Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Foco en América Latina 2: nueva época popular, multiétnica y pluricultural

Foco en América Latina 2: nueva época popular, multiétnica y pluricultural

Ratings: (0)|Views: 119 |Likes:
Published by Centro Gumilla
Un esfuerzo de los Centros de Investigación y Acción Social de la Compañía de Jesús en América Latina para poner a discusión temas de interés en las redes de acción social en la región encargado por la Conferencia de Provinciales de la Compañía de Jesús en
América Latina (CPAL), al Centro Gumilla en Caracas.
Textos de Raúl Zibechi y Pedro Trigo sj.
Un esfuerzo de los Centros de Investigación y Acción Social de la Compañía de Jesús en América Latina para poner a discusión temas de interés en las redes de acción social en la región encargado por la Conferencia de Provinciales de la Compañía de Jesús en
América Latina (CPAL), al Centro Gumilla en Caracas.
Textos de Raúl Zibechi y Pedro Trigo sj.

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Centro Gumilla on Jun 18, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/29/2013

pdf

text

original

 
EN AMÉRICA LATINA 
FOCO
Nuestra América:
Nueva época popular, multiétnica  y pluricultural
 ABRIL-JUNIO 2013 Nº 2
El presente documento es un esfuerzo de losCentros de Investigación y Acción Social de laCompañía de Jesús en América Latina para ponera discusión tema de interés en las redes de acciónsocial en la región encargado por la Conferenciade Provinciales de la Compañía de Jesús en América Latina (CPAL) al Centro Gumilla.
www.gumilla.org
centro@gumilla.org
Raúl Zibechi
Cuando el presente dejade ser una extensión del pasado2
Pedro Trigo,s.j.
La opción por los pobres tiende hoy en nuestra América hacia el reconocimientode su carácter multiétnico y pluricultural 11
Coordinador interinstitucional:
Wilfredo González, s.j.
Coordinador de investigación:
Jesús E. Machado M.
Documento con licencia abierta.Creative Commons 2.0. De libre distribución respetando la atribución de fuente
CARACAS, 15 DE JUNIO 2013
 
Cuando el presente deja de seruna extensión del pasado *
Raúl Zibechi
 Así, camaradas, no rindamos tributo a Europa creando Estados, instituciones y sociedades que derivan inspiración de ella.La humanidad espera de nosotros alguna otra cosa que una imitación, algo que sería una caricatura obscena.
FRANTZ FANON
 VIVIMOS TIEMPOS SOMBRÍOS Y LUMINO-SOS.
Masivas rebeldías de los más diversos aba- jos en varios continentes conviven con oscurosnubarrones que anuncian nuevas formas de domi-nación. Vientos de guerra son agitados por impe-rios decadentes que optaron por destruir la vidaantes que perder privilegios. Un vago y penetranteolor a muerte –material y simbólica– se adivinacomo uno de los modos de resolver la crisis sisté-mica. Ninguna novedad. A no ser por la existenciade armas de destrucción masiva: desde el hambrede poblaciones remotas, hasta drones lanzados alvuelo para provocar daños colaterales.Entre los abajos no está resultando sencillo orientarnos en un mundo que ingresa con rapidez inusita-da en el vórtice del caos. Menos aún encontrar caminos realistas pero también transformadores. Nosacercamos a una situación similar a la que enfrentaban los antiguos navegantes cuando arreciaba latormenta lejos de las costas. En esos momentos ya no es posible confiar en los instrumentos de nave-gación, ya que los sextantes y las brújulas dejan de tener utilidad ante la abigarrada superposición deinstantes críticos capaces de hundir la nave. Lo único, a lo que sensatamente podía apelar la tripula-ción, era evitar el momento terrible del naufragio aún a costa de perder el rumbo y los puntos de refe-rencia. Cuando pasa la tempestad, se trata de intentar saber dónde está la nave, si es que logró sobre-vivir, para lentamente reencausarla hacia el puerto deseado.Nos acercamos hacia momentos similares. ¿Podemos, quienes queremos cambiar-nos en el mundo,apostar sólo a sobrevivir? ¿Cómo combinar la sobrevivencia con la creación de un mundo nuevo? Notengo respuestas, para mal y para bien. Para mal, porque el pasado dejó de iluminarnos el camino, engran medida porque los cambios sistémicos han borroneado estrategias y tácticas; y a menudo esaherencia nos impide entender qué nos está sucediendo. Para bien, porque el futuro y en gran medidael presente son páginas en blanco sobre las que hay que dibujar y, sobre todo, porque podemos ydebemos inventar y reinventarnos en estos mundos que necesariamente vamos a tener que crear. Sisobrevivimos, claro.
Desorden y caos más que crisis
La mejor forma de no comprender lo que está sucediendo es tratarlo como una crisis económica. Noes que no exista tal crisis, sino que ella es, apenas, una manifestación de un conjunto de fenómenosde envergadura mayor. El más importante está conformado por los cambios de larga duración en el sis-tema-mundo: la difuminación de los contornos de la relación centroperiferia, la decadencia de la poten-cia imperial hegemónica (Estados Unidos), la emergencia de un mundo multipolar y la transición delcentro de gravedad del sistema-mundo de Occidente hacia Oriente. A tales cambios, tan importantes,
EN AMÉRICA LATINA 
FOCO
 ABRIL-JUNIO2013
2
Nuestra América: Nueva época popular, multiétnica y pluricultural
*Este capítulo fue tomadodel libro
Palabras paratejernos, resistir y trans-formar en la época queestamos viviendo
Bajo licencia CreativeCommons. Autoría -no derivados - no comer-cial 1.0
La mejor formade no comprenderlo que está suce-diendo es tratarlocomo una crisiseconómica.No esque no exista talcrisis,sino queella es,apenas,una manifestaciónde un conjuntode fenómenos deenvergaduramayor
   F   o   t   o   :   A   q   u   i   s   t   b   e   (   B   a   j   o   l   i   c   e   n   c   i   a    C   r   e   a   t   i   v   e    C   o   m   m   o   n   s   2 .   0   )
 
