Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
ALVARADO, Jorge (2005) Aportes de la Física del Caos a la Teología de la Resistencia.pdf

ALVARADO, Jorge (2005) Aportes de la Física del Caos a la Teología de la Resistencia.pdf

Ratings: (0)|Views: 5 |Likes:
Published by jorgealvarado99
Conferencia pronunciada en el Centro Antonio Valdivieso (CAV) de Nicaragua, el 13 de octubre de 2005.
Conferencia pronunciada en el Centro Antonio Valdivieso (CAV) de Nicaragua, el 13 de octubre de 2005.

More info:

Published by: jorgealvarado99 on Jun 05, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/05/2013

pdf

text

original

 
APORTES DE LA FÍSICA DEL CAOS A LA TEOLOGÍA DE LA RESISTENCIA
El título propuesto para esta conferencia es
Física del Caos y Teología de la Historia
. Este títuloenfrenta al conferenciante a cuatro enormidades, absolutamente inmensas cada una de por sí. Hablar de física es hablar de la humana pretensión de conocer las leyes, la necesidad, de toda la realidad, locual es cosa grande. Hablar de física del caos implica suponer que toda realidad, y la realidad toda,es una extraña armonía entre el azar y la necesidad, entre la libertad y la ley, lo cual también esgrande cosa. Hablar de teología es hablar de nuestro hablar sobre Dios y del hablar de Dios sobrenosotros, lo cual es cosa no sólo grande sino desmedida o desmesurada. Y cuarto, hablar, en estostiempos y en esta noche, de teología de la resistencia (al orden y a las órdenes del imperio de turno)es hablar de la historia como creación de libertad, lo cual no
es
precisamente grano de anís. Son cuatroinmensidades, sobre las cuales se puede hablar mucho y no decir nada. Solamente por ignorancia o por osadía se puede aceptar la responsabilidad de hablar sobre un tema titulado
Física del Caos yTeología de la Resistencia.
 
El caos entra a escena
 Durante el siglo XX, los conocimientos de la física avanzaron de una manera que podríamosdenominar por oleadas.Desde los años 50–60 se está desarrollando lo que se denomina la “terceraola de teoría física contemporánea”. El fenómeno que se podría denominar “la primera ola” seinició con la publicación de unos artículos de Albert Einstein en 1905 sobre el movimiento browniano, el efecto fotoeléctrico y la electrodinámica de los cuerpos en movimiento. Estosartículos están ligados al inicio de la física cuántica y de la teoría del átomo, que alcanzó su mayor desarrollo en el período entre guerras. La “segunda ola” la echó a rodar el mismo Einstein con suteoría de la relatividad general, a partir de 1915. Y la “tercera ola” son los estudios sobre lacomplejidad de los fenómenos no reversibles, de los fenómenos no lineales en física y, por ende, lateoría del caos, que comenzaron en los años 50 y se pusieron de moda a finales de los años 80,especialmente con la publicación de algunos libros de divulgación científica; entre ellos, uno de James Gleick titulado
Caos: La creación de una nueva ciencia
(Penguin: 1988; Seix Barral: 1994),que fue un “best-seller”. Este libro se puso de moda, cuando se publicó, quizá no tanto por un granamor popular a las ciencias naturales, sino porque en él se trata de hacer ver que el fenómeno de loazaroso, lo aleatorio, lo caótico, no existe sólo en la naturaleza, sino también en todos los ámbitossociales, políticos, económicos, etc.Efectivamente, se han descubierto cada vez más aplicaciones
de
los instrumentos matemáticos de lateoría del caos. Por ejemplo, se sabe que hay caos y aleatoriedad en las fluctuaciones de las bolsasde valores: tomadas en grandes conjuntos, las oscilaciones del valor las acciones semejan losfenómenos caóticos que veremos con más detalle más adelante. Estos fenómenos tambiénacontecen en los ciclos monetarios: inflación, depresión, deflación, etc. Pero también ocurren en biología: por ejemplo, el disparo de las neuronas es un disparo aleatorio, las corrientes eléctricasque nos recorren los nervios, que producen y reproducen nuestros pensamientos, nuestrossentimientos, nuestra voluntad, etc., son disparos aleatorios de microcorrientes celulares. Inclusolos latidos de nuestro corazón, aparentemente tan rítmicos, setenta veces por minuto en estado dereposo muscular y emotivo, están producidos por contracciones y relajaciones aleatorias de lasfibras cardíacas. Si las fibras musculares no llegan a coordina
su individualidad puede suceder queuna parte del corazón se contraiga más; otra, menos; otra, se adelante; otra, se atrase, y que se produzca ese fenómeno que se llama fibrilación cardíaca, que ocasiona la muerte. Ustedes lo hanvisto en las películas, cuando alguien tiene un electrocardiograma errático y hay que darle unchoque eléctrico al corazón para que todas las células se pongan al mismo ritmo otra vez. Es comodecirles a las células: “¡Un momento! No se me disparen cada una por su lado, vamos a marchar otra vez todas al mismo tiempo”. Y, si hay suerte, si el azar pone de acuerdo a todas las células, elcorazón empieza a latir otra vez.
1
Jorge Alvarado Pisani. Centro Antonio Valdivieso, Managua, 13 de octubre 2005, 5:30-8:30 pm.
 
