Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Heroe Tragico

El Heroe Tragico

Ratings: (0)|Views: 74|Likes:
Published by quovas

More info:

Published by: quovas on Jul 03, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

07/28/2013

pdf

text

original

 
EL HÉROE TRAGICO
 
^
 
o
 
cabe
 
duda
 
de
 
que
 
el
 
héroe
 
trágico
 
es
 
uno
 
de
 
los
 
tipos
 
^
 
ideales
 
creados
 
por
 
Grecia
 
que
 
mejor
 
expresan
 
su
 
es-píritu
 
y
 
que
 
mayor
 
proyección
 
han
 
alcanzado
 
históricamen-
te;
 
con
 
rasgos
 
más
 
o
 
menos
 
diferentes
 
continúa
 
viviendo
 
en
 
nuestra
 
escena,
 
en
 
nuestra
 
filosofía,
 
en
 
nuestra
 
vida
 
misma.
 
Porque
 
su
 
fondo
 
humano
 
es
 
tan
 
generalmente
 
válido
 
que,
 
una
 
vez
 
descubierto,
 
se
 
ha
 
convertido,
 
como
 
dice
 
Tucídides
 
de
 
su
 
historia,
 
en
 
κτήμα
 
ές
 
άε
ί,
 
posesión
 
para
 
siempre.
 
Parecía,
 
pues,
 
cosa
 
obligada
 
dedicar
 
siquiera
 
una
 
conferen-cia,
 
dentro
 
del
 
ciclo
 
sobre
 
los
 
tipos
 
humanos
 
ideales
 
en
 
Grecia,
 
al
 
que
 
representa
 
el
 
héroe
 
trágico.
 
Pero
 
hay
 
que
 
hacer
 
pa-tente
 
desde
 
el
 
principio
 
que,
 
junto
 
a
 
los
 
demás
 
tipos
 
huma-nos
 
ideales,
 
éste
 
se
 
encuentra
 
en
 
una
 
situación
 
especial.
 
El
 
guerrero,
 
el
 
filósofo
 
tal
 
como
 
Platón
 
lo
 
concibe,
 
el
 
sabio
 
es-toico
 
—por
 
poner
 
algunos
 
ejemplos—
 
representan
 
evidente-mente
 
modelos
 
de
 
vida,
 
precisamente
 
los
 
tipos
 
superiores
 
de
 
ésta
 
para
 
sus
 
creadores
 
o
 
seguidores
 
respectivos.
 
El
 
héroe
 
de
 
la
 
tragedia
 
no
 
llama
 
inmediatamente
 
a
 
la
 
imitación;
 
es
 
más,
 
a
 
veces
 
su
 
acción
 
es
 
objeto
 
de
 
repulsa
 
y
 
su
 
castigo
 
es
 
preci-samente
 
la
 
lección.
 
Sólo
 
figuras
 
secundarias,
 
no
 
implicadas
 
en
 
el
 
verdadero
 
centro
 
de
 
la
 
peripecia
 
trágica
 
—tal
 
el
 
Odiseo
 
del
 
hyax,
 
de
 
Sófocles,
 
o
 
el
 
Teseo
 
de
 
su
 
Eàipo
 
en
 
Colono
 
pue-den
 
considerarse
 
como
 
modelos
 
de
 
acción,
 
dignos
 
de
 
imita-ción
 
directa.
 
No
 
el
 
protagonista,
 
ni
 
siquiera
 
cuando
 
cumple
 
11
 
 
RODRÍGUEZ ADRADOS
12una acción aprobada por los dioses y que culmina en eltriunfo, tal el caso de Electra y Orestes en los diversos tratamientos del tema de la muerte de Clitemestra; porque paraello han de verse implicados en el horror de dar muerte auna madre. No hay, pues, modelo en el sentido en que lo hayen los otros tipos ideales a que aludíamos. El mundo de latragedia griega es demasiado complicado para clasificacionessimplistas desde este punto de vista; incluso el castigo delhombre extraviado no se cumple con la falta de problematismo con que esto ocurre a veces en Shakespeare o en Raci-
ne:
piénsese, por ejemplo, en el de Macbeth o Athalie. Y,sin embargo, es el del héroe el más alto tipo humano queha producido la poesía griega; y de que la finalidad de latragedia, que es donde culminan al tiempo la poesía griegay la pintura de este tipo humano, era sentida en la Atenasdel siglo
V
como principalmente educativa, no puede dudarnadie que haya leído las
Ranas
de Aristófanes.Ocurre que el mundo de la tragedia griega nos presentasiempre un doble panorama. De un lado, las fuerzas enfrentadas y sus conflictos, que son con frecuencia los nuestros;de otro, el espíritu con que son juzgados estos conflictos yestas fuerzas, que es en buena medida diferente. Así, la tragedia, al pjresentar al hombre enfrentado con las más terribles situaciones, en la soledad de las grandes decisiones, enel riesgo del error o el triunfo, pone a la vista del espectadorno sólo la grandeza y miseria de ese mismo hombre, que esla misma de siempre, sino también una interpretación de éstaen el cuadro de las concepciones griegas sobre el hombre, elmundo y lo divino. Dichas concepciones dan un sentido a laacción y de este modo ésta y su protagonista el héroe, seconvierten en lección. Lección que no es nunca que la acciónhumana carezca de sentido —como con frecuencia en el teatro y la filosofía contemporáneos— ni tampoco un purotriunfo del bien, como en la tragedia de tradición cristiana.El héroe de la tragedia griega es un ejemplo de humanidadsuperior que se nos ofrece como un espejo de la vida humanaen sus momentos decisivos. Es más que un tipo ideal directamente imitable, pero con aspiraciones limitadas; es el

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->