Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Karl Taube - La jadeíta y la cosmovisión de los olmecas

Karl Taube - La jadeíta y la cosmovisión de los olmecas

Ratings: (0)|Views: 70 |Likes:
Published by NEZASUL

More info:

Published by: NEZASUL on May 31, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/18/2013

pdf

text

original

 
la jadeíta y los olmecas
/ 43
DOSIER
U
n rasgo distintivo de los ol-mecas fue su gran aprecio porel jade, que trabajaron con ungrado notable de destreza y perfección. A pesar de ser una piedra muy dura y densa, el jade fue labrado y pulidopor los olmecas hasta adquirir el brillo deun espejo. El jade preferido por los olme-cas, y por todos los pueblos mesoamerica-nos posteriores, no fue el jade nefrita delos antiguos chinos, sino la jadeíta. La ja-deíta, comparada con el jade nefrita, esmucho más dura y con tonos más variadosy brillantes que incluyen el verde esmeral-da brillante, el amarillo e incluso el morado. Tal vez el jade más apreciado por los olme-cas fue el verde esmeralda translúcido,piedra que los aztecas posteriormente lla-maron
quetzalitzli 
, término que se refieretanto a su semejanza en color con las plu-mas de quetzal como a su transparenciasemejante a la de la obsidiana,
itzli 
. Tam-bién gustaban particularmente de la jadeí-ta verde mar o azul turquesa, que con fre-cuencia ahuecaban o labraban hastaobtener puntas y bordes para que fuera aúnmás transparente. Aunque el debate acercadel origen del jade ha dado lugar a las másdiversas especulaciones y discusiones, re-conocimientos en campo recientes hanmostrado que el origen del material se en-cuentra en la parte central de la región del valle de Motagua, en el oriente de Guate-mala ( 
fig. 2
 ). Hasta donde conocemos, esaregión sigue siendo la única fuente de ja-deíta en Mesoamérica.
La jadeíta y lacosmovisiónde los olmecas
K
 arl
T
 aube
 
l   nn  p   n n,   -,  ú n -n n    z   - . e pn ó – n      nn n ep n  N–v n p      np z  z  pp  -n p  v.
 
1.
El dios olmeca del maíz normalmente mues-tra una hendidura en la cabeza de la que surgeuna mazorca. Hacha de jadeíta, Arroyo Pesque-ro, Veracruz. Museo de Antropología de Xalapa,Veracruz.
foto: rafael doNis / raíces
 
44 /
arqueología mexicaNa
DOSIER
la jadeíta y los olmecas
/ 45
DOSIER
 valor de las piezas derivaba en gran medi-da de la habilidad y esfuerzo invertidos ensu elaboración.Entre los olmecas, las hachas de jadeestuvieron estrechamente relacionadascon el simbolismo del maíz y la fertilidadagrícola. Esta importancia simbólica,como en el caso de las hachas finamentelabradas en Europa durante el Neolítico,deriva en parte del hecho de que se usaranpara desbrozar la maleza y preparar los te-rrenos para el cultivo. Mientras que en laantigua Europa se cultivaba trigo y ceba-da, el principal cultivo de los los olmecasdel Preclásico Medio fue el maíz, plantacuya mazorca se asemeja a la forma y elcolor de las hachas de jade. Un grupo dehachas de jade con incisiones, atribuidasal sitio olmeca de Arroyo Pesquero, mues-tra imágenes del dios olmeca del maíz
fig. 1
 ); si bien esta deidad tiene muchasformas, el dios olmeca como maíz madu-ro normalmente muestra una hendiduraen la cabeza de la que surge una mazorca
fig. 3, 3b, 3c
 ). Toda la cabeza del diosdel maíz simboliza una grano de maíz conla mazorca surgiendo del centro de la plan-ta verde. En un gran número de hachas in-cisas, el dios olmeca del maíz aparece ro-deado por cuatro mazorcas en forma dehacha en las orillas ( 
fig. 3
 ). Como ya loha señalado Frank Kent Reilly, esta com-posición recrea el cosmograma olmecaformado por una barra y cuatro puntos;el dios del maíz constituye la barra central vertical, como eje del
axis mundi 
. El diosolmeca del maíz al centro de un cosmo-grama de cuatro esquinas se relaciona tal vez con la muy difundida metáfora delmundo creado y ordenado a la manera deuna milpa con cuatro lados.En un monumento de La Merced, Ve-racruz, se ve al dios maíz con los cuatroelementos y la barra central sobre la cara,lo cual podría ser la personificación de todala superficie de la Tierra. Un dios olmecadel maíz que corona una estatuilla de jadeí-ta de la colección de Dumbarton Oaks, en Washington, D.C., muestra en la parte pos-terior una versión del cosmograma de labarra y los cuatro puntos nuevamente enalusión al mundo con cuatro esquinas. ( 
fig.3c
 ). Este cosmograma también aparece enlos mosaicos llamados “mascarones” de la Venta, Tabasco, los que cubren enormescantidades de serpentina en bruto, una pie-dra verde más suave asociada al jade en elpensamiento olmeca ( 
fig. 3d
 ).
Depósitos De hachas
Cuando se representa al dios olmeca delmaíz con la barra y los cuatro puntos, loselementos con forma de hacha aparecenen las esquinas de la composición. Sin em-bargo, en lo que se refiere a los depósitosde hachas de estilo olmeca, suelen colo-carse sobre los puntos cardinales, no en-tre ellos, para formar una cruz
.
Ademásde estos depósitos del Preclásico Medioen La Venta, se conocen otros depósitos,más o menos contemporáneos, en la zonamaya, en Ceibal, Guatemala, y San Isidro,Chiapas ( 
fig. 4
 ). En las excavaciones quedirigió recientemente Francisco Estrada-Belli en Cival, un sitio del norte del Pe-tén, en Guatemala, se descubrió un muy complejo
 
