Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Resumen - Gerald Cohen (1979) "Imágenes de la historia en Hegel y Marx"

Resumen - Gerald Cohen (1979) "Imágenes de la historia en Hegel y Marx"

Ratings: (0)|Views: 14 |Likes:
Published by ReySalmon
Teoría Política
Teoría Política

More info:

Categories:Types, Research
Published by: ReySalmon on Jun 30, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/21/2013

pdf

text

original

 
1
Gerald Cohen
(1979) T31. IMÁGENES DE LA HISTORIA EN HEGEL Y MARX
El capítulo expone la concepción hegeliana de la historia como la vida del espíritu universal, mostrando como tomó Marx estaconcepción, conservando su estructura y cambiando su contenido. El espíritu universal es una persona, pero no es un ser humano.Sin embargo, puede resultar útil comenzar por describir uno. El hombre se mueve por el universo. Al actuar, observar, sufrir, eluniverso se le revela y él se revela al universo, imponiéndole sus exigencias y persiguiendo sus fines a través de él. Espiritualiza lanaturaleza y ésta deja una impronta en su espíritu. Pero también experimenta con una sustancia de orden diferente. Está encontacto y en diálogo consigo mismo. Hay un contraste entre su confrontación con el mundo exterior y su encuentro con la partedel mundo que él mismo es. Su proyecto de autoconocimiento es un esfuerzo continuo que produce logros continuos, una carreracuya meta se aleja cada vez que se llega al final. Se hace a sí mismo, guiado por una imagen de lo que es, y de ese modo lo quecree ser contribuye a lo que es de hecho. La historia de la humanidad está unificada por el mismo principio que aglutinaba loslogros del individuo concreto recién descrito. La historia no es una miscelánea de grandes hechos y grandes catástrofes. Es elincremento, unas veces gradual y otras súbito, de la autoconciencia del
espíritu universal 
.La diversidad de los caracteres nacionales, que hoy damos por supuesta, fue una novedad al ser subrayada por escritores comoMontesquieu y Herder. Su aserción de la existencia de diferentes formas coherentes de ser humano se oponía a aquella tendenciade la Ilustración que concebía a los hombres como semejantes a través del tiempo y del espacio. De este modo Hegel pudoapropiarse de una concepción del carácter nacional que no había inventado, pero en la que introdujo una transformación decisiva.Pues él creía que el carácter de una nación es algo que excede a los fenómenos que lo manifiestan. El espíritu de la nación no puede ser identificado con el conjunto de los espíritus individuales ni con ningún aspecto o abstracción de ellos. Por el contrario,es el hecho de que una determinada nación en un determinado momento esté animada por un espíritu de determinado tipo lo queexplica esencialmente los pensamientos y obras que atribuimos a su carácter nacional. A la luz de estos hechos, Hegel podíarecomendar el concepto de espíritu universal. El espíritu de la nación explica su carácter y es explicado a su vez como un estadiodel desarrollo del espíritu universal, que controla la historia y dirige la sucesión de los espíritus nacionales. Si la historia de lahumanidad se caracteriza por el progreso, es porque refleja la actividad del espíritu universal. Los caracteres nacionalescoherentes son fases de la realización del espíritu universal. El viraje del espíritu universal se divide en capítulos o períodoshistóricos, cada uno de los cuales se centra en una parte del mundo que destaca en esa época, una civilización regida por unadeterminada concepción del hombre, de sus capacidades y limitaciones, sus esperanzas y temores. Las concepciones equivalen alnivel de la autoconciencia que ha alcanzado el espíritu universal.Hegel pensaba que el espíritu no podía ser comprendido enumerando sus rasgos y capacidades, sino mostrándolo en proceso dedesarrollo. La teoría hegeliana del conocimiento postula un ascenso epistemológico en tres estadios. El punto de partida es la
conciencia sensible
, la cumbre es la
razón
y el
entendimiento
está en el camino entre ambas. Estos términos no sólo designanformas de conocimiento, sino también modos completos de relación entre el espíritu y el mundo, que incluyen asimismo la accióny el sentimiento.La tesis de que lo mental requiere una evolución para manifestarse plenamente se aplica a las mentes humanas individuales, perotambién a la mentalidad o cultura de una comunidad, y no menos a la mente de Dios. Ahora bien, para Hegel el objetivo de laevolución de la mente es la total autoconciencia, logro imposible a no ser que se comprometa con algo que no sea ella misma. Lomismo se puede decir de las naciones. Las aspiraciones y los problemas de una comunidad están también concebidos comoejemplos de su autoexploración. La conciencia que el espíritu tiene de si mismo se logra mediante la proyección de él mismo en loque no es él mismo y el subsiguiente reconocimiento de sí mismo en sus expresiones.
El espíritu universal debe pues producirse “así mismo objetivamente”. Para Hegel, “sin el mundo Dios
 
