Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Dominique Lecourt - Historia epistemológica de Georges Canguilhem.pdf

Dominique Lecourt - Historia epistemológica de Georges Canguilhem.pdf

Ratings: (0)|Views: 153 |Likes:
Published by Postculero
Texto en el que Lecourt evalua la propuesta de Canguilhem para realizar una historia epistemológica
Texto en el que Lecourt evalua la propuesta de Canguilhem para realizar una historia epistemológica

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Postculero on Jun 27, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/03/2013

pdf

text

original

 
r
(-
.:
)
3."LA~HISTORIA
:EPIS,TEMDI.OGICA
DE
'
GEORGES:'OANGUILHEM
:.
~
;,
Lo
'ñórmál
y:
lo pato16gico,'-liprirnera:obra
de',G;
Cangli'ilhem, 'se
pUblico:eli':1943:
'Luegodé
,esta
fecha
'el
11.:
bro
se'eniiqúeció
oh'lIriu~vás
refleXiones".
Sohre
to
dó,
:la'
obra,
que
'íriaüguraba
"811-"
'publicaCióh;
tuvo el
singular' destino" de
mánlfestars~'
en
'la
actúalidád;antetodos',como
una''dé
la~r
más"'estiniularon
lo
que
'
de
vivo en
la
filosofíá
,fráriCesa
éontempb·ránea,
luego de
haber
permanecidó
milcho
tiemp'odesconocida, sino
deliberadamente ignorada.
Sería
fácil
mediresta
influencia
-algunos
nombres
alcan
zarían-
tanto
como
explicar:
este
-destonódmient'o,"
porqueen ese momento el proscenio del
escenario'
i~,
losófico
estaba
ocupado
por
los
muertos.
Mi
propósi
to
será
distinto;
quisierá'
escll:l:recer
ésta'
paradoja
aparente
del
encuentro que
se
operó
aquí
entre
traba
jos
'cle·
historia:de
las
Cíendásestietharnenteespecia~
lizados"
y,
las'
preóeilpadóttes
teÓticas
-de
lbs' :fil6sofós
marxista-l~niiiistas~agflipádds'
éil
tbth6'
a
Althu~§'er;
.'
'Dis'ipaf
;:está.::p:átadojá
"
€'s:fetonocé't una
deuda
teóriCá
en
reaIidaa-irie'stirria'ble~:'y~>¿filela<hiSt'áriá
de
la,S:
Ciénd'aftal
ébrri'6;
la'ptacticabá
aes'de
hada'
veirtte
áños
Georges, Canguilhe'm,
'siÍÍ"
dúda
a:lguriá,
la
puesta
en
marcha·:iriás-,pio'b'atór-ia
de'
las
óa-iegorÍ'asep'istemológieEís''-cuya apl'lca:ti6ri
al
aterialistnohis~
tórlco
~a
larCieri'éia
marxi'sb{
de'lá:
'HisfoDia-
hizo
posible'lti
cbtibddá
feleduni,dé''El
cd"pittil.'A'riuestro
jÚlbidi
,en,"-la
"á'Ctualidad
"el-
matériálismo
¡hist'6H~b:
despojado
dé'J'está
'-tnáJtefl1i'
-det
hislre'neohegeIianó~'
puedevolverse:::hada:
a!
epi'stemología
de
:la:
Histói-ia
deA;as
:e'ienclas.'y1-reetifican-cloért:Io:necesatlú'
ils"ptó!"
pi'os:'cbncept0S¡
dlfiqueder.esfas'
dds
disciplii¡¡is~'
~oh
los
¡f.rutos:,;'
.§í!t
J
reCiefite
L
r6adilalizá
C
CiótL'
'C:bri:'ñíás'
precislGñ:~'ha;:)Jegacl:d
el
momento"
(éif
'eFqúe
la:
pis-t~-'
[59]
'1
::1
 
