Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
LA CUALIFICACION DE LA MANO DE OBRA.pdf

LA CUALIFICACION DE LA MANO DE OBRA.pdf

Ratings: (0)|Views: 73|Likes:
Published by marabad.1006181

More info:

Published by: marabad.1006181 on Jun 18, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/18/2013

pdf

text

original

 
1
COMPETITIVIDAD Y CAPITAL HUMANO
Introducción
Hoy en día, los políticos de todo el mundo ponen el én-fasis con frecuencia en la importancia de mejorar la cua-lificación de la mano de obra como forma de incrementarla productividad. En este contexto, puede resultar sor-prendente que aún exista tanta controversia acerca decómo valorar la escala y naturaleza de la contribución delcapital humano a las diferencias en los niveles de produc-tividad y tasas de crecimiento entre países, pero ése essin duda el caso. En primer lugar, algunos estudios sobrelas causas de las diferencias de productividad entre paí-ses ni siquiera aprecian que las diferencias en las capaci-dades laborales entre países tengan la menor influencia.En segundo lugar, incluso si se tienen en cuenta los estu-dios en que sí se reconoce un papel positivo a la cualifi-cación laboral, existen indicios convincentes de queaumentar ésta pocas veces supone un medio suficienteen sí para mejorar los resultados en materia de producti-vidad. Lo que resulta importante es la forma en que secombina la cualificación de la mano de obra con otros
in- puts
de la producción. Adicionalmente, hay que tener encuenta una serie de mecanismos diversos que hacen quela cualificación laboral pueda contribuir de forma
indirec-ta
a la productividad.Las estimaciones contables del crecimiento destacan típi-camente el papel limitado del capital humano a la hora deexplicar las diferencias de los resultados entre países. Porejemplo, Jorgenson, Ho y Stiroh (2005) concluyeron quela contribución del aumento de la calidad de la mano deobra al crecimiento medio de la productividad en EE.UU.,Reino Unido, Alemania y Francia entre 1980 y 2001 fueconsiderablemente inferior a las contribuciones combina-das del crecimiento en Tecnologías de la Comunicación yde la Información (TIC) y en capital al margen de las TIC,a ambos lados del Atlántico. El análisis de regresión mul-tivariable es más adecuado para detectar un impacto po-sitivo y significativo del capital humano en los nivelesrelativos de productividad, como ocurre, por ejemplo, enel renombrado estudio cruzado de Mankiw, Romer y Weil(1992), sobre un amplio número de países desarrolladosy en desarrollo. No obstante, los resultados del panel dedatos de Islam (2003) sugieren que el crecimiento del ca-pital humano no ejerce efectos significativos sobre las di-ferencias en las velocidades de crecimiento de laproductividad entre los distintos países. En su amplia eva-luación de la investigación desarrollada sobre el impactodel capital humano en los resultados macroeconómicos,Sianesi y van Reenen (2003) destacaran las muchas cues-tiones metodológicas que siguen pendientes de resolveren este campo, como la medición de la cualificación o ca-pacidades laborales, y la forma apropiada de crear mode-los de los distintos canales de influencia de la cualificaciónlaboral en la productividad.En este trabajo, estudiamos un cierto número de explica-ciones posibles de las dificultades para identificar vínculosentre el capital humano y los resultados de la productivi-dad a escala nacional. Se ha estructurado el artículo de lamanera siguiente: en el próximo apartado se comentan lasrecientes comparaciones de los niveles de productividad re-lativa entre EE.UU. y los principales países europeos. En losapartados siguientes, se considera, por este orden, el efec-to de los problemas para medir la cualificación laboral; lacomplementariedad entre la mano de obra cualificada yotros
inputs
de la producción; la contribución de la manode obra cualificada a los resultados de la productividad pormedio de la transferencia del conocimiento y la innovación;y los desajustes entre la oferta y la demanda de trabajo cua-lificado. En el último apartado se hace un resumen rápidode las principales conclusiones alcanzadas.
La cualificación de la mano de obra y su efectoen la productividad relativa: Algunascomparaciones internacionales*
Geoff Mason, Brigid O’Leary y Michela Vecchi
National Institute of Economic and Social Research. Londres
* Título original: “Workforce Skills and Relative Productivity Performance:International Comparisons”. Traducción: Gonzalo Plaza.
 