deben sumarse: crisis ambiental que nos acerca a situa-ciones de caos climático, decadencia de la civilización delpetróleo que impone el fin del consumo energético y labúsqueda de alternativas, así como la incapacidad delpatriarcado de mantener un orden jerárquico sin contes-tación. Apenas podré acercarme a las primeras, sin olvi-dar que las tres últimas tienen cuando el presente deja deser una extensión del pasado consecuencias no menosimportantes que aquellas.El sistema-mundo está ordenado en torno a un centro yuna periferia (y, según algunos, también una semiperife-ria)
1
. Esta es la característica central del mundo capitalis-ta, que explica cómo se distribuyen y concentran el plus-valor y las riquezas que se apropian y expropian. Estadivisión del mundo en centro y periferia subordina todas las demás contradicciones, y soy concienteque esta es una afirmación polémica. Immanuel Wallerstein analiza el sistema-mundo de la siguientemanera: una sola unidad con una división extensiva y geográfica del trabajo y múltiples sistemas cultu-rales y políticos; los países no tienen economías, sino son parte de la economía-mundo con una divi-sión del trabajo tripartita en zonas: central, semiperiférica y periférica
2
.En estos momentos estamos atravesando un cambio impresionante: el centro dejó de ocupar el lugarcentral, estamos ante una desarticulación geopolítica sistémica que supone que todo el edificio estásiendo sacudido. Este edificio se mantuvo estable durante cinco siglos, por lo que podemos decir quees un cambio de muy larga duración. En este largo tiempo pasamos de la hegemonía de Venecia a lade Génova, luego a la hegemonía de Amsterdam y más tarde del Reino Unido; finalmente, llegamos ala de Estados Unidos y en todo ese trayecto, la división centro-periferia siguió siendo la principal divi-sión del trabajo en el sistema-mundo.En segundo lugar, el dominio de Occidente está en cuestión y todo indica que el centro de gravedadse está trasladando hacia Oriente; hacia Asia, con un papel preponderante de China e India. No serásólo un cambio económico, como suele afirmarse en los medios de comunicación y a menudo, tam-bién, en los académicos. Se estima que el PIB de China sobrepasará al de Estados Unidos hacia 2016o 2020, el de India al de Japón y el de Brasil al de Alemania. Pero esto no es lo único.¿Cómo sería un mundo centrado en Asia? ¿Podemos seguir pensando en los mismos términos cuan-do nos referimos a movimientos sociales, autonomía, sociedad civil, etcétera? ¿Qué consecuenciastendrá en el largo plazo este “viraje civilizatorio”, en relación con el pensamiento crítico y la emancipa-ción? Las tres fechas universales que celebramos quienes vivimos para la emancipación (1 de mayo, 8de marzo y 28 junio) nacieron en el mismo país y son referente de los oprimidos y oprimidas deOccidente. Nuestro imaginario revolucionario y rebelde está inspirado en las revoluciones francesa yrusa y tiene un indudable cuño eurocéntrico. Desde el punto de vista de la lucha anticapitalista y anti-patriarcal, ¿qué nos aporta Oriente? En modo alguno pretendo insinuar que Oriente no contenga tradi-ciones emancipatorias, sino que estamos a punto de ingresar en un terreno desconocido: el de unacivilización diferente a la occidental, ni mejor ni peor, con otras tradiciones revolucionarias que debe-mos descubrir, aprehender e incorporar, en la medida que las consideremos compatibles con nuestralucha libertaria.El tercer aspecto es que estamos asistiendo al nacimiento de un mundo multipolar que tendrá espe-ciales repercusiones en América Latina y sobre todo en América del Sur. Será la primera vez en cincosiglos que este continente tendrá una hegemonía “interior” y no de una potencia extra continental. Merefiero a la hegemonía brasileña, que está llamada a tener hondas repercusiones en toda la región sud-americana, y muy en particular, en los pequeños y medianos países. Pensemos que zonas enteras deParaguay y Bolivia están siendo cuando el presente deja de ser una extensión del pasado ocupadaspor colonos y empresarios brasileños. Esto hace que exista una dependencia económica de estos pai-ses respecto a un vecino que tiene un PIB entre cincuenta y cien veces superior, una superficie de dieza veinte veces más grande y una población de veinte a cincuenta veces mayor. Esas brutales asimetrí-as “se complementan” con un desborde demográfico que ya ha reconfigurado regiones fronterizas y
EN AMÉRICA LATINA 
FOCO
 ABRIL-JUNIO2013
3
Nuestra América: Nueva época popular, multiétnica y pluricultural
1 En esa terminología,el centroes el mundo desarrollado,industrializado,democrático–el primer mundo-,y laperiferia el mundo subdesa-rrollado o tercer mundo,exportadores de materiasprimas.2 Immanuel Wallerstsein,
El moderno sistema mundial.La agricultura capitalista y los orígenes de la economía- mundo europea en el siglo  XVI,
Siglo XXI,México,1988,pp.489 y ss.
La mejor formade no comprenderlo que está suce-diendo es tratarlocomo una crisiseconómica.No esque no exista talcrisis,sino queella es,apenas,una manifestaciónde un conjuntode fenómenos deenvergaduramayor
   F   o   t   o   :   D   e   R   o   j   o   e   n   l   o   s   o   j   o   s   (   B   a   j   o   l   i   c   e   n   c   i   a    C   r   e   a   t   i   v   e    C   o   m   m   o   n   s   2 .   0   )

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->