60
HISTORIA EPISTEMOLÓGICA
DE
CANGUILHEM
mología
y
la
historia
de las ciencias
van
a
fundamen
tarse
en
el
campo dela
ciencia
dela
historia.
Pero la"revolución" que
de
ello
resultará
en estas
discipli-
nas
ta11,to
tiempo abandonadas
sólo
fueposible
gra-
cias
a
obras
como las
de
G.
Ganguilhem.Que no
haya lugar
a equivocaciones; si
aparecenpuntosde
divergencia,
que
no
hace muchohabían
sido dejados de
lado, sólo
pueden
ser
secundarios.
Por
lo
demás son
provisorios,
yaque
cada
oson
so-
metidos
a
revisión
por
el
desarrollo
de
nuestros
trabajos respectivos.
Me
complacería
poder,
con estaspocas
líneas,
permitir
al
lector
tomar parte
en esta
discusión:
no
es el
menor
homenaje que
podemos
rendir
aG.
Canguilhem
decir que siempre la deja
fir-
memente
abierta.
l. UNA NUEVA pRACTICA
DE
LA
HISTORIADE
LAS
CIENCIAS
a.
La filiación bachelardia,!a
Los textos
de Canguilhem son
desconcertantes
sin
lu-
gar
a
dudas.
Este
estilo conciso,
cuya
frase,
comple-
tamente reunida en torno
a conceptos
que la ordenan,no
deja
el
s
mínimo
lugar
al "juego"
retórico, tie-ne
pocas consonancias
comunes
con
el
discurso
filo-sófico
corriente. No
invita
a
la
ensoñación,ni tampo
co
incita
a la
meditación;
exige
al
lector
que
se
ponga
a
trabajar.
Nadie
dudatampoco
de
que la
precisión
de las
referencias
y las fechas,
la profusión
de nom-
bres
propios decepcionen la expectativa del "ama
teur
esclarecido",
semidistraído
y a
medias
diletante,
que cree
que
es,
por
función
si
no
por
derecho,
el
filó-sofo
que
lee la
obra
de
uno
de sus
pares.
La
primera
reacción
es
acusarlo de erudito antesque
reflexionar
sobre
el
alcance
teóricode
este
exce-
so
de precisión.
A
nuestro
juicio, allí
resideel índice
mas
evidente de
una
verdadera
ruptura
en
la
práctica
filosófica. A
manera
de
provocación agregaríamos:
I
HISTORIA EPISTEMOLÓGICA
DE
CANGUILHEM
61
"Aquí se
sabe
de
qué
se
habla."
Con
otras
palabras,enesta
obra
el
discurso
filosófico
tiene
una
relaciónoriginal con
su
objeto.
G.
Canguilhem
nunca deja de
recordar
que esta
ori-
ginalidad
le proviene de
su antecesor
en la dirección
del
Instituto
de
Historia
de
las Ciencias
en la
Univer-
sidad
deParís,
Gastan
Bachelard.
De hecho, Bache-
lard
fue
el
primero
en
reconocer que la historicidad
es
algo
esencialmente
pertinente
al
objetode
lo
que
entonces
se
llamaba
la "filosofíadelas ciencias";concibió
este
objeto
-el
sistema articulado de
las
prácticas
científicas-
como
unconjunto
de
relacio-nes,
históricamente determinadas,
de
producción de
conceptos
y
había
adoptado
como
regla
epistemolqgi-
ca
respetar
el
trabajo
de
los científicos.
Este "respeto", aplicado sin
cesar,
durante treinta
años, a
las
ciencias fisicoquímicas
contemporáneaspermitió que Bachelard
anunciara esta
simpleproposición
cargada
de
una
revolución
filosófica:
toda
ciencia
particular
produce,
en
cada
momento
de
su
historia,
sus propias normas de
verdad.
Gastan
Ha-
chelard operaba
de
esta
forma
una
ruptura
casi sinprecedentes
1
en la historia
de
la
filosofía y
plantea
ba
los
elementosde
una
teoría "no
filosófica"
de
la
fi-
losofía.
En
efecto,
parecía
que estas teorías
susti-
tuían, como
su
"objeto",
la identidadrespectiva de
un
mismo
problema, el
dela"Verdad"
por esta
pro
ducción históricamente
determinada
de
normas
siempre
específicas.
Esta
categoríadecretada
univer-'lal y
absolutacuyasombra circunscribe
el
campo
-necesariamente
cerrado-
de las
teoríasque
sostie-ne.
Al
invalidarlacategoría absoluta
de
Verdad ennombre
de
la
práctica
efectiva
delasciencias
que
te-
a
como
misión
"fundamentar"
,Bachelard
negaba
a
la
filosofía
el
derecho
de
decir
la
verdad
de
las
cien-
cias
y
se
planteaba
como
deber
decir la verdad
acerca
de la
Verdad de
los filósofos.
I
Digo
"casi"
sin precedentes
porque
Spinoza
y
Marx
ya
lo
habían
precedido,
cada uno
a
su manera,
en este
camino.
 