2
ANÁLISIS Y OPINIÓN
Posibles causas de las diferenciasde productividad de la manode obra por países
Las estimaciones convencionales de los niveles de pro-ductividad media de la mano de obra (ALP, por
 AverageLabour Productivity)
colocan a EE.UU. por delante de losgrandes países europeos en producción por trabajador,pero por detrás de algunos de éstos en producción porhora de trabajador (Cuadro 1, columnas 1-6). La diferen-cia entre estas dos medidas refleja que los empleados es-tadounidenses trabajan una media superior de horas alaño en comparación con cuatro de los cinco países eu-ropeos del Cuadro 1; véase Nota (b). Como se puede ob-servar en el Cuadro 1, esta conclusión se basa en tresseries distintas de estimaciones de la ALP, todos ellos sen-sibles a las opciones metodológicas adoptadas en los pro-cedimientos de estimación, así como en los derecopilación de las series de datos nacionales sobre losque se basan.En los últimos años, algunos investigadores, como Belor-gey, Lecat y Maury (2006), han desarrollado estimacionesalternativas de los llamados niveles de productividad ho-raria “estructural”, que tienen en cuenta la evidencia eco-nométrica que indica que los niveles de ALP estánnegativamente correlacionados con el número de horastrabajadas por trabajador y las tasas de empleo. Mientrasque el efecto de las “horas” se atribuye habitualmente alas consecuencias de la “fatiga” (por tener menos vaca-ciones y también por trabajar más horas al día), el efectode la tasa de empleo surge de excluir a los trabajadoresmenos productivos (por ejemplo, los más jóvenes o los demás edad) del empleo en países como Francia, Alemania,Italia y España, que tienen tasas de empleo mucho másbajas que EE.UU.: véase Cuadro 1, Nota (a).Una vez realizados los ajustes correspondientes para te-ner en cuenta los efectos de los rendimientos decrecien-tes en horas trabajadas y tasas de empleo, las estimacionesresultantes de los niveles de la ALP “estructural” mues-tran que EE.UU. se sitúa por delante de los cinco paíseseuropeos estudiados en productividad horaria (Cuadro 1,columnas 7-9), así como en ALP por trabajador: véase Bour-lès y Cette (2005). Resulta, por lo tanto, de considerableinterés valorar el papel de la cualificación laboral a la ho-ra de contribuir a mantener el liderazgo de EE.UU. en pro-ductividad respecto a las principales economías de EuropaOccidental.Para valorar la contribución de diferentes
inputs
de laproducción, como el capital físico y el capital humano, ala productividad relativa de la mano de obra por sectory/o a escala nacional, el punto de partida común suelenser los niveles de productividad equivalentes de la con-tabilización del crecimiento. Este método lo estableciópor primera vez de forma rigurosa Solow (1957) y se haempleado ampliamente desde entonces en los estudiosde la productividad, especialmente por Jorgenson y sus
Cuadro 1.
Productividad relativa de la mano de obra en Francia, Alemania, Italia, España,Reino Unido y EE.UU., 2002 (índice de referencia: EE.UU.=100)
Productividad laboral media por trabajador, 2002Productividad laboral media por hora, 2002Productividad “estructural” por hora, 2002 (b)Fuente de los datos (a)OCDEGGDCEurostatOCDEGGDCEurostatOCDEGGDCEurostat
Francia958590113107107989292Alemania7981749310592819280Italia888583949992818579España797174747474686868Reino Unido787579798684778482EE.UU.100100100100100100100100100
Notas:(a)Para obtener más detalles sobre estos tres juegos de estimaciones basados en los datos de la OCDE, GGDC (Gröningen Growth and Development Centre) yEurostat, véase Bourlès y Cette (2005), Cuadro 1.(b)Nos remitimos al texto del artículo para la argumentación de los ajustes por horas trabajadas por empleado y tasas de empleo en que se apoyan estas estima-ciones. La media estimada de horas trabajadas al año por empleado en 2002 fue: Francia, 1.437; Alemania, 1.443; Italia, 1.599; España, 1.813; Reino Unido,1.692, y EE.UU., 1.800. La tasa de empleo en porcentaje de la población de entre 15 y 64 años de edad en 2002 fue: Francia, 62%; Alemania, 65%; Italia,56%; España, 60%; Reino Unido, 73% y EE.UU., 72%.Fuente: Bourlès y Cette (2005).
 