depósito de hachas de jade delPreclásico Medio, con cinco hachas dejade colocadas verticalmente en un pozocruciforme ( 
fig. 4b
 ). Además de las cua-tro hachas colocadas en los brazos de la
 
cruz había un hacha colocada en un hue-co más hondo al centro. Esta hacha delcentro es de un jade particularmente finoy translúcido, azul verdoso, y estaba acom-pañada por muchos guijarros de jade alu- vial procedente de la región del valle de
hachas De jaDe
Las excavaciones dirigidas por los arqueó-logos Ponciano Ortiz y María del CarmenRodríguez en el manantial de El Manatí, Veracruz, han mostrado que el jade se en-cuentra en la región olmeca en fechas tantempranas como 1500 a.C. Ahí se localiza-ron, en el contexto de la fase olmeca Ojo-chi, hachas bellamente labradas y un collarcon cuentas de jade translúcido azul ver-doso. Aunque objetos presuntamente he-chos de jade se representaron como joye-ría en monumentos olmecas tempranos deSan Lorenzo ( 
ca.
1150-900 a.C.), el jade esescaso en este sitio. El jade finamente tra-bajado no aparece en abundancia sino has-ta el Preclásico Medio, en el sitio olmecade La Venta ( 
ca.
900-500 a.C.). Una de lasformas más comunes del trabajo en jadeson las hachas con forma de pétalos; es de-cir, elegantes hachas que parecen pétalosde flores por su diseño, con el filo en ellado más ancho. Es verosímil que estas ha-chas de jade pulido fueran la forma usualpara comerciar e intercambiar el jade; asípodían verse el color, las fisuras y otrasmarcas en la superficie pulida y tambiénpodía apreciarse de inmediato su transpa-rencia en los delgados bordes de las nava-jas. A partir de estas hachas se podían la-brar estatuas y joyas, incluidos pendientesahuecados con forma de concha o las cu-riosas “cucharas” olmecas, que se hacíancortando sobre el eje longitudinal de lashachas. Este trabajo de lapidaria fue extre-madamente laborioso y es evidente que el
2.
Parte visible –aproximadamente dos metros– de una veta de jade azul en el valle de Mo-tagua, Guatemala, región considerada la única fuente de jadeíta en Mesoamérica.
   f   o   t   o  :   a   r   c   h   i   v   o   K   a   r   l   t   a   u   b   e
3.
Dios olmeca del maíz y el cosmograma formado por unabarra y cuatro puntos. La presencia del dios del maíz al cen-tro de este cosmograma se relaciona tal vez con la muy di-fundida metáfora del mundo creado y ordenado a la mane-ra de una milpa con cuatro lados.
a)
Deidad del maíz en un hacha de jadeíta. Arroyo Pesque-ro, Veracruz. Museo de Antropología de Xalapa.
b)
Dios del maíz con motivos de barra y cuatro puntos enel rostro. Escultura de serpentina. La Merced, Veracruz.
c)
Cabeza de una estatuilla de jadeíta del dios del maíz; enla parte posterior aparece el cosmograma de una barra ycuatro puntos. Probablemente procede de Arroyo Pesque-ro, Veracruz.
d)
Mosaico que forma los motivos de barra y cuatro puntos.Bloques de serpentina. Parque-Museo La Venta, Villaher-mosa, Tabasco.
dibujos: Karltaube
C
osmograma
 
