no puede pensarse como un lugar de expulsiones
. Eso son las zonas rojas.Hay que terminar con los lugares asignados por el sistema para que todo esté en orden:El de las putas en la esquinaEl de los políticos, técnicos y académicos en los escritoriosY el de las amas de casa en las casas.No se puede inventar una frontera física y mental construyendo un muro para luchar contra elmiedo, o prefiriendo las vigilancias electrónicas de las cámaras; más sutil y sensible a la vidademocrática. Hoy mucha gente se da cuenta que no es la solución, pero no se les propone otrasalternativas, que debemos generarlas entre todos. Cualquier segregación divide cada vez más elespacio de la ciudad que hace tiempo es ya dos ciudades, una para ricos y otra para pobres.Es preciso convencer a las personas prostituidas para luchar por la inclusión de otrasmaneras que no las convierta en cómplices solitarias de la dominación y el poder.Es preciso convencer a la ciudadanía temerosa y reticente a hablar de sexualidad, que noles tenga miedo a las y los prostitutos.
 
 
Consideraciones acerca del debate ‘zonas rojas’
y la consecuente re categorización de la PROSTITUCIÓN.
 Abril 
– 
mayo 2013
2Es preciso convencer a la comunidad política para que miren a las y los prostitutos, paraque generen políticas públicas inclusivas.
Un problema social que implica políticas publicas transversales
La habilitación tolerancia de ‘zonas rojas’ y la co
rrelativa pregunta por la prostitución no es unproblema de las prostitutas y prostitutos sino de todas las mujeres y hombres, porque las madres,hermanas y hermanos de unas son consumidos y degradados por otras madres, hermanos yhermanas de la misma sociedad.
Considerar la existencia de ‘zonas rojas’
habilita el consumo de unas y unos porotros
, habilita la eternización del sexismo, es decir de la explotación desigual dehombres y mujeres sobre otros hombres y mujeres construida sobre una creencianatural de desigualdad sexual.
El debate no debe ser si la prostitución en una ‘zona roja’ sea un trabajo o no, sino
quién y qué intereses están detrás de estas discusiones y para qué
. Hay queentender la lógica del otro y trabajar para traducirla en demanda y organizaciónpolítica.
El sexismo se alimenta de la anuencia de las y los propios perjudicados para sostenerse
. No sepuede lograr que el trabajo sexual en una zona roja no convierta en paria en quien lo ejerce. ¿Sepuede convertir en una identidad políticamente correcta la de la trabajadora o trabajador sexualen una zona roja? ¿Sin legislar sobre un desigual status de ciudadanos de segunda para serconsumidos por ciudadanos/nas de primera?Cualquier cambio de status sobre el espacio urbano habitaulmente marcado por el
sexo y el sexismo y llamado ‘zona roja’
terminaría beneficiando más a quienestienen poder para someter
, sea por fuerza económica, sea por status familiar o porstatus político.Sin embargo no se puede menos que enorgullecerse de la actitud valiente de las y los propiosinteresadas/os de buscar soluciones al desamparo y la muerte cotidiana de tantas compañeras ycompañeros. Por eso se vuelve primordial que
busquemos todos juntos soluciones alternativas
aque nos sigan explotando.Nunca el deseo de uno solo/la podrá ser ley sin que el deseo de otro/a le ponga un límite.
 
 
Consideraciones acerca del debate ‘zonas rojas’
y la consecuente re categorización de la PROSTITUCIÓN.
 Abril 
– 
mayo 2013
3
El lugar de la enunciación
Muchos y muchas se preguntan todavía a cerca de la legalidad o la ilegalidad de la prostitucióncallejera en espacios urbanos. Desde el a Asociación Ragone participamos de este debate porquepara nosotros no es un problema moral ni de los tribunales de justicia, sino que intentamos pensaren complicidad como visibilizar y desmontar desigualdades que potencian los intereses de unsector de la clase dominante que ha pensado que son los dueños de la sociedad y de los recursosde todos.Entendemos profundamente la soledad como base para tematizar la dominación y la resistencia.Entendemos que esa soledad es la base de nuestras emotividades como personas con identidadesprivadas y políticas; y que la emotividad es sustancialmente el ingrediente de toda política públicaque se precie de los intereses de la gente.Intervenimos en este debate en
homenaje a los niños
, a las hijas e hijos pequeños de lascompañeras y compañeros prostitutas/os. Porque ellos son el producto del amor o de lacontingencia, pero son la continuidad de la inocencia, de la compañía en la soledad.Contribuimos porque creemos que esta discusión es una búsqueda solidaria válida para cambiaralgo que nos lastima. Y tiene la máxima importancia y vitalidad porque
es desde el lugar de laspropias personas que lo sufren
. Lo decimos convencidos que no se puede intervenir y participarsolo comunicando o interpretando, sin acompañar los procesos de las personas que sufren estaproblemática que hoy estamos discutiendo. Como en cualquier problema de política pública,sobre todo cuando se trata de identidades y más de identidades sexuales.
Ese campo
que tancontradictorio y problemático nos resulta a los seres humanos. Porque
es el primer lugar en elque nos construimos
para comprender el mundo en que vivimos. Porque es fundante de todo lomaravilloso y lo monstruoso que podemos ser y hacer en la vida.
El contexto y la propuesta
Discutimos
sobre el status de las ‘zonas rojas’
en un tiempo en que existe una organizacióninternacional de la
‘industria del sexo’
que se extiende con la globalización.La dimensión humana de la prostitución es un clásico debate en la generación de políticas públicassobre la sexualidad.Entre las
tendencias ‘reglamentaristas’
que conciben a la prostitución como un mal necesario ycomo una actividad rentable que hay que controlar y canalizar como un servicio público;

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->