62
BISTO.RI~
EPIS1EMOLÓGlCA DE ,CANGUlLHEM
:Ésta
es
la
verdad:Ola:
determinación
',esencial de,
tod~
filosofía,'
encuanto
implica como pieza clave
~a"teor.ía
del cono
dmientoH,esJa
relación específica
que·,
mantiene con
las ciencias; ,
Desta
telaciónespécífíca" aunqué'es:susceptible deadoptar.formas,
diversas
--:-:'"hasta
opuestas
(idealismoo
einpirismo)-
es
siempre una
relación de
tI·desplaza.,
miento'.'~
de:
"distancia"
-o
de
I/secesíón~'
de
la
filoso
fía'deJos
filó~ofos
con·,relación al:
trabajo
efectivo ,delos científicos ..La:nocíón clave de
esta
obra,
la
de
';obstáculo
pis~
temológico",
explica
muy
bien
esta
situación;
la
filosofía de los filósofos
no
tiene
objeto,
en
el
sentido
en
que las
ciencias
,lo'
tienen, vive
:en.lo
imaginario;
o,
para
expresarlo
mejor', vive
,de
lo
imaginarioque
le
hace confundir
lo
vado
de sus distanciascon
respec
toa
la
práctica
científica,
con
lo'
pleno
de,
un
objetoque
tuviera tóda
la
consistencia
de'Jo
:"'re'.11".
Bache,,:
lard
relaciona·
esta
obstinada
equivocación
con
la
atracción"permanente de grandes temas imaginariossobre el alma,humana;
De.
esta manera,'él cree
haber
fundado
una
nueva
disciplina: el "-psicoanálisis
del
conocimiento
_objetivan,'
especie'
de
"catarsis" parauso
de los científicos ,que
tiene como
función defen
derlos
de los
espejismos
filosóficos
y
ayudarlos
a de
cir la
filosofía
clara
de
su
práctica
real.,Es poco
importante en
este caso que esteintentonohayatenido futuro.
En
cambio, es
importante
com
probar
que
Bachelard hacía
efectuar
de
esta manera
a
la
filosofía
de las
ciencias
un
desplazamiento
revolucionario. Le
indicaba
un
lugar
que
nunca había
es
tado
ocupado:
lugar
vacío
pero
reconocido
como tal,
en
la
juntura
de
cada práctica
científica y
las
ideolo·gías
que intervienen en ella disfrazadas
de filosofía.
Al
mismo
tiempo,
le
asignaba una
doble
tarea,
indiso
ciablemente polémica
e
histórica;
polémica
porque
la
separación
de lo filosófico
y
lo
nQ·filosófico
esuna
lucha;
lucha
de
una
filosofía
contra
otra,
lucha
de
liberación
contra
el
imperialismo
de
la
filosofía de
HISTORIA EPIsrEMOLÓGICA:
DE
CANGUILHEM
63
los filósofos;
histórica porque
esta
separación-sólo
seconcibe con referencia
a
la historia interna
de
la
dis
ciplina
considera;da:y
con
la:de.las.ideologíasque,la
as'edián
desde
él
interior.
" : ' "
G.
Canguilhem,:
llamando
la
atención
sob~e
esta
situa<?ión,:
:escdbió
en
un
ar.tículo consagrado: a BacheIatd:'
"Hay
que'
comprender
la.
originalidad
de:
la
pos-idón
de
Bachelardfrente
a
'la
historia de
las
ciencias.
Encierto
sentido.
nunca la
hizo,
en
otro nuncá
deja de hacerla.
Si
la historia
de las
ciencias
consisteen
establecer
lás variantes
en
las'.sucesivas edicionesde
un
tratado,
Bachelard
no
es
un
historiador
de
las
ciencias.
Si
la historia
de
las ciencias consiste
en
vol.
ver
s-ensible
-y
alinismo
tiempo
inteligible-,
la
construcCión
difícil/·contrariada,
retomada
y rectífi
cada
'del
saber, entonces
la
epistemología de Bache
lard
es
una
historia
de las ciencias
siempre
en
acto."2
Quizá
no hayamejor
definición
de
la historia
de las
ciencias
.tal como
la
concibe
y
la practica
Georges
Canguilhem
mismo; .con
respecto
a
estoparece
per
fectamen te justificado convertirlo
en
el
heredero
de
Bachelard. El reconocimiento
de
la
historicidad
delobjeto de
la
epistemología impone
una
nuev:a
oncep~
ción
de
la historia
de las' ciencias.
La
epistemología
de
GastonBachelard
era
histórica;
la historia
de
lasciencias
de Georges
Canguilhem
es epistemológica.Dos,
maneras
de
enunciar la
unidad
revolucionariaque ambos establecen
entre
epistemología
e
historia
delas
ciencias.
Hay que
agregar
que
su
historia
de
las
ciencias
esepistemológica
sólo
porque
su
epistemología es
a
su
vez
histórica.
La
prueba está en
que
en
elmomento
en
que,
en
La connaissance
de la
vie,
examina
el prp
blema
propiamente
epistemológicode
la
experimen
tación en
biología,
la historia
de
esta
ciencia
aparece
en
forma
polémica.
En una
lección
sobre
la
contracciónmuscular,
explica
en
especial, el
profesor
está
2
Études
d 'histoire
et
de ph-ilosophie des sciences,
Vrin,
1968,
p.
178.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->