Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
0Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Benito de Nursia REGLA

Benito de Nursia REGLA

Ratings: (0)|Views: 66|Likes:
Published by rafaelpinillagibson

More info:

Published by: rafaelpinillagibson on Jun 10, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

06/10/2013

pdf

text

original

 
Introducción
En el año 1964 el Papa Pablo VI proclamó a San Benito patrono de Europa. Alhacerlo estaba señalando el papel central que tuvo la
Regla de los monjes
,escrita por San Benito, y la vida monástica inspirada en ella, en laconfiguración del mundo de Occidente, no sólo en su dimensión espiritual,sino en sus mismas actividades e instituciones sociales, desde la familiahasta la organización civil. Esta vitalidad que encierra la Regla de San Benitoes fruto de su doble enraizamiento en las Sagradas Escrituras y en latradición viva de la Iglesia.San Benito de Nursia vivió entre los os 480 y 547, en un peodofundamental de la historia de la Iglesia. En medio de la gran desorientaciónque significó la caída del Imperio Romano, la vida y la obra de San Benito sepresentan como una guía para la nueva civilización que comienza a nacer,fruto del encuentro de pueblos y mentalidades muy diferentes.La fundación del monasterio de Montecasino hacia el año 529, y la redacciónde la Regla de los monjes, algunos años después, fueron dos pasos decisivosen la presentación del monasterio como una "escuela del servicio del Señor",en la cuál Cristo es la única roca firme sobre la que el hombre puede edificarcualquier proyecto, tanto interior como exterior. Es con esa imágen que SanBenito comienza su Regla, y de ese modo Cristo pasa a ser verdaderamentela "piedra angular" que sostiene toda la edificacn de la comunidadmonástica. La existencia del monje no se explica sin una relación personalcon Cristo. Esa es la verdadera clave para la lectura de la Regla, y tambiénpara conocer en profundidad a San Benito de Nursia.
Vida de San Benito
En el libro II de sus Diálogos, el Papa San Gregorio Magno (540-604 dC)relata cómo un joven que estudiaba en Roma a finales del siglo V dC, oyó lavoz del Señor. Entonces, dejándolo todo, siguió a Cristo, e imitando a losantiguos monjes cristianos, fué a vivir con Dios en la soledad de una cuevaen la región de Subiaco, no lejos de Roma. Este joven, llamado Benito, nacióhacia el año 480 en Nursia (Italia). Su hermana, de nombre Escolástica,había sido consagrada a Dios desde su infancia. Al cabo de tres años de vidasolitaria, Benito decidió compartir el don recibido con otros jóvenes que seiban acercando, y funda entonces en la región de Subiaco variosmonasterios. Basándose en el Evangelio, en la sabiduría de los antiguosmonjes, y en su propia experiencia, organiza y dirige la vida monástica deestos monasterios. Cerca del año 529 se traslada a Montecassino, dondefunda un nuevo monasterio, en el cuál residirá hasta su muerte. Allí ejercegran influencia en sus discípulos y sobre toda la región vecina. Es allí también donde escribe una Regla para monjes que con el tiempo llegaría a
 
ser la Santa Regla, maestra del monacato cristiano occidental. Esta Regla,escrita para monjes que viven en comunidad, ordena toda la vidaorientándola hacia la oración, encuentro personal e íntimo con Dios. En elúltimo catulo de la misma, San Benito la llama "mínima regla deiniciación", la cual ha sido, sin embargo, a lo largo de los siglos cristianos, uninstrumento poderoso para transformar los corazones, imitando a Cristo yagradando a Dios. San Benito y su Regla están de tal modo unidos que "sialguien quiere conocer más profundamente su vida y sus costumbres, podráencontrar en la enseñanza de su Regla todas las acciones de su magisterio,porque el santo varón en modo alguno pudo enseñar otra cosa que lo que élmismo vivió". (S.Gregorio Magno, Diálogos II, 36).
Difusión de la Regla
San Gregorio Magno es quien nos presenta a San Benito, "autor de una reglapara monjes, notable por su discreción", como fundador y abad delmonasterio de Montecassino. Según la tradición, el mismo Papa Gregorioencomienda, hacia el año 597, a un grupo de monjes de la zona cercana aRoma la evangelización de los anglosajones en Inglaterra; allí el líder de estegrupo, San Agustín de Canterbury, habría propagado la Regla benedictina.En el S. VIII, desde Inglaterra parte la misión de otro monje-obispo: SanBonifacio, que predica el evangelio en Alemania, coronando su obra con elmartirio en 754. La expansión de la Regla benedictina fue gradual, al seradoptada sucesivamente en los monasterios ya existentes y en los nuevosque se iban fundando. Otro monje de nombre Benito, más tarde San Benitode Aniano (750-821), es el primer gran reformador monástico. Estudia yrecopila las diversas Reglas monásticas existentes en su época, y en su afánde unificación promueve la implantación de la Regla de San Benito en losmonasterios de todo el Imperio carolingio. En el año 910 se funda la abadíade Cluny, cuyos primeros abades, San Odón, San Odilón, San Mayolo y SanHugo, y luego Pedro el Venerable, buscaron manifestar por medio de laliturgia, el trabajo manual y la limosna, su búsqueda de la Belleza de Dios. Laalabanza se convirtió en el centro de su vida monástica. Cluny formó unagran Congregación de monasterios centralizada en torno a su abad. En estossiglos Cluny fué, junto con Roma, el foco de la cristiandad; varios de susmonjes, entre ellos Hildebrando, luego San Gregorio VII, ocuparon la cátedrade Pedro.
Congregaciones y Ó
rdenes
En toda Europa van surgiendo monasterios, y nacen nuevas familiasreligiosas inspiradas en la Regla benedictina: Camaldoli, Valleumbrosa, losSilvestrinos, Monte Oliveto. Pero de todas ellas, la llamada a desempeñar unpapel preponderante es el Cister. Fundado por San Roberto en 1098, seafianza y expande con San Bernardo de Claraval (1090-1153), el cual le da2
 
