Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Antropologia de La Conversion

Antropologia de La Conversion

Ratings: (0)|Views: 1|Likes:
Published by DonatienONE

More info:

Published by: DonatienONE on Jul 10, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/10/2013

pdf

text

original

 
1
LA ANTROPOLOGÍA DE LA CONVERSIÓN. ENTRE LA CULPA YEL PERDON/RECONCILIACIÓN
Corte: “
Lista de Schilder
Permítanme comenzar con una pregunta capciosa, que retomaremos a mitad y alfinal de esta exposición ¿Por qué las personas no se sienten culpables cuando deberíanhacerlo? Cuando se dan cuenta de que han hecho daño a alguien que les importa ¿por qué no se sienten culpables?
1
 En la obra de teatro de Woody Allen, “
Tócala otra vez, Sam
”, los dos protagonistas, navegan sobre una barca en un lago de Central Park, y bajo una luna queiluminaba aquella noche y la noche de sus vida, dialogan:
Linda
: “Desde que éramos pequeños se nos hizo sentir que éramos culpablesante Dios”
Allan
: “Pero tú crees en Dios”
Linda
: “No, y por eso también me siento culpable”
LA CULPA
La culpa es un mal; consecuencia del mal, que a su vez puede convertirse ennueva fuente de mal. Se trata de un mal de naturaleza especial, por su carácter espiritual,de modo que puede decirse que es específico del hombre. Apunta a un nivel de lohumano que va más allá del bienestar material, económico social, pues se trata de unmal anímico, del alma.Otro aspecto de la problemática acerca de la culpa es su diversidad designificados. La culpa cubre un campo semántica amplio, que va desde la culpa propiamente dicha, la culpa moral, hasta la deuda, algo más externo, pasando por laresponsabilidad, ser la causa de algo, los sentimientos de culpabilidad. Por eso suelendistinguirse diferentes clases de culpa. Karl Jaspers distingue cuatro: la criminal, la política, la moral y la metafísica
2
; esta última podría -recogiendo el sentido que élmismo le da- ampliarse llamándola teológica y la criminal podría ampliarse recogiendotodo el sentido jurídico de culpa y responsabilidad.La antropología de la culpabilidad se despliega en diversos ámbitos, principalmente en el de las ciencias humanas (el derecho, la filosofía moral, la filosofía política, la metafísica, el psicoanálisis) y en el de las religiones (el judaísmo, lastradiciones cristianas). La influencia de la especulación cristiana fue determinante en laelaboración de la identidad cultural occidental como “civilización de la culpabilidad”.
1
Cfr. Carol Anne Tauris.
2
K. Jasper, El problema de la culpa, 53s.
 
2“La culpa entró en este mundo por el pecado” se afirma a veces queriendo dar aentender que la culpa entró en el mundo por la historia bíblica, por la tradición judeo-cristiana, y que, por tanto, se trata de un mero fenómeno culturalmente condicionado, esdecir, un producto cultural evitable y eliminable. Dicha afirmación no resiste al másmínimo análisis serio. El problema de la culpa impregna toda la historia humana, desdela época en que el hombre empezó a preguntarse por el sentido y el contenido de suexistencia. Si por una parte el problema de la culpa es propio de los ámbitos del saber,como puede ser la teología y la filosofía, la psicología y el derecho, por otra, no hayduda de que todo hombre tiene que enfrentarse en su existencia diaria con elsentimiento de ser culpable, con la conciencia de la culpa con las consecuencias de laculpabilidad, es decir, con el arrepentimiento, la expiación y la penitencia, con el castigoo el perdón
3
.“¡Oh, cobarde conciencia, cómo me afliges!... ¡La luz despide resplandoresazulencos!... ¡Es la hora de la medianoche mortal!... ¡Un sudor frío empapa mistemblorosas carnes!... ¡Cómo! ¿Tengo miedo de mí mismo?... Aquí no haynadie... Ricardo ama a Ricardo... Eso es; yo soy yo... ¿Hay aquí algún asesino?... No... ¡Sí!... ¡Yo!... ¡Huyamos, pues!... ¡Cómo! ¿De mismo?... ¡Valienterazón!... ¿Por qué?... ¡Del miedo a la venganza! ¡Cómo! ¿De mí mismo contramí mismo? ¡Ay! ¡Yo me amo! ¿Por qué causa? ¿Por el escaso bien que me hagoa mí mismo? ¡Oh no! ¡Ay de mí!... ¡Más bien debería odiarme por las infamesacciones que he cometido! ¡Soy un miserable! Pero miento: eso no es verdad...¡Loco, habla de tí! ¡Loco, no te aludes! ¡Mi conciencia tiene millares de lenguas,y cada lengua repite su historia particular, y cada historia me condena como unmiserable! ¡El perjurio, el perjurio en el más alto grado! ¡El asesinato, elhorrendo asesinato hasta el más feroz extremo! Todos los crímenes diversos,todos cometidos bajo todas las formas, acuden a acusarme, gritando todos:¡Culpable! ¡Culpable!... ¡Me desesperaré! ¡No hay criatura humana que me ame!¡Y si muero, ningún alma tendrá piedad de mí!... ¿y por qué habría de tenerla?¡Si yo mismo no he tenido piedad de mí! (William Shakerpeare,
 La tragedia de Ricardo III 
)
1.- La culpa en nuestra cultura
Mediante la discusión de algunos tópicos usados para caracteriza nuestra cultura,iniciamos el camino de comprensión de la culpa, puesto que ahí nos encontramos conalgunos elementos que circunscriben la noción de culpabilidad, confrontándola a otrasnociones afines, paralelas o contrapuestas. Estas nociones son la de la vergüenza(cultura japonesa), por un lado, y la del destino (cultura griega clásica), por otro
a) Civilización de la vergüenza y civilización de la culpabilidad 
Esta famosa distinción, entre civilización de la vergüenza y civilización de laculpabilidad, fue introducida por Ruth F. Benedict (1887-1948) en su estudio sobre la
3
G. Condrau, F. Böckle, Culpa y pecado, 112.
 
