Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
13Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Reclamaciones de Tierras mapuches en la Transición Chilena

Reclamaciones de Tierras mapuches en la Transición Chilena

Ratings: (0)|Views: 1,273 |Likes:
Published by ceppdi
“Las tierras que consideran como suyas". Reclamaciones mapuches en la transición democrática chilena.
Publicado en revista Asuntos Indígenas, IWGIA, Dinamarca, 2004/4
“Las tierras que consideran como suyas". Reclamaciones mapuches en la transición democrática chilena.
Publicado en revista Asuntos Indígenas, IWGIA, Dinamarca, 2004/4

More info:

Published by: ceppdi on May 02, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/11/2013

pdf

text

original

 
 38
 
 Asuntos Indígenas 4/04
 
Víctor Toledo Llancaqueo
“LAS TIERRAS QUECONSIDERAN COMO SUYAS”
RECLAMACIONES MAPUCHES EN LA TRANSICION DEMOCRATICA CHILENA
 
 Asuntos Indígenas 4/04
38
 
 Asuntos Indígenas 4/04
39
L
as reclamaciones mapuche por sus tierras ances-trales adquirieron un renovado vigor en la últimadécada, ya sea en el sur de Chile o en la norpa-tagonia de Argentina - esas dos grandes zonas en quequedó fraccionado el antiguo territorio mapuche, el
Wa-llmapu
, tras la invasión de fines del siglo diecinueve.El fundamento de las reclamaciones mapuche, a uno yotro lado de la cordillera, es el mismo que sostienen to-dos los pueblos indígenas en el mundo: la existencia dederechos de propiedad indígenas ancestrales.En este artículo, presentamos una breve síntesis delas reclamaciones de tierras mapuche en Chile, y sutratamiento estatal durante la transición democráticade 1990-2004. Centramos la atención en algunos asun-tos claves, en primer lugar la norma internacional delderecho de propiedad indígena, que ha venido a refor-zar el discurso mapuche; en segundo lugar los impac-tos espaciales que ha implicado el proceso de moder-nización neoliberal implementado en las ultimas déca-das en Chile, y que detonan conflictos etnoterritoria-les; en tercer lugar se presenta una tipología de recla-maciones y se identifican algunos obstáculos para sureconocimiento.
1. Derechos ancestrales. La norma internacionalde derecho de propiedad indígenay la doctrina chilena
En noviembre de 2004 el Tribunal Penal de la ciudadde Temuco, Chile, dictó sentencia de primera instanciaen un proceso a comuneros mapuches acusados por elMinisterio Público y el Gobierno de Chile de cargos de“asociación ilícita terrorista” por sus acciones reivindi-cativas de tierras; el Tribunal absolvió a los imputadosde tan graves cargos en una sentencia que reviste inte-rés general, más allá de las directas implicancias paralos imputados.El Tribunal de Temuco tomó en consideración, aun-que muy escuetamente, por vez primera en el discur-so judicial chileno, el contexto social, histórico e inter-nacional en el cual se ubican los hechos del proceso.Asimismo, el tribunal tuvo presente que el propio Es-tado estableció en su Ley 19253 que “la tierra es el fun-damento de la identidad indígena”. Y, en un conside-rando notable, el Tribunal sostiene que
Respecto de los acusados
Pascual Pichún y Aniceto Norín
, todos los antecedentes coinciden en que ostentan lacalidad de “logko” de sus respectivos “lof”,es decir, son diri- gentes, son la autoridad dentro de esa unidad conocida como“lof” en la organización socio-política de la sociedad mapu-che y que en el concepto español se le identifica como comu-nidad. De allí que la finalidad última de la conducta de es-tos acusados al frente de su agrupación aparece como orien-tada a la recuperación de las tierras que consideran como su- yas por haberlas detentado sus ancestros, descartándose a surespecto un afán terrorista en su accionar.
1
El tribunal constata que, la finalidad última de las ac-ciones reivindicativas de las comunidades indígenasy sus autoridades tradicionales no es el “terrorismo”,sino, simplemente, recuperar sus tierras ancestrales. Talconsideración puede parecer elemental, y una aplica-ción básica de principios de no discriminación y debido
 Mapuches - Lafkenches - Foto: Alejandro Parellada 2004Ceremonia mapuche - Foto: Alejandro Parellada 2004
 
