Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Brasil Protesta: ¿Nuevos indicios de una 'Primavera Latinoamericana'? por Adrian Salbuchi

Brasil Protesta: ¿Nuevos indicios de una 'Primavera Latinoamericana'? por Adrian Salbuchi

Ratings: (0)|Views: 288|Likes:
Published by Ramón Rodolfo Copa
La 'Primavera Latinoamericana' viene cobrando forma
Al igual que en la Argentina dónde millones de personas salen a las calles con quejas similares contra el gobierno Kirchner, las manifestaciones en Brasil bien podrían ser indicio de peores males por venir.

Luego de la catastrófica 'Primavera Árabe' de los últimos tres años que llovió tanta muerte, destrucción y caos sobre el mundo musulmán –desde Egipto en 2011 a Turquía hoy; y especialmente con las guerras civiles impuestas a Libia y, hoy, a Siria– la pregunta es: ¿estamos viendo el inicio de una 'primavera' parecida en Latinoamérica?

¿Se estará diseñando y poniendo a punto una 'Primavera Latinoamericana', acorde a la realidad social y al clima político de nuestra Región, muy distintos por cierto al mundo árabe?

Extrañamente, estos inesperados disturbios comenzaron pocos días después de la visita oficial del vicepresidente estadounidense Joe Biden al Brasil a fines de mayo. Biden declaró que "los vínculos comerciales más fuertes y una mayor colaboración en educación, ciencia y otros campos debiera promover una nueva era en las relaciones entre EE.UU. y el Brasil en 2013…".

La realidad, sin embargo, es muy distinta: un Brasil cada vez más fuerte le preocupa a EE.UU. por más que la presidente Rousseff se haya distanciado de las relaciones estrechas que su predecesor Ignazio 'Lula' Da Silva forjara con Rusia, Irán y Venezuela. Pero esto no ha sido suficiente para complacer a Washington.

Pues en los últimos años, Brasil ha reforzado parte de sus fuerzas militares navales y aéreas con equipamiento ruso. En febrero de este año el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, visitó Brasil sellando acuerdos para proveer sistemas misilísticos de defensa antiaérea para proteger la Copa Mundial 2014 y las Olimpíadas 2016. También se acordó una alianza energética.

Como Brasil es parte de la alianza BRICS, la Confederación Rusa se ha transformado en un factor bastante central en su política exterior, y EEUU bien lo sabe. Claramente, un Brasil fuerte representa un “problema”, y ¿qué mejor manera de debilitar a un país que hundiéndolo en convulsiones sociales y civiles?
La 'Primavera Latinoamericana' viene cobrando forma
Al igual que en la Argentina dónde millones de personas salen a las calles con quejas similares contra el gobierno Kirchner, las manifestaciones en Brasil bien podrían ser indicio de peores males por venir.

Luego de la catastrófica 'Primavera Árabe' de los últimos tres años que llovió tanta muerte, destrucción y caos sobre el mundo musulmán –desde Egipto en 2011 a Turquía hoy; y especialmente con las guerras civiles impuestas a Libia y, hoy, a Siria– la pregunta es: ¿estamos viendo el inicio de una 'primavera' parecida en Latinoamérica?

¿Se estará diseñando y poniendo a punto una 'Primavera Latinoamericana', acorde a la realidad social y al clima político de nuestra Región, muy distintos por cierto al mundo árabe?

Extrañamente, estos inesperados disturbios comenzaron pocos días después de la visita oficial del vicepresidente estadounidense Joe Biden al Brasil a fines de mayo. Biden declaró que "los vínculos comerciales más fuertes y una mayor colaboración en educación, ciencia y otros campos debiera promover una nueva era en las relaciones entre EE.UU. y el Brasil en 2013…".

La realidad, sin embargo, es muy distinta: un Brasil cada vez más fuerte le preocupa a EE.UU. por más que la presidente Rousseff se haya distanciado de las relaciones estrechas que su predecesor Ignazio 'Lula' Da Silva forjara con Rusia, Irán y Venezuela. Pero esto no ha sido suficiente para complacer a Washington.

Pues en los últimos años, Brasil ha reforzado parte de sus fuerzas militares navales y aéreas con equipamiento ruso. En febrero de este año el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, visitó Brasil sellando acuerdos para proveer sistemas misilísticos de defensa antiaérea para proteger la Copa Mundial 2014 y las Olimpíadas 2016. También se acordó una alianza energética.

Como Brasil es parte de la alianza BRICS, la Confederación Rusa se ha transformado en un factor bastante central en su política exterior, y EEUU bien lo sabe. Claramente, un Brasil fuerte representa un “problema”, y ¿qué mejor manera de debilitar a un país que hundiéndolo en convulsiones sociales y civiles?

