Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Uti Possideti Juris 260710

Uti Possideti Juris 260710

Ratings: (0)|Views: 85 |Likes:
Published by grupotresdip

More info:

Published by: grupotresdip on May 30, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/30/2013

pdf

text

original

 
E L
UTI POSSIDETIS ¡URlS
y
LA CORTE INTERNACIONALDE JUSTICIA
*
Arturo
lvez Valega**
Resumen
 La posesi6n por uso judico se sustenta en la ocupaci6n delterritorio a partir de la titulaci6n jurídica, lo que permite que losconflictos defronteras sean resueltos a través de tratados inter-nacionales. Desde e! Congreso de Angostura en
1819
Colombia proclam6 la vigencia de!
uti possidetis juris,
principio que sereitera en e!artículo
101
dela Constituci6nde1991 que estableceque «Los límites de Colombia son los establecidos en los tratadosinternacionales aprobados por e! Congreso, debidamente ratifi-cados por el Presidente de la República, y los definidos por loslaudos arbitrales en que sea parte la Naci6n».
Palabras
claves: Tratados limítrofes,
uti possidetis juris.
Abstract
Seizing for juridical purposed is based in the occupation of a
8
territory by means of juridical title. This allows the solution of ~ border conflicts through international treaties. Since the Angos-~ tura Congress in
1819,
Colombia claimed the in force of the uti:: possidetis juris, which is a reiterative principie in Article 101 of 
; 1991
Constitution, which establishes that: "Colombian borders
. g
are established in the international treaties approved by the
l
Congress and dully ratified by the President of the Republic and - those defined by any arbitration award in which the Nation had 
taken part.
~ Key words: Border treaties, uti possidetis juris.
*
Ponencia
pre~.entada
en el foro «La demanda de Nicaragua,). Universidad Jorge TadeoLozano,sede Bogot", 29 de septiemre de 2003.
**
Abogado
y
PtD en Derecho Internacional de la Universidad de Navarra (Espa). Durantediez os ejerció la diplomacia como asesor, negociador internacional. director general deSoberaa Territorid, consejero, nsul ante el Gobierno de la Federación de Rusia. Actualmentees profesor -
investgador,
coordinador del Área de Derecho Internacional
y
Comercio Exteriorde la División de Ciencias Judicas
y
jefe del Departamento de Relaciones Internacionales delmismo programa en la División de Humanidades
y
Ciencias Sodales de la Universidad del Norte.
 jgalvez55hotm ail.co7T"
REVISTADE DERECHO, LNIVERSIDAD DEl NORTE, 21: 131-138, 2004
131
 
Esimportante destacarquelaRepúblicadeColombiaatrasdesuhistoriaha sido respetuosa de lasnormas generales del derecho internacional ylas ha aplicado rigurosamente. Además, ha cumplido desde su forma-ción con los acuerdos y las doctrinas surgidas dentro del marco delderecho internacional americano, queha regulado elproceso dedelimi-tación de las fronteras marítimas y terrestres.Enelcasoque nos ocupa, elsurgimiento de ladoctrina UIi
 possidetis juris
J
tiene un marco religioso, político yjurídico queseorigina gradual-mente yseadapta alosnuevos tiempos, pero que, en últimas, tiene susiniciosdesdelaspropias entrañas delostítulosquesustentaron eldominioy conquista del imperio español. Atal punto que se puede afirmar queexiste una perfecta continuidad en el concepto español de la <<líneadederech,pues ellamisma ensuesencianotendría sentido sinlasdivisio-nes administrativas de virreinatos, capitanías generales, audiencias eincluso obispados creados unas veces y suprimidos en otras.Contalpropósito, laRepúblicadeColombiaenelCongresodeAngos-tura del 17de diciembre de 1819atras de la «LeyFundamental de laReblica de Colombia,,' enuncia por primera vez la doctrina del «Uti
 possidetis juris
de 1810»en su artículo ,e igualmente lo ratifica en laConstitución de Cúcuta de 1821en su artículo .Con estos antecedentes se inician las relaciones con las ProvinciasUnidas de Cenhoamérica, como solía decirse entonces, incluyendo enellas a Nicaragua. Las relaciones diplomáticas entre éstas y Colombiacomienzan oficialmente con lamisión de don Pedro Molina, quien fueacreditado como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciarioen 1825,con el propósito de lograr el reconocimiento de dicha unida política desps de su proclamacn el 15de septiembre de 1821.En dicha visita presenal secretario de Estado de la República deColombia,donPedroCual,unproyectodetratado, ydeinmediato nuestrorepresentante leenseñó
«La cédula original de/30 de noviembre de 1803 en
1
GONZÁLEZ, Thibaldo,
BoU var
y
su doctrina internacional sobre [{miles territoriales.
Caracas,1980; VÁSQUEZ CARRIZOSA, ,.Doctrinas colombianas del
Derecho
Internacional 401 Y402»,
Revista Colegio Mayor de Nuestra Señora del
Rosario.
Sff;
MORENO QUINTANA, Lucio,
T ratado de D erecho Inte'71acional,
tomo
1, 11 Y III.
Buenos Aires, Sudamericana, 1963; LONDO,
Julio,
Geopotica de SUf<,'am érica.
Coleccn de Oro del Militar Colombiano, Vol. VIII. Bogotá, 1977;
LONDO PAREDE:;, Julio. Colección de Oro del Militar Colombiano, Vol. V. Bogo, 1973.
1
VÁSQUEZ CARRIZOSA,
Quitasueño, R oncador, Serrana. Antecedentes hist6ricos
y
jur(dicos del 
Tratado entre
la R epúblimdeColombiay los E stados U nidos
del S 
de
Septiembre de
1972. Bogotá, Italgraf,
1974, p.14
132
REVISTA DE DERECHO, UNIVERSIDAD DEL NORTE, 21: 131-138, 2004
 