3cultura japonesa
4
, que calificó de cultura de la vergüenza, a diferencia de la culturaoccidental que sería cultura de la culpabilidad. Según dicha contraposición, lacivilización de la
vergüenza
se caracteriza por privilegiar la relación con las normasexteriores de conducta y basarse en la estima pública; la vergüenza se siente ante otros.La civilización de la
culpabilidad,
en cambio, pondría el acento en la interiorización delas normas de conducta y encontraría su punto de apoyo en la autoestima; uno se sienteculpable ante sí mismo.Según Freud, ninguna civilización puede ahorrarse el sentimiento deculpabilidad que es inherente al género humano. La culpabilidad representa, pues, más bien una estructura invariable del psiquismo humano y no tanto un dato debido a unatradición determinada. El modelo freudiano de la culpabilidad no puede, ser considerado fuera del trasfondo mítico-simbólico de las tradiciones judías y cristianas.Ahora bien, si el condicionarniento histórico y cultural de la culpabilidad pareceindiscutible; no por ello queda justificada la oposición de dos culturas, una fundadasobre la vergüenza y la otra sobre la culpabilidad. En efecto, la vergüenza y laculpabilidad no son sentimientos radicalmente heterogéneos. Hay situaciones en las quelos dos sentimientos se dan estrechamente mezclados. La
vergüenza
no se reduce a lasola preocupación por la buena opinión de los demás. Arraiga más bien en elsentimiento de la propia imperfección. Puedo tener vergüenza de mí mismo sin pasar  por el apuro de ser visto por otro. Hay una vergüenza ante uno mismo en la que el sujetosufre por la propia mirada interior que le juzga y le condena. Es cierto que puede decirseque dicha mirada interior es la interiorización de la mirada del otro, pero lainteriorización es tal que de hecho el sujeto es el que se juzga y se condena a sí mismo.En este sentido se puede decir que la conciencia de la vergüenza se confunde con laconciencia culpable.Hay que concluir que la vergüenza y la culpabilidad son en el fondo un mismosentimiento, aunque ponen un acento distinto y contrapuesto. Ambos nacen de unarelación con el otro, y ambos llevan a cabo una interiorización de dicha relación; y estono impide que ambos pongan acentos diferentes. La vergüenza acentúa la dependenciarespecto del otro, que difícilmente reconoce una cultura occidental que ha insistido en laautonomía y en la interioridad del individuo. La culpabilidad, en cambio, implica laafirmación del individuo en sí mismo, como valor independiente del grupo al que pertenece.En la experiencia subjetiva de la culpabilidad el individuo se afirma como autor responsable y dueño de sus actos, mientras que la vergüenza confronta el individuo a suinsuficiencia de base y a su dependencia originaria respecto de una instancia que lo precede y lo supera.
4
R. Benedict, El crisantemo y la espada,

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->