no es Dios”. Sus perfecciones sólo se hacen realidad en el
 perfeccionamiento de sí mismo y éste es un proceso que exige unos instrumentos externos. Ninguna mente llega a conocerse a noser a través de un medio de autoexpresión, y en el caso de Dios este medio es el mundo y la historia es el desarrollo de suautoconocimiento en el mundo. El espíritu universal pasa por distintos estadios, en cada uno de los cuales posee una concienciamás exacta de lo que es. El contenido de esta conciencia creciente viene dado por las sucesivas concepciones que de sí mismastienen unas culturas progresivamente más elevadas. El espíritu de la comunidad comprende e inspira a los espíritus de losciudadanos y está a su vez subordinado al espíritu universal, que hace una sola historia con la serie de espíritus de la comunidad.Tiene que haber una
historia
del mundo porque Dios no puede conocerse inmediatamente, sino sólo en etapas y sólo en losespíritus de los hombres. Hegel piensa que los hombres se conocen cuando se dan cuenta de que son libres y por consiguienteestablecen una relación con la naturaleza y las instituciones sociales que encarna su libertad y fomenta la expresión de estalibertad.
 
2
Las diferencias esenciales entre culturas en el ascenso a la plena autoconciencia vienen dadas por las concepciones que aquellastienen de la relación entre espíritu y naturaleza, concepciones que encuentran su plasmación en las actividades de las culturas. Enla primera fase la civilización más temprana no es consciente de ninguna diferencia esencial entre la naturaleza y el hombre, quees percibido como una mera parte de ella. Hegel atribuye la conciencia primitiva a Oriente, alegando que explica el carácter invariable de su economía y su política, el ciclo incesante de los procesos sociales, experimentados como naturales. Después deldesgraciado Oriente y antes del segundo gran estadio
 – 
el de los griegos
 – 
se pasa revista a una serie de pueblos intermediarios queestán todavía más o menos sumidos en la naturaleza. Finalmente, el espíritu se separa de la naturaleza en la Grecia clásica como se pone de manifiesto en el contraste sofista entre
 physis
y
nomos
, entre lo que se da naturalmente y lo que se produce mediante elingenio y el acuerdo humanos. Esto no quiere decir que los griegos sientan una oposición o una hostilidad entre espíritu ynaturaleza. Por el contrario, están a sus anchas en el mundo y les parece que está revestido de espiritualidad. Esta feliz unidad deespíritu y naturaleza tiene sus limitaciones y su precio: denota ignorancia del pleno poder del espíritu y de la plena medida de sutrascendencia de la naturaleza. En consecuencia, el cristianismo inaugura una conciencia más avanzada. Los logros tecnológicosde la Europa cristiana tardía registran y confirman la conciencia que ha adquirido el hombre de que el espíritu es superior a lanaturaleza.Hegel atribuye la responsabilidad del desarrollo histórico al espíritu, la razón, la libertad y la idea.i.
 Espíritu, libertad e idea
. Su relación puede ser expresada así: la idea del espíritu es la libertad. El espíritu satisface su potencial,manifiesta su naturaleza más profunda, cuando logra plena libertad. Esta es la razón y la consecuencia de que la libertad sea laidea del espíritu.ii.
¿Qué es la libertad?
Un espíritu es algo que es consciente, que disfruta de una conciencia y que puede ser evocado como unaconciencia. Una premisa fundamental es que no hay conciencia sin objeto. La conciencia es siempre conciencia
de
una cosa. La
“libertad no está sino allí donde nada hay para mí que no sea yo mismo”. Para que sea libre no puede ser realmente otra
cosa
