Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
07-07-13 El Soldado Snowden

07-07-13 El Soldado Snowden

Ratings: (0)|Views: 2 |Likes:
Published by William J Greenberg
Ahora bien, que la situación sea surrealista y que todos los papeles estén trastocados o confundidos no merma el drama. Snowden es, en efecto, un soldado: incluso ha pagado el peaje de partirse las dos piernas por querer serlo, que es más de lo que muchos de los chupatintas que lo han declarado proscrito, con el presidente a la cabeza, pueden decir: como mucho, alguna vez se habrán cortado con un folio.
Ahora bien, que la situación sea surrealista y que todos los papeles estén trastocados o confundidos no merma el drama. Snowden es, en efecto, un soldado: incluso ha pagado el peaje de partirse las dos piernas por querer serlo, que es más de lo que muchos de los chupatintas que lo han declarado proscrito, con el presidente a la cabeza, pueden decir: como mucho, alguna vez se habrán cortado con un folio.

More info:

Published by: William J Greenberg on Jul 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/12/2013

pdf

text

original

 
Edward Snowden. | Foto: Reuters
 Lorenzo Silva
|Actualizado
domingo 07/07/2013
 
12:28 horas
El soldado
Snowden
ha quedado atrapado tras las líneas enemigas. En un aeropuerto ruso, nadamenos. En tiempos de la Guerra Fría, esto habría tenido otro sentido, muy distinto:
un héroeyanqui retenido por los comunistas
. En los tiempos actuales, los de la Guerra contra el Mal,que viene a ser algo parecido a la ducha escocesa, frío y calor alternos (hoy damos ayudahumanitaria, mañana mandamos un drone con misiles Hellfire para abrasar todo lo que viva enuna aldea),
Snowden
es un autoproclamado patriota americano, considerado por su gobiernocomo traidor, al que el ruso Putin quiere sacarse de encima, salvo que se avenga a dejar de atacar a los Estados Unidos.Para entenderlo casi hace falta un mapa.Ahora bien, que la situación sea surrealista y que todos los papeles estén trastocados oconfundidos no merma el drama. Snowden es, en efecto, un soldado: incluso ha pagado el peajede partirse las dos piernas por querer serlo, que es más de lo que muchos de los chupatintas quelo han declarado proscrito, con el presidente a la cabeza, pueden decir: como mucho, alguna vezse habrán cortado con un folio. Y
atrapado está en ese limbo de la zona de tránsitos delaeropuerto moscovita de Sheremétievo
, del que, o bien parte hacia un destino en el que previamente se le haya asegurado la inmunidad, o pasará a ese otro limbo que ya han probado lostalibanes guantanameros y su predecesor el soldado Manning, y donde todos los derechosconstitucionales se convierten en teorías improbables.
A merced de esas mismas fuerzasoscuras contra las que quiso alzarse y luchar
.Su historia, desde luego, es extraña y no deja de ofrecer algún pie a quienes lo consideran unespía, enemigo de su propio país, que se ha inventado esa cruzada en defensa de los derechos delos norteamericanos contra los abusos gubernamentales para lanzar una cortina de humo sobresus verdaderos propósitos. Sin embargo, esa interpretación no es muy coherente con su sacrificioanterior, ni con la
soledad cósmica
en que se halla en la terminal aeroportuaria. Si hubieraespiado por cuenta de alguien, en el pack suele ir la ayuda pertinente para salir de los atolladerosa los que el espionaje pueda conducir. Y ninguna potencia de las que verdaderamente lo son (nilos chinos, ni los rusos) ha hecho otra cosa que ponerse de perfil y aguardar a que pasara de ellael cáliz que representa el ex soldado y ex contratista de la CIA Edward Snowden. El tipo que semolestó en juntar pruebas de lo que cualquier usuario de las grandes
herramientas sociales y decomunicación de Internet
debía como poco sospechar: que tales megacentrales de almacenajede intimidades sólo podían funcionar con
alguna suerte de arreglo con el Gobiernonorteamericano para cederle su potencial
.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->