que se agregó la Costa de Mosquito hasta el Cabo Gracias a Dios, al Virreinatode la Nueva Granada;
y
también el Decreto Ejecutivo del
5
de Julio de
1824
contra las empresas de aventureros desautorizados en dicha Costa».
Este tratado, como su nombre lo indica, no era de límite. Circunstan-cias políticas del momento
y
s que todo el fundado temor de que enun futuro próximo pudiera presentarse la necesidad de defender el terri-torio de los estados contratantes, se procedió a consignar la propuestade la República de Colombia de incluir el
Uti possidetis juris.
Don PedroGual de forma certera lepropuso alrepresentante Pedro Molina incluir-la expresando la necesidad de
«Estar en punto de /(mites del Uti Possidetis¡uris de
1810
o
:10,
como se quiera»'.
En efecto, los artículos 5°,7" YdelTratado Gual-Molina reconoce lavigencia de ladoctrina de
Uti possidetis juris.
Es s, es importante recordar lo expresado por don Pedro Gual enla Memoria al Congreso de Colombia en 1823:
«Un conjunto de cosas tanventuroso indicÓ al Ejecutivo que había llegado el momento de poner en plantaaquel gran proyecto de la Confederación Americana. Se adoptaron, pues, comobases del nuevo :;istema federativo las siguientes:
1)
Que los Estados America-nos se aliancen
y
confederasen perpetuamente, en paz
y
guerra, para consolidar su libertad e independencia, garantizándose mutuamente la integridad de susterritorios respectivos;
2)
Que para hacer efectiva esta garantía se estudiase el
Uti Possidetis Juris
de
1810,
según la demarcación del territorio de cadaCapitanía General o Virreinato erigido en estado soberano»4.
Efectivamente, esto es lo que se logra establecer en elfamoso Tratadode Liga
y
Confederación Perpetua realizado en Panamá en 1826,dondeen los artículos 21
y
22se confirma una vez más que la doctrina que lograel equilibrio
y
la paz continental americana reposa en el
Uti possidetis juris
de
1810.
El reconocimiento
y
aceptación de la doctrina
Uti possidetis juris
como base de demarcación territorial ha querido ser desconocida por laRepúbli-ca de Nicaragua, pero afortunadamente los laudos, los tratados
y
losfallos de la COlte Intemacional de JusticiaS una
y
otra vez han reiterado
3
MOLLANO BONILLA, sar,
El archipiélago de San Andrés
y
Providencia, Estudio histórico- jur(dico a la luz del Derecho Internacional.
Bogotá, Temis Librea, 1983, p. 97.
4
CUAL, Pedro,
Memoria presentada por el Secretario de R elaciones E xteriores al Congreso de 1823,
 p.5.
5
PASTOR RIDRUEJO,
José
Antonio,
La Jurisprudencia del Tribunal Internacional de La Haya
(Sistematización
y
Comentarios).
Madrid,
Ediciones Rialp, 1962 ..
REVISTA DE DERECHO, UNIVERSIDAD DEL NORTE, 21: 131-138, 2004
133

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->