Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Samuel Perez Millos Servicio y Compromiso Samuel Perez Millos

Samuel Perez Millos Servicio y Compromiso Samuel Perez Millos

Ratings: (0)|Views: 326|Likes:
Published by Carlos Alberto Paz

More info:

Published by: Carlos Alberto Paz on Jun 08, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/11/2013

pdf

text

original

 
JESÚS DE NAZARET: ENSEÑANZAS.
Samuel Pérez Millos
233
ESTUDIO 8
SERVICIO Y COMPROMISO
Pasaje: Mt. 10:1-42
OBJETIVOS DEL ESTUDIO
1. Conocer las ense
ñ
anzas de Jes
ú
s sobre el ministerio de proclamar su mensaje al mundo.2. Entender las dificultades que conlleva el compromiso con el ministerio.3. Afirmarse en la necesidad de asumir el compromiso con Cristo.4. Conocer las promesas de cuidado y provisi
ó
n que Dios da para el que le sirve.5. Aplicar la ense
ñ
anza a la vida personal.
TAREAS
1. Dedicar tiempo a la oraci
ó
n pidiendo la ayuda y direcci
ó
n del Se
ñ
or sobre el estudio y suposterior aplicaci
ó
n personal.2. Leer varias veces el pasaje que se estudia y, si es posible, en versiones distintas.3. Analizar sin ninguna ayuda el texto b
í 
blico, anotando las conclusiones que se obtengan.4. Volver a estudiarlo nuevamente con ayuda de las notas y comparar los resultados.5. Responder a las preguntas de repaso.
 
JES
Ú
S DE NAZARET: ENSE
Ñ
ANZAS.
Samuel P
é
rez Millos
234
INTRODUCCI
Ó
N
El Se
ñ
or ense
ñ
aba a sus disc
í 
pulos. Lo hizo largamente mediante el
“Sermón del Monte”
,as
í 
como en las ense
ñ
anzas que daba cada d
í 
a quienes le segu
í 
an. No todos sus seguidores ibana ser comisionados para un ministerio m
á
s directo y personal. Cristo escogi
ó
de todos aquellosque le segu
í 
an a un grupo muy reducido, tan s
ó
lo doce personas, con quienes compart
í 
a eltiempo de ense
ñ
anza continuada y el ministerio. Jes
ú
s les ense
ñ
aba, tanto en palabras comopor su propio ejemplo personal. Ellos acompa
ñ
aron al Se
ñ
or en las giras para predicar elevangelio. La preparaci
ó
n exig
í 
a tambi
é
n la puesta en pr
á
ctica de la ense
ñ
anza recibida. Nos
ó
lo ten
í 
an que conocer el modo y el mensaje para proclamar, sino que deb
í 
an practicar lo quehab
í 
an aprendido. Iban a ser enviados a predicar el evangelio por las ciudades y aldeas deGalilea. En ese ministerio se encontrar
í 
an con problemas, rechazo e incluso persecuci
ó
n. Esemodo de comportamiento de las gentes seguir
á
hasta el fin de los tiempos. En ese sentido, elSe
ñ
or va a darles las razones por las que el compromiso en el terreno del testimonio es posibley a
ú
n deseable. Las instrucciones van acompa
ñ
adas de reflexiones y de promesas. Comienzael pasaje por el relato del llamamiento del grupo de disc
í 
pulos que ser
á
n llamados ap
ó
stolesy env
í 
ados directamente por el Se
ñ
or al ministerio (vv. 1-4). La misi
ó
n tambi
é
n quedaclaramente especificada. Lo que se esperaba de ellos era que fueran para predicar el
“evangeliodel reino”
, como hab
í 
an visto y aprendido del Se
ñ
or (vv. 5-8). Para el ministerio, comoenviados por Cristo mismo, recibir
í 
an la provisi
ó
n necesaria, tanto de capacitaci
ó
n personal,como de lo necesario para su sustento cotidiano. Ellos aprender
í 
an a confiar s
ó
lo y plenamenteen el Se
ñ
or que los llamaba y enviaba (vv. 9-15). Sin embargo, aunque sab
í 
an que el mensajedel evangelio era una admirable
“buena noticia”
de Dios para los hombres, deb
í 
an conocertambi
é
n de antemano que ser
í 
an rechazados por muchos en el ministerio de la evangelizaci
ó
n,hasta el punto de llegar a experimentar una confrontaci
ó
n general. Los hombres los acusar
í 
ancomo malhechores a los tribunales. Los jueces juzgar
í 
an injustamente y los someter
í 
an acastigos corporales. En ocasiones ser
í 
an llevados a instancias judiciales superiores para quedictaran contra ellos sentencias m
á
s radicales, incluso la muerte (vv. 15-23). No obstante, elque los enviaba, tambi
é
n proveer
í 
a de cuidado para ellos. Deb
í 
an conocer que la providenciadivina estaba en todo su ministerio. El Padre celestial cuidaba de ellos con m
á
s solicitud ycari
ñ
o que de otros seres de Su creaci
ó
n. La provisi
ó
n de cuidado estaba garantizada para elloscada d
í 
a (vv. 24-31). El testimonio de la evangelizaci
ó
n deb
í 
a ir acompa
ñ
ado del testimoniopersonal de compromiso con Cristo, ante las gentes. Tal confesi
ó
n traer
í 
a consecuencias debendici
ó
n (vv. 32-33). El mensaje del evangelio, que deb
í 
an proclamar era un mensaje de paz,sin embargo provocar
í 
a fuertes confrontaciones entre quienes lo escuchaban, en raz
ó
n deaceptarlo o rechazarlo. Esa situaci
ó
n est
á
advertida por el Se
ñ
or (vv. 34-36). Finalmente hayuna bendici
ó
n reservada para el compromiso, no s
ó
lo para los que sirven al Se
ñ
or en elministerio, sino para quienes tienen un determinado trato con ellos (vv. 36-42).
A) Llamamiento (10:1-4).
 