El caos que se respira
Estos fenómenos del azar no sólo se dan en el ámbito de lo cuántico, de lo submicroscópico.También se dan en la física de lo molecular. Y eso se sabe desde 1800, desde la época de JamesMaxwell, el gran físico inglés, y Ludwig Boltzmann, el gran físico austriaco. Para explicarlo mejor,un ejemplo. Vamos a suponer que en este vaso de agua que tenemos aquí hay 6 cuatrillones demoléculas, aproximadamente:
6
bill
ones
de billones de moléculas de agua, molécula mas o moléculamenos. Pues esas moléculas de agua se mueven con un movimiento al azar. En ese movimiento, lasmoléculas chocan unas con otras. Cada molécula está constituida por dos átomos de hidrógeno yuno de oxígeno. Cada molécula de agua es como un triangulito: un átomo de oxígeno y dos átomosde hidrógeno chocando con otros triangulitos... Cada triangulito choca con los otros a diferentesvelocidades. A veces, unas moléculas van más rápidas; otras, van más lentas; pero las trayectoriasde las moléculas son caóticas. Sin embargo, hay muchas moléculas que se mueven más rápido; hayunas pocas que se mueven más despacio; y una mayoría que se mueve más o menos a la mismavelocidad, dependiendo de la temperatura.Si se calienta esa agua, las moléculas comienzan a moverse y chocar más rápido y más rápido; si secalienta más, se mueven y chocan mucho más rápido hasta que llega un punto en que se puedenobservar las consecuencias físicas de la ve
l
ocidad que alcanzan las moléculas. Porque, al llegar acierto punto, se empiezan a producir burbujas y corrientes de convección en el agua y se empieza aver un humito. Ese humito está constituido por las moléculas más rápidas, que logran vencer latensión superficial del agua y se convierten en vapor de agua condensado. El vapor de agua es aguaen estado gaseoso, que se mezcla con el oxígeno, el nitrógeno, el monóxido de carbono, el dióxidode carbono y con todos los contaminantes que hemos ido arrojando a la atmósfera y que estamosrespirando todos y todas en este momento. Este es el gas que respiramos y que está fuera y dentrode nosotros, porque catorce veces por minuto echamos ese gas adentro de los pulmones y luego, enlos alvéolos pulmonares, los vasos capilares chupan el oxígeno, lo incorporan a nuestra sangre y eloxígeno llega a todas nuestras células, mientras el dióxido de carbono es expulsado junto con losdemás desechos. Pero en el aire, en la sangre y en nuestras células, las moléculas se mueventambién aleatoriamente. De donde se deduce que el movimiento aleatorio azaroso está en la base detodo lo real, en todos los estados de la materia: sólido, líquido, gaseoso y plasma. En lo real no hayreposo. Si creemos que hay reposo o que algo está estático, es porque somos víctimas de unailusión. En realidad, todo esta en movimiento azaroso. No hay nada en reposo. No existe el reposo.El reposo es una apariencia psicológica y no una realidad física. Quizás crean que en esta saladonde nos hemos reunido para esta conferencia, estamos en reposo: nos hemos sentado a la mismadistancia unos de otros y permanecemos quietecitos en nuestros asientos. Podríamos llegar aconcluir que no nos movemos. Pero sucede que, mientras estamos bastante quietos en esta sala, todoen nuestro cuerpo está en movimiento y nososros mismos estamos girando con la Tierra a unavelocidad mayor (unos mil seiscientos kilómetros por hora) que la velocidad del sonido en el aire(unos mil doscientos kilómetros por hora), más del doble de la velocidad de los aviones comerciales(unos setecientos kilómetros por hora). Nos estamos moviendo con la Tierra, rotando de oeste aeste, dos veces más rápido que un avión comercial, y no nos damos cuenta que nos estamosmoviendo. Lo que pasa es que, como se sabe por la teoría de la relatividad, el movimiento esrelativo a un sistema de referencia. En esta sala, estamos en reposo con respecto al sistema dereferencia de estas cuatro paredes; pero es diferente respecto a otro sistema de referencia. Unobservador que estuviera en la Luna nos vería rotando, de la misma manera que nosotros, desde laTierra, vemos a la Luna rotar dando vueltas alrededor de la Tierra. Pero volvamos a nuestro gas.
2
Jorge Alvarado Pisani. Centro Antonio Valdivieso, Managua, 13 de octubre 2005, 5:30-8:30 pm.
 
