Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
58Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Educacion en Argentina

Educacion en Argentina

Ratings:

4.5

(2)
|Views: 10,266 |Likes:
Published by congresocee

More info:

Published by: congresocee on Apr 29, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/17/2013

pdf

text

original

 
En la República Argentina, ¿la educación fue y es una política de Estado en relación asus intereses o depende de las exigencias internacionales?
“Las razas americanas viven en la ociosidad y se muestran incapaces, aun por medio de lacompulsión, para dedicarse a un trabajo duro y seguido” (Sarmiento, 1979: 27)
Licenciado Marcos Fregosi
 Introducción a la problemática
“En la República Argentina se ven a un tiempo dos civilizaciones distintas enun mismo suelo (…)”(Sarmiento, 1979: 46)
El país en el S. XIX intentó definirse como Nación. Después de la caída de Rosas sefueron dando los pasos hasta lograr en la década del 80, un perfil de Estado.Durante este proceso, los planteos educativos existieron apreciándose la postura deSarmiento como la de Alberdi. Aunque se observaban matices o diferencias en laconcepción educativa entre ambos, fueron propiciadores de un proyecto que impulsaríacambios en la sociedad.A fines del
Siglo XIX,
la organización del sistema educativo a partir de la conformacióndel Estado Nacional, presenta la impronta de una
“enseñanza obligatoria
, igualandooportunidades entre los sujetos pero al mismo tiempo asegurando la transmisión de un bagaje cultural y social homogéneo. De esta forma, en la Argentina se da cumplimiento almandato constitucional de formar “
ciudadanos”
.En los comienzos del
S. XXI 
, la realidad internacional, producto del avance de los procesos globalizadores, nos encuentra asimétricamente con desarrollo económico y socialde los países avanzados. En la Argentina –que atraviesa una de las peores crisis de suhistoria-
“la igualdad de oportunidades”
asume hoy un carácter de exigencia dramática de preservación de los derechos esenciales, planteándose la necesidad de
incluir a
todos loshabitantes en el sistema educativo, para evitar así la profundización de los desnivelesformativos que agravarían las diferencias sociales.Antes de ingresar al análisis, me parece oportuno señalar algunas característicassignificativas que pueden ayudar a interpretar mejor el planteo. La Argentina a fines del1
 
Siglo XIX 
vivía la necesidad de solidificar y consolidar la Nación por medio del Estado para posibilitar su inserción en el concierto del Capitalismo moderno. Así, se dieron las garantíasnecesarias con el fin de que los habitantes tuviesen la
“igualdad de oportunidades”
de ser educados con pautas comunes y según el proyecto político-cultural del país, quedando enevidencia la necesidad de homogeneizar para acomodarse a las exigencias internacionales.En el
Siglo XXI 
, encontramos a la
 Argentina
preocupada por 
la desigualdad en laeducación
en un contexto totalmente distinto al del siglo XIX, viéndose involucrada en el proceso de
 globalización
.Por eso,
la educación
aparece nuevamente ubicándose en estos dilemas que la Nacióndebe resolver. Pareciera, como dice Oszlak (1982), que los contextos geopolíticos apuran alas naciones – como las nuestras -, a definir sus políticas, sin darse la oportunidad deoriginar en sí misma la posibilidad de construir sus propios proyectos.Así como en el S. XIX, las circunstancias nos llevaron a definir un Estado a la par desolidificarnos como Nación, no dejando de cumplir con las necesidades internacionales;ahora, nos sucede lo mismo, disputando los alcances de nuestra soberanía. Nos debemos un nuevo posicionamiento internacional, que obliga a mediar por mediode la
educación
, preguntándonos si esta igualdad de oportunidades (¿a todos?) apunta aconcretar las nuevas competencias que el
neoliberalismo
nos essolicitando; o alcontrario, es una oportunidad para redefinir los alcances de nuestra identidad.
¿La educación es un
objetivo estratégico del Estado o una exigencia económicainternacional 
?
“(…) los españoles no somos ni navegantes ni industriosos, y la Europa nos proveerá por largos siglos de sus artefactos en cambio de nuestras materias primas, y ella y nosotros ganaremos en el cambio; la Europa nos pondrá elremo en la mano y nos remolcará río arriba hasta que hayamos adquirido elgusto de la navegación”(Sarmiento, 1979: 213)
 