JES
Ú
S DE NAZARET: ENSE
Ñ
ANZAS.
Samuel P
é
rez Millos
2351. Los disc
í 
pulos capacitados para el ministerio (10:1).1.1.El Se
ñ
or llam
á
ndolos.1.1.1.
 Entonces llamando a sus doce disc
í 
 pulos
,BJ7QSPTLBMFTBWNFOPTUPV7EXWEFLBNBRIFUB7BVKUPVA   A
:USBTMMBNBSIBDJBTÎBMPTEPDEJTDÎQVMPTEFM
1.1.2.El Se
ñ
or los hab
í 
a escogido de entre los que le segu
í 
an (Lc. 6:13).(1)Lo hizo despu
é
s de una noche de oraci
ó
n (Lc. 6:12).1.1.3.Los tuvo consigo durante un primer per
í 
odo de preparaci
ó
n.(1)Un programa definido (Mr. 3:14-15).(2)Quienes van a ser ministros de Cristo deben estar cerca de
é
l (Lc.12:26).(3)El Se
ñ
or les ense
ñ
aba, abri
é
ndoles las Escrituras.(4)A ellos les revel
ó
los
misterios del reino de los cielos
(Mt.13:11).(5)Antes de ense
ñ
ar hay que aprender.1.1.4.Ante los disc
í 
pulos se hab
í 
an acercado al Se
ñ
or para o
í 
rle (5:1).1.1.5.Para comisionarlos a una obra espec
í 
fica han de ser llamados por elSe
ñ
or.(1)El ejemplo de Pablo y Bernab
é
(13:1-3).1.2.La autoridad recibida.1.2.1.
 Les dio autoridad sobre los esp
í 
ritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia
.
F<EXLFOBVKUPJAAFKYPVTJWBOQOFVNBWUXOBKLBRBWSUXOX\TUF
%JPMFTBVUPSJEBETPCSFFTQÎSJUV

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->