Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Proporcionalidad en Las Penas

La Proporcionalidad en Las Penas

Ratings: (0)|Views: 6|Likes:
Published by Ivan Nuñez

More info:

Published by: Ivan Nuñez on Jun 09, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/22/2014

pdf

text

original

 
LA PROPORCIONALIDAD EN LAS PENAS
Ivonne Yenissey Rojas
Resulta innegable que es al legislador a quien le corresponde latarea de definir los bienes jurídicos que debe proteger, o lo quees lo mismo, el daño social que desea evitar con la norma penal.Una vez realizado lo anterior, es hasta entonces cuando cabe pre-guntarse acerca del cómo y cuánto de la pena.De esta manera,como lo explica la autora, Coordinadora Académica auxiliar enla Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Sinaloa,
campus
Mazatlán, la actuación del Estado —en el casoconcreto—debe estar basada en tres derivaciones fundamen-tales del concepto de proporcionalidad: la de idoneidad, denecesidad y la de proporcionalidad en
strictu sensu
.
I
NTRODUCCIÓN
P
ara iniciar el tema en cuestión es necesario mencionar que hayambigüedad y dificultad para conceptuar el término “proporcio-nalidad”, así como tampoco existe unanimidad doctrinaria sobrela denominación y el contenido del principio de proporcionalidad. Laformulación actual del principio de proporcionalidad se debe, en granmedida, al Tribunal Constitucional alemán. El concepto de propor-cionalidad de las penas es producto de una evolución histórica, intro-ducido para limitar al
ius puniendi
.Este principio ha sido denominado también como prohibición deexceso, razonabilidad o racionalidad, proporcionalidad de medios,proporcionalidad del sacrificio o proporcionalidad de la injerencia.Tiene su razón de ser en los derechos fundamentales, cuya dogmáti-ca lo considera como límite de límites, con lo cual pretende contribuir
85
 
a preservar la “proporcionalidad” de las leyes ligándolo con el princi-pio de “Estado de Derecho” y, por ende, con el valor justicia. El prin-cipio de proporcionalidad caracteriza la idea de justicia en el marcode un Estado de Derecho.Dicho principio, al regular el establecimiento y aplicación de todaclase de medidas restrictivas de los derechos y las libertades, persi-gue la “intervención mínima” del Estado. En el ámbito penal rigetanto a las diversas categorías de la construcción dogmática del deli-to como a las personas; es decir, se aplica en el momento en el quese crea la norma por los legisladores, cuando es aplicada por los jue-ces y opera también en la fase de ejecución de las penas.Se trata de un principio de carácter relativo, del cual no se despren-den prohibiciones abstractas o absolutas, sino sólo por referencia alcaso concreto, dependiendo de la relación medio a fin que, eventual-mente, guarde el gravamen de la libertad con los bienes, valores yderechos que pretenda satisfacer. Es un principio que compara dosmagnitudes: medio y fin. El principio de proporcionalidad, entendi-do en sentido amplio, exige que las medidas restrictivas de derechos“se encuentren previstas en la ley” y que sean necesarias para alcan-zar los fines legítimos previstos en una sociedad democrática.Este principio tiene dos clases de exigencias: unas extrínsecas yotras intrínsecas. Son externas al contenido de las medidas, el quesólo los órganos judiciales (requisito subjetivo de judicialidad)
1
son losconstitucionalmente llamados a garantizar, de forma inmediata, la efi-cacia de los derechos, y a su juicio queda la decisión en torno a la pro-porcionalidad de las medidas limitativas de los mismos; y el de la moti-vación, requisito formal en virtud del cual las resoluciones debenestar debidamente razonadas y fundamentadas, lo que es una conse-cuencia obvia de la asunción constitucional del modelo de Estadosocial y democrático de Derecho.Las exigencias intrínsecas, por su parte, atienden al contenido de laactuación estatal en el caso concreto, y están constituidas por tres cri-terios distintos que actúan de forma escalonada en el ámbito delDerecho Penal: el criterio de idoneidad, el criterio de necesidad y elcriterio de proporcionalidad en sentido estricto.
86LA PROPORCIONALIDAD EN LAS PENAS
1
González Cuéllar–Serrano, Nicolás,
Proporcionalidad y derechos fundamentalesen el proceso penal
, Madrid, Colex, 1990, p. 17.
 
Es importante mencionar que en el ámbito del Derecho Penal, elprincipio de proporcionalidad en sentido amplio tiene un significa-do mucho más restringido, pero no menos importante, que en elámbito procesal penal o en el Derecho Administrativo, por lossiguientes motivos: porque de la relación de las normas penales sepuede deducir que el fin que a través de las mismas se persigue esúnico, la protección de los bienes jurídicos frente a lesiones o pues-tas en peligro, a través de la amenaza penal. Y porque este fin sealcanzado a través del medio de la desaprobación ético–social delcomportamiento delictivo.Hay que tener en cuenta que el cumplimiento del principio de pro-porcionalidad por el legislador, los jueces y la Administración no estaexento de problemas. La seguridad jurídica y la sumisión al sistemaconstitucional de fuentes por parte de los poderes públicos seencuentran en juego.A
NTECEDENTESHISTÓRICOS
El origen del principio de proporcionalidad se remonta a la antigüe-dad, ya que en la obra de Platón,
Las Leyes
, se puede encontrar la exi-gencia de que la pena sea proporcional a la gravedad del delito. Peroes hasta la época de la Ilustración cuando se afirma este principio.Muestra de ello es la obra de César Beccaria,
De los delitos y de laspenas
, en la cual hace referencia a la pena y establece que ésta debeser “necesaria e infalible”, ya que estas dos características completanla idea de proporcionalidad, según el autor.El término necesaria se refiere, de forma fundamental, a la fase deconminación penal, aunque en la actualidad también afecta a la fasede aplicación de la ley, indicando que la pena no ha de ir más allá delo que es necesario para cumplir un fin. El termino infalibilidad serefiere a que en la fase de ejecución de las penas hay que asegurarque las que se han impuesto se cumplan efectivamente.La primera alusión que se realizó en Alemania al principio de pro-porcionalidad, en relación con el proceso penal, tuvo lugar en unaresolución del
Deutscher Journalistentag
, tomada en Bremen el 22 deagosto de 1875, en la que se solicitaba que las medidas coactivas diri-gidas contra los periodistas que se negaran a declarar como testigosfueran proporcionadas a las penas previstas para los delitos persegui-
IVONNE YENISSEY ROJAS87

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->