de
 
barra
 
y
 
Cuatro
 
puntos
m
aíz
bd
4.
Depósitos de hachas del Preclásico Medio; en ellos las hachas suelen colocarse sobre los puntos cardinales, no entre ellos, para formar una cruz.
a)
Depósito de hachas acompañadas por un cuenco y orejeras. San Isidro, Chiapas.
b)
Depósito de hachas y ollas en un pozo cruciforme. El Cival, Guatemala.
   d   i   b   u   j   o   s  :   N   e   w    w   o   r   l   d   a   r   c   h   a   e   o   l   o   g   i   c   a   l   f   o   u   N   d   a   t   i   o   N   i   l   u   s   t   r   a   c   i    ó   N  :   f   r   a   N   c   i   s   c   o   e   s   t   r   a   d   a  -   b   e   l   l   i   /   P   r   o   y   e   c   t   o   a   r   q   u   e   o   l    ó   g   i   c   o   h   o   l   m   u   l
b
e n        á v pn  n. rn-n   pp   n    nn n  p n  ón  v  m, n  n  g.
 
el jaDe y larepresentaciónDel aliento
Debido a su cercanía tanto con la regiónolmeca como con los yacimientos de jadede Motagua, no sorprende que los mayasdel Clásico atribuyeran al jade el mismosimbolismo que los olmecas. Un rasgocomún es la representación del alientocomo un elemento parecido a una cuen-ta delante de la nariz, que denota la res-piración del alma en los seres vivos ( 
fig.6
 ). Las estatuillas olmecas de jadeíta y ser-pentina suelen tener pequeñas perfora-ciones en el tabique nasal, laborioso tra-bajo que tal vez sirvió para dotarritualmente de aliento y de vida al objetoterminado. Aunque estas cuentas-alientoson muy raras en el arte del Centro deMéxico durante el Clásico y el Posclási-co, los aztecas mencionan que el jade ex-hala aliento húmedo, como se anota en ellibro XI del
Códice 
 
Florentino
: “…estas pie-dras siempre echan de sí una exhalaciónfresca y húmeda, y donde esto está, cavany hallan las piedras en que se crían estoschalchihuites [jades]”.Para los mayas del Clásico las orejerasse relacionaban especialmente con el alien-to y, al igual que las flores, aparecían confrecuencia como elemento de aliento an-tes del rostro. En el arte antiguo maya, elmotivo de un par de volutas simétricas quese desenredan hacia afuera, generalmentedesde las flores, indica aliento dulce, comoel emanado por las flores ( 
fig. 7, 7b
 ).Este elemento puede encontrarse en épo-cas aún más tempranas en las representa-ciones de estilo olmeca de Chalcatzingo,Morelos, donde una especie de cocodriloexhala una nube desde un par de volutasde aliento ( 
fig. 7c
 ). Estas volutas aparecenen un par de orejeras incisas de jade de La Venta, con elementos redondos que repre-sentan una flor ( 
fig. 7d
 ). Las flores que res-piran se encuentran también en un hachade serpentina estilo olmeca, presuntamen-te procedente de Chalcatzingo, donde ve-mos una planta florecida ( 
fig. 7
 ). Los ele-mentos florales de La Venta representanel aliento de las orejeras de jade. El alientode las orejeras fue, para los antiguosmesoamericanos, ciertamente húmedo, y aparece con gotas de lluvia y hasta con co-rrientes de agua. Los murales mayas de SanBartolo, Guatemala, del siglo
i
a.C., mues-Motagua. Estos guijarros de río aluden alagua, de la misma manera que lo hace supropio color azul verdoso. El depósito te-nía una alusión aún más directa al agua:contenía cinco grandes ollas de barro quefueron colocadas sobre la ofrenda de jadeantes de enterrarla. Resulta claro que lasollas y el simbolismo de los rumbos se re-lacionan con el bien conocido complejomesoamericano de dioses pluviales encada rumbo, que incluye a los
chaaks 
ma-yas, los
cocijos 
zapotecos y los
tlaloques 
delCentro de México. Aunque las hachas serelacionan con los relámpagos y la lluviaen muchas culturas mesoamericanas pos-teriores, entre los olmecas este símil noha podido establecerse aún.En los depósitos de estilo olmeca delPreclásico Medio las hachas están casisiempre colocadas verticalmente, con losbordes filosos hacia arriba. Su forma y posición son muy semejantes a las de lasestelas en miniatura y James Porter haanotado que tanto las estelas olmecascomo las mayas posteriores parecen ha-chas enormes. De hecho, las estelas depiedra verde de La Venta en las que apa-rece el dios olmeca del maíz parecerían versiones monumentales de las hachas dejade y serpentina en las que aparece laimagen del mismo dios ( 
fig. 5
 ). El fa-moso conjunto de estatuillas de La Ven-ta conocido como Ofrenda 4 se encuen-tra de pie
 