. Perosi la libertad es la contención de la conciencia por la conciencia, la falta de libertad será la contención de la conciencia por otracosa. Será su contención por lo que no es consciente, y lo que no es consciente es la naturaleza.iii.
 Razón
. Hegel enuncia del siguiente modo la relación entre espíritu y razón: el espíritu es razón autoconsciente, razónconsciente de sí misma. Lo que Hegel quiere decir es que el
espíritu es conscientemente racional 
.iv.
 Los agentes de la historia
. La historia es, por una parte, la obra del espíritu y la razón y, por la otra, la de la libertad y la idea.En un aspecto, es la obra de la razón y el espíritu, en otro, lo es de la libertad y la idea. Solo hay dos elementos que considerar, nocuatro, pues el espíritu
es
la razón autoconsciente y la idea del espíritu
es
la libertad. El espíritu es responsable del desarrollohistórico porque los sucesos históricamente significativos son actos suyos y si muestran un progreso inteligible es porque elespíritu es racional. La historia es la biografía del espíritu. Pero la historia no tiene sólo un agente, sino también un propósito uobjetivo. El objetivo de la historia universal es descrito de tres formas: autoconciencia del espíritu, conciencia de su libertad por  parte del espíritu y actualización de su libertad por parte del espíritu.El contenido de esta conciencia en desarrollo viene dado por las concepciones del hombre y la naturaleza examinadas. En cadaépoca, la vida política, el sistema económico, la moda, los estilos pictóricos reflejan el nivel de autoconciencia que han alcanzadolos seres humanos gracias al espíritu, y constituyen el
medio
de su entendimiento de éste y de ellos mismos. Pero, tras servir a suépoca, el tema dominante queda anticuado, se vuelve rígido y se agrieta, y la cultura que desarrolló el espíritu es destruida por ese desarrollo y debe dejar la escena histórica. Son necesarios un renacimiento y una renovación, a menudo asociados con la perspicacia y la lucha de un gran hombre
, una figura “histórica mundial”. Esta persona es una partera que ayuda al nacimiento de
una nueva concepción del hombre. En la consumación de la historia, la humanidad sabrá lo que ha de saber sobre sí misma. Loshombres recobraran su unidad original, pero ésta no será irreflexiva y bruta, como lo era en un principio.Karl Marx perteneció a una generación de jóvenes intelectuales alemanes que se sintieron atraídos por la visión histórica yfilosófica de Hegel. Marx llegó a la conclusión de que no eran las actitudes espirituales, sino las condiciones externas, la riquezade que disponían o carecían los hombres, el modo en que tenían que trabajar, lo que configuraba la sociedad. Las épocas noestaban determinadas por las concepciones del hombre sino por los medios y los fines materiales. Los intereses y dificultadesdominantes de los hombres estaban relacionados con el
mundo
, y no con
ellos mismos
. Tanto Hegel como Marx afrontaron ycomentaron los males de la humanidad: la guerra, la opresión, etc. Hegel explicaba estos males alegando que la humanidad nohabía llegado todavía a conocerse plenamente y los justificaba diciendo que sólo a través de la lucha podían los hombresconocerse. Para Marx, las respuestas no estaban allí, sino en la dominación de los seres humanos por el mundo que les rodeaba, ensu intento aún insatisfecho de prevalecer sobre lo que los rodeaba. El crecimiento de la capacidad humana es el proceso central dela historia. La necesidad de este crecimiento explica porque
hay
historia. Para Hegel, los hombres tienen historia porque laconciencia necesita tiempo y acción para llegar a conocerse; para Marx, porque los hombres necesitan tiempo y acción para prevalecer sobre la naturaleza.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->