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Ramón Rodolfo Copa on Jun 22, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/14/2014

pdf

text

original

 
Brasil Protesta: ¿Nuevosindicios de una 'PrimaveraLatinoamericana'?
Publicado: 21 jun 2013 | 23:42 GMT
Todo empezó a principios de junio cuando cientos de miles de brasileños tomaron las calles de SaoPaulo, Río de Janeiro, Porto Alegre, Brasilia y otras ciudades del país en protesta contra unaumento en las tarifas del transporte público. A medida que las multitudes crecían, las protestasse desbordaron mucho más allá de una mera queja contra un aumento tarifario de apenas 7%.La realidad profunda es que los brasileños rechazan la gran corrupción que afecta al gobierno de la
 
presidente Dilma Rousseff del PT
 –
Partido de los Trabajadores
 –
hoy simbolizada por el enormegasto público incurrido en preparación de la Copa Mundial de Fútbol del 2014. Encima, tambiénse están gastando miles de millones más para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro del 2016.Claramente, los políticos no entienden el mensaje del pueblo: hasta el alcalde de Sao Paulo,
Fernando Haddad, se vio sorprendido por estos disturbios estando en París… ¡tratando de lograr
que su ciudad sea sede de la Expo Mundial 2020!Estas protestas son contra la pobreza endémica de decenas de millones de compatriotas en las'Comunidades'
 –
eufemismo políticamente correcto para describir las pobrísimas 'Favelas'
 –
 algunas de las cuales están a poca distancia de los mejores barrios de Rio de Janeiro comoIpanema, Leblón y Copacabana. Se protesta contra la creciente inseguridad urbana, el maltransporte público, la infraestructura deficiente, y la baja calidad de los servicios de educación ysalud.La 'Primavera Latinoamericana' viene cobrando formaAl igual que en la Argentina dónde millones de personas salen a las calles con quejas similarescontra el gobierno Kirchner, las manifestaciones en Brasil bien podrían ser indicio de peores malespor venir.Luego de la catastrófica 'Primavera Árabe' de los últimos tres años que llovió tanta muerte,destrucción y caos sobre el mundo musulmán
 –
desde Egipto en 2011 a Turquía hoy; yespecialmente con las guerras civiles impuestas a Libia y, hoy, a Siria
 –
la pregunta es: ¿estamosviendo el inicio de una 'primavera' parecida en Latinoamérica?¿Se estará diseñando y poniendo a punto una 'Primavera Latinoamericana', acorde a la realidadsocial y al clima político de nuestra Región, muy distintos por cierto al mundo árabe?Extrañamente, estos inesperados disturbios comenzaron pocos días después de la visita oficial delvicepresidente estadounidense Joe Biden al Brasil a fines de mayo. Biden declaró que "los vínculoscomerciales más fuertes y una mayor colaboración en educación, ciencia y otros campos debierapromover una nueva era en las relaciones entre EE.UU. y el
Brasil en 2013…".
La realidad, sin embargo, es muy distinta: un Brasil cada vez más fuerte le preocupa a EE.UU. pormás que la presidente Rousseff se haya distanciado de las relaciones estrechas que su predecesorIgnazio 'Lula' Da Silva forjara con Rusia, Irán y Venezuela. Pero esto no ha sido suficiente paracomplacer a Washington.Pues en los últimos años, Brasil ha reforzado parte de sus fuerzas militares navales y aéreas con
 
equipamiento ruso. En febrero de este año el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, visitó Brasilsellando acuerdos para proveer sistemas misilísticos de defensa antiaérea para proteger la CopaMundial 2014 y las Olimpíadas 2016. También se acordó una alianza energética.Como Brasil es parte de la alianza BRICS, la Confederación Rusa se ha transformado en un factorbastante central en su política exterior, y EEUU bien lo sabe. Claramente, un Brasil fuerte
representa un “problema”, y ¿qué mejor manera de debilitar a un país que hundiéndolo en
convulsiones sociales y civiles?De 'Primavera Árabe' a 'Primavera Latinoamericana'El diario español 'El País' señala que, a diferencia de lo ocurrido con la 'primavera árabe' donde lapoblación combatía dictaduras y reclamaba derechos básicos, en Brasil, como en otras nacioneslatinoamericanas, el descontento estalla en una sociedad bien informada y educada que haaccedido a mayores niveles de bienestar. Por eso tolera cada vez menos la desigualdad y losabusos de poder, exige servicios públicos acordes con la presión impositiva y, por sobre, exige poner fin a la corrupción galopante en el gobierno.Tras dos semanas de disturbios, grandes municipalidades como Sao Paulo y Río cancelaron esosaumentos tarifarios, pero las protestas no amainaron y se observan ya preocupantes indicios deinterferencia por agitadores encubiertos.El martes 18, al grito de "Quebrar, quebrar es mejor que manifestar", manifestantes de línea duratrataron de tomar el Teatro Municipal de Sao Paulo durante una función de ópera. Otros asaltaronnegocios de electrónica y telefonía celular, incendiaron un camión de exteriores de TV RedeRecord, y trataron de tomar la Municipalidad. A la policía militar se le ordenó ser más cauta antesde reprimir a los manifestantes, ya que, de lo contrario, las cosas podrían ponerse aún más feas.Hasta cierto punto, la presidente Rousseff ha combatido en algo la corrupción en su gobierno. Almenos más de lo que lo hace su colega argentina Cristina Kirchner que eligió ignorar lasabrumadoras pruebas de corrupción en su propio gobierno, que llegan a tocarla a ella misma.Efectivamente, Dilma Rousseff ha hecho limpieza en su propia casa. Desde que llegó al poder en2011 obligó a ministros clave a renunciar debido a acusaciones de corrupción, empezando por su jefe de gabinete, Antonio Palocci, en junio 2011. Luego, entre junio y diciembre de 2011, echó aotros ministros acusados de corrupción: el ministro de transportes, Alfredo Nascimento; el deagricultura, Wagner Rossi; el de turismo, Pedro Novais; el de deportes, Orlando Silva; el de trabajo,Carlos Lupi; el de ciudades, Mario Negroponte, e incluso echó al de defensa, Nelson Jobim, porcriticarla públicamente.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->