 Las fuerzas sociales, políticas, económicas en la construcción del Estado/ Nación
Al pasarse de la economía colonial al nuevo panorama mundial del trabajo, la Argentinadebía resolver una serie de problemas, teniendo entre otros, el de poblar el inmensoterritorio nacional, como asimismo la diversificación de su producción, intentando lograr un desarrollo económico por medio de técnicas y procedimientos modernos. Por otro lado,a nivel político, existían fuerzas enfrentadas en este reacomodamiento social y económico,apareciendo posturas conservadoras y liberales.
 La educación como el instrumento para la solidificación(¿dependiente?)
2
 
En el territorio argentino, urgía una política inmigratoria, atrayendo hombres conquienes colonizar, para originar riqueza, dando lugar así a una sociedad más compleja. Paralograr la integración del inmigrante a la cultura nacional, como asimismo para lograr lacapacitación para los cambios productivos en el país, se requería una política educativa.Esto estaba expresado en
“el programa sarmientino,... asentado sobre tres factorescapitales: inmigración, colonización y educación”
(Weinberg, G. 1988). Su pensamientoestaba basado sobre el modelo de desarrollo nortamericano, cuya prodigiosa capacidad deexpansión lo había deslumbrado.
“La educación debía desempeñar un papel político,económico y social fundamental”
(Weinberg, G. 1988).Sarmiento pensaba que uno de los elementos claves para el cambio era la educación parael progreso, ya que ella permitía formar hombres para desenvolverse como productores,además de ser partícipes conscientes en su función de ciudadanos.En el ensayo que Sarmiento presentó en el concurso de 1853, y que fue premiado por elgobierno chileno, expresaba aspectos significativos y profundos para el cambio:
“laobligatoriedad y gratuidad de la enseñanza; la inutilidad de los certificados de “moralidad  y capacidad”; la organización de escuelas permanentes, temporales y ambulantes,escuelas para adultos, escuelas normales, etc.”
(Weinberg, G. 1995: 175). Esta política que proponía el sanjuanino propiciaba una movilidad social de sectores excluidos cumpliendode esta forma un papel fundamental en el proceso de organización del Estado para ordenar la sociedad. Esta visión de Sarmiento reinaba en gran parte de la clase dirigente de esaépoca, expresando él en una oportunidad que
“un pueblo ignorante seguirá siempre a Rosas”
.La obligatoriedad, impuesta por el poder, posibilitaba sacar a los habitantes del atraso dela
“barbarie”
, llevándolos a la categoría de
“ciudadanos”
. Aunque Alberdi pensabatambién en la educación como camino para el despegue, no era similar su planteo al deSarmiento:
“Para Alberdi los gauchos no eran bárbaros. No aceptaba la oposición entrehombres de la ciudad o del campo expuesta en el Facundo. No había sido la cantidad deescuelas lo que trazara la diferencia entre las regiones sino su posibilidad de intercambios fluidos de todo tipo con el resto del mundo, o sea Europa”
(Pérez, 1993: 22)Eran posturas enfrentadas, valorizando aspectos y visiones distintos de un país que seubicaba internacionalmente, aunque en algunos puntos coincidían.Weinberg (1995:180) en su trabajo sobre los
Modelos Educativos en la historia de América Latina
, consigna que por sugerencia del sanjuanino se convocó a un CongresoPedagógico Internacional Americano, reuniéndose en los meses de abril y mayo de 1882, para desarrollar un amplio temario.”
Muchas de las ideas expuestas en el mismo seincorporaron a la ya citada ley 1420”.
Y en el párrafo siguiente, concluye diciendo:
“Del espíritu de los debates y conclusiones de este Congreso como así de las apasionadas polémicas que registra el periodismo de la época, pero sobre todo de la legislación positiva resultante, puede afirmarse que, para aquellos hombres, la educación primaria ala sazón equivalente, se insiste, o popular, parecía suficiente para formar la mano de obraque requería esa transformación, y satisfactoria para su función “civilizadora”, con todaslas implicaciones políticas que el contexto trae aparejadas”
3

Activity (58)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
navana80 liked this
Clarisa Lapalma liked this
Clarisa Lapalma liked this
Nikito Torres liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->