su contenido doctrinal y su definitiva cohesión como Orden, extendida muyrápidamente por toda Europa. En 1215 el IV Concilio Lateranense prescribereuniones trienales de los abades de monasterios de una misma provincia, yvisitas periódicas para velar por la observancia. El papa Benedicto XIIreagrupa a los monasterios en provincias. Las primeras CongregacionesBenedictinas que se formaron fueron: Melk (Austria), Sta. Justina de Padua(Italia), Bursfeld (Alemania), Valladolid (España), Pannonhalma (Hungria). EIConcilio de Trento (1563) da a estas Congregaciones un carácter jurídico, yademás establece normas sobre el noviciado y las visitas canicas.Entretanto llega el monacato benedictino a tierras americanas por medio dela Congregación Benedictina de Portugal, que fué la primera en enviarmonjes a fundar monasterios en el Nuevo Mundo. En 1581 surge la primeraabadía benedictina en toda América: Sao Sebastiao de Bahia (nordeste delBrasil), y le siguen rápidamente las fundaciones en Rio de Janeiro (1586),Olinda (1590), Paraiba do Norte (1596), Sao Paulo (1598). Y en 1596 seconstituye la Provincia brasilera de la Congregación Benedictina de Portugal.En Europa, en 1618 se erige la Congregación de San Mauro en Francia. Eltrabajo intelectual de sus monjes, entre quienes se destaca Mabillon, dió a la"lectio divina" y al estudio un lugar importansimo en la vida de losmonasterios. En esta misma época surge una nueva reforma dentro delCister: el abad Rancé, en el monasterio de La Trappe, propugna un retorno ala letra de la Regla de San Benito, en un espíritu de penitencia, oración ytrabajo manual. Nace así la Orden Cisterciense Reformada ó de la EstrictaObservancia (Trapenses)."El esritu benedictino está en antesis con cualquier programa dedestrucción. Es un espíritu de recuperación y de promoción, nacido de laconciencia del plan divino de salvación, y educado en la unión cotidiana deoración y trabajo" Juan Pablo II, 1/1/80, Jornada mundial de la paz
Restauración Benedictina
Hacia finales del s. XVIII y durante el s. XIX, se lleva a cabo en varios paíseseuropeos la supresn de todas las órdenes religiosas. Pese a estassupresiones, en la primera mitad del s. XIX comienza la restauración de lavida benedictina. En 1833 Prosper Gueranger restaura la abadía de SanPedro de Solesmes (Francia); en 1850 Jean Baptiste Muard funda La-Pierre-qui-Vire (Francia); en 1863 los hermanos Plácido y Mauro Wolter reinician lavida benedictina en Beuron (Alemania). Junto con las restauraciones de losmonasterios se crean nuevas Congregaciones. En Italia, Pedro Casarettorealiza la reforma de los monasterios encomendada por el papa Pio IX, y estáen el origen de la Congregación de Subiaco. Entre 1841 y 1881 se realizanlas fundaciones en los EE.UU, tanto de benedictinos como de cistercienses.En 1884 se erige la Congregación de Santa Otilia (Alemania). En el Brasil, en3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->