 40
 
 Asuntos Indígenas 4/04
proceso, de tener en cuenta la intencionalidad, según eletnoconcepto - “ a su respecto”- de los sujetos indígenasque protagonizan los hechos sometidos a juicio. Lo no-table radica en que por primera vez un tribunal chile-no señala como un hecho de la causa, de suyo evidente,algo universalmente obvio:
que los mapuches consideransuyas las tierras por haberlas detentado sus ancestros.
Esa verdad tan sencilla, ha tomado más de un sigloen ser admitida en Chile.El Tribunal no fue más allá, respecto a si las preten-siones mapuches tienen asidero en el ordenamiento ju-rídico, o si existen derechos propietarios ancestrales.Eso implicaría ir al fondo de la cuestión indígena.Por cierto, la parte acusadora ha reaccionado cons-ternada, apelando ante la Corte Suprema de la Repúbli-ca. Tal consternación es comprensible, puesto que has-ta el presente la doctrina oficial tanto de los tribunales,como de la elite chilena, ha sido la negación no solo delmérito, sino de la vigencia e incluso de la existencia delas reclamaciones de tierras ancestrales. Lo que digano postulen los mapuche respecto a la valía, alcances yfundamento de sus derechos ancestrales, no cuenta nien términos jurídicos ni en políticas públicas..En efecto, en la elite chilena, incluida la intelectua-lidad indigenista, existe una convicción unánime acer-ca de que los derechos propietarios al sur del río Bio-Bio emanan de actos de autoridad. La peculiar doctri-na chilena sostiene que no hay derechos indígenas pre-existentes, recurriendo a diversas tesis alternativas, par-tiendo del axioma de que no existen derechos propie-tarios sin mediación del Estado.
2
 Las teorías que apoyan a la doctrina chilena son di-versas. Para algunos, los mapuches no eran propieta-rios pues no podían probar el clásico “animo de señory dueño” de la posesión. Para otros, si algún derechohubo este fue abrogado por el acto soberano de decla-ración de propiedad fiscal sobre todas las tierras al surdel Bio Bio, atribuyendo a la ley de 1866 portentososalcances: expropiación, confiscación, etc. Hay quienespostulan que el Estado se hizo propietario por aplica-ción de la doctrina de
terra nullius
, lo que se habríaconcretado ya sea por la creación legal de la provinciade Arauco en 1852, o por la aplicación del articulo 590del Código Civil de 1855, o la citada ley de 1866. Porultimo, no faltan quienes afirmen que la propiedad fis-cal emana del derecho de conquista, y que los derechosfueron extinguidos por la fuerza de la historia.El caso es que, por una u otra vía, sea para lamen-tarlo o para remacharlo, la doctrina chilena afirma quea partir de algún momento en la segunda mitad del si-glo XIX el Estado es, validamente, el propietario origi-nario de las tierras del territorio, incorporado
manu mi-litari
. Por tanto los derechos propietarios - indígenas yno indígenas – se constituyen a partir de diversos actosestatales: radicaciones de indígenas, remates, concesio-nes, colonias, cesiones, etc. De lo anterior fluyen, comocorolario lógico, dos planteamientos: a) Que la únicapretensión reivindicatoria admisible que pueden plan-tear los mapuches es sobre tierras que hayan sido titu-ladas por el Estado, y que perdieron a manos de parti-culares. Solo en ese caso pueden hablar de “tierras in-dígenas usurpadas”. Y si alguna responsabilidad cabeal Estado es por omisión, por no haber sido más dili-gente en impedir esos actos privados de usurpación detierras tituladas. b) Que si los indios osan poner un piéafuera de ese deslinde de las “tierras indígenas”, no sólono tienen fundamentos, sino que incurren en flagran-te delito, amenazan la seguridad jurídica, y subviertenel orden de las cosas.El problema es que los mapuches, a su respecto, noparticipan de esa singular doctrina chilena, y persisten,generación tras generación, en aferrarse a su memoriacolectiva y a sus derechos ancestrales. Contumaces, si-guen afirmando que las tierras les pertenecen por ha- berlas detentado sus ancestros. Más aun, se permiten re-cordarle al Estado sus obligaciones como causahabientedel imperio español, con quien suscribieron acuerdos yparlamentos donde se fijo la frontera en el río Bio Bio,y que la República desconoció, invadiendo el territoriomapuche, pero que ni aun en condiciones de ocupaciónterritorial, podía el Estado conculcar derechos propie-tarios y disponer de las tierras a su arbitrio.En suma, está plantado un desencuentro cognitivoprofundo respecto a los justos títulos al sur del Bio Bio.
¿Qué puede enseñarnos al respecto el derecho inter-nacional y comparado?
Notablemente el planteamiento mapuche acerca de lastierras reclamadas se acerca a la norma internacional so- bre los derechos propietarios indígenas. Piensan igualque la Corte Interamericana de Derechos Humanos ensu fallo de 2001 a favor de la comunidad de
 Awas Ting-ni
de Nicaragua, que sostiene que los derechos propie-tarios indígenas emanan de sus posesiones ancestrales,y que el Estado tiene el deber positivo de reconocer ta-les derechos y reparar los daños.Como es sabido, en las últimas décadas, fruto de lasmovilizaciones y abogacía indígena, los derechos pro-pietarios indígenas sobre sus tierras y recursos han al-canzado importantes grados de reconocimiento, tantoen legislaciones nacionales como en el derecho interna-cional, cristalizándose en un conjunto de principios y

Activity (13)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Elias Acevedo liked this
bercer7787 liked this
nataliakaniwan liked this
Rest0 liked this
YNTV liked this
Martinicorrea liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->