Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Epidemia de miedo

Epidemia de miedo

Ratings:

4.5

(2)
|Views: 12|Likes:
Published by Xero GL
Algunas consideraciones ligadas a la epidemia (real y no) de Influenza porcina en México.
Algunas consideraciones ligadas a la epidemia (real y no) de Influenza porcina en México.

More info:

Published by: Xero GL on Apr 28, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as TXT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/30/2012

pdf

text

original

 
28-04-2009Epidemia de miedoJulio Hernández LópezTodo de un golpe: mediante un simple decreto, sin siquiera tomar la opinión delcongreso pripánicamente controlado, el ocupante de Los Pinos se otorgó a sí mismo(a través de su dependiente, el secretario de Salud) facultades discrecionalespara aislar individuos, allanar casas y locales, hacer compras cuantiosas sinlicitación pública y suspender concentraciones públicas (¡Aguas: llegó la SS!).Además, la crisis provocada por la influenza opacó y desequilibró las campañaselectorales en puerta, incrementó la desesperanza cívica, introdujo el virus de ladesconfianza y elevó el del conservadurismo en la plaza normalmente liberal delDistrito Federal, colocó en las calles de esta capital del país a soldados enmisiones hoy solamente sanitarias, permitió que por televisión abierta de alcancenacional (Televisión Azteca) se transmitieran misas católicas y tendió una cortinade humo viral sobre temas polémicos en curso como las cuentas públicas de Fox, lapropuesta felipista del estado militar de emergencia, las amenazas de represiónneoporfirista en Cananea y el escándalo de la Lotería Nacional en Campeche (dondeGermán alegremente reinstaló como coordinador de la campaña panista a uno de losacusados por el caso de soborno).El tapabocas político y social tiene como antecedentes los manejos tramposos quelos mismos dictaminadores de hoy han hecho en temas como el narcotráfico, lacrisis económica y los préstamos recientes (sólo ayer, 205 millones de dólares delBanco Mundial). La suspicacia colectiva va de los diez mil muertos por asuntos dedrogas al riesgo de fallecimientos por una epidemia tardíamente detectada y malmanejada; del catarrito de Carstens y la fanfarronería original de Calderón a lainfluenza porcina que en otras latitudes no ha provocado el estremecimiento que enMéxico; de la buena fe y la evidencia mediática de que el problema es real altemor de que esté siendo utilizado políticamente por los siempre desesperadosocupantes ilegítimos del poder mexicano, deseosos de trastocar los escenarioselectorales que en estos momentos les auguraban derrotas sonoras en comiciosfederales y locales; de la creencia en las intenciones más o menos buenas de losgobernantes a La doctrina del shock, el libro en que Naomie Klein demuestra que elcapitalismo emplea constantemente la violencia, el terrorismo contra el individuoy la sociedad. Lejos de ser el camino hacia la libertad, se aprovecha de lascrisis para introducir impopulares medidas de choque económico, a menudoacompañadas de otras formas de shock no tan metafóricas: el golpe de la porra delos policías, las torturas con electroshocks o la picana en las celdas de lascárceles .Hechos públicos, intenciones privadas (aunque, ¿cuán comprobable es lo que hastaahora las autoridades federales y capitalinas han mantenido en el controladoámbito de las declaraciones a los medios, sin dar datos específicos de losmuertos, sin permitir que especialistas independientes analicen los reportesmédicos y tengan acceso a evidencias biológicas de la epidemia?). Desgraciapública, negocios privados. Catástrofe de temporada, apocalipsis de fin de semana,adiós momentáneo pero augural a la convivencia táctil (no a los saludos de mano yde beso) y el médico guanajuatense Córdova saliendo al paso, junto con eltrastabillante semisecretario de Educación, Alonso Lujambio, que habría reprobadoun Enlace de primero de primaria por no saber contar ni el número de días que nohabrá clase (tres y pico, dijo el funcionario), y el sargento Javier Lozano, quepara compensar los malos tratos a los obreros se desvivió en amabilidad hacia losempresarios para ver si les da su regalada gana atender las circunstanciasdifíciles del país y no aprovechan la situación para correr o castigar a quienesfalten al trabajo o lleguen tarde.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->