3
COMPETITIVIDAD Y CAPITAL HUMANO
colaboradores: véase, por ejemplo, Jorgenson, Ho y Sti-roh (2005). El soporte teórico de este enfoque es el mo-delo neoclásico de crecimiento, con las suposicionessubyacentes de que todos los mercados son competiti-vos, y que todos los factores del proceso de producciónse pagan a su valor marginal, cuya suma supone el totalde ganancias de la realización de esas actividades. Ade-más, la medición de la producción por medio del valorañadido requiere del supuesto de que los
inputs
mate-riales se pueden separar de los demás
inputs
de la fun-ción productiva.Con estos supuestos, en un modelo contable de crecimien-to de dos factores (capital y mano de obra), es posible des-componer las diferencias entre países respecto de los nivelesrelativos de ALP en tres componentes:1) La proporción explicada por las diferencias relativas enla intensidad de capital físico empleado.2)La proporción explicada por las diferencias relativas enla calidad del trabajo (cualificación laboral)3)Un componente de productividad multifactorial resi-dual (PMR) que engloba, entre otras, las diferencias en-tre países en la eficiencia de utilización de los
inputs
deproducción existentes.Esta metodología se ha aplicado recientemente en una se-rie de comparaciones bilaterales de productividad entre elReino Unido y EE.UU., Francia y Alemania (Mason
et alii 
[2008]). Este estudio demuestra que los
 stocks
de capitalfísico por hora trabajada suponían la mayor parte del di-ferencial apreciado en la ALP en sectores de mercado en-tre el Reino Unido y EE.UU., el Reino Unido y Francia, y elReino Unido y Alemania. La PMR significa una proporciónimportante del diferencial de productividad entre el ReinoUnido y EE.UU., mientras que tiene una influencia menoren la comparación entre el Reino Unido y Francia, y un pa-pel negativo a la hora de explicar la diferencia de produc-tividad entre el Reino Unido y Alemania
1
. A la inversa, lasdiferencias entre países de la cualificación de la mano deobra daban cuenta de una proporción relativamente pe-queña del diferencial de ALP en las tres comparaciones bi-laterales (Cuadro 2).
Cuestiones sobre la mediciónde la cualificación laboral
Al ser un activo intangible, es especialmente difícil medirel capital humano. Es típico emplear mediciones sustituti-vas de la cualificación laboral, tales como el nivel educati-vo, la ocupación profesional y el salario. Las medicionesdel capital humano basadas en la enseñanza más habitua-les se dividen entre
inputs
educativos (por ejemplo, matri-culaciones, años de escolaridad, e indicadores de calidadde la enseñanza tales como el número de alumnos por cla-se) y resultados de la enseñanza (por ejemplo, títulos ofi-ciales e indicadores de la calidad de la enseñanza comoresultados de exámenes, o niveles de alfabetización).Los debates al respecto suelen verse lastrados por el em-pleo de términos como “logros” (un concepto para me-dir el resultado) para referirse a mediciones de
inputs
talescomo los años completos de escolarización, que mide másbien la asistencia y no un logro. Las medidas del resulta-do educativo, como las titulaciones oficiales, tienen la ven-taja de aprehender algo de lo que realmente se haaprendido durante el período de enseñanza, y significanalgo más que la mera asistencia a clase. Sin embargo, pre-sentan también la clara desventaja de ignorar los conoci-mientos adquiridos en el puesto de trabajo, que no danlugar a certificados oficiales.
1
La contribución negativa de la PMR en la comparación entre el ReinoUnido y Alemania hace pensar que, mientras Alemania disfruta respectoal Reino Unido de las ventajas acumuladas de los
 stocks
de capital y (enmucha menor parte) de la cualificación laboral, el Reino Unido se benefi-cia de un empleo más eficiente de su maquinaria y mano de obra especia-lizada. Sin embargo, el Reino Unido todavía paga un precio en términosde menor ALP por haber acumulado unos niveles relativamente bajos decapital físico y cualificación laboral a lo largo de los años.
Cuadro 2.
Descomposición de los nivelesrelativos de productividad del trabajoen el total de sectores de mercado (a),en el Reino Unido, EE.UU., Franciay Alemania, 2002
EE.UU.FranciaAlemania
Niveles relativos de ALP
133123110
(valor añadido por hora trabajada)
– Índice de referencia: Reino Unido=100
Contribuciones estimadasal diferencial de ALP(puntos porcentuales):
Capital físico151422Cualificación de la mano de obra222PMR177-15
Nota: (a): “sectores de mercado” se entiende aquí como excluyendo laAdministración Pública, enseñanza y salud, así como el sector inmobiliario ylas viviendas (NACE 70 en la clasificación industrial europea) dado que, aefectos de la contabilidad nacional, esta última categoría incluye la rentaimputada a las casas ocupadas por sus propietarios.Fuente: Mason
et alii 
(2008).

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->