ante estelas miniatura, hechascon mitades de hachas de jadeíta corta-das por su eje longitudinal. Es notableque dos de las estelas fueran hechas delas mitades de una sola hacha, que origi-nalmente tuvo la imagen de una figura ol-meca voladora. Tanto los olmecas comolos mayas del Clásico usaron placas dejade en forma de hacha colgando de sus
 
ceñidores; un ejemplo de esto entre losolmecas se ve en las deidades voladorasde la Estela 2 de La Venta ( 
fig. 5b
 ). A di-ferencia de los mayas del Clásico, que lascolgaban en grupos de tres, entre los ol-mecas estas hachas en los ceñidores seutilizaban individualmente. Un hacha dejade olmeca muy fina, usada como col-gante, que
 
muestra a una mujer ricamen-te ataviada, se asemeja claramente a unaestela en
 
bajorrelieve
 
fig. 5c
 ). Lo mismopuede decirse de muchas hachas colgan-tes incisas usadas por los mayas del Clá-sico Temprano, como la muy conocidaPlaca de Leiden.
5
. Hachas y estelas olmecas. En los depósitos las hachasestán casi siempre colocadas verticalmente. Su forma y po-sición son muy semejantes a las de las estelas en miniatu-ra; tanto las estelas olmecas como las mayas posterioresparecen hachas enormes. Las hachas también se utiliza-ron como colgantes.
a)
Dios del maíz en una estela con forma de hacha. Monu-mento 25-26, La Venta. Parque-Museo La Venta, Villaher-mosa, Tabasco.
b)
Dios de la lluvia con colgante de jade en el ceñidor. De-talle de la Estela 2, La Venta. Parque-Museo La Venta.
c)
Mujer con atuendo de ave. Colgante de jade para ceñi-dor. Museo de Antopología de Xalapa.
dibujos: Karltaube. foto: carlos blaNco / raíces
C
olgante
 
de
 
 jade
 
para
 
Ceñidor
DOSIERDOSIER
7.
Volutas del aliento en el Clásico maya y el Preclásico olmeca. El motivo de un par de volutas simé-tricas que se desenredan hacia afuera, generalmente desde las flores, indica aliento dulce, como elemanado por las flores
a)
Volutas del aliento brotan de un conjunto de flores de jade. Detalle de la Lápida de la Creación, Pa-lenque, Chiapas.
b)
Flor con voluta maya del aliento. Detalle de una trompeta de concha del Clásico Temprano.
c)
Una especie de cocodrilo exhala una nube desde un par de volutas de aliento. Monumento 1-A-5.Chalcatzingo, Morelos.
d)
Voluta del aliento olmeca. Orejeras de jade. La Venta.
mna
.
e)
Volutas olmecas del aliento en plantas. Hacha de serpentina. Museo de Arte de Dallas.
dibujos: Karltaube. foto: boris de swaN/ raíces
6.
La cuenta del aliento entre olmecas y mayas. El simbolismo del jade se asociaba con el aliento y escomún su representación como un elemento parecido a una cuenta delante de la nariz, que denota larespiración del alma en los seres vivos.
a)
Detalle de un colgante labrado olmeca con la representación de un rostro con la cuenta del aliento.
b)
Personaje en un pendiente olmeca de jade, la cuenta del aliento frente a su rostro es semejante alsigno de la lluvia.
c)
El dios del maíz del Protoclásico maya con cuenta del aliento. Detalle de una orejera de Pomoná, Tabasco.
d)
Personaje olmeca con cuenta del aliento y tocado de serpiente emplumada. Detalle del Monumen-to 19, La Venta.
mna
.
e)
El rey Pakal y la cuenta del aliento florido. Detalle de la tapa del sarcófago de Pakal. Palenque, Chiapas.
f)
El dios Itzamnaaj exhalando cuentas del aliento de jade.
Códice de Dresde
.
dibujos: Karltaube. foto: marco aNtoNio Pacheco / raíces
bbdf
 
bd
C
uenta
 
del
 
aliento
V
oluta
 
del
 
aliento
46 /
arqueología mexicaNala jadeíta y los olmecas
/ 47

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->