El caos y lo gaseoso
Cuando el agua se convierte en vapor, se convierte en un gas y esto se relaciona con la física delcaos hasta en el nombre, porque la palabra
“gas”
es una palabra que inventó un químico holandés para referirse a las sustancias que conocemos como sustancias gaseosas, aquellas que a temperaturay presión normales están en fase gaseosa. En efecto, la palabra
“gas”
fue inventada en el sigloXVII, en 1648, por el físico y químico holandés, flamenco, Juan Bautista Van Helmont.
1
A lassustancias con la característica de no ser ni líquidas ni sólidas se las llamaba de muchas maneras:aire, espíritu, etc. Pero Van Helmont creó la palabra holandesa pronunciada “jas” (con jota), a partir de la palabra griega que se pronuncia “jáos” y que significa lo aleatorio, lo fortuito, lo que no tieneun orden predefinido. La primera letra de “jáos” es una
χ
(“ji”). La “ji” de “jáos” es la misma letra“ji” de
“Jristós”
(ungido), que nosotros pronunciamos “Cristo” y escribimos con la letra “c”, igualque pronunciamos y escribimos “caos”, con “c”, lo que se escribe en griego con “ji” y se pronuncia“jáos”. Y ahora viene lo divertidamente caótico, porque nuestro amigo holandés Van Helmontdecidió que a la palabra “jáos” le quitaría la letra “o”, y crearía la palabra “jás”, para llamar así al“aire silvestre” que se produce al quemar madera. Pero sucede que, en holandés, el sonido “j” seescribe con la letra “g”, y la palabra que inventó Van Helmont (“jás”, escrita
gas
) fue simplementecopiada a otros idiomas tal como se escribe, porque ningún idioma tenía una palabra equivalente.En consecuencia, lo que en holandés se escribe
gas
y se pronuncia “jas”, en castellano se empezó allamar “gas”, con “g”. Lo que un holandés llamaría lo “jaseoso”, es lo que nosotros decimos lo“gaseoso”. Esto del “jas”, o “gas”, es un buen ejemplo de “jáos”, o caos, lingüístico.Ahora bien, lo que no sabía Van Helmont es que lo caótico del gas no está sólo en la palabra “gas”sino en que las moléculas del gas bailan una danza vertiginosa, casi imposible de expresar enecuaciones matemáticas, a menos que se use una herramienta muy poderosa que
se
llama mecánicaestadística de los gases o termodinámica estadística, que es la física que inventaron Maxwell yBoltzmann, la física de todo lo que se comporta como lo hacen las moléculas de los gases.Pero el caos, el azar, el despelote lingüístico del “caos” no termina aquí. Porque, en efecto,curiosamente, la palabra griega (
χαος
, “jáos”), de la que procede nuestro “caos”, tiene génerofemenino: La Caos. Y también tiene una historia interesante, porque procede del verbo griego quesignifica bostezar. Esto tiene su metáfora y su poesía, porque el bostezo procede de una cavidad, lagarganta, que exhala un gas, el aire. Y esta es la imagen que está detrás de esa palabra y que nosdice que la mejor traducción castellana de la palabra
χαος
(“jáos”), caos, es la de “el abismo”. O,mucho mejor, “la sima”, porque, en griego, el sustantivo que procede de un verbo, el verbosustantivado, tiene género gramatical femenino. Por lo tanto, el “jáos”, el caos, no es “el” caos sino“la” caos, la sima, la garganta profunda. Un fenómeno similar se da con la palabra griega“pneuma”, la aire, cuya traducción en castellano no debería ser “el espíritu” sino “la espíritu”. Yentonces lo correcto sería hablar de La Espíritu Santa, no de El Espíritu Santo. No es él, sino ella.La Espíritu Santa es la Respiración de Dios, que, como buen Espíritu, como buen Aire, tiene quever con el gas, que es el “jás”, la “jáos”, el caos o la caos: la Espíritu Santa es Dios es forma de Gas,Dios en forma de Caos. Díganme ustedes si el caos no es cosa caótica, gaseosa, inspiradora,conspiradora y espiritual hasta en su lindo nombre.
1
“Cierta vez Von Helmont quemó 62 libras de madera, de las que obtuvo solamente una libra de ceniza. ¿Enqué se convirtió el resto? En el “gas silvestre”, pensó Van Helmont: “A esta sustancia, antes desconocida, ledoy un nombre nuevo: gas”, escribió el científico. Ahora sabemos que el gas tenía que ver con el anhídridocarbónico, el cual fue obtenido más de un siglo después por el físico inglés J. Black. Pero Van Helmont nocomprendió la esencia de su descubrimiento. Él sólo notó una especie de aire en el “gas silvestre”...” (Ver D.N. Trífonov y V.D. Trífonov,
Cómo fueron descubiertos los elementos químicos
, Editorial MIR, Moscú,1984, p.44)
3
Jorge Alvarado Pisani. Centro Antonio Valdivieso, Managua, 13 de octubre 2005, 5:30-8:30 pm.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->